Códigos vivientes de luz


es conocido por todos que el agua conduce y expande la electricidad aumentado su poder explosivo. De la misma forma, nuestro cuerpo, seamos o no conscientes, actúa como un transmisor constante de energía e información, al estar compuesto en su 80% de agua; lo cual nos convierte en seres conductores y expansores naturales de las partículas eléctricas que componen a la información, la cual es Luz.

Se puede decir que somos un transmisor y conductor viviente de información y energía, pues al pensar y sentir, emitimos señales y frecuencias; mismas que recorren el universo en fracciones de segundo a la velocidad de la luz, encontrándose, por ley de atracción, con otras que son similares a ellas, y uniéndose, mediante el efecto de la cohesión; aumentando así su grosor y su capacidad creativa.

Nosotros estamos constantemente impregnando todo cuanto nos rodea con nuestra información, con nuestra vibración. Somos como, códigos vivientes de información, emitiendo al mundo, al universo, la esencia misma de lo que somos, de aquello con lo que vibramos, simplemente al pensar, vivir y sentir. Fuimos creados como creadores, capaces de transformar aquello que nos rodea, esa es nuestra esencia latente y permanente, y esa esencia se manifiesta a través de nuestro cuerpo, a través de la matriz de agua que lo compone. El agua, es un elemento muy poderoso!

En planetas de luz muy avanzados se utiliza, al igual que los cristales, (los cuales también son compuestos por agua) como un receptor y emisor de información; es capaz de amplificarla y expandirla, de darle vida a aquello con lo que vibra y de sostener esa información durante eones, sin deformarse ni perderse.

La tierra, al haber sido concebida como una biblioteca de luz, fue intencionalmente poblada con agua en su mayor parte, para que así, fuera capaz de contener toda esa cantidad de información que almacenaría. De la misma forma, los seres que la habitamos somos, elementalmente iguales y equivalentes al planeta que nos sostiene. Somos por nosotros mismos, pequeñas bibliotecas vivientes, pequeños códigos vivientes de luz emitiendo constantemente información hacia todo cuanto nos rodea!

Es por eso que el pensamiento del hombre tiene un efecto impresionantemente poderoso en su entorno, pues es un expansor natural de la información y la materia creadora. Y es por eso que tenemos la capacidad de transformar nuestro planeta simplemente con desearlo y vibrar con ello.

Al pensarlo y creerlo, ya lo hemos creado!

Tenemos todo un océano de energía girando a nuestro alrededor, esperando por nuestra orden, por nuestra intención, para darle forma a nuestro mundo, a nuestra realidad. En realidad, todo aquello que nos rodea es energía, somos nosotros quienes le damos la forma que deseamos, consciente o inconscientemente.

Inclusive nuestro cuerpo es un reflejo fiel de nuestros pensamientos y nuestras creencias, día a día nos despertamos y reproducimos ante nosotros esa imagen que tenemos de nosotros mismos, podríamos ser lo que deseáramos, pero elegimos esta forma y esta apariencia a la que ya estamos habituados.

El universo es un océano de energía, somos nosotros los que elegimos la forma que tomara esa energía a nuestro alrededor. Somos los escultores de este universo y tenemos en nuestras manos la posibilidad de crear una magnifica obra de arte!!

Vamos, inténtalo, crea conscientemente!! Emite tu propio código de luz, aquel que representa a tu esencia y vívelo intensamente, eso es lo que eres!! Un código viviente de luz creando un universo!!

Sígueme en Facebook

KAI

Lea:   Fechas del portal de activación galáctica y la purga final

 

Tags: , , , , , , , , ,

Menú de cierre

Comparte con un amigo