El Vacío, otro síntoma de ascensión espiritual – Soy Espiritual