Cosas de mujeres: lo que los hombres nunca vivirán

Las chicas y los chicos tenemos muchas cosas en común pero son más las diferencias que las similitudes. Nosotras tenemos que lidiar con ciertos escenarios de los que ellos están eximidos, pero por otra parte existen situaciones lindas y únicas que las mujeres sí podemos experimentar y ellos no.

Desde la querida menstruación hasta el nacimiento de un pequeño, son características propias de una mujer y que un hombre sólo puede ver desde la gradería.

Otras situaciones no son tan favorables y deseamos cambiarlas pero ¡Qué se le va a hacer! Vienen en el paquete. En fin, cada uno tiene sus ventajas y desventajas pero por ahora nos vamos a enfocar en las cosas por las que tenemos que pasar las mujeres y que ellos no entienden:

Lo caótico que puede ser ir de compras. No es que los queremos molestar es solo que no encontramos algo fascinante para usar y los kilitos de más no nos están echando una mano.

Pintarse las uñas y que alguien te las toque. Dicen que el único momento en el que las mujeres somos frágiles y débiles es cuando nos pintamos las uñas.

Las miradas pervertidas o no bienvenidas de los extraños en la calle. Ir caminando por la calle tranquilamente y que un tipo se te quede viendo con ganas de… ¡No sé qué! Es incómodo y a veces hasta rabia nos da.Happy young woman laying on bed

Hacer piruetas con los pies solo porque nos pusimos los tacones más altos para vernos glamurosas. ¡La belleza duele!

Sentir vida dentro de ti. El llevar una hermosa criatura en nuestro vientre y sentirlo dentro de ti, definitivamente no tiene precio. Esa unión y relación entre una madre y un hijo nunca se romperá ni quebrará.

También en soyespiritual.com:   Las consecuencias devastadoras de tener una madre que no te quiere

Los arranques extraños que nos dan por los cambios hormonales. Los chocolates, helados, las ganas de llorar sin razón alguna y las rabietas inesperadas son muy “nosotras”.
Llegar a casa y quitarte el sostén. Nos sentimos liberadas.

El amigo de cada mes. La menstruación es algo que ellos jamás conocerán en carne propia y mucho menos el susto que sentimos cuando se nos atrasa el ciclo.

Las bubis y lo incómodas que pueden llegar a ser. Si son muy grandes no sabemos cómo acomodarlas y si son muy chicas necesitamos refuerzos.

Luchar con los parámetros de belleza. Somos lindas y lo sabemos, la sociedad no debería decirnos quién lo es y quién no.

Somos únicas en toda la extensión. No traten de entendernos, solo ámennos que nosotras se los recompensaremos porque somos ¡Mujeres, divinas mujeres!

 

Autor: Katy Meza

Cerrar menú

Comparte con un amigo