La película ¿Y Tú qué sabes? populariza el ancestral debate sobre la naturaleza de la realidad.

Después de recorrer multitud de círculos y foros, llega a las grandes pantallas de España la película ¿Y Tú qué sabes? (What The Bleep Do We Know?), avalada por el éxito de taquilla en las salas comerciales de Estados Unidos. La película está poniendo de moda la Física Cuántica, ya que trae a colación un importante debate filosófico y científico que se remonta a Platón, si bien tiene connotaciones metafísicas que trascienden el mundo de la ciencia. Los Creativos Culturales encuentran en ella una nueva fuente de inspiración porque la película les ofrece un posible modelo de integración, al mismo tiempo que populariza la duda sobre la naturaleza de la realidad, restringida hasta ahora a ámbitos académicos.

Por Eduardo Martínez.

La película documental ¿Y Tú qué sabes? (What The Bleep Do We Know?) lleva por fin a la gran pantalla un importante debate filosófico y científico. Lo hace con lucidez, aunque no está exenta de un cierto aire californiano que ha irritado a algunos medios académicos.

Sin embargo, la película constituye un nuevo intento por acercar al gran público las cuestiones sobre las que se está planteando una profunda revolución cultural, surgida de los conocimientos sobre las partículas elementales, englobados en lo que ha dado en llamarse la Física Cuántica.

La Física Cuántica, es una manera de describir el mundo. Su campo de actuación es el de las partículas elementales, que se desenvuelven de manera misteriosa para la percepción ordinaria, ajenas a las leyes de los objetos físicos, dando lugar a diferentes interpretaciones.

Dudas de realidad

La revolución cultural que se deriva de estos conocimientos tiene que ver, sobre todo, con la naturaleza de la realidad. La tesis de la película es que la realidad se reduce a la percepción y que la percepción (a la que llamamos realidad) se forma por el efecto combinado de creencias, pensamientos y emociones.

La consecuencia de esta tesis es que el sujeto es el artífice último de lo real y que, cuando descubrimos la estrecha relación entre el mundo interno de las personas y lo que acontece en su entorno, alcanzamos la capacidad de alterar la realidad, una de las más antiguas aspiraciones humanas.

El argumento sobre la estructura cuántica de la realidad se completa en la película con recientes descubrimientos sobre el funcionamiento del cerebro, capaz de reaccionar de la misma forma tanto respecto a un objeto real como a otro imaginario, siempre que una emoción esté asociada a estos procesos.

Este descubrimiento lleva a los protagonistas a proponer una mayor atención a los procesos de pensamiento y a la profundización en las emociones, al considerar que una revisión profunda del interior humano puede ayudar a comprender mejor el mundo que nos rodea y a hacerlo más habitable y confortable. Y, sobre todo, mucho más feliz.

La película está articulada en torno a una protagonista que busca sentido a su vida, a la que acompañan en su experiencia una serie de expertos de diferentes disciplinas: física, neurología, psiquiatría, filosofía, medicina, biología, teología, explicando conocimientos relativos a la experiencia de la protagonista, Amanda (Marlee Matlin).

 

El objetivo de elaborar un mensaje para este colectivo tiene mucho sentido porque la película ofrece tanto un tema como un formato atractivo y un guión comprensible, alcanzando así la capacidad de atraer el interés de personas con un nivel de formación medio, con inquietudes personales y sociales insatisfechas y que están buscando modelos en los que desenvolver su actividad.

La prueba del acierto se observa en el inesperado éxito obtenido en las salas comerciales de Estados Unidos y en el hecho de que, antes de llegar a las grandes pantallas de España, ha estado circulando casi clandestinamente por países latinoamericanos y regiones españolas, aglutinando foros de reflexión “sobre física cuántica” a partir de esta película.

