¡Hola!

Han percibido olores… sabores…colores… intuiciones, etc. ??? ¿Si?

Entonces están expresando el nuevo lenguaje Divino del AH!!!!

con los siete sentidos humanos.

¡Felicidades!!

Y si no, entonces los invito a utilizar ese nuevo lenguaje, sin costo económico alguno ya que nos pertenece por derecho de conciencia.

¡Abrazos! Byron

LOS MATERIALES DE TOBÍAS
LOS SENTIDOS DEL AH

Tobías:

Y así es, queridos amigos, que nos   reunimos otra vez en este espacio sagrado que han creado y al que nos han   permitido entrar con ustedes en este día bendito y sagrado.  Nos sentimos honrados de estar aquí con   ustedes.

(sonriendo) Sí, de hecho ha pasado   bastante tiempo desde la última vez que tuvimos contacto directo.  Pero, ahora observen… observen, queridos   amigos, ¡cuán diferente es la energía!    Les hablamos desde un lugar diferente.  Fluimos a través de Cauldre (Geoffrey Hoppe).  Fluimos a través de cada uno de ustedes en   un lugar distinto de donde estábamos la última vez.  De hecho, la lengua divina, la lengua de ¡AH! comienza a   fluir; por lo tanto, podemos tocarlos y sentirlos de forma diferente.  Hasta los vemos distintos.  Ustedes están diferentes en todos los   sentidos.  Han cambiado, queridos   amigos.

Inhalen la energía sagrada que les llega   hoy.  Inhalen su propia   divinidad.  Háganlo ahora.  Háganlo ahora.  Permitan que esto fluya a través de ustedes.  Permitan que fluya hacia aquellos   alrededor de ustedes.  Inhalen su divinidad   y luego denle libertad de expresión mientras exhalan.  Permitan que toque a la persona que está a   su lado, al que está enfrente, al que está atrás.  A medida que exhalan su divinidad, ésta toma una forma propia   de vida sagrada y bendita.  Y toca todas   las cosas.  ¡Ah!  Queridos amigos, es tan sencillo.

Ahora, antes de continuar, deben saber   que yo, Tobías, me siento honrado de estar aquí.  Me honra estar aquí en esta época de celebración que ustedes   tienen (haciendo referencia a la Navidad).    ¡Su salón se ve tan festivo!    ¡Se ve tan iluminado!  Está tan   lleno de colores rojos y carmesí.    Está tan lleno de la energía de sus fiestas.  Esta es una época del año en la que realmente se permiten ser,   expresar, compartir con otros, dar.    ¡Es tan triste que haya sólo una época del año en el que se encuentran   tan abiertos!  Pero, esta es una época   hermosa para venir de visita.

Ahora, antes de continuar, debemos parar   por un momento y pedirle a Cauldre que afloje su corbata.  (risa de la audiencia)  No comprendemos por qué los humanos se   colocan ropas tan extrañas.  (más   risa)  Cuando caminaba sobre la Tierra   hace más de 2.000 años, no utilizábamos ropas tan ajustadas sobre el cuerpo.  Ustedes usan esos cinturones y   correas.  Y esas corbatas no tienen   sentido, porque restringen la energía.  Y sucedía que yo utilizaba un vestido en mi época, (risa de la   audiencia) una túnica era.  Y esto   permitía que la energía fluyera a través de todo el cuerpo.  Así, con la aprobación de Cauldre, nos   relajaremos un poco. (Cauldre se mueve para ajustarse la corbata).  No iremos más allá, no le pediremos que se   quite otras prendas (más risas).    Pero, esto está mucho, mucho mejor.

Ahora, les toca relajarse un poco,   porque estamos entre amigos.  Somos   familia.  Somos Shaumbra.  Relájense en este lugar en el que nos   reunimos hoy.  Sientan la diferencia   entre la energía que tenían cuando nos reunimos hace un mes y la de ahora,   especialmente aquellos de ustedes que han estado trabajando la lengua del Ah,   aquellos que han hecho fluir este idioma desde su interior.  Hemos observado muchas cosas interesantes   y muchas cosas raras en estas últimas semanas sobre la forma en la que han   manejado esto.  Pero, nos sentimos tan   felices por su intento de trabajar con esto, porque le dedican tiempo y   esfuerzo.

Ahora, no es que todos hayan estado   practicando.  Hemos visto a muchos   quienes comenzaron a trabajar con esto y después de un intento, sintieron que   no funcionaba tan bien.  Sintieron que   simplemente esperarían.  Esperarían regresar   a este salón y a esta energía.    Esperarían por otro momento.

Pero, queridos amigos, les retamos ahora   mismo.  Los estamos empujando de forma   muy juguetona para que trabajen con estas herramientas.  Son difíciles al principio.  Y como saben, no tenemos respuestas   específicas.  No podemos decirles a   donde ir por esta lengua divina que está en sus interiores.  Sólo podemos decirles que la vemos y la   sentimos en todo su ser.  Sabemos que   está allí.

Pero, ustedes deben ser los que la hagan   salir, los que la deben usar y aplicar en sus vidas.  Muchos de ustedes salieron de aquí la   última vez.  Muchos de ustedes   apagaron sus computadoras después de leer o escuchar esto y sintieron que   tenían que trabajar duro con esto.  Y   lo construyeron como un ejercicio difícil y retador.  De hecho, en cierta medida es así porque   es tan nueva, esta Lengua del Ah.

Pero, queridos amigos, lo que les   podemos recomendar y hablaremos bastante sobre esto hoy, es que jueguen con   estas cosas.  Sí, es un reto, pero   cuando juegan, puede resultar mucho más satisfactorio y mucho más divertido.

La Lengua del Ah emergerá desde su   interior de una forma o de otra.  Es   como una semilla que está germinando y retoñando dentro de ustedes.  Continuará haciéndolo de una forma o de otra.  La Lengua del Ah, el sentido divino,   vendrá a ustedes.  Pero, queridos   amigos, si juegan con esta herramienta, si la ponen en práctica, vendrá a   ustedes con mayor rapidez.  Vendrá más   saludablemente, y ustedes, como humanos divinos, tendrán mayor equilibrio que   si la dejasen emerger en cualquiera de las formas antiguas.

Tomen esta lengua divina.  Jueguen con ella.  Cuando salgan de aquí hoy, jueguen con   ella.  Diviértanse con ella.  Experimenten con ella.  Mientras más lo hagan, más rápidamente   vendrá a ustedes y mejor será su comprensión de la misma.  Mientras más jueguen, practiquen y   aprenden a usarla, mayor será el cambio de la conciencia de la Tierra y más   rápidamente podrán convertirse en verdaderos maestros de la divinidad.

Les traemos estas palabras cada mes   porque hay cosas que ya están sucediendo dentro de ustedes.  Como les hemos dicho en tantas otras   oportunidades, nosotros los canalizamos.    Tocamos la conciencia global de Shaumbra, de los Trabajadores de la   Luz, de los humanos y de Gaia.  Y a   medida que volvemos a hablar con ustedes la energía y las palabras de lo que   ya está sucediendo.  Pero, quizá no   hayan sabido como articular esto, como comprenderlo.  Somos espejos de lo que está sucediéndoles   a ustedes en este momento.

