BOLETÍN SEMANAL URIEL HEALS – 11 Junio 2007

BOLETÍN SEMANAL URIEL HEALS

**

Junio 11, 2007

El Proceso de Sanación de la Humanidad

**

Los Mensajes de Esta Semana:

  • Nuestras Creencias Materiales
  • Arrogancia Espiritual
  • Mensaje del Arcángel Uriel ? Recibir lo que Necesitan de los Demás
  • Los Niños de Hoy ? Los Adultos Índigo y la Crisis de los Cuarenta, parte 2.

**

¡Bendiciones a Todos Ustedes!

El artículo de junio está publicado en inglés en el sitio Web Uriel Heals y el mensaje de este mes trata sobre el cambio en nuestras creencias, las cuales son tan poderosas que crean cada aspecto de nuestra realidad. Podemos cambiar nuestra realidad, y el mundo en el que vivimos, entendiendo el poder de nuestras creencias. El artículo de esta semana discute la importancia de nuestras creencias materiales, lo que creemos acerca de nosotros. El mensaje del Arcángel Uriel habla sobre cómo recibimos lo que necesitamos de los demás. El artículo de Los Niños de Hoy continúa con la discusión sobre los adultos Índigo y la crisis de los cuarenta.

¡Disfruten el boletín de esta semana!

**

Nuestras Creencias Materiales

Se nos dice que nuestra realidad, el mundo en el que vivimos, es una ilusión. ¿Cómo puede ser eso? Podemos ver, tocar, probar y oler así que debe ser real. Desde nuestra perspectiva, nuestra realidad es estática y muy sólida. No obstante, desde una perspectiva espiritual, la realidad es un sistema dinámico que puede cambiar en un instante. Nuestra realidad material es simplemente un reflejo de nuestras creencias. Cuando cambiamos nuestras creencias, cambiamos nuestra realidad. Y puede cambiar en un instante en el que sabemos cómo nuestras creencias materiales interactúan con nuestra realidad.

Para entender cómo nuestras creencias materiales afectan nuestra realidad debemos entender lo que son. Nuestras creencias materiales incluyen cada aspecto de nuestras vidas en el plano material, comenzando con lo que creemos sobre nosotros. ¿Cuántos de nosotros nos tomamos el tiempo para considerar lo que pensamos de nosotros? Sabemos lo que pensamos de los demás, incluyendo a nuestra familia, amigos, compañeros, la estrella de cine más popular, nuestros políticos, pero ¿cuándo nos sentamos tranquilos y ?nos? consideramos?

La mayoría de nuestras creencias sobre nosotros están formadas por nuestras experiencias pasadas y las opiniones de los demás. Cambiarlas toma tiempo, práctica y paciencia. Y una vez que volteamos nuestra atención a lo que queremos ser y hacer, quizá encontremos algo de resistencia. En el programa de Entrenamiento en Milagros llamo a esto la ?voz interna? y ?voz externa?. Cuando nuestra voz externa quiere tomar la oportunidad, nuestra voz interna nos recuerda las fallas pasadas, errores y nuestros miedos. Aprender a equilibrar todo esto, para que nuestras voces estén de acuerdo en que podemos hacer lo que queramos hacer, nos ayudará a crear la realidad de nuestros sueños.

Tomarse el tiempo en un horario ocupado para simplemente pensar sobre uno mismo puede parecer una pérdida de tiempo pero  es el primer paso para entender cómo nuestras creencias materiales afectan nuestra realidad. Nos convertimos en lo que pensamos y nuestra realidad nos refleja eso. Cambiar nuestra realidad es tan simple como cambiar nuestras creencias materiales, el cómo pensamos sobre nosotros. Esta semana, tomen algo de tiempo para pensar cómo se sienten acerca de ustedes. ¿Qué piensan de sus habilidades, talentos y dones? ¿Saben cuáles son? ¿Qué es lo que no les gusta acerca de su realidad y qué creencias tienen que la soporta? Después, cambien sus creencias, como puedan, para crear la realidad que quieren. Encontrarán que una vez que comiencen a enfocarse en lo que son sus creencias, entenderán las conexiones y crearán el cambio que deseen.

