10 cosas que matan la energía femenina

Cuando se trata de mujeres, lo que las hace fuertes y atractivas, es su energía. Desafortunadamente, hay muchas cosas que potencialmente pueden matar la energía de una mujer y atenuar su luz.
Una mujer solo puede ser verdaderamente feliz cuando es ante todo una mujer. Solo así podrá ser feliz como madre, como miembro de la sociedad y como profesional en el trabajo.

Entonces, por favor, nunca dejes que nada te despoje de tu feminidad y energía, porque tu felicidad depende de ello.

Aquí hay 10 cosas que pueden robarte la feminidad.

1. Comunicación excesiva con el mundo exterior.
Una mujer debe comunicarse con los que la aman. Los hombres son diferentes; están destinados a enfrentar ‘desafíos más grandes’. Sé que muchos desaprueban esto, pero confía en mí, soy una feminista hasta los huesos. No estoy diciendo que un lado es mejor que el otro.

Simplemente, energéticamente, las mujeres son más refinadas, más suaves, más complejas. Uno de los mayores errores que cometen las mujeres es lidiar con las bajas vibraciones. Interrumpe su flujo natural y quita toneladas de energía.

2. Falta de actividad física y cuidado de su cuerpo.
Las energías femeninas mejoran cuando una mujer cuida su salud y belleza. La mujer privada y enferma es débil tanto física como energéticamente.

3. Falta de emociones.
Muchas mujeres creen que es necesario mostrar solo emociones positivas, que deben pensar positivamente, siempre sonreír y reír. Sin embargo, las mujeres deben descargar sus emociones negativas, no frente al primer extraño que se encuentran, sino con alguien que consideren cercano. Las mujeres necesitan una persona en la que puedan confiar con sus sentimientos más profundos, porque el aislamiento emocional quita la energía femenina.

También en soyespiritual.com:   La tarea que hará milagros en tu vida

4. Falta de aficiones.
Una mujer obtiene una gran cantidad de energía y emociones positivas de lo que le gusta hacer. Ella debe tener una afición, y la afición debe ser apoyada por su hombre. Una mujer necesita darse cuenta de lo que le gusta, ya sea que bailar, tejer o algo más sea irrelevante.

5. Falta de creatividad.
Si una mujer no crea nada, su energía se estanca. Todo lo que una mujer está haciendo con sus manos es creatividad, ya sea limpiar, cocinar, cultivar un huerto o crear un interior. Al crear algo bonito, la mujer se vuelve bella. Si una mujer en su tiempo libre miente todo el día y no hace nada, pronto se degradará y perderá toda su energía.

6. La necesidad de tirar de todas las cuerdas.
Las mujeres inspiran, resolver problemas no es su fuerte. La gestión no está en la naturaleza de la mujer. No significa que las mujeres no hagan las cosas. Hacen tanto como los hombres, y desempeñan un papel tan importante como el de los hombres, pero tienen diferentes maneras de hacerlo.

7. deberes ‘masculinos’
Hoy en día, realmente podemos distinguir a las mujeres de los trabajos masculinos, pero cuando una mujer hace un trabajo que requiere mucha fuerza física y resistencia, pierde la feminidad. Al principio, una mujer que realiza trabajos masculinos puede verse sexy, inusual y atractiva, pero con el tiempo, obtiene más energía masculina.

8. rivalidad
La energía femenina se destruye en presencia de rivalidad o competencia con otra mujer. Las mujeres no deben tener el deseo de luchar por algo, para demostrar que es mejor, más bella e inteligente. Ella es perfecta como es.

También en soyespiritual.com:   Guía de 5 pasos de Buda para cambiar tu vida

9. Ausencia de amigos.
Las mujeres necesitan comunicarse con otras mujeres, esta es otra poderosa fuente de energía.

10. Falta de tiempo personal.
Una mujer debe tener tiempo para sí misma, para sus actividades personales, ya sea que estén leyendo o haciendo las uñas. Ella necesita su espacio y tiempo personal.

Cuida tus energías y flujos femeninos. Aliméntalos y nunca los descuides. Y, lo más importante, no huyas de tu naturaleza tratando de ser algo que no eres.

Ser mujer mola Eres tan fuerte, poderoso, inteligente, resistente, exitoso, ingenioso como los hombres, pero de una manera diferente, y no hay nada de malo en ello.

No se trata de la competencia entre los géneros. Se trata de equilibrio. Y no hay nada más hermoso que ver un flujo equilibrado de energías masculinas y femeninas.

Cerrar menú

Comparte con un amigo