Tres Meditaciones

Tres meditaciones

La meditación de la rosa mística
La meditación de la no-mente
El baile como una meditación

***

LA MEDITACION DE LA ROSA MISTICA

“El símbolo de la rosa mística es que si un hombre cuida la semilla con la que nace, si le da el suelo apropiado, si le da la atmósfera y vibraciones apropiadas, si va por el camino correcto, donde pueda empezar a crecer la semilla, entonces el crecimiento supremo se simboliza como la rosa mística -cuando florece tu ser, abre todos sus pétalos y libera su bella fragancia…”
El 21 de abril de 1988, Osho introdujo una nueva terapia meditativa llamada La Meditación de la Rosa Mística. La meditación es así: una semana de risas tres horas por día, una semana de llanto tres horas por día, y una semana de presenciar tres horas por día.
Desde ese momento, miles de personas participaron en La Meditación de la Rosa Mística en la Comuna de Osho en Poona, India y en los centros de meditación Osho alrededor del mundo.
Estudios científicos realizados durante y después de los 21 días del ciclo de meditación, revelan que los participantes experimentan cambios profundos y permanentes en varias dimensiones de sus vidas, que van desde una relajación interna más profunda, hasta mejoras en una amplia variedad de cuadros psicosomáticos, y una mayor habilidad para sentir y expresar las emociones en la vida diaria, y al mismo tiempo estar desidentificados de ellas, llegando a ser testigos de sus experiencias.

