9 Razones que enorgullecen de tener hijos varones

Tengo 3 hijos y ninguna hija. Cuando mis niños eran pequeños la gente me solía preguntar hasta el cansancio “¿Seguirás intentando tener una niña?”. Algunas personas incluso parecían contrariadas cuando les respondía que ya tenía todos los hijos que quería tener. Como si por tener sólo varones, estuviese alterando el orden natural del universo.

A veces me dejaban callada con sus afirmaciones, a veces balbuceaba un intento de respuesta, pero con la sabiduría que dan los años, ahora aprecio la belleza, las ventajas y los desafíos irreprimibles que implican ser una madre que sólo tiene varones:

1. Eres su primer amor.

Este punto es inevitable. Te enamoras de tus hijos y ellos de ti del modo más sano que puedas imaginar. Mi hermana (madre de sólo niñas) se maravillaba cuando mis niños me regalaban flores o acariciaban mi cabello. Aprenden de ti cómo amar a las mujeres y cómo ser amados por ellas.

2. Eres su prototipo de mujer.

¿Te estás comportando como un modelo a seguir en cuanto a respeto y amabilidad? Nunca es demasiado tarde para mostrarles que tú te mereces ser tratada con respeto, tanto por ellos como por tu esposo y el resto del mundo. Los niños con mamás que son fuertes y se respetan a sí mismas, buscarán mujeres de similares características para formar pareja –y serán mejores parejas ellos mismos.

Yo, por ejemplo, grité mucho. Mis hijos tenían casi todos la misma edad y eran muy propensos a hacer travesuras. Además, yo no era muy paciente. Ojalá me hubiese dado más respiros para pensar mejor y tomar mejores decisiones.

mamá con hijo

4. Puedes tener dudas sobre tu hipotética hija.

¿A quién se hubiese parecido? ¿Como quién se hubiese comportado? Un camino que no tomamos siempre nos hará pensar en los “y si…”. Puede que hayan momentos en que veas a una niña en la calle, pienses que ella pudo haber sido tu hija y sientas una punzada de angustia. Pero no te preocupes, pasará. Lo prometo.

Te puede interesar:   Nunca compartas tus sueños y aspiraciones con alguien más

5. No tendrás los dramas propios de las niñas.

¡Ah, la angustia de todo! Los niños tienen su propio set de problemas (créeme) pero viven los altibajos emocionales de la pre-adolescencia y adolescencia de un modo más discreto.

6. Tener hijos puede sentarte bien.

Me tomó dos años darme cuenta, pero ahora sé que el tener hijos me hizo bien. Me gusta tener un tiempo para mí y las mamás de niñas simplemente carecen de este. Cuando mi hijo mayor era adolescente me dijo “mamá, me hubiese gustado que hubieses tenido una niña para que se pintaran las uñas e hicieran ese tipo de cosas juntas y no hubieses tenido que estar sola”. Lo que él no notó fue que esos momentos en “soledad” eran mi escape. Amaba no tener que llevar a un niño conmigo cuando quería hacer una actividad “de niña”.

7. Por algún motivo, son más seguros.

Mi hijo de 20 años hizo un viaje que, desgraciadamente, no es seguro para nosotras. De todas formas me preocupo por mis hijos, pero en menor medida (y les enseño a respetar a las mujeres para que otras madres se puedan preocupar un poco menos por sus hijas).

8. Siempre te sentirás así con ellos.

¿Esa alegría pacifica de verlos dormir? Listo. ¿El saltito en tu corazón cuando entran en tu habitación? Listo. ¿La emoción maternal que dan sus abrazos apretados? Listo. Para ti siempre serán tus pequeñitos sin importar cuánto crezcan. Uno de los míos mide casi 2 metros y yo aún puedo ver su carita de niño pequeño cuando lo miro (hacia arriba).

Te puede interesar:   Las 18 reglas de vida del Dalai Lama que le ayudarán a organizar su vida

9. Acepta el desafío.

El criar a hombres buenos es hermoso y valorable. Hombres que son gentiles, amables y acogedores. Hombres que tratan bien a mujeres y niños. Hombres que se convertirán en esposos dedicados y amorosos. Esta responsabilidad es abrumadora pero tú tienes lo que hace falta para llevarla a cabo. Tienes esta oportunidad increíble. Disfrútala. Gánatela. Y luego cosecha las recompensas.

Visita Wadie.com

Fuente: http://www.upsocl.com

Menú de cierre

Comparte con un amigo