Como ejemplo, podéis invocarla dando fuertes órdenes al rayo violeta de un modo así:

“En el nombre del Yo Soy de mi ser, en el nombre de Dios, ahora llamo a la acción de la Llama Violeta de la transmutación, de la compasión y el perdón en mi campo de fuerza, para la limpieza y purificación de cada pensamiento y sentimiento que se halle en mi plexo solar y en todos mis chakras. Pido que la acción de la Llama Violeta impregne cada célula, átomo y electrón de mis cuatro sistemas corporales en este momento y a todas horas cada día de mi vida, las 24 horas del día, los siete días de la semana, para la curación de todas las distorsiones que haya en mis campos energéticos por malentendidos pasados y presentes. Pido a las energías del fuego violeta que comiencen a curar todas las distorsiones de mis cuerpos físico, emocional y mental. Con mucha gratitud, ahora pido que la acción del Fuego Violeta se manifieste en mis campos energéticos con plena potencia. Y así sea.”

Otra invocación a la Llama Violeta.

He aquí otro modo en que podéis utilizar la Llama Violeta para el mundo que os rodea. Podéis realizar con firmeza una invocación y decir:

“En el nombre del gran Yo Soy, llamo al bienamado Saint Germaint, el guardián de la Llama Violeta, a saturar el mundo de oleadas y oleadas de Fuego Violeta, a infundir cada partícula de vida, a cada hombre, mujer y niño/a de este planeta en un campo áurico de Llama Violeta para protegerlos y despertarlos. Pido que esta acción sea mantenida hasta que se restablezca la perfección. Y así sea.”

Lea:   Meditación de luna llena 29 de mayo 2018 por AGARTAM

Invocación a la Llama Violeta.

“En nombre del Yo Soy el que Soy, desde el Señor Dios de mi ser, ahora pido que cada célula, cada átomo y cada electrón de mis cuatro sistemas corporales, todos mis cuerpos sutiles, cada partícula de vida de quien soy en todas las dimensiones y estados de conciencia, se llenen totalmente de las maravillas y las energías milagrosas de la Llama Violeta del Amor en libertad. Ahora pido llenarme una y otra vez, las veinticuatro horas del día, cada día de mi vida.”

(Seguid aspirándolo.)

llama violeta

Menú de cierre

Send this to a friend