Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Conceptos erróneos sobre el perdón

No tienes que pasar tiempo con la persona que perdonas. No necesitas informarle a esa persona que le diste el perdón, aunque a veces esto puede ser una parte importante del proceso de perdonar.

El perdón no tiene condiciones, es incondicional. A veces ponemos condiciones como “Te perdonaré si me pides perdón”, ”Te perdonaré si cambias”, “si no lo haces nunca más”.

El perdón no te hace ni a vos ni a la otra persona más espiritual. El perdón es espiritual, no es que te haga más espiritual. Perdonas a otro para sentirte más alegre.

Perdonar no es negar el resentimiento.

Aprendamos a ofrecer el perdón
Aprendamos a ofrecer el perdón

¿Por qué regalar el perdón?

Hay personas que no pueden perdonar. Por ejemplo una mujer había sido baleada por una patota, decidió que nunca podría perdonarlos. Los médicos no pudieron extraerle la bala que todavía lleva con dolor en su estomago. Es una persona enojada, amarga, obesa e infeliz.

Otra mujer había sido violada por su padre cuando era chica y se negaba a perdonarlo. Se complacía en tener pensamientos de enojo y venganza contra Él. Iba al cementerio y bailaba sobre su tumba. Poco tiempo después, contrajo cáncer y durante dos años sufrió un angustioso dolor con su enfermedad.

¿Qué habría pasado si estas mujeres hubieran soltado su ira a través del perdón?

El motivo más obvio para perdonar es liberarnos de los efectos debilitadores de la rabia y el rencor crónicos. Estas dos emociones son muy fuertes y desgastan nuestra energía de muchas maneras.

En realidad la rabia y el rencor son emociones que tapan otros sentimientos. Podemos pensar cuando nos enojamos con alguien, ¿Qué es lo que sentimos realmente?, ¿hay miedo?, ¿tristeza?, ¿frustración?, ¿inseguridad?, ¿desamparo?, ¿impotencia? ¿desilusión?, ¿necesidad que alguien me escuche?, ¿de reconocimiento?, ¿de amor?

También en soyespiritual.com:   Las consecuencias devastadoras de tener una madre que no te quiere

La rabia es una intensa reacción emocional temporal cuando alguien se siente amenazado de alguna manera. Si persiste puede transformarse en resentimiento crónico. El resentimiento quiere decir volver a sentir intensamente una y otra vez el dolor del pasado. Esto repercute en nuestro bienestar emocional y físico (provocando enfermedades).

Marcela Sejas. Lic. en Comunicación Social (UBA) – Diksha Trainer de la Oneness University, India – Terapia Floral – Masaje Ayurvédico – Rebirthing – Meditaciones de Osho – Reiki – Escritora – Colaboradora en medios gráficos y radiales.

Tel. 4961-9553/15-5719-2317

unidadtotalhoy@gmail.com

www.unidadtotal.com

Facebook: Unidad Total

Cerrar menú

Comparte con un amigo