La lengua del Ah, la lengua Divina que   hablamos en nuestra última reunión es la herramienta más básica y más   poderosa para hacer que la divinidad entre a su realidad humana.  Es una herramienta que puede ser aplicada   hoy, que puede ser aplicada ahora y que puede comenzar a trabajar para   ustedes en esta vida.

Shaumbra, han estado buscando la   forma.  Han estado buscando la   comprensión que les permita un equilibrio en sus vidas.  Han estado buscando las herramientas que   les lleve a niveles jamás soñados.  La   Lengua del Ah es la más básica de su estado de ascensión.  Jueguen con ella.  Les retamos a que jueguen con ella. Y   cuando quizá no funcione como esperaban la primera vez, continúen   jugando.  Esto le dará vitalidad y   energía y libertad para explotar en sus vidas.

No se trata de un juego intelectual,   queridos amigos, como hemos dicho en tantas oportunidades durante nuestra   última reunión.  El Lenguaje del Ah es   una vibración de su divinidad que empieza a aparecer en su realidad   ahora.  No es una herramienta   esotérica.  No es un juego   mental.  Es algo nuevo y hablaremos un   poco más sobre esto hoy.  Es tan   importante que en la Lección Cinco de la serie de la ascensión…   continuaremos hablando de la Lengua del Ah.    Esta es la primera vez que le dedicamos dos lecciones a un solo   tema.  Queremos que comprendan cuán   poderosa y real es.

Este Lenguaje del Ah no está reservado   para aquellos pocos psíquicos o sensibles o médiums.  No está reservado para aquellos que   canalizan.  Nos reímos con Cauldre porque   él y los otros que están aquí que son canalizadores lo encuentran, en cierto   sentido, aún más difícil de utilizar.    Es tan nuevo… es tan nuevo que aquellos de ustedes que pensaban que   nunca tendrían el sentido del más allá, ahora pueden darse cuenta que es lo   más fácil de hacer.

Como saben, nos mantuvimos alejados de   ustedes por 30 días de su tiempo para permitirles  espacio suficiente para que trabajasen con esto, para que   pudiesen ver dentro de ustedes.  (bromeando)   Ahora, ¡capturamos a algunos de ustedes haciendo trampa!  (risa de la audiencia).  ¡Capturamos a algunos de ustedes buscando   otras entidades para que les brindaran apoyo o guía!  Les advertimos sobre esto la última vez,   sin embargo algunos de ustedes igual lo hicieron.  Y está bien.  Pero, ¿se   dieron cuenta que la respuesta que obtenían de era o muy enredada o no era lo   que ustedes pensaban que iba a ser?    En algunos casos ¡se les pidió que no los llamaran!  (risa de la audiencia)  No se trata de que estuviesen muy ocupados   en el otro lado, sino para nutrirles y alentarles a que fueran hacia su   interior, que comenzasen a utilizar esto.    Es muy interesante ver cómo tantos de ustedes manejaron esto de diferentes   formas.  Algunos trabajaron diligentemente.  Algunos, como si tratase de cierto tipo de   ceremonia, algunos pensando que debían hacer un ritual diario a la misma hora   en el mismo lugar.  Así no es como   funciona.

Pero, les damos las gracias por   intentarlo.  Les damos las gracias por   trabajar con esto.  Otros exploraron   realidades que nunca exploraron antes.    Se salieron de lo ordinario para buscar, para encontrar esta Lengua   del Ah.  Algunos de ustedes tuvieron   visiones y sentimientos nuevos.    Algunos dieron justo en el blanco.    Algunos abrieron las puertas inmediatamente y sintieron esa sensación   y sentimiento de ¡AH!, ahora comprendo.

Muchos de los que fueron directamente al   grano trataron de repetir o replicar el proceso en otro momento y en otra situación   y se dieron cuenta que este idioma divino no les llegaba.  Y entonces se sintieron frustrados y   retrocedieron, vieron hacia atrás y se preguntaron, ¿Cómo logré que   sucediera en primer lugar?  Repetiré   el mismo procedimiento.  Y si lo hago,   la energía será la misma, y me llegará de nuevo?  Y se dieron cuenta que no era así, porque regresaron a la mente   para tratar de averiguar como funciona.

Lo que deberían saber es que sí   funciona… funciona en el momento, funciona espontáneamente.  Funciona sin esfuerzo.  Funciona fácilmente.  La razón por la que funcionó la primera   vez fue porque lo dejaron, porque aceptaron su propia divinidad y su propio   ser de Dios.  Y entonces lo dejan   llegar.  Y así sucedió, como por arte   de magia, pero la magia son ustedes.    Al regresar y tratar de repetir el proceso, estaban dentro de su   intelecto y bloqueaban su flujo natural.    Por eso se estrellaron contra la pared.  Por eso se sintieron frustrados. A todos ustedes los que han estado   practicando… a todos aquellos que han estado jugando con su propia   divinidad… les damos las gracias por enfocarse en esto.  Les agradecemos haber confiado lo   suficiente en ustedes mismos para hacer esto, a pesar de lo loco que pudiese   parecer todo esto a veces.  Les damos   las gracias por hacerlo.

A todos aquellos que trataron y se   frustraron, y si, algunos hasta renegaron de Tobías y de algunos de los   otros que están de este lado, y dijeron, Esto no funciona.  Esto no fue hecho para mí.  Les pedimos que sean más juguetones.  Sean más juguetones consigo mismos, no sólo   con el Lenguaje del ¡AH! , sino también en todos los aspectos de su vida.  Está bien ser juguetón.

Saben, cuando nos sentamos junto a   ustedes en la Orden del Arco, creando la propia realidad de la Tierra y de sus   dimensiones alrededor de ella… ¿saben que la Tierra fue diseñada como un   parque de juegos?  Fue diseñada para   que jugaran.  Y quizá a lo largo del   camino, se les olvidó quienes son, quienes eran y olvidaron como jugar.

Jueguen más, Shaumbra.  Canten más.  Bailen más.  Rían más,   Shaumbra.  De hecho, tienen una gran   responsabilidad en estos tiempos, llevan mucha de la energía de cambio con   ustedes en la Tierra.  Pero, jueguen   más.  Disfruten más.  Y celebren más.  ¡Olviden sus ceremonias!    ¡Todas!  Con excepción de la   ceremonia de la alegría.  Liberen   todas las otras, porque son una carga.    Mantengan una ceremonia de alegría en sus vidas, la ceremonia de   alegría con las personas a su alrededor.

