Durante lecturas, clases, y sesiones privadas, eh tenido el privilegio de conocer miles de individuos profundamente humanitarios/as y sensibles. Almas sensibles tienen el valor de sentir profundamente, se conectan fácilmente con su naturaleza amorosa y compasiva, y reciben una guía espiritual exacta una vez que aprenden a confiar en su intuición. Si tú estas leyendo este artículo, hay muy buenas posibilidades de que tú seas uno de estos individuos.

 

Alguna vez:

*¿Te has sentido drenado o exhausto después de pasar tiempo con los necesitados, exigentes, depresivos, o individuos críticos?

*¿Has experimentado el dolor físico ó emocional del otro, o sentido dispersado en una multitud caótica o lugar de trabajo?

*¿Te has sentido enfermo, o dispersado al rededor de alguien que estaba enojado o desequilibrado?

*¿Has tenido la tendencia de cuestionar o dudar tus propios sentimientos en la presencia de otros con opiniones fuertes?

 

Si respondiste ‘si’ a cualquiera de estas preguntas, tu ya entiendes los retos de sentir profundamente y ser sensible al mundo a tu alrededor.

 

Desafortunadamente, este nivel de sensibilidad es a menudo malentendido y desconfiado por gente que no se permite sentir tan profundamente. En nuestra sociedad, sentir nuestras emociones es a menudo percibido como una debilidad ó una carga. Eh conocido muchos hombres que amarían sentir y expresar sus emociones en una base regular, pero fueron enseñados a que “los hombres no lloran”. Eh conocido mujeres las cuales son etiquetadas “histéricas” cuando han permitido las lágrimas, de emociones encerradas por años, salir por fin a la superficie. Eh conocido numerosos adultos que sufren depresión porque una vez fueron niños a quienes les enseñaron a ser “buenos” en vez de permitirles expresar sus trastornos ó tristeza en una forma saludable. Y conozco demasiados individuos intuitivos a los cuales sus habilidades son ignoradas ó ridiculizadas por aquellos que no lo entienden.

 

La lógica del corazón es a menudo ignorada. Mucha gente en nuestra sociedad les gustaría que “abrigáramos de azúcar” nuestros sentimientos ó justificáramos  nuestras intuiciones, pero no podemos…!

Si has sido etiquetado/da “demasiado sensible” o te han dicho que debes parar de ser “sensible de más”, siéntelo en tu corazón…! Estas críticas son más a menudo apuntadas hacia ti por individuos que no están concientes que ellos hacen puerto a un profundo temor y que tus emociones fuertes pueden tan solo estar señalando las suyas. Si una persona no esta en paz con ó es honesta acerca de sus propios sentimientos, ellos no estarán cómodamente dispuestos a ser testigos de los tuyos.

 

De acuerdo a los ángeles, no hay tal cosa como ser ‘demasiado sensible’. Es posible que un radio pueda ser ‘sutilmente demasiado templado’…? me preguntaron, una vez que me preguntaba si un arrebato de tristeza y lágrimas era una sobre-reacción a la severidad de alguien. “Nada de eso”, continuaron. Tu sensibilidad te ayuda a entonar sutilmente tus habilidades a recibir información y tener una dirección clara de Dios y los ángeles. 

Tu sensibilidad te permite amar y sentir profundamente. Tu sensibilidad es hermosa…! ellos repitieron, “No hay tal cosa como ser demasiado sensible…!”

Los ángeles me han enseñado que podemos aprender a manejar nuestra energía para poder sentirnos en paz sin importar las circunstancias externas de nuestras vidas. Tu puedes entrar a un lugar de trabajo caótico o a una muchedumbre y aún sentirte centrado. Tú puedes visitar familiares excéntricos sin tomarte sus críticas de manera personal. Tú puedes mantener tu integridad al rededor de gente con las cuales sus deseos no coinciden con los tuyos. Tu sensibilidad se hace una bendición cuando aprendes a abrazar tus regalos y manejar tus desafíos.

 

A fin de poder vivir entre el drama, caos, insensibilidades, y dolores del mundo, los ángeles insisten que aquellos que tenemos esa gran sensibilidad necesitamos ser tan diligentes para mantener nuestra energía como lo somos para cepillarnos los dientes…!

> TAMBIÉN PUEDES LEER:   Las Energías de Abril 2011 por Jennifer Hoffman

 

“Tienes higiene oral.” ellos me dijeron una vez. “Necesitas higiene del aura…!”

Desde entonces, tomé sus palabras seriamente y adopté ambas filosofías que me mantienen energizada, estable, balanceada, y centrada en mi propio punto de vista. El proceso para mantener tu campo energético es casi idéntico al proceso para mantener el bienestar físico: permanece saludable, aprende a detectar desbalances antes de que se conviertan en problemas mayores, aprende a sanar cuando te salgas realmente de equilibrio, y ten unos remedios ya probádos en tu closet espiritual para que te ayuden cuando todo lo demás fallé…!

 

Aquí están los fundamentos:

 

1. Prevención es la mejor medicina – mantén tu energía fuerte y saludable

Como dice un viejo dicho, “una onza de prevención vale una libra de curación.” Esto es verdad sea que estemos discutiendo el mantenimiento de tu carro, tu cuerpo, o tu campo energético.

