ser_espiritual

Mucho se ha dicho, mucho se ha escrito sobre la importancia de vivir en el Aquí y Ahora, en tiempo presente.

Pareciera que mientras más se escribe al respecto y mientras más se repite sobre el tema, más ingeniosos se vuelve la mente  a la hora de crear mecanismos que te alejen del presente precioso.

Es muy fácil detectar tu capacidad de estar en el Aquí y en el Ahora, pues en ese instante se manifiesta tu divinidad, lo que es lo mismo que conectarte con tu alegría y paz interna.

Todo aquello que te aleja de la plenitud que habita en ti, ya sea llevándote a un mundo de preocupaciones, de ensoñaciones, de lamentaciones, de programaciones, no viene de tu divinidad sino que lo genera tu incapacidad de este anclado en el presente.

Recordar lo que ya fue y elucubrar sobre lo que será, son quizás las formas más directas de salirse del presente. Pero existen otras mucho más sofisticadas, todas ellas mecanismos egóticos, basados en focalizarte en lo que no te gusta de tu realidad. Cuando pones tu atención en lo que no te gusta de tu vida actual, lo que estás haciendo es: o bien comparar con hechos del pasado que sí te agradaron, o bien, imaginar hechos del futuro que sí te gustarán y te pierdes la posibilidad de disfrutar.

Cuando estás en el presente: no hay juicio, sólo hay experiencia; no hay comparación, sólo se vive lo que ES; no hay ensoñación, pues estás despierto; no hay lamentación, hay aceptación; no hay preocupación, hay confianza; no hay programación pues hay entrega.

Tu divinidad que Soy Yo en ti, se deleita mostrándote las maravillas que tu vida te regala, te sopla al oído esas bendiciones que podrán pasar desapercibidas a los demás, pero no a ti.

Ante ti se revela un mundo dorado, con personas sonrientes, donde el canto de los pájaros es la melodía que te acompaña, donde en cada experiencia hay un aprendizaje que te maravilla, donde tu creatividad fluye sin obstáculos, donde la magia es posible, donde el amor hacia ti mismo es una realidad.

Ese mundo maravilloso esta Aquí y Ahora esperando que lo descubras, sólo requiero de tu voluntad para develártelo.

No te recrimines a ti mismo, cuando te des cuenta de lo poco que permaneces en este estado, simplemente ríete, respira profundo, agita tu cabellera y cuando lo desees, retoma alegre la senda del único camino que te muestra la verdadera naturaleza de tu Ser.

En el Aquí y en Ahora se encuentra el presente precioso de tu esencia divina, que Soy Yo que eres tú y que te musita al oído que todo es perfecto.

Por Jascha

jascha@despertardivino.cl

Lea:   Estamos en una gigantesca "fase de transición"
Menú de cierre

Send this to a friend