El ADN es capaz de desafiar al tiempo a pesar de las múltiples agresiones del medio, ya que desde que el hombre existe, no se desgastó en lo más mínimo.