Hoy tenemos acá una gran ceremonia de alegría   (haciendo referencia a la celebración de la Navidad de hoy)   No hay reglas.  No hay requerimientos.    – ¿cómo decirlo? , no hay que arrodillarse por horas o sentarse en una   posición meditativa por horas o días sin fin.  Nos reunimos para celebrar una ceremonia de alegría.  Nos reunimos dentro de esta energía, en   particular, porque llegan a esa época del año, el final de su año calendario,   en el que se permiten soltarse el cabello, quitarse la corbata, relajarse y   disfrutar.  Se permiten a sí mismos el   espacio para sentirse como niños.

Hacen esto en honor de aquel que se   llamaba Yeshua.  Y sí, él es nuestro   muy especial invitado de honor acá hoy.    Algunos de ustedes ya sabían esto porque se relajaron y se permitieron   sentir a Yeshua a través de la energía de la Lengua del ¡AH!  Yeshua, para aquellos que están sintiendo   esta energía y la pueden ver, está a mi izquierda, su derecha.  La energía de Yeshua se instala a su derecha,   acá sobre el escenario junto con Cauldre.    Yo estoy a su izquierda.  No, la   otra izquierda.  (risa de la   audiencia).  Es bastante confuso a   veces, lo sabemos.

Yeshua ha estado aquí desde que   comenzaron la reunión el día de hoy.    Su energía está en este salón con ustedes en una ceremonia de alegría,   celebrando todo lo que ustedes son.    ¿Creen que esto se trata de honrarlo a él?  De hecho ¡no lo es!  Se   trata de honrarlos a ustedes por su viaje.

Muchos de ustedes sintieron una nueva   energía entrar al salón cuando comenzamos.    De hecho, era la energía de Yeshua.    Tantos de ustedes han caminado con él.  Tantos de ustedes están conectados directamente con este maestro   del amor.  Tantos de ustedes trabajan   con él día a día, trabajan con esta energía.  Quizá ni siquiera se hayan dado cuenta de que se trataba de   Yeshua.  Pero, de hecho, él es   Shaumbra, al igual que ustedes.

Ahora, Yeshua quisiera decirles unas   palabras a ustedes.  Y vemos ahora que   Cauldre… está entrando en pánico.    (risa de la audiencia) Y les contamos? con el permiso de Cauldre un   pequeño secreto.  Cauldre… está   colmado con esta energía.  No se cree   digno para canalizar a este con quien ha caminado, para canalizar a   Yeshua.  Así que estamos retando a   Cauldre para que libere esto y deje que Yeshua llegue directamente a través   de él y a través de cada uno de ustedes.    Haremos una pausa por un momento mientras hacemos estos ajustes.

(Pausa)

Yeshua (hablando a través de   Cauldre): Este punto sobre la   dignidad o ser merecedor… todos ustedes… es uno de los que quisiera   liberar.  Eso ha sido un reto para todos   los que están aquí y los que se están conectando.  Se han sentido indignos del Dios que hay dentro de   ustedes.  Sienten que han hecho cosas   malas en sus vidas o en el pasado o antes de llegar acá.  Dentro de esta Nueva Energía en la que   están caminando, liberen cualquier sentimiento de indignidad y sepan que es   hora de que integren su derecho de nacimiento como Dios, como un humano   divino.

Cuando caminé por la Tierra con tantos   de ustedes, compartí el mensaje de que ¡Ustedes son Dios!  Para la mayoría era difícil comprender   esto y es difícil para la mayoría de ustedes comprenderlo ahora.  Pero, lo que hice, queridos amigos, fue   por ustedes.  Por el trabajo que han   hecho.  Fue por el esfuerzo con que   hicieron el viaje que un humano, yo, realmente me pudiese manifestar en la   Tierra.  Pero, comprendan lo que les   estoy diciendo.  No fui yo.  Fue por ustedes.  Fue por todo lo que ustedes habían hecho.

Es hora de que acepten esto dentro de   ustedes.  Oh, que familia que somos y   hay tanto apoyo aquí.  Es hora de que   acepten al Dios dentro de ustedes, que lo hagan aparecer.  Y como ha estado diciendo mi querido amigo   Tobías, ¡Viene a través de ustedes por medio de la Lengua del Ah!

El mensaje que todos nosotros trajimos a   la Tierra miles de años atrás era tan sencillo.  Regresen a esa energía y recuerde, ¡Ustedes son Dios   también.  Ustedes son Dios   también!  Ustedes merecen todo lo que   esto implica.  Ustedes son dignos de   esto.  Y Cauldre es digno de que yo   esté sentado acá con ustedes.  De hecho,   queridos amigos, soy yo quien se siente honrado.  Soy yo quien se siente honrado de estar aquí.

Y en esta época que ustedes llaman   Navidad, no se trata del nacimiento de un niño Jesús o de un hombre Jesús que   caminaba sobre la Tierra.  Esta temporada   se trata del nacimiento de la divinidad dentro de ustedes.  Usen este tiempo para nutrirse a sí   mismos.  Utilicen este tiempo para   celebrar su Divinidad.  Usen este   tiempo para estar en la alegría.  Y   recuerden siempre, ustedes son familia.    Siempre estamos aquí con ustedes.    No necesitamos una gran ceremonia ni largos periodos de tiempo para   hacer que esta energía fluya.  Siempre   estamos acá con ustedes, caminando con ustedes, compartiendo el viaje con   ustedes.  Sientan la energía del Yo,   Yeshua, y todos los otros que llegan.    De hecho somos su familia.

Lea:   Los grandes cambios que vendrán para la Humanidad ¿Estás preparado?

(Pausa)

Tobías:    Ahora, queridos amigos, Yeshua se queda en el salón con nosotros   mientras estemos acá, siempre accesible, siempre abierto a ustedes por medio   del Lenguaje del ¡AH! Yeshua no es un   gran maestro diferente de ustedes de ninguna manera.  Yeshua es ustedes.  Yeshua caminó con ustedes y caminó con   ustedes, y compartió con ustedes.

Y sí, Yeshua hizo cosas que pudieran ser   cuestionables.  No siempre fue tan santo,   pero era importante hacer ciertas cosas en esa época.  Había reglas que debían ser rotas.  A veces despotricó.  Bebía demasiado vino (risa de la   audiencia) – ¡con algunos de ustedes!    (más risa)  Él tenía todos los   deseos de un ser humano.  No luchó   contra esos deseos.  Los   comprendió.  Trabajó con ellos.  Comprendió su humanidad.

Ustedes no son diferentes de   Yeshua.  El se encuentra aquí como   cualquiera de ustedes.  Comprendan   esto y liberen esas cosas que los retienen.    Permítanse elevarse a nuevas alturas.

Ahora, queridos amigos, haremos una   breve pausa para reajustar la energía.    Y continuaremos hablando un poco más sobre la Lengua del ¡AH! Continuaremos hablando sobre esto, porque   es una herramienta tan importante en estos momentos.  Les ayudaremos a comprender más sobre como   atraerla a sus vidas, hacerla parte de ustedes.  Haremos una pausa por un momento y mientras tanto, inhalen y   ábranse a la divinidad que está despertando dentro de ustedes.

