El verdadero gozo es una disposición del alma que, más allá de las dificultades, de los obstáculos y las penas, es capaz de sentir la vida como un don de Dios, un don por el que experimenta gratitud y la necesidad de dar gracias. Si queréis recibir a menudo las visitas del gozo, cultivad en vosotros este
sentimiento de gratitud hacia el Creador, y no sólo hacia el Creador, sino también hacia la naturaleza, hacia los seres humanos. De esta manera, incluso cuando sin tener ninguna razón en particular para alegraros, este sentimiento que os habréis acostumbrado a mantener, os cogerá por sorpresa… Como estos amigos muy queridos que llegan a veces de imprevisto para haceros una visita que no esperabais.

Omraam Mikhaël Aïvanhov

¡GRACIAS DIOS!

Menú de cierre
error: Content is protected !!

Send this to a friend