Las Vacas Sagradas de la Nueva Era

Las Vacas Sagradas de la Nueva Era 1

Las Vacas Sagradas de la Nueva Era

Verdad y Hecho

Febrero 23, 2010 por John McCurdy

www.johnmccurdy.createfulsouls.com

Traducido por Maribel González – marigo28@gmail.com

Las primeras vacas sagradas que tenemos que abordar son las de la Verdad y el Hecho. Estas vacas se han vuelto tan grandes y tan universales que son veneradas sin cuestionamientos por casi todo el mundo, pero son sólo vacas y es hora de que las pongamos de nuevo en su lugar.

¿Cuántas cosas consideras como verdad? Toma un momento para pensar en la pregunta, quizás hasta para anotar unas cuantas de tus verdades más importantes.

Podrías llenar un cuaderno entero con las cosas que crees que son verdad, ¿no es así? ¿O tal vez varios cuadernos?

¿Pero son realmente ciertas? Piensa en esta declaración, que es una “Verdad” mantenida por millones de personas alrededor del mundo: “Jesús murió por mis pecados.”

¿Es cierta esa declaración? Si eres un cristiano, probablemente tu respuesta sea un contundente sí. Pero si eres un budista, un Judío, o cualquiera de los otros miles de millones de no-cristianos en el planeta, tu respuesta será un no igual de contundente. ¿Quién tiene razón? ¿Por qué?

Si eres un cristiano dirías: “Porque la Biblia lo dice.” Pero el Judío diría “Jesús fue un impostor”, el hindú diría “Tienes la Biblia equivocada,” el budista diría “La vida no es así en absoluto,” el de la Nueva Era diría “No existe tal cosa como el pecado”, y el ex-cristiano remarcaría cómo la Biblia cristiana es una colección de documentos escritos por personas que a menudo eran bárbaros y medio locos, y que han sido modificados, revisados y reescritos en innumerables ocasiones para servir a los caprichos de los poderosos. ¿Quién tiene razón? ¿Cómo lo sabrías?

“Bueno”, dices, “sólo tienes que averiguar cuáles son los hechos para poder probar quién tiene la razón”.

Bueno, ¿entonces cuáles son los hechos? ¿Y cómo sabrás qué son hechos y qué no son hechos? Cualquier abogado o político te puede decir lo fluidos e ilusivos que son los hechos, y como se pueden cambiar y manipular para que le sirvan a casi cualquier propósito a mano. Incluso las personas bien intencionadas recuerdan los mismos eventos con enormes diferencias, ¿entonces cómo sabes quién está en lo cierto? Pero echémosle un vistazo a unos cuantos “hechos” comúnmente compartidos:

¿De qué color es tu auto? ¿Rojo? No si eres daltónico, o si miras en alguna otra parte del espectro electromagnético de lo que el ojo humano normal ve. En realidad tu auto no tiene color en absoluto, pero los pigmentos en la pintura absorben todos los demás colores de la luz y por lo tanto crean una ilusión óptica de que es rojo.

Bueno, ¿entonces que hay con la gravedad? Definitivamente es un hecho que la gravedad nos mantiene pegados a la Tierra, y que si una manzana cae sobre mi cabeza me va a doler. ¿O no? Existe un truco de salón popular donde alguien se relaja y se visualiza a sí mismo ligero como una pluma, y entonces tres o cuatro amigos lo levantan de la mesa utilizando únicamente un dedo y muy poca fuerza. O lo contrario, donde alguien se visualiza enraizado a la Tierra, y entonces el hombre más fuerte no lo puede levantar. ¿Cómo funcionan estas cosas?

O toma la piedra con la que te tropezaste el otro día. Ciertamente es un hecho que es dura y densa, ¿verdad? No realmente. Cualquier físico te diría que la piedra es un espacio casi totalmente vacío con sólo las partículas suficientes zumbando alrededor de su interior para hacerla parecer dura y densa a otras cosas parecidas a ella. E incluso esas partículas no son tan sólidas como podríamos pensar por que pueden parecer como ondas no sustanciales de energía con la misma facilidad como pueden parecer como partículas de materia, todo dependiendo de cómo se miden.