(Pausa)

Ahora, dice Yeshua, que si no les   importa, le gustaría bajarse del escenario y caminar entre ustedes, para   estar con ustedes.  Así, que si   sienten una leve brisa cerca de su cabello… si sienten un toque ligero en   sus hombros… si sienten una presencia alrededor de ustedes… es sólo él   que los estará visitando en ese momento.

Hoy les contaremos un cuento sobre siete   granjeros.  Les contaremos un cuento   aquí que les ayudará a comprender mejor lo que les está sucediendo.

Había siete granjeros, cada uno tenía su   propiedad.  Cada uno tenía sus propios   productos o producción, que cultivaban y ofrecían a otros.  Vivían muy cerca el uno del otro, así que   formaron una cooperativa.  Cada uno de   ellos era independiente, pero encontraron que cuando unían sus energías   colectivas eran más fuertes y más eficientes.

Había un granjero que cultivaba un maíz   maravilloso… grandes y suculentas mazorcas de maíz en sus tierras.  Y cuando era época de cosecha, salía al   campo a recoger todas las mazorcas de una vez.  Entonces los pondría en camiones o en otro medio de transporte   y enviaría todo su maíz a una estación central que era administrada por uno   de los otros siete granjeros.  En esa   central, las mazorcas serían procesadas. Algunas serían enlatadas, algunas envueltas, algunas congeladas y   otras disecadas para ser enviadas después al mercado.

Había un segundo granjero.  Este granjero cultivaba fresas realmente   hermosas.  Eran un verdadero   espectáculo.  Eran grandes y rojas, y   eran deliciosas.  Como el granjero del   maíz, este sembraría las semillas todas en la misma época del año y entonces   cuidaría de su cultivo.  Eliminaría   las malas hierbas… también espantaría los insectos.  Y cuando el tiempo era el adecuado, este   segundo granjero cosecharía su cultivo de fresas y las enviaría al granjero   que administraba la central para la cooperativa.  En esas instalaciones las fresas frescas y maduras serían   procesadas.  Algunas se convertirían   en jugo.  Algunas de las fresas serían   congeladas.  Otras serían convertidas   en distintas formas de tal manera que pudiesen ser almacenadas y distribuidas   y enviadas oportunamente.

Había un tercer granjero.  Cultivaba hermosos melones y deliciosas   patillas / sandías, tan dulces que al probarlas se sentía un hormigueo en la   boca.  Él, al igual que los otros   granjeros, también le ponía amor a su cosecha.  Diligentemente salía cada día a cuidar los campos, se aseguraba   que tuvieran la humedad adecuada,  los   nutrientes adecuados.  Y cuando   llegada la hora de la cosecha, recogía sus melones.  Los enviaba a las instalaciones de la central administrada por   uno de los siete granjeros de la cooperativa.  Allí, los melones eran transformados de diferentes maneras,   algunos se almacenaban, algunos serían enviados al mercado inmediatamente   como producto fresco, algunos esperarían el momento oportuno.

Había un cuarto granjero que cultivaba   vegetales.  Cultivaba lechuga y   brócoli, coliflor y rábanos.  Todos   estos cultivos crecían frescos y estaban tan llenos con el amor de Gaia, el   amor del Espíritu y el amor del granjero que literalmente se podían oler, aún   antes de ser cosechados.  Se podía   oler el aroma de la frescura, de la naturaleza entrando a través de ellos,   aún cuando los cultivos todavía estaban en proceso de crecimiento en los   campos.  Se podía oler el aroma de la  lechuga crujiente.  Se podía oler el   fuerte aroma de los rábanos.    Literalmente, se podía sentir la frescura.

Y cuando el momento era el correcto,   este granjero recogería sus cultivos.    Como los otros granjeros, los enviaría a las instalaciones de la   central que era administrada por uno de los otros siete granjeros.  De allí se empaquetaba de muchas, muchas   formas.  Algunos se almacenaban, y   otra parte se enviaba directamente a los mercados.

Había un quinto granjero que cultivaba   zanahorias en la tierra.  A este   granjero le encantaba salir y meter sus manos en la tierra, sentir la Tierra   misma y sentir las zanahorias.  Cuando   las arrancaba del suelo para inspeccionarlas, amaba su textura y su   sensación.  Le encantaba la firmeza de   estas zanahorias.  Amaba la textura de   los tallos, la sensación del vegetal en sí.

Y este granjero amaba el trabajo que   hacía y le ponía su corazón y su alma al trabajo.  Y cuando llegaba la hora, el también salía y metía sus manos en   la tierra y cosechaba su cultivo.  Sus   zanahorias eran enviadas a las instalaciones de la central que era   administrada por uno de los otros.    Las zanahorias eran transformadas, algunas como producto fresco,   algunas se congelaban para ser utilizadas después.

Aún quedaba otro granjero.  Este sexto granjero cultivaba   cebollas.  Y sabía que estas cebollas   serían utilizadas para darle sabor y enaltecer el gusto y la pasión al   combinarse con otras comidas.  Serían   utilizadas para preparar ricos alimentos.    Serían utilizadas para darle vida a las comidas que de otra forma   serían nutritivas pero aburridas de sabor.    Sus cebollas eran tan grandes y tan suculentas que no sólo hacían   brotar lágrimas de sus ojos, sino también de los ojos de cualquier persona   que las comiese.  Y como los otros,   cuando llegaba la hora de la cosecha, reunía su cultivo y lo enviaba a las   instalaciones de la central de procesamiento.  Allí las transformarían en distintas cosas, algunas serían   almacenadas para ser utilizadas después, otras enviadas al mercado   inmediatamente.

Y había un séptimo granjero, el que   administraba las instalaciones de la central de procesamiento para la   cooperativa.  Ahora, este granjero   también criaba gallinas.  Sus gallinas   eran tratadas con gran honor y con gran cuidado.  Estas gallinas entonces ponían maravillosos huevos, huevos que   proveían proteínas y nutrientes, huevos que ayudaban a la gente a despertar   en las mañanas y les daba la energía adecuada para el resto del día.  Las gallinas producían huevos con alegría   una y otra vez para este granjero.    Cada día recogía los huevos y éstos serían enviados a las   instalaciones de la central que él administraba.  Algunos de los huevos serían enviados al mercado   inmediatamente.  Sin embargo, muchos   otros serían transformados para ser almacenados y distribuidos en el momento   oportuno.

Todos los granjeros enviaron sus   cosechas a las instalaciones de la central de procesamiento, que extrañamente   estaba ubicaba en el punto más lejano de las tierras de los granjeros.  Todos los bienes eran enviados allí,   porque esa era la forma más eficiente en ese momento.  Colectivamente, los granjeros podían ser   más eficientes y obtener más beneficios.    Así, todo era enviado a un solo lugar y luego reenviado al mercado o   almacenado.