**

Arrogancia Espiritual

Hace muchos años tuve una maestra espiritual que siempre estaba deseosa por compartir su conocimiento con los demás. Pero lo hacía en una forma que reforzaba cuánto sabía ella y cuán poco sabíamos nosotros y proporcionando información de una forma que no nos permitía decir nuestras opiniones o pensamientos. Siempre la deje sintiendo que yo nunca sabría tanto como ella y pensando que ella era muy arrogante en la forma de enseñar. Como he entrado a mi propio rol de maestra, el recuerdo de cómo me sentía cuando trabajaba con mi primera maestra me ha ayudado a presentar el conocimiento de una forma que ayudó a otros en una forma positiva.

Pero hace unas cuantas semanas mis guías me señalaron cuán arrogante había sido con alguien en mi vida a quien había tratado de ayudar, porque él lo pidió, pero me frustraba porque no parecía aprender nada. En lugar de quedarme y permitirle aprender a su propio paso y venir conmigo cuando estuviera listo para un conocimiento adicional, seguía dándole oportunidades para aprender hasta que dejamos de hablarnos.

No hice esto deliberadamente sino que yo podía visualizar los resultados que su aprendizaje podría lograr para él. Lo que olvidé fue que hasta que él pudiera ver esa visión para sí mismo, mi intento por forzarlo a ver su mundo a mi manera era una forma de arrogancia espiritual. En esencia, sabía lo que era mejor para él. A veces nuestras habilidades intuitivas entran en el camino cuando estamos tratando de ayudar a los demás, cuando podemos ver los resultados de la sanación y queremos empujar a los demás hacia eso tan rápidamente como podamos. Pero cada uno de nosotros aprende a su paso.

Como maestros hemos atravesado nuestras lecciones y para muchos de nosotros ese aprendizaje ha ocurrido por varias décadas. Podemos olvidar que también nos tomó tiempo para aprender nuestras lecciones, a veces repitiéndolas muchas veces antes de que finalmente las entendiéramos. Cuando trabajamos con los demás debemos entender que ellos aprenderán cuando estén listos y darles más conocimiento o lo que creemos que es mejor para ellos no es la solución y al hacer eso estaremos practicando una forma de arrogancia espiritual que no permitirá que ocurra el aprendizaje y la sanación. Sin importar cuánto creamos que podemos ayudar o enseñar a alguien y sin importar cuán fuerte es nuestra visión de lo que es posible para ellos, ellos aprenderán tanto como puedan y avanzarán cuando estén listos, así como nosotros lo hicimos.

**

Recibir lo que Necesitan de los Demás

Mensaje del Arcángel Uriel a través de Jennifer Hoffman

En cada interacción con los demás, cada persona recibe exactamente lo que necesitan de ellos. Ya sea que estas interacciones sean amorosas o llenas de miedo, los hagan sentir bien o mal, cada uno de ustedes recibe lo que necesitan de alguien más. Y ellos reciben lo que necesitan de ustedes. Como todo en su vida es parte de su lección aquí, cada persona en su vida tiene algo que enseñarles y ustedes algo que enseñarles a ellos, sin importar cuán breve sea el encuentro. Si creen que solamente las situaciones que tienen un resultado amoroso y positivo son valiosas y que valen su tiempo, quizá estén perdiendo algunas de sus más importantes experiencias de aprendizaje.

No son las experiencias fáciles las que les proporcionan el mayor aprendizaje, sino las más difíciles. En estas es donde deben buscar las lecciones, para ver pasar sus propios miedos y ciertamente, para entender cómo esta persona puede levantar semejante miedo en ustedes. Estas lecciones les proporcionan un reflejo de los más oscuros aspectos de su experiencia humana, de su necesidad por la sanción. Pueden estar agradecidos con aquellos que les proporcionen estas experiencias puesto que les están dado un maravilloso regalo a ustedes.

