MEDITACIÓN y viaje al

Templo de la Ascensión

de Telos

 

Adama y Serapis Bey: Junto con los honorables invitados que tenemos aquí esta noche, doce miembros de la Hermandad de la Ascensión de Luxor, ahora os invitamos a venir con nosotros de viaje al Templo de la Ascensión de Telos. Si deseáis esta iniciación, cual maestros, manifestad en vuestro corazón, con vuestro Yo Superior y vuestros guías, la intención de venir con nosotros para vivir esta experiencia.

Ahora se aproxima un merkaba de luz blanca deslumbrante, procedente de la 5 dimensión, para llevarse a quienes elijan venir (y hacerlo, por supuesto, en su cuerpo etérico). Ahora introducios mediante la intención en ese vehículo de luz y tomad asiento. Os pedimos que empecéis a prepararos centrándoos por dentro, y que os permitáis sentir y percibir las boyantes y jubilosas energías de esta llama que ya os envuelve. Os pedimos que en el transcurso de este viaje os apliquéis en respirar tan profundamente como podáis, con el fin de asimilar todo lo posible las energías de esta llama para llevároslas de vuelta con vosotros a la conciencia exterior. Esta experiencia constituye otra oportunidad de inflamar vosotros mismos otro nivel del proceso de purificación para todas las células, átomos y electrones de todos vuestros cuerpos principales y los otros que son más sutiles.

 

¡Bueno! Como no estamos muy lejos, ya estamos ahí. Abrios a esta experiencia tan conscientemente como podáis, ¡y disfrutad! Este templo se halla construido como una inmensa pirámide de fulgurante luz blanca, muy alta y con cuatro lados. Si habéis estado en la de Egipto veréis que no es exactamente igual, pero se asemeja en muchos aspectos. Por supuesto, los aspectos «pentadimensionales» de esas dos pirámides de ascensión son de naturaleza mucho más gloriosa, elegante y magnífica que la equivalente exterior tridimensional que pueden ver vuestros ojos en Egipto. La que hay en Telos no posee una equivalente tridimensional como la de Luxor y su poder y belleza son apabullantes. Salid del merkaba y seguidnos a la «Sala de la Transfiguración», donde a cada uno de vosotros se os presentará al o a la guía de la Hermandad de la Ascensión que os ayudará y acompañará durante vuestra experiencia aquí.

Sentid el aire, las energías, el poder y el resplandor de este sagrado lugar. Os animamos también a que prestéis atención a vuestro/a guía y le formuléis cualquier pregunta sobre la que queráis una aclaración. Se trata de vuestra experiencia, bienamados, y vosotros la creáis de cualquier modo que deseéis: nuestra función consiste simplemente en acompañaros con nuestro amor y sabiduría.

A veces quedáis casi cegados por semejante resplandor, y esto es bueno. Ahora estáis atravesando un corredor de exquisita belleza que conduce a la cámara aceleradora atómica. Seguid llenándoos los pulmones y la conciencia de esta belleza y dicha. Mientras vais caminando, hay muchos seres, que sirven en este templo o se hallan aquí de visita, que advierten vuestra presencia y os saludan con sonrisas y gestos de amistad. Todos ellos, cada uno a su manera, os dan la bienvenida y os envían sus bendiciones. Las salas de este templo, por lo general, únicamente se abren para aquellos cuya candidatura a la ascensión haya sido aceptada.

Lea:   25 consejos de estilo de vida que pueden traer belleza a tu vida

Los guardianes de la cámara aceleradora atómica os dan la bienvenida y ahora os encontráis entrando en esta gran sala con vuestro/a guía. Lo que veis es una estancia muy grande que contiene varios centenares de pequeñas pirámides cristalinas de un blanco deslumbrante dispuestas en círculo alrededor del foco principal de esa llama en el centro de la estancia. La maravilla y magnificencia de la inmortal Llama no alimentada de la Ascensión, de casi 60 metros de altura y 30 metros de diámetro en la base, y que arde resplandeciente frente a vosotros, casi os superan.

Su poder casi os abruma y sabéis que una vez que hayáis tenido una profunda experiencia de esta llama en vuestro campo energético jamás volveréis a ser del todo los mismos, a menos que decidáis conscientemente volver a vuestro anterior nivel de resonancia. A pesar de su gran poder arrollador, no emite ruido alguno, excepto los melodiosos sonidos musicales creados a partir de este campo de energía. Notad también la dulce fragancia que emana también de las energías de la Llama de la Ascensión y que facilita la elevación de vuestra frecuencia.