Ahora, en cierto momento los granjeros   se enteraron que existía una nueva máquina procesadora.  Esa máquina le permitiría a cada granjero   procesar individualmente sus cosechas en sus propias instalaciones.  Ya no era necesario que el granjero de las   zanahorias enviara sus bienes al granjero de los pollos para su   procesamiento.  Ya no era necesario   que el que cultivaba fresas las enviara a la central de procesamiento.  Cada granjero podría procesar sus propios   bienes y enviarlos inmediatamente al mercado.

Así que cada uno de los granjeros   invirtió en una de las nuevas máquinas procesadoras.  Estas nuevas máquinas eran más pequeñas y   más ligeras y menos costosas que las grandes máquinas de la central de   procesamiento.  Las nuevas máquinas   eran más convenientes.  Eran   rápidas.  Podían responder a las   necesidades cambiantes de la cosecha.    Ya no era necesario que el granjero sembrara y cosechara todo al mismo   tiempo.  En lugar de esto, podía   realizarlo en etapas.  Los granjeros   podrían sembrar semillas en una pequeña parcela de tierra un mes y en otra al mes siguiente.  Las nuevas pequeñas   máquinas, que además estaban instaladas en el sitio podían procesar los   alimentos mucho mejor y más eficientemente de esta forma que la gran máquina.

Así que los siete granjeros de la   cooperativa acordaron que cada uno tendría su propia máquina procesadora   nueva, de alta velocidad y de alta tecnología.  Continuarían trabajando juntos, porque sentían que había fuerza   cuando estaban conectados.  Así que   contrataron a un experto que llegó y armó lo que se llamaría un ¡sistema de   intranet! entre las granjas.  El   sistema intranet le permitía a cada granjero comunicarse con los otros   automáticamente.  El granjero de las   zanahorias podía saber cuantos kilos de melones había cosechado el granjero   de los melones.  Cada uno podía tener   acceso a la información del otro.  Era   muy rápido y muy eficiente.  En   función a la información que llegaba por el sistema de intranet, podían medir   y monitorear y ajustar sus propias siembras y cosechas para que toda la   producción se complementara entre sí.

Ahora, los siete granjeros de esta   cooperativa habían hecho un gran cambio, queridos amigos, cuando se movían de   una central de procesamiento en la que los alimentos eran almacenados y transportados.  Habían cambiado muchísimo cuando cada uno   se encargó de su propio procesamiento, y sin embargo se mantuvieron   conectados por el intranet.

Como muchos de ustedes saben, tuvieron   problemas con este sistema de intranet.    Al principio era frustrante.    Algunos maldecían.  Algunos   querían volver a las viejas costumbres. Algunos le temían a esta   tecnología.  Sentían que no tenía la   energía de la tierra como las antiguas costumbres.  Algunos no estaban muy dispuestos a aprender sobre las nuevas máquinas   procesadores.  Estaban acostumbrados a   colocar sus alimentos en un camión y que éste los llevara a la central de   procesamiento.

Y ahora se debía tener la   responsabilidad por su propia cosecha y su propio procesamiento.  Tenían la ayuda de todos los demás   miembros de la cooperativa por medio del intranet, pero los atemorizaba hasta   cierto punto.  Pero cada uno trabajó   con el otro.  Compartieron   información.  Se reunían regularmente   para discutir los pros y los contras, como atravesar tiempos difíciles y   retadores.  Aprendieron las   capacidades del software del sistema.    Aprendieron como hacer que los sistemas de procesamiento trabajaran sin   tropiezos.

Pronto la producción aumentó como nunca   antes, como nunca se imaginaron.  Eran   mucho más eficientes.  Ahora, sus   envíos al mercado eran llevados a cabo de acuerdo con las necesidades de éste   , en un sistema que podría llamarse ¡justo-a-tiempo!  Ya no había necesidad de un sistema de   almacenamiento, congelamiento o empaques masivos.  Sus productos venían del campo, pasaban por la procesadora y   eran enviados directamente al mercado.    Con la información que les ofrecía el sistema de intranet,   comprendieron como sembrar, cosechar y procesar sus productos según fuesen   requeridos y justo a tiempo.

Los granjeros se reunieron un año más o   menos después de implementar este nuevo sistema.  Se reunieron y tomaban jugo de fresas.  Y sonreían.  Sonreían entre sí sobre cuán arriesgados habían sido al pasar a   esta tecnología.  Se sonreían por los   días difíciles de retos… los días que perdían dinero, los días que hubiesen   preferido retirarse antes de avanzar con esta nueva tecnología.

Pero ahora sonreían, porque eran mucho   más eficientes.  Se sentían mucho más   felices y ahora podían llevar a cabo nuevas actividades.  Se sonreían, y decían, ¿Se hubiesen   imaginado hace sólo un año en dónde estamos ahora?  Todos negaron con la cabeza, ¡no!.  Jamás habrían podido imaginar que estarían haciendo las cosas   de una forma nueva porque no tenían con que compararse en el pasado.   Cuando se sentaban y hacían planes para   este nuevo método y su nueva tecnología, sólo pudieron vislumbrarlo y la   esperanza de lo que podría hacer por ellos, cómo los haría granjeros mejores,   más productivos.

Pero ahora sonreían, unos años después comprendían lo que realmente había sucedido y como los había   transformado.  Les había hecho mucho   más responsables y productivos.  Cada uno   de ellos era dueño de sus cultivos y de sus procesadores, todo desde el principio   hasta el final.  Pero seguían estando   dentro de esta cooperativa juntos.

Ahora ustedes dicen, ¿Tobías, ¿por qué   nos cuentas esta historia sobre las granjas hoy?  ¿Qué importancia tiene?    Nosotros no somos granjeros en esta habitación.  Hacemos muchas otras cosas, pero no nos   conocen por ser granjeros.

Les contamos esta historia para   ayudarles a comprender la Lengua del ¡AH! , el Lenguaje del Ah del que hablamos   la última vez.

Y como recordatorio, ¡AH! no es una   energía.  No se trata de estar sentados   en sus sillas y entonar un mantra, diciendo, ¡AH!  No se trata de eso.    ¡Nada les pasará si hacen esto!    La Lengua del Ah es silenciosa, pero poderosa.  Es una energía invisible pero   omnipresente.  Se trata de su   despertar divino que les está llegando.    No se puede entonar.  No se   puede demandar.  No se puede hacer   funcionar.  Sólo se puede aceptar y   jugar con él, para luego integrarlo en sus vidas.

Queridos amigos, todos ustedes que han   estado buscando durante el último mes más o menos la Lengua del Ah dentro de   ustedes… les decimos ahora de donde viene.    Llega a ustedes a través de sus siete sentidos.  No se trata de una mala canalización.  Llega primero a través de sus siete   sentidos.  Se parece mucho a la   historia de los granjeros.  El Lenguaje   del Ah llega a través de los sentidos que ya están usando y de los que ya   tienen conciencia.

