La Meditación. Viaje al Templo del Amor de la Llama de la Rosa de Cristal

La Meditación. Viaje al Templo

del Amor de la Llama de la

Rosa de Cristal

La Meditación. Viaje al Templo del Amor de la Llama de la Rosa de Cristal 1

Adama

Se trata de uno de los templos etéricos del Rayo del Amor, guardado y mantenido por la Llama del Amor de los arcángeles del tercer rayo, Samuel y Caridad. Se encuentra situado en la zona de San Luis, Missouri, en el sur de Norteamérica. Un arco de amor divino forma un puente entre este retiro y el de los Elohim del tercer rayo, Eros y Amora, situado en el reino etérico próximo al lago Winnipeg, en Canadá.

La emanación del Rayo del Amor de este templo en concreto constituye un flujo de creatividad. La Llama del Amor de este retiro promueve la generosidad del corazón, el dar, el perdonar y la misericordia. La enorme energía del Amor, simplemente, purga todo lo demás y ayuda a la gente que visita ese templo a retener más de las cualidades del Amor, para sí mismos y para el mundo. El altar y la llama del retiro están dedicados al flujo de vida que va del corazón del Creador al corazón de Cristo y que fluye después al corazón del hombre.

Ahora, bienamados míos, venid conmigo —acompañados por la energía del Espíritu Santo a través del amor del Maestro Pablo el Veneciano— a ese Templo del Amor en concreto.

Cerrad los ojos y haced unas cuantas respiraciones profundas. Estableced la intención de venir con nosotros en el vehículo etérico que ahora os presentamos. Venís en el vehículo de vuestro cuerpo de luz. Podéis tener o no tener un recuerdo consciente de esto, pero los beneficios son los mismos. Utilizad el don de vuestra imaginación para crear una vivida impresión de lo que os presentamos, y el viaje permanecerá impreso en vuestra alma y memoria celular. Cuando os sea necesario podréis acceder no necesariamente al recuerdo de todos los detalles, pero sí, desde luego, a las energías que recibiréis a través de esta experiencia.

Sabed también que cuanto más os aplicáis en emprender estos tipos de viajes más estáis contribuyendo a hacer menos denso el propio velo de falsa ilusión que bloquea vuestros recuerdos y vuestras percepciones de las vibraciones superiores. Pedid a vuestro Yo Superior que facilite este viaje para vosotros y con vosotros y que abra vuestro corazón para hacer que esto tenga lugar en los planos interiores al más alto nivel posible.

Ahora estamos viajando por el espacio, de vuestro hogar en el monte Shasta al magnífico Templo del Amor de la Llama de la Rosa de Cristal. Sentid la fragancia de los pétalos de amor de la rosa de cristal fluyendo por todo vuestro alrededor, incluso antes de que lleguéis allí. Sois inmensamente bienaventurados de que un grupo tan pequeño goce del privilegio de ser acompañados personalmente por el representante planetario del Espíritu Santo en Persona. Realmente, es bastante inusual que ocurra esto. Dejad que os haga saber a todos los que ahora os halláis aquí presentes en esta sala que es vuestro amor y vuestra incondicional devoción a vuestro camino lo que Le está permitiendo concederos esa gracia.

Inspirad, bienamados míos. Relajaos y permitid plenamente la experiencia. Haced más profunda vuestra respiración para asimilar todo lo que podáis, con el fin de llevaros con vosotros la mayor impronta anímica que podáis crear. Esto os ayudará a potenciar vuestro camino de un modo más armonioso y directo, (breve pausa)

Ahora nos hallamos aquí, frente a esta gran bóveda translúcida de múltiples capas hecha de rosa de cristal. No se parece a nada que hayáis visto jamás antes en vuestro mundo exterior. No existen palabras en el vocabulario de vuestra lengua para describir la estructura, tan hermosa y elegante, ideada por la creatividad del arcangélico amor de Samuel y Caridad.

También en soyespiritual.com:   El mayor cambio de energía en el planeta está ocurriendo ahora mismo Prepárate para la misión más grande de tu vida

Rayos —en forma de haces de luz— de energía de Amor puro emanan del punto central de la bóveda para irradiar el Amor del Creador a cientos de millas hacia la atmósfera en todas direcciones: ¡una escena de lo más maravillosa de contemplar, queridos!

Permitios caminar sobre la aterciopelada alfombra de rosa de cristal que se extiende bajo vuestros pies hacia la entrada del templo. Por hallarnos en compañía del Mahá Chohán en persona, no se os pedirá que mostréis vuestro pasaporte de entrada para que se os permita entrar aquí. Por ser las frecuencias arcangélicas tan elevadas y rarificadas, no puede darse permiso a ningún alma para venir aquí a menos que sean capaces de mantener en todo momento un mínimo de frecuencia de amor y armonía de la 4. dimensión y que vayan acompañadas de uno de los Maestros de Sabiduría.

Al aproximaros a la entrada, varios ángeles del Rayo del Amor, de unos 3,5 metros de altura, se inclinan ante la gran Luz del Mahá Chohán. Se inclinan también ante mi Luz, así como ante vuestra propia Luz interior, invitándoos a entrar.

Cada uno de vosotros es acompañado por uno de estos guardianes del templo. Este templo es tres veces más grande que el Vaticano de la Iglesia Católica, en Roma, y contiene muchas secciones de diversas energías dimensionales para las numerosas actividades que en él se llevan a cabo.

