8 creencias tóxicas que la mayoría de las personas consideran normales

1. El presente es un indicador del futuro

Cuando las cosas no están funcionando en nuestro favor tendemos a pensar que el futuro nos depara un poco más de lo mismo. Por algún motivo extraño, no seguimos este mismo tren de ideas cuando las cosas están yendo bien. Solo porque las cosas estén yendo bien ahora eso no indica que así es como seguirán.

2. Es demasiado tarde para hacer cambios

No habrá un sendero perfecto para caminar por la vida para ninguno de nosotros. Frecuentemente sentimos sobre nosotros la presión de las fuerzas externas como familia, amigos, y trabajo. Si las cosas no se alinean de forma perfecta, tendemos a asumir que hay algo mal con nosotros, lo cual no es verdad en lo absoluto. Se supone que la vida sea un desastre hermoso, tienes permiso para retroceder y hacer los cambios necesarios. Solo tienes que darte vuelta y escoger algo nuevo.

3. Ser vulnerable es peligroso

La sociedad nos ha asustado a sentir las cosas demasiado profundamente y también nos ha asustado para que no digamos mucho. A menudo tenemos demasiado miedo para decirles a las personas lo que significan para nosotros. Esto no es sano. El amar es ser vulnerable. La felicidad es vulnerabilidad. Si quieres abrirte a hermosas oportunidades, la vulnerabilidad es el precio que debes pagar. Ponte de pie frente al mundo y di “¡Este soy yo! ¡Tómalo o déjalo!”

4. Estar solo es un problema

¡Estás equivocado! El verdadero problema es si no te sientes cómodo estando contigo mismo cuando estás con alguien más, y es tiempo de cambiar eso. Hay que escoger las relaciones con sabiduría. No permitas que la soledad te envíe de vuelta con alguien con quien no perteneces. La soledad es increíblemente sana. Ama cuando estés listo, no cuando estés solo. Aprende a amar estando solo y crecerás más como persona que lo que podrías haber imaginado alguna vez.

Lea:   ¿Qué revelan tus iniciales sobre ti?

creencias tóxicas

5. El encajar es algo bueno

Ignora tus dudas. Olvida la noción de que necesitas encajar. ¡Es momento de sobresalir! Piénsalo… si pasas toda tu vida concentrándote en lo que todos los demás dicen de ti, ¿no terminarás eventualmente olvidando quien eres? Cuando te liberas de las opiniones de los otros, tu presencia comienza a liberar a quienes te rodean también.

6. Hay algo perfecto para mí

A menudo los seres humanos piensan que es posible alcanzar la perfección. Buscamos al amante, amigo, casa, trabajo perfecto, etc. El problema con perseguir la perfección es que esta no existe en un estado estático. La vida es un viaje continuo que evoluciona sin parar. Todo lo que es “perfecto” eventualmente caerá en la imperfección. Sin embargo, con paciencia y una mente abierta, un trabajo imperfecto puede convertirse en una carrera enriquecedora y una casa imperfecta puede convertirse en un hogar acogedor. Es solo un asunto de dejar de perseguir la perfección.

Visita Wadie.com

7. Todo lo que te hacen es personal

Las personas pueden volverse tóxicas para sí mismas y para quienes las rodean cuando creen que todo lo que ocurre en el mundo es un ataque directo hacia ellos, o que de alguna forma se trata sobre ellos. Sin embargo, la verdad es que lo que las otras personas dicen tiene más que ver con ellos que contigo. La forma en que las personas reaccionan a ti está directamente correlacionada con sus experiencias de vidas, heridas, y perspectivas. Ya sea que las personas piensen que eres asombroso o que no vales nada, esto se relaciona más a ellos que a ti. Tampoco estoy diciendo que deberíamos volvernos unos narcisistas e ignorar la crítica que recibamos, solo que gran parte de nuestra tristeza, dolor, y decepción es producto de tomar las cosas a modo personal. Simplemente no te aferres a su opinión y usa tu intuición como guía.

Lea:   Cuando tu alma llora: 5 Señales de Que La Vida Te Está Asfixiando

8. Nunca deberías estar triste

El deseo constante de estar felices es lo que nos hace miserables. Nada en la vida es constante. Nunca habrá una felicidad permanente y nunca habrá una tristeza absoluta. Nuestros estados de ánimo siempre se moverán entre estos dos extremos. Sin uno no puede existir el otro. En todo momento estamos comparando como nos sentimos ahora a como nos sentimos en otra ocasión – comparando un nivel de nuestra satisfacción con otro. Sal y vive tu vida a su máxima capacidad, disfruta las noches y acepta los momentos malos. Lo positivo, lo negativo y todo lo que haya entre medio. No te concentres solo en la felicidad, sino en tener una vida completa.

Fuente: accionpreferente.com

Menú de cierre

Comparte con un amigo