Decir adiós a quien no te necesita también es crecer – Soy Espiritual