La Física Cuántica, de esta forma, se está poniendo de moda, con todo lo bueno y lo malo que eso supone: despertar el interés por una disciplina científica es positivo, pero reducirla a una tertulia de salón y convertirla casi en una religión capaz de resolverlo prácticamente todo, es algo que no tiene nada que ver con la ciencia.

fisica cuanticaEn cualquier caso, lo cierto es que la película evoca un importante debate filosófico y científico que se remonta al Siglo IV antes de Cristo, cuando Platón señaló con el mito de la caverna que no conocemos la realidad, sino las sombras que el mundo refleja en las paredes de la caverna en la que estamos encerrados.

En 1781 Kant especula con que sólo podemos conocer a través de modelos de realidad, innatos en nosotros, que son sólo una tenue representación del mundo real, por lo demás inaccesible al conocimiento. A su vez, el filósofo alemán Arthur Schopenhauer (1788-1860) llegó a la conclusión de que la realidad innata de todas las apariencias materiales es la voluntad y que la realidad última es una voluntad universal.

Más de cien años después, Einstein descubre, ya sobre bases científicas, que el mundo real no coincide siempre con nuestras estructuras mentales, ya que a partir del conocimiento de las partículas elementales, hemos descubierto que lo que sabemos del mundo objetivo es muy diferente de las ideas que tenemos sobre ese mismo mundo.

La neurología ha venido a arrojar nueva luz al señalar que el cerebro nos ofrece, no un reflejo de la realidad, sino una interpretación de señales, símbolos y signos a través de un complicado ejercicio vertiginoso de matemáticas complejas, lo que aparentemente reduce la naturaleza de la realidad a un conjunto de ondas electromagnéticas que se concretan en objetos por mediación del cerebro.

Edgar Morin, entre otros, explica muy bien estos procesos en su obra El Conocimiento del Conocimiento y concluye: el cerebro se ha construido en el mundo y ha reconstruido el mundo a su manera dentro de sí, por lo que el mundo está en nuestro espíritu, que a su vez está en el mundo.

Aunque no es la única lectura posible, lo que explica Morin es un buen resumen del argumento básico de la película y una posible explicación de su mensaje porque, si damos por ciertos estos supuestos, realmente estamos adentrándonos en la próxima evolución de nuestra especie.

¿Qué es un cambio de Paradigma?

La palabra paradigma viene del griego paradeigma y significa en forma simple “modelo” o “ejemplo” del mundo. Es una palabra muy antigua que fue refrescada por por el filósofo Thomas Kuhn en su libro “La estructura de las Revoluciones Científicas”(1962),quien planteó también el término “cambio de paradigma”y se refería a la práctica de la ciencia. Luego este concepto se fue popularizando al punto de ser una palabra que comúnmente usamos para describir el grupo de experiencias, valores y creencias que afectan la forma en como percibimos la realidad y como la realidad responde a esa percepción.

Un “cambio de paradigma” sería entonces un cambio en la forma como percibimos la realidad y un cambio en la realidad misma. Aquí tienen mucho que ver nuestras creencias sobre la realidad misma, es en este punto donde el cerebro y nuestros condicionamientos pasan a jugar un papel importante.

¿Cómo influyen las emociones en nuestro cuerpo?

Una de las preguntas que responde la película de una forma bien visual y descriptiva es como influyen las emociones en nuestro cuerpo y como está nuestro cerebro ligado a la forma como reaccionamos.