A final de cuentas todo esto es para decir que la verdad y los hechos son fluidos, cambiables e ilusorios. El único hecho real que existe, la única verdad que está más allá de cuestionamiento, al menos por ahora, es el hecho de nuestra existencia.  Cómo y por qué existimos, y todo lo demás acerca de nuestra existencia, depende enteramente desde la perspectiva que la examinas. Todo cambia a medida que crecemos y cambiamos, y entre más podamos soltar todas las cosas que pensamos que eran verdad, más rápido crecemos y evolucionamos.

Esto no es para decir que no hay lugar para verdades o hechos, porque ellos nos ayudan a estructurar nuestras vidas y nos dan una base desde la cual crecer. Lo importante es mantenerlos en el lugar apropiado, y permitirles crecer y evolucionar junto con nosotros. Las verdades y los hechos son fotos instantáneas en el tiempo de nuestro nivel de comprensión actual, y nada más.

Hay muchas cosas en la vida que mantengo como hechos y como verdades valiosas, pero estoy aprendiendo a tomar esas cosas a la ligera. Me ayudan a comprenderme a mí y a mi vida, pero también me limitan, así que siempre debo mantenerlas en entredicho y permitirme empujar los límites de lo que he pensado que es cierto.

Durante años la vaca sagrada de la Verdad me ha impedido escribir y enseñar, que son algunas de mis grandes pasiones en la vida. Parecía que en el momento en que escribía algo, o hasta pensaba en escribirlo, mi comprensión cambiaba y ya no era verdad, o quería decirlo de una manera completamente diferente, y pronto todo se convertía en barro y nada se escribía. Entonces, ¿qué cambió? Finalmente me di cuenta que no estoy aquí para escribir la verdad. Estoy aquí para escribir mi viaje, y para compartir lo que aprendo en el camino, incluso a medida que cambia de momento a momento.

Como un explorador que traza nuevo territorio, el mapa cambiará y evolucionará todos los días, y lo que digo mañana puede ser completamente diferente de lo que diga hoy. ¿Quiero eso decir que lo que dije ayer ya no es cierto? No, en absoluto, pero es sino un momento en un viaje y nunca estuvo destinado a ser ya sea cierto o falso. Podría o no podría ser falso si intentara vivirlo hoy, y sería absolutamente falso si se tomara como la Verdad absoluta e inalterable de la Vida. Pero también podría ser exactamente la verdad que tú o alguien más estaba buscando en este momento, y así que si todavía es cierto para mí es realmente irrelevante.

El problema con la verdad es que implica una mentira, y lo que he aprendido a lo largo de mi viaje es que cada mentira está basada en alguna verdad. Ya sea que la mentira soliera ser una verdad y con el tiempo se grabó en piedra y se distorsionó, o si no es el intento de alguien de escaparse de la verdad de otro que la hizo absoluta y por lo tanto la convirtió en una mentira.

Podrías decir, “Pero espera, ¿y qué hay con la mentira que me dijo el vendedor que hizo que yo perdiera mi dinero en una mala inversión, o para comprar esa basura de auto?” Bueno, ¿qué fue lo que sostuviste que fuera tan cierto en esa situación que no pensaste que tenías que cuestionarlo? Encuentra eso y encontrarás no sólo la fuente de la mentira que te engañó, sino la llave para ver a través de cualquier otra mentira que se te presente.

Cuando soltamos nuestra necesidad de la verdad también soltamos las mentiras, y entonces por fin somos libres para ver y experimentar la vida como realmente es. Puede ser desconcertante al principio, ¡pero es una experiencia asombrosa y verdaderamente maravillosa de tener!


Yo Soy la Que Yo Soy, la incomparable e incorregible MaribelLas Vacas Sagradas de la Nueva Era 2yLas Vacas Sagradas de la Nueva Era 3

También en soyespiritual.com:   Tienes la habilidad de comunicarte con el reino espiritual
Cerrar menú

Comparte con un amigo