Aprende a absorber el poder de las piedras

Todo lo que nos rodea está vivo, tomad conciencia de ello, mostraos atentos con las plantas, con los animales y hasta con las piedras. Cuando caminéis por la naturaleza, si pasáis al
lado de una roca, deteneos, acariciadla y decidle: «Ten paciencia aún, un día te liberarás de esta cárcel.» Y os agradecerá vuestras buenas palabras. Porque en ella hay un ser
encarcelado que espera que este bloque de piedra se rompa en pedazos para recobrar la libertad. Los trozos de esta piedra se encuentran, en efecto, en mejores condiciones para evolucionar: se vuelven, poco a poco, una materia asimilable por el reino vegetal.

Y podéis decirle también a esta roca: «Admiro tu resistencia:  desde hace siglos estás ahí, expuesta a la lluvia, al hielo, al calor extremo, y lo soportas todo sin quejarte. Dame un poco de tu resistencia, de tu solidez.» Si repetís a menudo este ejercicio con amor y confianza, la resistencia, la estabilidad que poseen las rocas penetrará en vosotros y sabréis manifestarlas después en la vida.

Omraam Mikhaël Aïvanhovcampana

Visita Wadie.com
Te puede interesar:   Nunca compartas tus sueños y aspiraciones con alguien más
Menú de cierre

Comparte con un amigo