Dos investigaciones científicas apoyan esta información. Por un lado la de la Dr Candace B. Pert (www.candacepert.com) autora del libro Moléculas de las Emociones, quien aparece entrevistada en la película y descubrió … “que un grupo de moléculas denominadas péptidos, son los mensajeros moleculares que facilitan la conversación entre los sistemas nervioso, endocrino e inmunológico, concluyendo que estos tres en realidad SON UNO SOLO formando una RED. Esto fue muy significativo, puesto que como sabemos siempre se han separado estos tres sistema estudiándolos en diferentes áreas: neurología, endocrinología e inmunología respectivamente. Según Candace Pert, los tres sistemas deben verse como UNA RED SICOSÓMATICA . Los péptidos son una familia de sesenta a setenta macromoléculas y fueron estudiados originalmente en otros contextos recibiendo múltiples nombres: hormonas, endorfinas, neurotrasmisores, etc. Y llevó muchos años reconocer que en realidad forman una sola familia de mensajeros moleculares”….. tomado de http://www.homeopatia.com.mx/memorias2003/HomeopylaInmunologia.htm
Lo importante de esto es saber que estos neuropéptidos se programan a partir de nuestra experiencia emocional y hacen que repitamos reiteradamente patrones que inclusive pueden ser experimentados como adicciones.

La otra investigación que apoya esta premisa es la del conocido japonés Masaru Emoto www.masaruemoto.com que con sus fotos sobre la molécula del agua comprobó la influencia del pensamiento sobre la materia. Es conocida su investigación visual publicada en varios libros llamados El Mensaje del Agua, donde fotografía agua congelada que ha sido previamente rotulada con palabras o con música, descubriendo que aquellas rotulaciones que incluyen palabras como AMOR, GRACIAS etc producen hermosos cristales y aquellas que dicen por ejemplo TE ODIO, crean cristales deformes y sucios. En esta página pueden ver ejemplos de la investigación www.muscaria.com/agua.htm

La Realidad Cuántica

La película con ejemplos elocuentes nos pasea por los conceptos básicos de la realidad cuántica. ¿Pero que nos dicen la física y la mecánica cuántica?

La mecánica cuántica es una precisa descripción matemática del comportamiento de las partículas fundamentales que conforman la realidad física. Una de las conclusiones más asombrosas es que las partículas observadas especialmente los electrones se comportan de dos formas: como partículas y como ondas. “Como onda el electrón no tiene una ubicación precisa y existe a partir de un “campo de probabilidades”. Como partícula el campo de probabilidades colapsa para fijar un objeto sólido en el tiempo y el espacio. Esto significa que cuando el electrón no esta siendo medido es onda y cuando es observado se convierte en partícula. Toda nuestra realidad esta construida con partículas que se comportan de esta curiosa manera”…… Esta dependencia de la existencia de la partícula con el observador es el llamado principio de Incertidumbre formulado por Heisenberg. Quiere decir que depende del observador el que la realidad se fije y pueda ser observable, sin el observador la realidad es solo un campo de posibilidades.

Otra idea interesante de la física cuántica es lo que plantea el teorema de Bell o el de la realidad no localizada. Bell probó con su teorema que cualquier realidad compatible con la teoría cuántica debe permitir que la información viaje instantáneamente, esto sugiere que el universo esta conectado por información y que esta puede aparecer en cualquier lugar instantáneamente. (ver articulo El ADN y Las Emociones

La película da para mucho más, la co-creación, el poder de la intención, la consciencia crea la realidad y creando nuestros días, son algunos de los tópicos que quedan por comentar. Por ahora los invito a verla y disfruta que el cambio de paradigma llegó a la pantalla.

Cocreación y el nuevo paradigma

Seguimos comentando la película What the Bleep do we know!? Seguimos profundizando en el agujero del conejo rumbo a la realidad cuántica, al nuevo paradigma de libertad y empoderamiento que nos trae la edad de oro, la nueva energía.

Uno de los temas más interesantes que se plantea en la película es el que se deriva de las preguntas ¿ a qué vinimos? ¿porqué estamos aquí? preguntas que cada uno de nosotros en alguna ocasión nos hemos hecho. Una respuesta casi unánime es que vinimos a aprender a manifestar, a crear la realidad, a ser co creadores.

