La fuente del amor universal es el sol. Cada día deposita partículas de vida en toda la naturaleza, y son estas partículas las que nosotros recibimos después a través de las piedras, de las plantas, de los animales… y hasta de los humanos. Porque los humanos poseen también partículas del sol, pero sólo en muy pequeña cantidad, porque no se esfuerzan por atraerlas, y por eso el amor que se dan no puede aportarles la plenitud.

El verdadero amor se encuentra a profusión en el sol, y es ahí donde debéis buscarlo. El que no ha aprendido a elevarse hasta la fuente, sólo encontrará pequeñas gotas de rocío condensadas por aquí y por allá sobre algunas hojas, sobre algunas flores, y eso es poca cosa.

saludo al sol

Ciertamente, hay algunos lugares del cuerpo del hombre o de la mujer en los que el amor se deposita un poco, pero si sólo lo buscamos ahí, siempre estaremos hambrientos y sedientos. Para sentiros colmados, debéis buscar en la fuente este inmenso amor que inunda toda la
creación. Amad después a un hombre o a una mujer, pero para encontrar la plenitud, id primero a beber a la fuente.

Omraam Mikhaël Aïvanhov

Menú de cierre

Envíaselo a alguien especial

cerrar
error: Content is protected !!

Send this to a friend