image

Cuando tú perdonas puedes mantenerte

en paz y tranquilidad.

Cuando tú perdonas no le haces ningún favor

a tu agresor, sino que te haces un gran favor

a ti mismo,  pues el perdón es la mejor receta

del mundo para curarte de la amargura.

Cuando estás resentido, cuando no perdonas,

significa que te has quedado estancado

en el pasado, y eso es muy perjudicial

para tu salud.

Cuando no perdonas, atraes a tu vida dolor

y sufrimiento y en muchos casos enfermedad física.

Ningún ser inteligente puede tener en sus manos

un carbón encendido, teniendo la posibilidad de soltarlo.

Si tú has perdonado de verdad, cuando venga

el recuerdo de la ofensa a atormentarte puedes decir:

"Eso ya pasó, ya está completamente perdonado.

Es más, ya lo olvidé, tú no tienes poder sobre mí.

¡Vete, no te necesito!".

Y si siempre le tratas de igual forma, esa energía

se irá debilitando cada vez más, hasta que

en algún momento desaparecerá completamente.

En el tema del perdón no podemos ser hipócritas

o inconscientes, porque internamente sabemos

si hemos perdonado o no.

Si quieres vivir sano, comienza por limpiar tu mente.

Comienza por perdonarte a ti mismo por todo lo malo

que hayas hecho o creas haber hecho.

Reconoce tus faltas, no le eches la culpa a nadie.

Responsabilízate por lo que hiciste.

Pídele perdón a Dios, y comprométete a no volver

a cometer el mismo error otra vez.

Nuestros pecados pueden ser muy grandes,

pero la Misericordia de Dios es infinita.

Menú de cierre
error: Content is protected !!

Send this to a friend