Queremos comentar algunos aspectos de la co creación para introducir el tema. La co creación conlleva en primer lugar a tomar responsabilidad sobre nuestro propia realidad, es decir tomar responsabilidad de lo que nos pasa y como nos pasa, hasta ahora nuestro sistema de creencias ha sostenido la idea de que no podemos modificar la realidad, de que las cosas que nos suceden están predeterminadas. Ahora sabemos basados en la realidad cuántica que el observador es quien modifica la realidad a partir de la conciencia, que existe un vasto campo de probabilidades y el observador es el que decide donde poner su atención e intención. A pesar de que las investigaciones científicas en este sentido no han sido concluyentes, muchos de nosotros reconocemos intuitivamente que la intención y la atención tienen un poder.

El otro de los aspectos que marca la premisa de la cocreación es la sincronicidad, o el flujo constante de la realidad que se produce dentro del tiempo cuántico donde pasado, presente y futuro se encuentran simultáneos. Esa red que interconecta las cosas en una manera peculiar e impredecible, que nos trae sorpresas y milagros. Profundicemos un poco en estos conceptos, comencemos por el poder de la intención

 El Poder de la Intención

La intención es algo que afecta nuestras vida diariamente, es la que mueve muchas de nuestras acciones, por ejemplo ponemos la intención en crear una silla. Sabemos que el proceso de creación conlleva una serie de pasos cuyo producto final es la suma de todos, este es un concepto básicamente lineal, pero vamos a verlo como ejercicio. Entonces, queremos hacer una silla, primero nos imaginamos la silla, creamos una imagen en nuestra mente de como queremos que esta silla sea, puede que la dibujemos o que estudiemos la ergonomía de las personas que se van a sentar en la silla, luego decidimos que materiales vamos a usar…. hasta aquí podríamos decir que esto es un proceso mental. Para seguir buscamos los materiales, le damos la forma necesaria y la construimos, hemos creado algo material. Esta sería la forma de creación que hasta ahora hemos conocido, influenciamos la realidad en forma indirecta por medio de la acción. Pero cuando hablamos del poder de la intención no se trata de modificar la realidad física a través de la acción, se trata de influenciar el mundo físico en forma directa sin actuar sobre él. Dice la guía de estudio de la película….” El verdadero misterio no es cuando las intenciones influencian el mundo indirectamente, sino cuando la mente humana influencia el mundo físico con un acto de intención directa, sin contacto físico de ninguna clase.”

Sígueme en Facebook

Digamos que la intención dentro de este nuevo concepto, es el acto de dirigir nuestra mente con atención y eficacia hacia algo para conseguir un resultado. La intención puede ser usada de diferentes maneras, podemos por ejemplo usarla para nuestro propio beneficio a través de visualizaciones, afirmaciones, emociones. Podemos también dirigirla hacia otros para inducir cambios corporales como en la sanación y visualización a distancia, o por medio de la oración y la meditación, podemos también con estas herramientas dirigirla al colectivo para mejorar el medio ambiente social, estos son solo algunos ejemplos.

La intención conlleva una carga energética que se desplaza en el campo cuántico influenciando una o varias posibilidades. Se sabe que producimos una cantidad enorme de pensamientos diarios (36 mil aprox.) mas los que escuchamos y tomamos de las demás personas, muchos de los cuales son negativos, esto generalmente lo hacemos inconscientemente. Se trata entonces de infectar el campo con aquellos pensamientos positivos que queremos para nosotros, soltándolos y permitiendo que el universo los traiga de vuelta de la mejor manera y para nuestro mas alto bien.

Sincronicidad

Otro de los conceptos importantes de la cocreación es el de la sincronicidad. La primera persona en explorar y nombrar este concepto fue el psicólogo suizo Carl G Jung al cual habló también de “coincidencias significativas” ya que no las podía explicar a partir de la ley de causalidad o de causa y efecto. Es bien conocida la anécdota de una de sus pacientes que cuenta, que ella en un sueño recibía un escarabajo dorado, cuyo contenido simbólico es significativo para la mitología Egipcia sobre el tema de la vida y la muerte, cuenta Jung que cuando la mujer estaba relatándole su sueño en la consulta, escucho un ruido en la ventana y cuando este la abrió entró a la habitación un escarabajo, ël lo tomo en sus manos y se lo entrego diciéndole ” Aquí está su escarabajo”. Este evento dio un vuelco en Jung en la forma de ver las coincidencias y así lo llamo sincronicidad , produciendo también en la paciente una ruptura en la forma como hasta ahora había visto su vida y por tanto la sanación.