 

Haciendo ejercicio, comiendo razonablemente, y cuidando de tu cuerpo físico – así se tomé un poco de disciplina – son perspectivas mucho mas fáciles de lidiar que las enfermedades, drogas, cirugía, o condiciones crónicas. Igualmente, envolverse en actividades que levantan tu espíritu, manteniendo conciencia de tu conexión con DIOS, y vivir con integridad son formas más eficientes de mantener tu energía que estar constantemente protegiéndote, dispersando creencias é influencias negativas. Remendando agujeros en el aura, ó sanando enfermedades espirituales tales como depresión ó agotamiento emocional…!

2. Conoce tu flujo – aprende a notar cuando algo disturba tu balance

No importa que tan diligentes seamos manteniendo nuestra energía, somos humanos y resbalamos algunas veces. Tal como podemos prevenir una enfermedad ampliada podemos aprender a notar temprano los signos de advertencia, también puedes prevenir desgastes serios de energía é irritaciones aprendiendo a tomar inventario regular de tu nivel de energía y aprendiendo a reconocer tus actitudes, creencias, y acciones que te desgastan…! Puedes aprender a detectar desbalances antes de que se hagan deficiencias de energía serias.

 

Por ejemplo, si sabes que eres alérgica/o al polen, quizás tomes un antihistamínico antes de trabajar en tu jardín. Igualmente, si reconoces que una persona ó situación te irrita, puedes tomar opciones sanas con tiempo para evitar caer en resentimiento y rabia – ambos de los cuales te desgastarían seriamente.

 

Hacer inventario de tus flujos de energía para aprender qué te levanta y qué te desgasta, es algo que puedes aprender a hacer automáticamente a través de tu vida. Con un poco de práctica, Puedes aprender a convertirte en impecablemente honesto contigo mismo, y prevenir enfermedades espirituales en vez de tener que curarlas…!

> TAMBIÉN PUEDES LEER:   MIRANDO ATRÁS AL 2010

 

3. Conoce tu “NO” -Aprende a no aceptar situaciones que te desgastan o molestan

Si tu estuvieras a dieta, tendrías que aprender a decir “NO” a comidas que no te condujeran a tu bienestar. De igual modo, si te engranas en tu higiene del aura, es esencial que aprendas a decir “NO” a actividades, creencias, y actitudes que te des-autorizan, igualmente en las situaciones que no son honestamente alineadas con tu espíritu…!

 

Si tu supieras que eres alérgico/a al marisco, probablemente ni siquiera entretendrías la noción de comerlos. Similarmente, si tu sabes que no vas a disfrutar de un evento, un encuentro, ó una conversación, porque te engranarías en algo así…al menos que pudieras encontrar algún valor en esa situación…? Nosotros podemos aprender a vencer viejos hábitos y creencias que nos impida estar en integridad con nuestro espíritu…! Igual como un alcohólico debe desarrollar nuevos hábitos y creencias para vencer sus adicciones, nosotros también podemos curarnos de la “enfermedad de complacer”,  “la necesidad de ser necesitado”, y la ‘necesidad de aprobación’. Podemos aprender a hacer que nuestro “SI” sea un “SI” y nuestro “NO’ sea un “NO.”

 

4. El último pero no menos, no lastima tener algunos puntos y técnicas…!

De vez en cuando, a pesar de tus mejores intentos de estar saludable, te enfermas. de igual manera, hay veces, especialmente cuando estas aprendiendo a mantener tu energía, cuando te sentirás desgastado, exhausto, ó atacado, y necesitarás formas de recuperarte. Por ejemplo, darte un baño de tina con una pizca de sal (cualquier tipo de sal funciona) es una manera maravillosamente rápida de limpiar tu aura. Sentarte bajo un árbol puede aumentar tu energía,  igual que la música elevada. Estas son como “vitaminas’ espirituales que aumentan tu energía y te detienen de absorber negatividad en el camino.

Tu puedes sentir compasión SIN piedad. Tu puedes preocuparte SIN ser necesariamente un conserje. Tu puedes servir las almas de las personas en vez de sus personalidades…!, y puedes elegir vivir con un nivel mas grande de autenticidad…!Tu puedes, tomando tiempo, calma y juego, aprender a sentir tu conexión con DIOS tan fuertemente que nunca más tendrás que ser afectada por la energía del mundo a tu alrededor. Puedes aprender a “caminar en el valle de la sombra de muerte y no temer al mal.” Tu puedes aprender a estar con y asistir á gente en las circunstancias mas extremas y amarlas sin hacer tuyo dolor…!

 

Energía es Energía, los ángeles dicen. Ellos prefieren que no usemos las palabras “positivo” y “negativo”, pero en vez se refieran a las energías que sentimos en el mundo como “pesada” ó “liviana”, porque esas designaciones se acercan más a la verdad. Todas las energías sirven un propósito en esta escuela llamada tierra. Las energías livianas simplemente se sienten mejor. Si tu decides llevar tiempo en calma y juego, serás fuerte, saludable, positivo, y capaz de manejar los desafíos de la vida…! Prevención es la mejor medicina, ya sea que hables de tu aura o de tus dientes…!

 

-Ann Albers

 

 
Menú de cierre

Send this to a friend