Les llega a través de su sentido de la   audición, pero no escucharán como hasta ahora.  Es una forma nueva.  En   el Lenguaje del Ah estarán sentados en un grupo.  Quizá sentados solos.  Y   escucharán las palabras, pero mientras la Lengua del Ah emerge a través de su   sentido de la audición, será como haberla expandido o tener un nuevo sentido   de la audición.  No sólo escucharán   las palabras de los que están a su alrededor.  Escucharán algo entre las palabras, y será una sensación de   saber, una profunda comprensión que hace que digan, ¡AH!  El Lenguaje del Ah, el Lenguaje Divino…   llega a través de su sentido de la audición.

La Lengua del Ah les llega, queridos   amigos, a través de su sentido de la visión.    Les llega a través de la vista, pero de forma diferente.  Cuando están en medio de una situación,   literalmente la observarán con sus ojos.    Si se echan hacia atrás sólo por un momento y permiten que el Lenguaje   de Ah llegue a través de su sentido de la visión, observarán algo nuevo.  Existen aquellos que han observado algo en   el salón hoy, la energía de Yeshua.    Lo vieron con sus ojos.  Eso es   lo que está sucediendo.  Está llegando   por medio de su sentido de la visión, este Lenguaje del Ah.  Y ustedes comenzarán a ver las cosas que   siempre han estado allí, las energías que siempre han estado presentes, pero   su sentido de la visión estaba limitado.    Y ahora comienza a abrirse y el Lenguaje del Ah, la lengua divina,   llega a través de sus ojos.

La lengua del Ah llega a través de su   sentido del olfato, queridos amigos.    Lo hace.  Su sentido del olfato   (Tobías, tomando una profunda inhalación)… es, de cierta forma, un tipo de   intuición.  Lo utilizan más de lo que   están conscientes.  Algunos de ustedes   lo clasifican como uno de los sentidos más crudos de la experiencia   humana.  Pero su sentido del olfato es   muy sutil.  Ustedes no solo huelen   olores, queridos amigos.  Huelen   energías.

La Lengua del Ah… es como un nuevo   sentido de intuición, un ¡sentido de aromas!  A medida que permiten que se manifieste, tendrán un sentido de   sabiduría que les llegará por medio de su habilidad humana de oler las cosas.  Sentirán intuición cuando se encuentren en   medio de ciertas situaciones.  Tendrán   una nueva comprensión que les llega a través de esa nariz suya.

Inhalen por un segundo.  Háganlo ahora.  Hay mucho más en la respiración de lo que se pensaban.  Está este sentido, este olor, esta intuición   que les llega.  Cuando les pedimos que   inhalen, no es sólo para que lleven aire a sus pulmones.  No se trata sólo de expandir su   divinidad.  Se trata de una nueva   intuición que les llega por medio de su olfato.  Pero se expande.  Es   nuevo.  Les ofrece nuevas visiones y   una intuición que nunca han tenido.    ¡Respiren!

El Lenguaje del Ah… les llega en   lugares en los que ya han estado en su experiencia humana, queridos   amigos.  No se trata de un lugar   vago.  No está fuera de su campo de   energía.  No se encuentra en el chacra   del corazón.  No se encuentra en su   dedo del pie.  La Lengua del Ah les   llega a través de todos sus sentidos humanos actuales.

Lea:   Los grandes cambios que vendrán para la Humanidad ¿Estás preparado?

La Lengua del Ah también les llega por   medio de su sentido humano del gusto.    El gusto.  Pero cuando les   llega por ahí, tienen un nuevo y mejor nivel de juicio y discernimiento.  En lugar de que las cosas sean negras o   blancas, buenas o malas, tendrán un nuevo gusto, un gusto divino de las   cosas.  También es un tipo de   intuición, pero está centrado en un tipo de juicio.  Ya no juzgarán tan rápidamente, al estilo blanco o negro, en su   lugar irán a un nuevo nivel que está ligado con la Voluntad Divina.  El Lenguaje del Ah… les llega también   por medio de su gusto, a través de su discernimiento.  Tendrán un nuevo tipo de discernimiento y   comprensión de las cosas que están en su realidad.

El Lenguaje del Ah también les llega,   queridos amigos, por medio de su sentido del tacto, a través de su sentido   del tacto, o tocando, como lo llamen.    Están acostumbrados a las terminaciones nerviosas de su piel.  Están acostumbrados al contacto físico,   corporal.  Pero, a medida que surge la   Lengua del Ah, también les llegará por medio de ese sentido.  Tendrán un nuevo sentido por las cosas,   una nueva sensación.  Esto les permitirá   hacer cosas con mayor poder que antes, cosas como la sanación con las manos,   los sentimientos y las sensaciones relacionadas con la piel.  Tendrán un tipo de intuición y comprensión   y premonición que les llega por medio del tacto, a través de la piel.

Pero, ¿qué creen que sucede mientras   tanto, mientras la Lengua emerge?  Mientras   tanto ustedes sentirán cambios y transformación en cada uno de estos sentidos   humanos, algo parecido a los cambios por los que atravesaron los granjeros   cuando pasaron de una central de procesamiento a un sistema de intranet con   centros de procesamiento individuales.    No fue fácil al principio.    Hubo retos.  Hubo algunos   inconvenientes.  Hubo días en los que   deseaban haberse quedado trabajando como lo hacían antes.  Hubo días en los que se preguntaban por qué eran unos pioneros tan locos.

Queridos amigos, durante este proceso   por el que estamos atravesando, habrá días en los que su visión les parecerá   estar peor que nunca.  Se lo   atribuirán a la edad.  Despotricarán contra   el Espíritu y despotricarán contra Tobías y quizá contra Yeshua, y se preguntarán   qué le está sucediendo a su visión, porque está más borrosa que nunca.  Está cambiando, y esos cambios son   necesarios.  Esta transformación es un   proceso natural.

Habrá días en los que no escucharán tan   bien y preguntarán, Cómo? con frecuencia.    (risa de la audiencia)  Y   dirán ¿Qué?  O no le pedirán a la   persona que se repita porque se sentirán avergonzados de su audición.  Y están pensando, ¿Me estoy poniendo   viejo.  No puedo escuchar muy   bien?  Pero queridos amigos, no se   trata de eso.  Su sentido de la   audición está cambiando para que puedan escuchar el Lenguaje divino del Ah   desde su interior y desde los otros.    Hay un proceso de transformación y habrá un periodo de tiempo en el   que quizá no escuchen ciertos rangos o ciertas frecuencias.  No se preocupen tanto.  Es sencillamente un cambio, un poco como   lo que pasaron los granjeros con su tecnología.  Están atravesando por un cambio de los sentidos que han estado   con ustedes desde que son humanos.

Muchos de ustedes piensan que han perdido el sentido del olfato.  Es casi   inexistente.  Pero, de vez en cuando,   sabemos que huelen algo diferente.    Ustedes tratan de otorgarle una identidad y no pueden.  Huelen algo que no es común, pero es tan   familiar.  Pero, no pueden recordar de   donde viene.  Su nuevo sentido del   olfato e intuición están despertando.    Y mientras lo hace, el viejo sentido del olfato podría parecer   dormido.  Podría parecer como que si   no estuviese trabajando muy bien, pero queridos amigos, es sólo para que   puedan atravesar este proceso de transformación.