Aquellos de los que sienten que tienen más para aprender con frecuencia pueden mostrarles en donde están sus lecciones. No hay accidentes, nada que ocurra sin un propósito de sanación. Pueden encontrar las lecciones en cada situación cuando recuerdan que el propósito de su viaje es la sanación y la reconexión, nada más. Cada uno de ustedes es un reflejo para todos, así como ellos son un reflejo para ustedes. Cuando no les guste lo que vean, recuerden que están viendo un espejo.

Una vez que reconozcan que han recibido lo que necesitan de alguien, la dinámica de la relación puede cambiar o puede finalizar. No hay necesidad de permitir que las relaciones difíciles continúen y lo hacen porque ninguna persona puede aprender lo que necesitan y permiten que la dinámica cambie. El conflicto en todos los niveles de la experiencia humana puede terminar cuando cada persona pueda recibir lo que necesiten de alguien y después dejarlas ir. Esta semana, consideren una relación difícil que estén experimentando. ¿Qué necesitan de esa persona y qué necesitan esas personas de ustedes? ¿Es entendimiento, perdón, reconocimiento del miedo, amor incondicional, cambio de creencias? Una vez que reconozcan lo que necesitan de esa situación y lo acepten, puede dejarla ir y cada uno avanzar en su camino.

**

Los Niños de Hoy

Los Adultos Índigo y la Crisis de los Cuarenta, Parte 2.

El artículo de la semana pasada generó mucha retroalimentación de muchos adultos Índigo y Cristal agradecidos que estaban felices de recibir validación de los sentimientos que han tenido por mucho tiempo pero que no entendían o que no eran capaces de articular. Muchos escribieron y describieron su frustración por estar atorados en situaciones, incluyendo trabajo, carreras, relaciones o su experiencia de vida en general y su miedo a que nunca serían capaces de avanzar.

A diferencia de la crisis de los cuarenta que solemos ver en una película, en donde un hombre deja a su esposa por una mujer más joven, la crisis de los cuarenta que los Índigo enfrenta tiene que ver con la reconexión a esa parte de ellos mismos en donde se sienten reales, valiosos y exitosos. Este es un proceso que tiene que ver con ?ser? y menos con ?hacer?. Los adultos Índigo, como la generación Índigo joven, no siempre son capaces de encajar en el mundo para crear un espacio en donde puedan sentirse bien con ellos mismos y que lo que están haciendo es importante. Y durante la crisis de los cuarenta alcanza una masa crítica.

Algunos de los e-mails que recibí me hacían la misma pregunta ?Entonces, ¿qué hago?? Y la misma respuesta les llego, ?¿Qué quieres hacer?? Una de las cosas que noté cuando llegué a los 40 fue que lo que el mundo pensara de mí ya no era importante. Ya no me importaba. Antes de llegar a ese punto, sin embargo, pasaremos mucho tiempo preocupándonos por lo que otros piensen de nosotros y de lo que hagamos. Después, cuando lleguemos al punto en el que ya no importe, podemos comenzar a hacer lo que queramos.

La crisis de los cuarenta es muy real y está causando que muchas personas actúen apresuradamente y tontamente, huyendo de su vida para encontrar la felicidad en algún otro lado. Esa ciertamente es una opción pero no es la mejor. En cambio, hacer algo de trabajo interno, descubrir nuestros talentos y dones y pasar nuestros miedos y creencias de lo que no sostendrá o no financieramente, nos ayudará a encontrar la solución que nos sacará de nuestra crisis de los cuarenta y nos llevará hacia la vida en la que disfrutamos despertar cada día.

**Los contenidos tienen copyright © 2004-7 por Jennifer Hoffman. Todos los derechos reservados. Puede circular siempre y cuando la nota completa del copyright sea desplegada, se den los créditos apropiados y no haya cobro por el mensaje.

Visita Wadie.com

**Traducción: Xitlalli Contreras – xitlalli@templodelsol.com

**Email del canal: healing@urielheals.com

**Correo de Voz: 480-894-1675

**Web: http://www.urielheals.com

También en soyespiritual.com:   ¿Tiene alguna de estas 10 características? Podrías ser uno de los 144.000 trabajadores de la luz que profetizaron que salvarán al mundo
Cerrar menú

Comparte con un amigo