Es maravilloso Señor, tener mis brazos perfectos,
cuando hay tantos mutilados,
mis ojos perfectos, cuando tantos no tienen luz,
mis voz canta, cuando otras mendigan.

Es maravilloso Señor, volver a casa,
cuando tantos no tienen donde ir.

Es bueno sonreír, amar, soñar, vivir,
cuando hay tantos que odian, lloran y mueren sin haber vivido la vida.

Es maravilloso Señor, tener un Dios para creer,
cuando tantos no poseen una creencia.

Es maravilloso, sobre todo:
tener tan poco que pedir y tanto para agradecer.

thank you foto

Sígueme en Facebook

Lea:   Una poderosa oración por la familia
Menú de cierre

Send this to a friend