Lo mismo ocurre con su sentido del   gusto… está cambiando.  Se preguntan   por qué las cosas saben mucho peor de lo que jamás supieron, o por qué   perdieron todo su sabor.  Sus papilas   gustativas… están cambiando para que la Lengua del Ah pueda emerger de   ellas.

El Lenguaje del Ah es singular, pero   aparece en muchos lugares diferentes.    Su intranet e internet son singulares, pero aparecen en muchos lugares   diferentes.

Ahora, con relación a su piel… notarán   cambios allí.  No están atravesando la   pubertad otra vez.  (risa de la   audiencia)  Esos rosetones y esa   comezón y la resequedad y todos los problemas de su piel, queridos amigos…   este es el órgano más grande de su cuerpo.    Su sentido de la sensación, del tacto… está cambiando y la Lengua   del Ah canta a través de cada terminación nerviosa que tienen.  Ciertamente afectará su piel por un   tiempo.  No deben preocuparse por   esto.

Si corren a un médico (risa ahogada)   como se sabe que hizo Cauldre recientemente queridos amigos, ellos no   comprenderán por lo que están pasando.    Y les pedimos cautela, le pedimos cautela a Cauldre, para que no se   cubran con esos ungüentos que los médicos les mandan, porque están evitando   que la nueva sensibilidad aflore.  Estas   cosas que le están sucediendo a su piel… se equilibrarán pronto, igual que   con los granjeros y su intranet, y sus nuevos equipos.  Les tomó un poco de tiempo llevar a cabo   la transformación.

Y hubo días en los que los granjeros   perdieron su dinero y su producción.    Habrá días en los que se sentirán enfermos.  Habrá días en los que se sentirán deprimidos, cuando no puedan   escuchar ni ___ decimos (espacio en blanco dejado a propósito por  Tobías.)  (risa de la audiencia).  Habrá días en los que su piel y sus   cuerpos les piquen.  Habrá momentos en   los que creerán que simplemente están envejeciendo y se están volviendo   decrépitos, pero queridos amigos, el Lenguaje del Ah… viene de dentro.  Llega a través de todos sus sentidos.

Entonces, tenemos el sexto sentido.  Siempre nos preguntamos por qué sus   científicos no lo han identificado, porque está allí.  Ustedes tienen el sentido de la emoción.  Es un sentido.  Es diferente de cualquiera de sus sentidos físicos, sin embargo   es un sentido muy importante.  Sus   emociones.  Estas también estarán   cambiando.  El Lenguaje del Ah   explotará a través de sus emociones.    Obtendrán una nueva comprensión y una nueva pasión a medida que esto   esté sucediendo.  Mientras tanto,   llorarán mucho y no comprenderán por qué.    Sus emociones subirán y bajarán como una montaña rusa, hacia todos  lados.  La Lengua del Ah llegará por   medio de este sentido no físico llamado emoción y mientras lo hace, sentirán   muchísima más compasión por sí mismos y por los demás.

Y está el sentido de la mente, del   cerebro.  No se ha llamado sentido en   términos típicos por ninguno de sus científicos, pero se trata de uno de sus   siete sentidos humanos  La mente   humana es el lugar que introduce información.  Almacena información y juzga la información.  Es valioso, pero su propósito principal ha   sido catalogar y luego juzgar la información, decidir si es correcta o   incorrecta, decidir si debiese ir hacia la izquierda o hacia la derecha.  Cataloga las experiencias pasadas para   ayudarles a tomar decisiones sobre lo que está sucediendo en sus vidas hoy.

El cerebro, la mente, el intelecto es un   sentido humano valioso.  A veces es   frustrante, porque es tan limitado cuando se compara con lo que podría   hacer.  Y lo que pudiera hacer no   tiene que ver con la inteligencia y tampoco con ser capaz de hacer un   recuento de hechos históricos ocurridos 3522 años atrás.   Ese no es el valor del cerebro   humano.  Este sentido es maravilloso   para traer información y decidir entonces como utilizarla.  Y, a medida que la Lengua del Ah llega a   través de la mente, traerá una nueva forma de conocimientos y comprensión a   sus vidas.

La central de procesamiento de los   granjeros representa el cerebro.    Todos sus sentidos humanos actuales están conectados a su cerebro, a   pesar de que se trata de un sentido en sí    mismo, a pesar de que el granjero que administraba la central de   procesamiento también era un granjero.    Todos los otros sentidos de sensación, tacto, gusto, visión, todos   están conectados a su cerebro.   Han   sido conectados a su cerebro. Pero, ahora cada uno de sus siete   sentidos con el Lenguaje del Ah está obteniendo su propio centro de   procesamiento.  Dentro de la nueva   energía divina, la información no tiene que ser procesada por el cerebro, el   sentido que está más apartado de los demás sentidos.  Las cosas no tienen que ser transportadas   hacia el cerebro ya, antes de ser distribuidos en sus vidas.

Dentro de la energía divina cada uno de   sus sentidos tiene su propia forma de inteligencia.  Y ni siquiera quisiéramos utilizar esa palabra.  Tienen su propia forma de responsabilidad   y capacidad de respuesta.  En el   Lenguaje del Ah no enviarán la información de regreso al cerebro.  El cerebro ya no lo quiere realmente.  La información llegará independientemente   por medio de la audición, la sabiduría; a través de la visión, la   introspección; a través del olfato, la intuición; a través del gusto, el   discernimiento; a través del tacto, la sensibilidad.

Comprendan que la Lengua del Ah trabaja   por medio de cada uno de sus siete sentidos humanos actuales.  Pero, ahora operan individualmente.  Sí, todos están interconectados.  Todos comprenden que cuando tienen una   experiencia a través del sentido del tacto, utilizando el Lenguaje del   Ah.  Todos los demás sentidos estarán conscientes.  Entrarán a ayudar en el momento   oportuno.  Podrían limitar su   producción para hacer de la audición la más poderosa en ese momento.  Trabajarán para equilibrarse los unos a   los otros porque están conectados.    Pero, así como en el caso del intranet, no tiene que haber un   procesador central.  Son   independientes, pero trabajan juntos.

Queridos amigos, a medida que han estado   buscando la Lengua del Ah dentro de ustedes en los últimos 30 días   aproximadamente, sepan que les llega por medio de sus siente sentidos humanos   actuales.  No la busquen fuera de   ustedes.  No busquen detrás de la   puerta.  Les llega a través de sus   sentidos.  Es tan simple como eso.

Queríamos que pasaran un poco de tiempo   estas últimas semanas trabajando con esto, jugando con esto, descubriéndolo   por sí mismos antes de revelarles como llega.  Pero, ahora lo compartimos con ustedes y para tantos de   ustedes que se están conectando con esta información –  ahora que dicen, ¡AH! es por eso que vi   algo pero no estaba seguro (a) de lo que era.  Es por eso que sentí una emoción, un sentimiento, una pasión y   una compasión sobre algo, pero no sabía exactamente de donde venía.  La Lengua del ¡AH!, siete sentidos.  ¿No es interesante? – ¿siente sentidos y   anteriormente siete chacras?