Podríamos decir que la sincronicidad es un principio de no causalidad que demuestra el tejido conectivo entre las cosas. Este tejido conectivo o entramado es lo que la realidad cuántica llama el campo de probabilidades. Todos hemos experimentado en alguna ocasión el hecho de que al cambiar alguna idea sobre como percibimos la realidad, o sobre como creemos que son las cosas, sobrevienen una secuencia de coincidencias que nos llevan a dar pasos evolutivos aceleradamente, se dice que estas “coincidencias significativas” siempre han sucedido, que lo que pasa es que no nos damos cuenta o no las tomamos en cuenta, esto generalmente sucede porque no confiamos en nuestra intuición.

 

Creando tu día

La película nos abre a la aventura de la experimentación y la creación de nuestra realidad diaria, desde el lugar que escojamos. Esta practica es realmente una forma nueva y fascinante de vivir la realidad mas conscientemente.

Joe Dispenza lo plantea en la película de la siguiente forma: …”Me despierto en la mañana y creo conscientemente mi día de la forma que quiero que pase. Algunas veces…..me toma un rato el llegar…al punto donde estoy en realidad creando mi día…(luego durante el día) suceden pequeñas cosas que son inexplicables y surgen de la nada, yo se que son el proceso o el resultado de mi creación. Estamos lanzando conscientemente la idea, desde el punto de vista espiritual, de que nuestros pensamientos pueden afectar nuestra realidad y nuestra vida. Yo tengo este pequeño pacto…. Digo: “estoy tomando este momento para crear mi día” y estoy infectando el campo cuántico. Ahora, si es un hecho que existe el observador y que este me está mirando todo el tiempo mientras hago esto, que es este aspecto espiritual de mi mismo, entonces “muéstrame una señal hoy de que le pusiste atención a alguna de las cosas que cree. Tráelas a mi de una forma que sea inesperada, que me sorprenda sobre mi habilidad de experimentar estas cosas y que no tenga duda de que vienen de ti”.

En la guía de estudio de la película (la puedes Descargar de acá) hay un capítulo completo para enseñarnos como crear nuestro día, lo que sigue son algunas de las sugerencias prácticas que se nos proponen.

“…..Tómate un momento en la mañana, simplemente para proyectar lo que quieres que se manifieste en el día. Joe no se enfoca en conseguir satisfacer necesidades materiales o emocionales, sino en cultivar las cualidades que lo hagan estar alineado con sus mas altos valores. Y luego simplemente el le pone atención a los resultados…”

Sugerencias para la práctica:

1) Practica diariamente el crear tu día
2) Escoge un lugar y tiempo donde no te interrumpan
3) Medita y comprométete con la práctica
4) Usa la intención y la atención
5) Busca estar con el corazón abierto
6) Cultiva la consciencia de las sincronicidades
7) Crea afirmaciones y visualizaciones que apoyen tu práctica
8) Se paciente contigo

Esta práctica es realmente poderosa y reconfortante, especialmente si planteas tu día dentro de los más altos ideales y te abres a nuevas forma de percibir la realidad. Recuerda que el futuro es el presente.

Todavía quedan temas por tocar y profundizar, es posible que en una próxima entrega reflexionemos sobre las adicciones a las emociones, las redes neuronales, el funcionamiento del cerebro, la necesidad de sanar nuestro pasado, el poder sanador del amor y así ir realmente mucho más profundo en el agujero del conejito blanco.

Menú de cierre

Send this to a friend