La meditación:
Inventé una terapia meditativa para los que quieran llegar más profundo. La primera parte va a ser risa -por tres horas, la gente se ríe sin ningún motivo, y cada vez que empieza a decaer la risa, dicen otra vez
“¡Yaa-jú!”
y va a volver. Excavando durante tres horas, vas a sorprenderte de cuantas capas de polvo se acumularon en tu ser. Esto las va a cortar como con una espada, de un sólo golpe. Durante siete días, continuamente, tres horas por día…No podés imaginarte cuanta transformación que puede llegar a tu ser…
Y después, la segunda parte son lágrimas. La primera parte elimina todo lo que impide tu risa – extirpando todas tus inhibiciones desde la antigua humanidad, todas las represiones y trae una nueva dimensión adentro tuyo. Pero todavía tenés que ir unos cuantos pasos más para llegar al templo de tu ser, porque reprimiste tanta tristeza, tanta desesperanza, tanta ansiedad, tantas lágrimas…-todo eso está ahí adentro, cubriéndote y destruyendo tu belleza, tu gracia, tu alegría…
En la antigua Mongolia, tenían la idea que en cada vida, se reprimía todo dolor…y el dolor se reprime porque nadie lo quiere. Vos no querés estar dolorido entonces lo reprimís, lo evitás, mirás para otro lado.
Pero está ahí.
Y la idea de los mongoles era -y yo estoy de acuerdo con ella-, que vida tras vida, sigue acumulándose en vos, convirtiéndose en una dura costra de dolor. Si vas para adentro, vas a encontrarte con ambas: risas y llanto. Es por eso que a veces pasa que, al reírse, repentinamente, también empiezan a salir las lágrimas al mismo tiempo…-esto confunde mucho porque, normalmente pensamos que son contrarias, que cuando estás lleno de lágrimas no es momento de reír, o cuando te está riendo no es la estación apropiada para las lágrimas. Pero la existencia no cree en tus conceptos e ideologías; la existencia trasciende todos tus conceptos, que son dualistas, que están basados en la dualidad. Día y noche, risas y lágrimas, dolor y alegría, ambos llegan juntos…
Cuando un hombre llega a su ser más profundo, va a descubrir que la primera capa es de risas, y la segunda de agonía, de lágrimas.
Entonces, durante siete días permitíte llorar, derramar lágrimas sin ningún motivo -las lágrimas están ahí esperando salir, solamente que vos las estás impidiendo…Bueno, dejalas, y cada vez que sientas que no salen, solamente decí:
“¡Yaa-Bú!”
Estos son sonidos puros que se usan como una técnica para sacar toda tu risa y todas tus lágrimas y limpiarte por completo para que puedas llegar a ser un niño inocente.
Por último, la tercera parte es ser testigo -el observador en la cima. Por último, después de la risa y las lágrimas, solamente queda un testigo silencioso. El ser testigo por sí solo es automáticamente represivo.
Cuando sos testigo se interrumpe el llanto, se duerme. Esta meditación se deshace de la risa y las lágrimas de antemano, entonces cuando está el testigo no hay nada que reprimir. Entonces, al ser testigo, se abre un cielo limpio…Entonces por siete días experimentás claridad.
Esta es mi meditación, absolutamente.
Vas a sorprenderte que ninguna meditación va a darte tanto como esta pequeña estrategia. Esta es mi experiencia de muchas meditaciones: que hay que romper dos capas en vos; porque reprimieron tu risa; te dijeron
“No te rías, esto es serio”.
No te dejan reírte en una iglesia, o en una clase universitaria…
Entonces, la primera capa es de risa, pero una vez que termina la risa, de repente  vas a sentir que te inundan las lágrimas, que te llenás de agonía, pero ese también va a ser un gran fenómeno de descarga…van a desaparecer muchas vidas de dolor y sufrimiento…Si podés deshacerte de estas dos capas, te encontraste a vos mismo.
Las palabras “Yaa-jú” o “Yaa-bú”, no significan nada, son solamente técnicas, sonidos que pueden usarse para cierto fin, para entrar en tu propio ser.
Inventé muchas meditaciones, pero esta tal vez sea la más esencial y fundamental; puede posesionarse de todo el mundo…
Toda la sociedad te hizo tanto daño al impedirte tus alegrías y tus lágrimas…Si un viejo empieza a llorar, vas a decir:
“¿Qué estás haciendo?, ¿No te da vergüenza?, no sos un chico, que alguien te quitó una banana y te pusiste a llorar. Tomá otra banana, pero no llores”.
Fijate: parate en la calle y empezá a llorar. Se va a congregar una muchedumbre para consolarte; van a decirte:
“¡No llores!, sea lo que sea, olvidate de todo; ya pasó…”
Nadie sabe qué pasó, nadie puede ayudarte. Pero todos van a tratar:
“¡No llores!”
Porque si vos seguís llorando, van a empezar a llorar ellos también, porque ellos también están inundados de lágrimas, y esas lágrimas están muy cerca de sus ojos…
Y es saludable llorar, reír.
Ahora los científicos están descubriendo que el llanto y la risa son inmensamente saludables, no solo físicamente, sino también psicológicamente. Realmente pueden mantenerte sano. Toda la humanidad está un poco loca por la sencilla razón que nadie se ríe completamente, porque en todas parte hay gente que dice:
“¿Qué estás haciendo? ¿Sos un chico, acaso? ¿No estás un poco grande?, ¿Qué van a pensar tus hijos?, ¡Quedate tranquilo!”
Si llorás y derramás lágrimas sin motivo, solamente como un ejercicio, como una meditación, nadie va a creerte. Las lágrimas nunca fueron aceptadas como meditación. Y te digo, no solo son una meditación, son también una medicina. Vas a tener mejor visión y vas a tener también mejor visión interna.
Te estoy dando una técnica muy fundamental, fresca y sin uso que se va a extender por todo el mundo, sin ninguna duda, porque sus efectos le van a mostrar a cualquiera, que la persona rejuveneció, que se hizo más amorosa, que tiene más gracia…que se hizo más flexible, menos fanática; e hizo más alegre, con más celebración…
Lo único que necesita este mundo es una buena limpieza del corazón, de todas las inhibiciones del pasado, y la risa y las lágrimas pueden hacer ambas: las lágrimas van a sacarte toda la agonía que está escondida adentro tuyo, y la risa va a sacarte todo lo que bloquea tu éxtasis. Una vez que hayas aprendido el arte, vas a asombrarte inmensamente: ¿Por qué no se dijo esto antes? Porque nadie quiso que la humanidad tenga la frescura de una rosa, ni su fragancia, ni su belleza…
A esta serie de charlas las llamé: “La Rosa Mística”. “¡Yaa-Jú!” es el mantra para traer a La Rosa Mística a tu mismo centro, para abrir tu centro y liberar tu fragancia, y La Rosa Mística es la realización de tu ser interior.