Con vuestro/a guía, ahora vais dando la vuelta a la base de la Llama para llenaros de todos los dones espirituales que podéis recibir hoy aquí, hasta que aquél o aquélla, que ya ha elegido para vosotros una de las pirámides de menor tamaño, os invita a pasar a vuestra siguiente experiencia. Cada una de estas pequeñas pirámides de luz contiene en su interior un activador atómico, sobre el cual os sentáis cómodamente, que os ayudará a elevar vuestra vibración hasta un nivel que os resulte cómodo. Esos aceleradores han sido diseñados de tal modo que podrían elevaros directamente hasta la frecuencia de Ascensión y la inmortalidad, pero no es este el objetivo de esta experiencia en este momento: en verdad, estáis aquí para experimentar un «empujoncito» a vuestro siguiente nivel. Y es distinto para cada uno: el nivel de aceleración que cada uno recibirá es calibrado según su nivel de iniciación y disposición en su camino.

No os preocupéis: a pesar de lo mucho que os encantaría a algunos de vosotros experimentar la completa Ascensión en este momento, no desapareceréis; y os garantizamos que regresaréis a vuestro cuerpo físico en buena forma y cargados de una nueva y más pura vibración en vuestro campo áurico. A partir de entonces, dependerá de vosotros el utilizar esta experiencia del mejor modo en que seáis capaces como otro paso ganado hacia delante o bien olvidaros rápidamente de lo que habéis recibido y mantener el estatus quo. Todo depende de vosotros: nosotros somos únicamente vuestros facilitadores.

Lea:   4.5 Ondas cerebrales binaurales Música chamánica profunda, meditación tibetana

¿Qué es un acelerador atómico? Para quienes no estéis aún familiarizados con este concepto del que el Maestro Saint Germain ha hablado bastante extensamente en sus canalizaciones del siglo pasado, describámoslo brevemente. El es uno de los diseñadores de esta tecnología. El acelerador atómico hace exactamente lo que su nombre describe que hace. Es un asiento o sillón cristalino diseñado con una tecnología que crea la frecuencia de la Llama de la Ascensión para los que se sientan en él. Al igual que muchos de vuestros instrumentos, posee un cuadrante de control, y mientras meditáis sobre esta llama y vertéis en ella el amor de vuestro corazón vuestro/a guía os infunde esta frecuencia al nivel exacto que mejor os sirve en el momento presente: vuestros guías ya saben la frecuencia que es mejor para vosotros y se hallan bien capacitados para aplicarla.

 

Este tipo de tecnología no se encuentra disponible aún en vuestra dimensión. Tiene la capacidad de transformar en perfección todos los elementos que vibren a una frecuencia inferior a la esencia de puro Amor del Creador. Puede decirse, real y simbólicamente, que posee la capacidad de transformar metales de baja ley en el oro más puro. En otras palabras, cuando os llegue el momento de efectuar vuestra Ascensión, transformará vuestro cuerpo mortal, con todas sus imperfecciones y limitaciones, en vuestro perfecto, inmortal e imperecedero cuerpo solar de luz, con toda la majestuosidad y esplendor que lleva consigo.

Continuando sentados en el asiento que se os ha asignado, no dejéis de aspirar, mientras os halláis en íntima comunión con vuestra Esencia Divina y con vuestro Creador. Estableced vuestros objetivos de Ascensión para esta vida y abrid el corazón a vuestro Dios. (Pausa para la integración)

Cuando sintáis que habéis terminado, mirad a los ojos de vuestro/a guía y recibid el amor que él o ella elige conferiros a través de los ojos de su alma, mientras expresáis vuestra gratitud. Cuando os sintáis listos, poneos en pie y dirigid vuestra conciencia a salir con vuestro/a guía de la cámara en la que os encontráis, y volved sobre vuestros pasos al merkaba que os trajo aquí. Ahora os traemos de vuelta a esta habitación con vuestro campo áurico y corazón llenos de un nuevo amor y una nueva vibración de luz. Realmente depende de vosotros mantenerlo y expandirlo.

Ahora volved a la plena conciencia en vuestro cuerpo y ofreced vuestra gratitud a Dios por la oportunidad y el regalo que acabáis de recibir, y sed completamente dichosos. Os amamos lo más profundamente que podáis imaginar, y este amor os acompaña cada día de vuestra vida si así lo deseáis.


Menú de cierre

Send this to a friend