Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Cuida el presente, porque en él vivirás el resto de tu vida

Cuando al principio empecé a leer este mensaje, lo estaba haciendo como de costumbre, bastante rápido, hasta que llegué a la tercera parte.  Paré y empecé de nuevo, leyendo más despacio y pensando acerca
del significado de cada palabra.
Este E-mail te hará pensar igual.

 Léelo despacio.

Ya me llegó mi Invierno,
 ¿sabes?.
El tiempo tiene su manera especial para tomarte desprevenido al paso de los años.
Me parece que ayer no m
ás era joven…
Pero no, en cierta forma parece que fue hace mucho tiempo…
¿A dónde se fueron los años?.
Sé que los viví.
Tengo visiones de cómo fueron y de todas mis esperanzas y sueños.

feicidad
Pero allí está.
Ya me llegó el invierno de mi vida y me ha tomado de sorpresa.
¿Cómo llegué aquí tan rápido?.
¿Dónde fueron los años de mi juventud?.
Recuerdo que pensaba que ese invierno estaba tan lejos que no podía imaginar cómo sería.


Pero me llegó.
 Mis amigos están ya retirados y están volviéndose “grises”… Como yo, se mueven más lento.  Algunos están en mejor forma, otros peor que yo, pero veo el cambio…  Eran jóvenes y vibrantes como yo… Pero la edad se empieza a sentir y a notarse.
Ahora somos aquellas personas mayores que nunca pensamos seríamos algún día…

Tomar una siesta ya no solo es algo agradable como era… ahora es algo obligatorio, porque si no lo hago por propia voluntad, simplemente me quedo dormido donde esté sentado .

Así he entrado en esta nueva etapa de la vida… Sin preparación alguna para sufrir  dolores y achaques…La pérdida de fuerza o habilidad para ir y hacer las cosas que quisiera… Pero, por lo que si sé es que este invierno se irá más rápido.

¡Entonces empezará otra aventura!

Tengo arrepentimientos por haber hecho cosas que hubiese querido no haber hecho, y por no hacer cosas que sí debí hacer… Pero hay muchas más de las que estoy contento.

… Si todavía no te ha llegado tu invierno… Déjame recordarte que vendrá mucho más rápido de lo que piensas…. Por lo que cualquier cosa que quieras lograr en tu vida hazla rápido… ahora… no lo pospongas por mucho tiempo.  La vida se pasa pronto.  Haz todo lo que

puedas hoy, porque nunca estarás seguro si ya estás en tu invierno o no.  Quién sabe si lograrás vivir todas las estaciones, así que vive el hoy y di ahora las cosas que quieres que tus seres queridos recuerden!

“La vida es un regalo que Dios nos ha dado”…  Haz de este viaje algo único, agradable, fantástico para ti y para tus seres queridos, para tus allegados y en general para los que te rodean.

VIVE BIEN. Goza los días. Haz cosas agradables.

Sé feliz.

¡DESEO QUE TENGAS UN GRAN DÍA HOY!

Recuerda, “La riqueza es la salud… no las piezas de oro y plata, no las cosas materiales, y ese afán de defender lo mío, mío, solo mío”.
Finalmente, te sugiero que goces de tu vida mientras dure… Y recuerda que:

¡Salir a la calle es bueno, pero regresar es mejor!

Si olvidas nombres, no importa.  ¡A lo mejor esas

personas olvidaron que te conocieron!

Duerme mejor en un sillón con la TV prendida que en la cama.  A esto se le llama “pre-dormir”… Antes todo trabajaba con solamente un interruptor de “prendido” y “apagado”.

Las que antes eran pecas, ahora dicen que son manchas por mal funcionamiento del hígado.

Tienes tres tallas de ropa en tu escaparate, 2 que nunca volverás a usar.

 Te sentirías tan bien regalándoselas a alguien que las está necesitando y a quien le pueden lucir. Posees tantas cosas que nunca usas y, ¡hay tantos necesitándolas con urgencia!  Tenlos muy en cuenta.

Pero algo que siempre debes recordar, es que mucho… Muchísimo de lo viejo fue bueno: Las viejas canciones, películas clásicas, y lo mejor de todo…

 

¡TUS  GRANDES  AMIGOS  del  ALMA!

Me despido deseándoles que estén bien… Queridos y siempre recordados amigos del alma!
Por favor, envía este mensaje a algún viejo amigo del alma
… De seguro que sonreirá.  Yo lo hice, pero no pude reprimir unas cuantas lagrimas.
Recordé tan gratos momentos de mi pasado en que ustedes estuvieron presentes.  Y de cada uno de ustedes aprendí algo muy valioso.  ¡GRACIAS!

También en soyespiritual.com:   Maneras en que la gente falsa te manipula para que confíes en ellos

No es lo que has reunido o acumulado… Sino lo que has repartido y lo que has dado de ti, lo que has entregado con generosidad y amor, lo que dirá la clase de vida que has tenido.

Confieso que no soy el autor de este bello escrito.
Solo me gustó…
Ojalá que tú, también, lo envíes a tus  ¡VIEJOS AMIGOS DEL ALMA!

Cerrar menú

Comparte con un amigo