El Lenguaje del ¡AH!, queridos amigos, en   cierto sentido, es también su propio lenguaje, pero emana de estos muy   importantes puntos, en partes muy importantes de su experiencia humana.  No se atrevería a emanar desde otro   lugar.  Emana de aquello con que lo   que ya trabajaron y con lo que ya están trabajando.  De esa forma puede haber un equilibrio entre el lenguaje divino   y su experiencia humana actual.  Si la   Lengua del ¡AH! llegase de un lugar totalmente nuevo, extraño y diferente,   sería difícil integrarlo en su día a día.    Así que llega a través de los sentidos con los que ya están   familiarizados y con los que ya están trabajando.  Permitan que trabaje por medio de ellos.  Jueguen con el tacto y la audición, la   vista y todas esas cosas.  Permitan   que emane de allí.

Queridos amigos, este Lenguaje del ¡AH! es   la primera y más básica herramienta de todas las de la Nueva Energía.  Algún día se sentarán frente a los   estudiantes que vienen a ustedes.    Ustedes tratarán de ayudarles a entender.  Tratarán de ayudarles a jugar con esto, este Lenguaje del ¡AH!,   la divinidad que está emanando.  Les   explicarán cómo llega por medio de sus siete sentidos presentes.  Y ustedes los ayudarán a comprender el  poder de ver las cosas que antes no podían ver, de escuchar palabras, de   sentir más allá de los sentidos físicos, de saborear, de oler en las nuevas   áreas.  Esta es una herramienta muy   importante con la que les pedimos que continúen jugando.

En verdad les seguiremos hablando de   esto.  Pero hasta que nos volvamos a   reunir de nuevo, jueguen con ello.    Comprendan de donde viene.    Trabajen el uno con el otro.    Pasen tiempo el uno con el otro jugando con esto.  No hay nada correcto y no hay nada   incorrecto con esto.  Nadie ha escrito   el libro todavía.  Así que jueguen con   ello.  Sean de aquellos que descubren   este Lenguaje del ¡AH!, el lenguaje divino, que llega por medio del cerebro, un   sentido en sí mismo, pero de una forma que ya no emite juicios, de una forma   que ya no tiene que almacenar grandes cantidades de información.  Esa es la forma antigua de guardar   cosas.  Es antigua.  Ahora, todas las cosas les llegarán a   ustedes oportunamente en el ¡ahora!, igual que los granjeros que se adaptaron   y ajustaron a su nueva tecnología.  Ya   no tenían que almacenar los bienes.    Todo se hacía justo a tiempo, según se requiriese.

Su nueva Lengua del ¡AH! no será   almacenada.  Su energía divina no   necesita ser almacenada durante largos y duros inviernos, o días fríos y   lluviosos.  Les llega justo a tiempo en   el momento más adecuado, cuando lo necesitan, en el ¡ahora!  No más almacenar y guardar.  Liberen eso.  Sucederá en el ¡ahora!    Un poco aterrador para muchos de ustedes, porque están acostumbrados a   almacenar grandes tanques de información, emociones, dinero, bienes, todo   tipo de cosas.  Pero, ahora les   llegará justo a tiempo.

Lección Cinco de la Serie de Ascensión   –  los Sentidos del ¡AH!   Trabajen con esto.  Jueguen con esto.  Permitan que fluya a través de ustedes y   permitan que ocurran los cambios que están sucediendo en su cuerpo físico a   medida que se ajustan a este nuevo lenguaje.    ¡Es poderoso!

Hasta los músicos que fueron traídos acá   hoy y que acordaron tocar… ahora incorporan el Lenguaje del ¡AH! a su   trabajo.  Están incorporando su   vibración divina a su trabajo.  Está   emanando y ustedes lo están sintiendo a través de su oído y sus sentimientos   y su cerebro y sus ojos hasta cierto punto.    Están tocando su música a todos esos niveles internos, desde su   cerebro, por medio de sus sentimientos, por medio de su audición y todos sus   otros sentidos, así como de su tacto.

Este es un ejemplo del Lenguaje del ¡AH! creado por dos talentosas personas (los músicos Peter Sterling y Stacy Frank)   que comparten sus dones con todos ustedes, para que puedan percibir esto dentro   de ustedes.  Cuando lo escuchen más   tarde hoy, manténganse en su Lengua del ¡AH! Ayudamos a orquestar que estos músicos viniesen hoy para que ustedes   pudiesen usar esta ocasión específica para jugar con sus propios siete   sentidos.  Escuchen más allá de sus   oídos.  Sepan más allá de su cerebro.

Yeshua estará cantando esa noche.  Yeshua les estará enviando sus vibraciones   por medio de los instrumentos, por medio de voces, por medio de dedos.  Él estará guiando a estos dos esta   noche.  Él les estará ayudando a   manifestar el lenguaje divino, para que cada uno de ustedes tenga la   oportunidad de experimentarlo, sentirlo y saber que es de ustedes.  Es de ustedes.

Ahora, realmente estamos celebrando una   ceremonia de alegría aquí con ustedes.    Vamos hablando y hablamos en voz alta a veces.  Hacemos esto, en cierto sentido, para   ayudarles – ¿cómo decirlo? a hacer fluir la energía en otros niveles.  Los distraemos a veces para ayudar a abrir   las cosas, con su permiso por supuesto.    Pero hoy realmente estamos celebrando una ceremonia de alegría con   ustedes.

Y sí, ese fue Yeshua el que se sentó a   su lado y les tocó el hombro.  Este   fue Yeshua quien tocó a cada uno de los sentidos de los que estábamos   hablando.  Este fue Yeshua quien   enjugó esa lágrima de sus ojos.    Yeshua se quedará aquí.  Su   energía estará bien presente durante toda la reunión acá el día de hoy.  Bailará en los pasillos con cualquiera de   ustedes que se atreva a bailar.  (risa   de la audiencia)

Queridos Shaumbra, los amamos   inmensamente.  Les damos las gracias   por aceptar el reto de jugar con el Lenguaje del ¡AH! en sus vidas.  Les llega a través de sus siete sentidos.  Estamos de vuelta después de 30 días de   silencio, hablando con ustedes, comunicándonos con ustedes, estando con   ustedes ahora.  Hagámoslo juntos por   medio de su divinidad.

Los amamos entrañablemente y ustedes   nunca están solos.

Y así es.

TOBÍAS

Tomado del libro 3.  2001.
canalizado por Geoffrey Hoppe
Presentado al Círculo Carmesí –
www.crimsoncircle.com

LOS MATERIALES DE TOBÍAS

Pueden descargar todos los Shauds de todas las Series en archivo Word desde el sitio de Tobías a través de Geoffrey Hoppe en el Manantial del Caduceo http://www.manantialcaduceo. com.ar/libros. htm

Tags: , , , , , , , , ,

Menú de cierre

Send this to a friend