También en soyespiritual.com:   ¿Quieres empezar a meditar? Primero, necesitas entender lo que NO es la meditación

“¡YAA-JU!”, UN SONIDO DE CELEBRACION

Ninguna palabra tiene un significado por sí misma; los significados son dados, son arbitrarios, si no cada palabra es solamente un sonido sin sentido. Pero podemos darle un significado a cualquier sonido y el sonido se convierte en una palabra cuando le damos un significado. A veces el significado es muy importante y otras no. La mayoría de las veces, no es importante -es arbitrario, útil, utilitario, pero no existencial.
Por lo tanto, los lenguajes no consisten de palabras existenciales. Por ejemplo, el ‘OM’ no significa nada, no es parte de ningún alfabeto, pero tiene un propósito existencial: provoca en vos el sonido de lo eterno.
Se parece al sonido de la misma existencia -no es exactamente igual, es un eco lejano, pero igualmente es muy representativo.
Con la expresión ‘¡YAA-JU!’ pasa lo mismo. ‘JU’ es una antigua práctica de los Sufis. Ellos descubrieron que en vez de repetir el mantra Allah, conviene repetir ‘Allah-jú’, que te ayuda a llegar más profundo adentro tuyo. Y después alguien encontró en el camino que ni siquiera es necesario decir ‘Allah-jú’ -ya el ‘Jú’ solo, cumple el propósito; porque el sonido ‘Jú’ golpea al centro de tu ser. Con solo repetir ‘Jú’ varias veces -vas a sorprenderte-, dejás tu mente muy lejos, paran tus pensamientos, desaparece el tiempo y entrás a un espacio que es tuyo, pero del que nunca estuviste  conciente. Uní el ‘Ju’ con el ‘Yaa’, porque siento que el ‘Jú’ realmente funciona, pero es serio. Te centra, pero en tu centro no hay risa, no hay danza…El botón florece, es cierto, pero no hay fragancia. El sonido ‘Yaa’ hace el trabajo; hace completa y total a la palabra ‘Jú’. ‘Yaa-Jú’ no solo golpea tu
centro, tu mismo ser, sino que también trae un tremendo sentimiento de alegría, una risa, una danza…es celebración.
Con solamente repetir ‘¡Yaa-Jú!’, vas a sorprenderte: no te volvés triste y serio como se supone que son los santos, sino que se abre una dimensión totalmente nueva: el santo reilón, el dios bailarín…’¡Yaa-hú!’ es solamente una expresión representativa de un ser que ríe y baila.

Instrucciones:

Esta meditación tiene tres partes, dura 21 días y  también la podés hacer solo.

