La Meditación Orgásmica

¿Es posible encontrar la paz interior masturbándose? Según el movimiento OneTaste, sí lo es.

Esta organización se dedica a enseñar la “práctica conjunta del orgasmo femenino”, que denomina meditación orgásmica (MO) y que consiste básicamente en una técnica de meditación como otra cualquiera, con la salvedad de que, en lugar de centrar la atención en la respiración profunda o en repetir mantras, alguien, quien sea, estará 15 minutos estimulándote el clítoris.

Funciona de la siguiente manera: tras formar un “nido” con cojines o almohadas, el compañero o compañera se enfundará un guante de látex, lubricará un dedo y pondrá una alarma de exactamente 15 minutos, durante los cuales masajeará el “cuadrante superior izquierdo” del clítoris de la mujer, sin otra finalidad que la de “sentir el momento”.

Antes de ponerse manos a la obra, la persona encargada de estimular debe examinar y describir la vagina que va a trabajar: su color, la textura, la forma y cualquier sensación que le transmita.

Presenciar esta parte resulta especialmente incómodo. Cuando se acaba el tiempo, los participantes comparten sus sensaciones, usando frases como “Una luz blanca surgió de tu vagina y se me extendió por el dedo”. Teóricamente, la experiencia resulta igual de intensa para ambos.

La MO se realiza en un tiempo limitado 15 minutos, de principio a fin, no es recíproca y no tiene un objetivo definido. Estas características la diferencian del sexo y le confieren un aspecto práctico. Desde que Nicole Daedone la fundara en 2001 en San Francisco, OneTaste ha crecido rápidamente, y hoy cuenta con miles de miembros, aunque tampoco le faltan detractores que opinan que no es más que una secta sexual.

Una de las seguidoras más devotas de Daedone es Justine Dawson, ex-trabajadora social que ha pasado a dedicarse a tiempo completo a la labor de ayudar a las mujeres a correrse. Hace poco charlé con ella para saber por qué le interesaba tanto el tema de los orgasmos.

meditacion orgasmica

VICE: ¿Cómo definirías tú la meditación orgásmica? Suena un poco a tantra, aunque supuestamente no es de carácter sexual, ¿no?

Justine Dawson: La MO se realiza en un tiempo limitado 15 minutos, de principio a fin, no es recíproca y no tiene un objetivo definido. Estas características la diferencian del sexo y le confieren un aspecto práctico.

Entonces, ¿es un poco como el sexo tántrico?

Es mucho más sencillo que el tantra en el sentido de que no es necesario visualizar nada, trabajar la respiración o provocar movimientos energéticos tu cuerpo.

De acuerdo. Y ¿cuál es el objetivo? ¿Qué pasa cuando se acaban esos 15 minutos?

No hay un objetivo definido, aunque muchas personas dicen que con el tiempo esta práctica les ayuda a conectar mejor, potenciar las sensaciones y el deseo y aumentar la energía.

Es similar al yoga o la meditación: quizá no notas ningún beneficio mientras lo practicas, pero sí a la larga.

El clímax no es la meta de la MO. Puede que ocurra y puede que no.

¿Entiendo que no es necesario llegar al orgasmo en esos 15 minutos para que la MO se considere satisfactoria?

No, el clímax no es la meta de la MO. Puede que ocurra y puede que no. Eliminando la presión de marcar un objetivo conseguimos que todo sea más placentero y divertido para ambos participantes.

Te puede interesar:   Meditación de Luna Llena 24 octubre 2018 para sanar heridas antiguas

 

Las sensaciones que experimento son mucho más profundas y llenas de matices.

¿Qué ocurre con las mujeres que tienen dificultades para llegar al orgasmo mediante la estimulación del clítoris únicamente?

Muchas mujeres a las que se había diagnosticado anorgasmia aseguran haber llegado al orgasmo desde que empezaron a practicar MO.

En mi caso, antes nunca llegaba al orgasmo con la penetración y ahora lo consigo. La MO ha cambiado por completo mi forma de experimentar orgasmos.

¿Podrías contarme más al respecto?

Bueno, antes de practicar la MO, tenía una idea preconcebida de cómo debía ser el buen sexo: espontáneo, un dar y recibir equilibrado en el que él siempre se asegurara de que yo llegara al clímax… En fin, era muy parecido a un modelo de comercio.

Ahora, en cambio, no estoy tan interesada en el orgasmo. Las sensaciones que experimento son mucho más profundas y llenas de matices, a veces sutiles e intrincadas, otras abrumadoras e intensas.

¿Y qué hay de él? ¿Cómo se corre?

Sé que mi pareja también lo siente cuando me estimula, es algo recíproco. Los dos experimentamos lo mismo desde posiciones distintas.

Vídeo de introducción a la práctica de la MO:

Lo que me extraña es que no haya una técnica para el orgasmo masculino.

