image

"Esta escrito en el Génesis que Dios creó al hombre a su imagen, y
como Dios también es el universo, el hombre es pues a imagen del
universo. Ciertamente, cuando se le observa en la mayoría de sus
manifestaciones, decimos que no es gran cosa. Sí, pero al mismo
tiempo, como Dios, él es todo el universo.

Nuestra inteligencia, que sólo puede concebir el mundo en tres
dimensiones, es incapaz de abarcar al ser humano en su
inmensidad. Lo que vemos, tocamos y oímos de él sólo es un
aspecto muy limitado. El verdadero ser humano no es conocido,
sólo conocemos de él sus envolturas: como el buzo metido dentro
de una escafandra o el esquimal cubierto con la piel de animales,
está cubierto con diversas pieles, sus diferentes cuerpos, y es a
ellos a los que conocemos más o menos. Si sabemos, por así
decirlo, retirar estas pieles una tras otra, descubriremos un
punto minúsculo, un átomo de luz. Pero, al mismo tiempo,
comprenderemos que el ser humano es inmensamente grande y que
abarca a todo el universo. Ambas afirmaciones son ciertas al
mismo tiempo."

Omraam Mikhaël Aïvanhov

Menú de cierre

Envíaselo a alguien especial

cerrar
error: Content is protected !!

Send this to a friend