1.    Instrucciones para la risa:
“La risa auténtica no tiene un motivo; surge en vos como la flor florece en el árbol. No tiene un motivo, no hay explicación racional; es tan misteriosa…de ahí el símbolo de la Rosa Mística…”
Durante siete días, empezá gritando ‘¡Yaa-jú!’ unas cuantas veces; después, reíte sin ningún motivo por 45 minutos. Podés sentarte o acostarte. Algunas personas sienten que acostarse de espaldas las ayuda a relajar los músculos del estómago y hace que se mueva la energía más fácilmente. Otras sienten que cubrirse con una sábana, o manteniendo las piernas levantadas, las ayuda a sacar afuera al niño sonriente y reilón. El énfasis está puesto en encontrar tu risa interna, risa sin ningún motivo, así que generalmente tus ojos están cerrados; sin embargo, algún contacto visual con tus amigos para desencadenar la risa también está bien.
Dejá que tu cuerpo se balancee en una forma risueña y juguetona, con la inocencia del niño que tenés adentro y permitíte a vos mismo reírte con totalidad.
Por momentos podés encontrarte con bloqueos que estuvieron ahí durante siglos impidiendo tu risa; cuando pase esto, grita ‘¡Yaa-jú!’ o hacé el gibberish (sonidos sin sentido) hasta que empiece otra vez la risa.
Let-go: al final de la etapa de risa, sentate perfectamente quieto, con los ojos cerrados, por unos cuantos minutos. El cuerpo está congelado como una estatua, acumulando toda la energía adentro. Entonces, let-go: relajá el cuerpo completamente y dejá que caiga sin ningún esfuerzo ni control. Cuando te sientas listo, sentate otra vez y hacelo en silencio, observando por 15 minutos.

2. Instrucciones para el llanto:
Para la segunda etapa, empezá diciendo
‘Yaa-bú’
suavemente unas cuantas veces; después, permitíte a vos mismo llorar durante 45 minutos. Puede ser que prefieras tener la habitación ligeramente oscura, para ayudarte a entrar en tu tristeza. Podés sentarte o acostar. Cerrá los ojos y entrá profundamente en todos los sentimientos que te hagan llorar.
Permitíte llorar en una forma realmente profunda, limpiando y descargando el corazón…sentí que la represa de todas tus heridas y sufrimientos reprimidos está rompiéndose -dejá que las lágrimas te inunden. Si te sentís bloqueado o con sueño después de llorar por un rato, hacé gibberish; balanceá un poco el cuerpo hacia adelante y hacia atrás, o decí
‘Yaa-Bú’
de nuevo unas cuantas veces. Las lágrimas siempre están ahí, no las impidas…
Let-go: cada vez que termines cada día la etapa del llanto, sentate perfectamente quieto por un largo rato y después entrá al let-go , de la misma forma que lo hiciste después de la risa.
Durante esta semana de llanto, estáte abierto a cualquier situación que te pueda traer lágrimas…Permitíte estar vulnerable…
“Cuando termine la risa, vas a encontrarte inundado de lágrimas y agonía…pero eso también va a ser un gran fenómeno de descarga…van a desaparecer muchas vidas de dolor y sufrimiento…Si podés deshacerte de estas dos capas, te encontraste a vos mismo…”

3. Instrucciones para el observador en la cima:
Para la tercer semana, sentate en silencio el tiempo que te sea cómodo, y después bailá con música ligera que toque el corazón. Podés sentarte en el piso, o usar una silla. Tu cabeza y espalda deberían estar lo más derechas que puedas; los ojos cerrados y tu respiración natural.
Relajate, estáte conciente, volvete como el observador en la cima, solamente presenciando cualquier cosa que pase. La meditación es el proceso de observar, no importa lo que observes. Acordate de no identificarte con nada ni perderte en cualquier cosa que venga: pensamientos, sentimientos, sensaciones corporales, juicios…
Después de sentarte, poné alguna música suave que te guste y bailá. Dejá que el cuerpo encuentre su propio movimiento y seguí observando mientras te movés; no te pierdas en la música…

4. Algunos puntos de ayuda:

•    Para esta meditación existe una cinta o CD con música que puede conseguirse a través de los distribuidores listados al final del libro.
•    Durante todo el período de veintiún días, lo mejor es evitar otras meditaciones o sesiones catárticas (como la Meditación Dinámica,  Kundalini, o sesiones de bioenergética, etc.)
•    Si hacés la Meditación de la Rosa Mística con amigos, no hablen entre ustedes.
•    Mucha gente se encuentra con una capa de enojo durante la semana de risa, o durante la del llanto. No hay necesidad de que te estanques ahí; expresalo con gibberish y movimientos corporales y después volvé a la risa o al llanto.
•    ¡Festejá tu risa, festejá tu llanto, festejá tus momentos de observación en silencio.!