Sí la hay, pero nosotros nos centramos más en el femenino. Para ellos esta es una oportunidad de experimentar con todo su cuerpo, empezando por usar el dedo como órgano sexual.

Si te soy sincera, no me parece muy justo.

Son muchas las mujeres que incluyen la obligación en la ecuación del sexo. Lo hacemos para satisfacer a nuestras parejas, para que hagan algo a cambio o por cualesquiera otras razones complejas. No lo hacemos por placer.

Ello se debe a que la mayoría de las mujeres no son del todo sexuales: cuando tocamos a los hombres, follamos con ellos o les chupamos la polla, no lo estamos haciendo con el cien por cien de nuestro ser puesto en la labor. En cambio, una mujer que ha practicado la MO durante un tiempo cambia, haciendo que la experiencia sexual para ambos también lo haga.

Es como si dos personas se enchufaran a la corriente y sintieran la electricidad recorriéndoles todo el cuerpo.

¿Por qué la sexualidad femenina parece confundir a tanta gente?

Muchas mujeres ven el deseo como un sentimiento vergonzoso. Cuando no nos conseguimos correr, tendemos a pensar que es por nuestra culpa, sin darnos cuenta de que nuestro cuerpo sabe perfectamente lo que necesita. Deberíamos aprender a escucharle y preguntarle qué quiere.

La MO enseña a las mujeres a hacerlo y a los hombres a formularles propuestas sencillas para que las acepten o rechacen. “¿Quieres que vaya más rápido? ¿Hago movimientos más breves?”. De esa forma, ambas personas sintonizan y experimentan una sensación increíble.

Además, los hombres están encantados de que les demos indicaciones sobre lo que nos gusta que nos hagan sin tener que adivinarlo.

Te puede interesar:   Meditación de Luna Llena 24 octubre 2018 para sanar heridas antiguas

¿Y es una práctica igual de estimulante para ambos miembros? ¿Ha de ser siempre entre un hombre y una mujer?

La MO simplemente requiere una persona con clítoris y otra con un dedo, por lo que pueden practicarla dos mujeres también. Con mis años de experiencia estimulando y siendo estimulada, puedo decir que la experiencia es igual de impactante para ambas partes. Puede ser difícil de creer, pero es verdad.

Es como si dos personas se enchufaran a la corriente y sintieran la electricidad recorriéndoles todo el cuerpo. La ciencia lo explica con la biología de las conexiones límbicas. Pero lo más importante es la experiencia, que habla por sí misma.

¿Podrías describir tu primera experiencia de MO?

La verdad es que ya no recuerdo muy bien la primera vez. La experiencia en sí no me dejó impresionada. Lo increíble fue lo que sentí después, como si una puerta en lo más profundo de mi ser se hubiera abierto, dejando salir una oleada de sensaciones desconocidas para mí: impulso sexual, tristeza profunda, risa histérica y rabia incontenida.

Video: La fundadora de OneTaste, Nicole Daedone, da una charla en TED


¿Cómo te ha cambiado la vida la MO?

Fue como si a partir de ese momento mi vagina cobrara vida. Yo misma me sentía más viva que nunca, con más energía y creatividad. Seis años y medio después, estoy completamente inmersa en la MO y todo lo relacionado con ella.

Bajo mi foto del anuario del instituto hay una nota que dice, “Probablemente se meta a monja”, pero ¡ya no!

¿Dirías que la MO hace a los que la practican más prolíficos sexualmente?

La MO intensifica el deseo. Hay personas que quizá habían practicado mucho sexo o explorado otros campos de la sexualidad, mientras que otras quizá nunca se habían liberado sexualmente, tenían un animal salvaje encerrado en una diminuta jaula, y la MO les ayudó a abrirla.

Yo entro en esta segunda categoría. Gracias a la MO ahora disfruto el sexo de verdad y he perdido el miedo a pedir que me hagan lo que me gusta.

Argumentos difíciles de refutar. He visto que hay gente que tacha la MO de movimiento feminista. ¿Crees que es verdad?

Yo diría que la MO es para cualquiera que desee establecer vínculos más fuertes o sentir más energía y deseo. Creo que es una práctica de la que se podría beneficiar todo el mundo.

Visita Wadie.com

Arte y Neurociencia

La artista Ani Liu ha contestado al patriarcado con un proyecto en el que dirige el movimiento de unos espermatozoides con su actividad cerebral.

Para el proyecto Mind-Controlled Spermatozoa Liu utiliza una máquina electroencefalográfica con la cual altera el movimiento de esperma en un eje XY, usando un proceso llamado galvanotaxis, el cual crea un campo eléctrico que es capaz de actuar sobre organismos simples. Al cambiar la carga que producen sus pensamientos, puede hacer que los espermatozoides se muevan a la derecha o la izquierda.

Ver Video:

por Monica Heisey; traducción por Mario Abad

via Centro Escuela Claridad

Menú de cierre

Comparte con un amigo