Sois llevados a un área que os resultará cómoda por vuestro propio nivel de evolución del corazón. Ahora estáis atravesando un largo corredor lleno de miles de ángeles de la llama del amor de todos los tamaños: estos seres angélicos van desde los más pequeños querubines hasta los más grandes serafines. En realidad, aquí se hallan representados los doce coros del reino angélico procedentes de todas las dimensiones.

Mientras vais recorriendo este largo pasillo, un gran número de fuentes y cascadas de Amor puro manan de diversos lugares, y las energías que, a su vez, emanan de ellas cantan permanentemente sus cantos de Amor y Gratitud al corazón del Creador, a la Madre y a todos los reinos que se hallan evolucionando en este planeta, en todas las dimensiones. Esto incluye también a la humanidad de la superficie. Si lo permitís, estas melodías de Amor pueden derretir gran parte de la escoria que el corazón ha acumulado y llevado durante tantísimo tiempo. Escuchad y dejad que vuestros corazones se fundan con las energías de los cantos de amor que salen de las Aguas de los Eternos Ríos del Amor.

La Meditación. Viaje al Templo del Amor de la Llama de la Rosa de Cristal 2

Palomas blancas puras de Amor, mucho más grandes que las que vosotros conocéis en la superficie, os envían su sanador resplandor. Tomaos vuestro tiempo para mirar, sentir y observar las maravillas del Amor de Dios que esperan para ser otorgadas a quienes aman la Vida y obedecen las Eternas Leyes del Amor. Nadie os mete prisa. Recordad que aquí estáis en una zona de eternidad. Escuchad también los cantos de amor de las extensas variedades de flores, plantas y frutos del tercer rayo que adornan el camino de este templo. Permitios recibir sanación de la dulzura de la fragancia y las melodías. Las palomas quieren conectar también con vuestro corazón para reconfortar el descanso de vuestro viaje de vuelta al «Sol de vuestra Presencia». Recorrer este pasillo que representa las energías de mágico Amor puro forma parte de vuestra experiencia aquí. Si tenéis alguna pregunta cada uno de vosotros tiene a su propio guía angélico esperando, tan dispuesto, para responderlas,

También en soyespiritual.com:   ¿Quieres empezar a meditar? Primero, necesitas entender lo que NO es la meditación

(pausa)

Ahora, ved una entrada a la derecha. Vuestros guías os están invitando a seguirlos al interior de la Sala de la Eterna Llama del Amor Cósmico: se trata de otra llama no alimentada que está quemando permanentemente para glorificar al Creador, al Padre de Todo. Según la ley cósmica, todos los planetas que reciben el amor y las energías del Creador deben devolver a Éste cada día una porción de ello, producida por los fuegos de los corazones de quienes habitan en esos planetas. En este planeta, dado que la humanidad de la superficie lleva eones de tiempo faltando a este deber mientras va viajando con enfrentamiento y separación, nosotros, los de Telos, y muchos seres procedentes de la Tierra Interior y también de otras ciudades subterráneas hemos hecho esto de vuestra parte. Y vamos a continuar haciéndolo hasta el día en que todos vosotros alcancéis la suficiente madurez espiritual como para poder devolver vosotros mismos al Creador ese nivel de gracia y gratitud.

Quienes sirven en el Templo de la Rosa de Cristal, como servicio que ellos prestan a la Vida, alimentan también la Llama Eterna del Amor a través de los fuegos de amor de sus corazones. Cuando decimos «llama no alimentada» lo que queremos decir es que el único elemento que nutre y atiende el fuego del Amor para mantener la Llama quemando alto de forma permanente es el fuego del Amor procedente del Corazón de aquellos que sirven en ese templo. En realidad, todas las acciones sumadas con los otros templos del Amor que poseen la misma energía crean una telaraña de Amor que nutre a las civilizaciones de toda la Tierra y a los diversos reinos que hay viviendo aquí.

Esta Llama, siempre tan delicada y poderosa, se alza a 30 metros de altura, y más, y mide unos 2,75 metros de diámetro. La fuente de su fuerza es el poder de la delicadeza. Posee una gran felicidad y es alegre y juguetona. Contiene todo cuanto el Creador pueda otorgar a Su Creación y a los numerosos hijos de Su corazón. Es ilimitada.

Ahora tomaos tiempo para aspirarla con mayor profundidad aún. Conectaos profundamente con esa Llama y permitid que llene vuestro corazón hasta el borde, y relajaos en brazos del Amor. ¡Qué maravilloso!

(pausa)

Cuando sintáis que se os ha llenado el corazón al máximo de su capacidad, ahora podéis volver caminando silenciosamente al merkaba de cristal que está esperándoos fuera para traeros de vuelta a vuestro cuerpo físico. Con profunda gratitud, agradeced a Pablo el Veneciano la Gracia que os ha concedido hoy a vosotros y en el futuro a los que trabajen con el material escrito. Cuando estéis preparados, abrid los ojos y volved a vuestro cuerpo.

Con estas palabras, ahora concluimos nuestra meditación. Yo os insto a que regreséis allí en conciencia cuandoquiera que sintáis que necesitáis avivar en mayor grado los fuegos de vuestros corazones. En Telos os amamos tantísimo… Nuestro amor os acompañará en el paso que os queda hasta el final de vuestro viaje.

Aurelia: En nombre del pequeño grupo que estamos aquí, te doy las gracias, Adama, muy profundamente por todo lo que haces por todos nosotros, y también doy las gracias a Pablo el Veneciano por el Amor, la Gracia y las Bendiciones que nos ha otorgado hoy.

Adama: ¡No hay de qué, bienamados míos!

YO SOY ADAMA

La Meditación. Viaje al Templo del Amor de la Llama de la Rosa de Cristal 3

Cerrar menú

Comparte con un amigo