También en soyespiritual.com:   Meditación de Luna Llena 24 octubre 2018 para sanar heridas antiguas

LA MEDITACION DE LA NO-MENTE

“No-mente significa inteligencia; mente significa gibberish, no inteligencia, y cuando les pido que hagan el gibberish, solamente les estoy pidiendo que tiren afuera la mente y toda su actividad, para que puedan quedarse atrás -puros, limpios, transparentes, perceptivos…”
El 26 de mayo de 1988, en Poona, India, Osho presentó a los miles de discípulos reunidos en el Auditorio Gautama, el Buddha, una nueva meditación llamada ‘No-mente’. Empezaba con unos cuantos minutos de gibberish (expresar sonidos absolutamente sin sentido) seguido de un período sentados en silencio, presenciando. La etapa final era de let-go, en la que se relaja el cuerpo completamente, dejándolo caer, sin ningún esfuerzo.
El propósito de esta meditación, es ayudar a los participantes a que expulsen toda la basura ruidosa de sus mentes, para que se pueda dar un presenciar silencioso, o sea la meditación. Osho solía terminar durante largos meses, sus discursos nocturnos con esta meditación, y dio instrucciones para que se haga como un ‘grupo’ de siete días. En cada día, primero se hace una hora de gibberish, seguida de una hora de presenciar y Let-go. Los participantes del Grupo de No-mente en la Comuna de Osho en Poona, y en los Centros de
Meditación Osho alrededor del mundo, expresaron que se sintieron mucho más abiertos, vulnerables y centrados después del ciclo de siete días, y descubrieron que pueden estar mucho más profundamente relajados y silenciosos durante la meditación.

La meditación:

Mis amados, les presento una nueva meditación. Se divide en tres partes:
La primera parte es gibberish. La palabra gibberish viene de un místico Sufi, Jabbar.
Jabbar no hablaba ningún lenguaje, solamente pronunciaba sonidos sin sentido. Igualmente, tuvo miles de discípulos porque lo que estaba diciendo era:
“Tu mente no es nada más que gibberish; dejala de lado y vas a sentir el sabor de tu propio ser…”
Usá el gibberish y volvete concientemente loco. Volvete loco con total y absoluta conciencia, para volverte el centro del ciclón. Dejá que venga lo que sea, no te preocupes si es razonable o significativo, solamente tirá toda la basura de tu mente y creá el espacio para que pueda aparecer el buda…
En la segunda parte, se vá el ciclón y te lleva a vos también con él. El buda toma su lugar en absoluto silencio y quietud. Solamente observás el cuerpo, la mente y todo lo que pasa.
En la tercera parte te digo:
‘¡Let-go!’
Entonces relajás tu cuerpo y lo dejás caer sin ningún esfuerzo, sin que lo controle la mente; simplemente se cae como una bolsa de arroz.
Cada parte empieza con un sonido de tambor.

Instrucciones:
Al principio, tratá de hacer esta meditación durante siete días; ese va a ser un período lo suficientemente largo como para experimentar sus efectos. Los tiempos en el la grabación permiten aproximadamente unos 40 minutos de gibberish, seguido de otros 40 minutos de presenciar y Let-go, pero podés seguir cada una de las etapas 20 minutos más, si querés.

Primera etapa: Gibberish o locura conciente
Parado o sentado, cerrá loas ojos y empezá a proferir sonidos sin sentido –gibberish-. Hacé cualquier sonido que te guste, pero no hables en un lenguaje que sepas, ni uses palabras que conozcas. Permitíte expresar todo lo que tengas adentro y necesite salir. Largá todo afuera; volvete totalmente loco, volvete concientemente loco… La mente piensa en términos de palabras; el gibberish ayuda a romper este patrón de verbalización continua. Con el gibberish podés sacar afuera tus pensamientos sin necesidad de reprimirlos.
Se permite todo: cantar, gritar, pegar alaridos, murmurar, hablar… Dejá que tu cuerpo haga lo que quiera: saltar, acostarse, caminar, sentarse, patear, etc… No dejes que se den espacios sin acción; si no encontrás más sonidos, solamente decí:
‘la, la, la…’
Pero no te quedes callado.
Si hacés esta meditación con otra gente, no te relaciones con ellos, ni interfieras de ninguna manera. Limitate a lo que te está pasando y no te preocupes por lo que hagan los otros.

Segunda etapa: Presenciar
Después del gibberish, sentate totalmente quieto, en silencio y relajado, acumulando tu energía para adentro, dejando que tus pensamientos se alejen de vos más y más, dejándote caer en el silencio y la paz que están en tu centro. Podés sentarte en el piso, o en una silla. Tu cabeza y espalda tienen que estar derechas, tu cuerpo relajado, tus ojos cerrados y tu respiración natural.
Estáte conciente, estáte totalmente en el momento presente. Volvete el observador en la cima, mirá todo lo que pasa… tus pensamientos van a tratar de correr al futuro, o volver al pasado. Solamente observalos a la distancia -no los juzgues, no te quedes encerrado en ellos, solamente mantenete en el presente, mirando… En este proceso que es la meditación, no importa qué estás mirando, acordate de no identificarte, ni perderte en nada de lo que venga a vos: ya sean pensamientos, sentimientos, sensaciones corporales, juicios…

Tercera etapa: Let-go
El gibberish sirve para deshacerse de la mente activa, el silencio para deshacerse de la mente inactiva, y el Let-go sirve para entrar en lo trascendente…
Después de presenciar, dejá que caiga tu cuerpo al suelo sin ningún esfuerzo o control. Quedate acostado, seguí presenciando estando conciente que no sos ni el cuerpo, ni la mente; que sos algo separado de ambos. Mientras vayas viajando más y más profundo adentro tuyo, eventualmente vas a llegar a tu centro.

EL BAILE COMO UNA MEDITACION

Desaparecé en el baile
Olvidate del que baila, olvidate del centro del ego; volvete el baile mismo.
Así es esta meditación. Bailá de una forma tan profunda que te puedas olvidar por completo que ‘vos’ sos el que baila y empezá a sentir que sos el baile mismo. Tiene que desaparecer la división para que surja la meditación; si sigue la división, entonces es solamente un ejercicio…es un buen ejercicio, saludable, pero no se  puede decir que sea espiritual; es solamente un baile -el baile en sí mismo es bueno; hasta donde llega es bueno-; después del baile vas a sentirte fresco, joven, pero no llega a ser meditación…el bailarín tiene que desaparecer hasta que solamente quede el baile…
Entonces, ¿qué hay que hacer? metete en el baile totalmente, porque cuando no estás del todo involucrado, surge la división…si te hacés a un lado y observás tu propio baile, va a seguir la división: vos sos el  bailarín y vos estás bailando; entonces el baile es un mero acto, algo que estás haciendo vos; no es tu ser; por eso, sumergite completamente, fusionate en el baile, no te quedes a un costado, no seas solamente un observador, ¡participá!

Fuente: MEDITACIÓN: LA PRIMERA Y LA ÚLTIMA LIBERTAD OSHO “Biblioteca Nueva Era” FWD:   www.promineo.gq.nu

Dios Padre Madre nos bendice siempre.
Dios Padre Madre es en nosotros/as
Somos Dios Padre Madre
Somos Uno
Byron Picado Molina
SOCIEDAD BIOSÓFICA NICARAGUA (SBN)
Helena Petrowna Blavastky
“La Religión más elevada es el AMOR en VERDAD Iluminado”
Estelí,Nicaragua.
América Central
http://sintesis-nicaluz.galeon.com          (Red Nicaragüense de Luz)
http://texoxes.galeon.com       ( Red Estelí Cultura)

Tags: , , , , , , , , ,

Cerrar menú

Comparte con un amigo