Ángeles Amor Incondicional ♥

guardingthechildren

Mensaje Angélico del Día: »»”La razón puede advertirnos sobre lo que es conveniente evitar … pero sólo el corazón nos dice lo que es preciso hacer”…««

La Serie – Sofía
Año 1
Canalización 6
Ya es suyo
Agosto 8, 2007
por Lea Hamann
http://www.eelea.de
Traducción: Maribel González – marigo28@…

Y así comenzamos…

Así comenzamos nuestra reunión aquí juntos en este espacio de confianza, en este espacio de quietud. Estos son tiempos de bastante movimiento, tiempos muy de movimiento en esta tierra y a todo su alrededor, en otras dimensiones. Y nosotros los invitamos, yo, Sofía, estoy invitándolos hoy a detenerse por un momento. Detener toda la actividad que está ocurriendo en ustedes ahora mismo. Detengan esta alta velocidad a la que están moviéndose. Deténganse y aquiétense, sumérjanse en sí mismos, en la quietud dentro de ustedes. Esa quietud que está esperando que ustedes la dejen sostenerlos y cargarlos.
Hay un amor muy especial dentro de esta quietud, una calidad muy especial. Mucho como la quietud que rodea a un bebé cuando nace – una quietud sagrada y especial, que le ofrece al bebé calidez y seguridad.
Y hoy los invito a sentir esta quietud alrededor de ustedes y dentro de ustedes. Esta quietud que los está rodeando, esta quietud que está añorando darles calidez y comodidad y cargarlos por un momento, para estar con ustedes un momento. Por este momento presente del AHORA, este ahora donde nos reunimos una vez más.
Nos reunimos en este espacio en este momento, y también hay muchos, muchos seres entrando a este espacio. Seres que ustedes llamarían humanos, otros que ustedes llamarían angélicos. Amigos míos entran a este espacio, porque yo, Sofía, he invitado a mis amigos a que me acompañen. Amigos a los que me siento amorosamente conectada están entrando a este espacio para estar con ustedes y compartir con ustedes quienes ellos son y lo que ellos saben.
Y ustedes entran con su vida actual, con todo lo que es importante para ustedes por ahora, con todo lo que están enfrentándose. Y los seres que ustedes llamarían ángeles también entran a este espacio con las cosas que ellos están enfrentándose en sus vidas, en su mundo.
Y así nos reunimos. Nos reunimos en un espacio que no conoce rango. No hay buenos asientos o malos asientos. No hay hilera delantera o hilera trasera. Todo el mundo está encontrando el propio espacio de él o ella. Todo el mundo está trayendo el propio asiento de él o ella. Y cada asiento se ve diferente. Algunos se sientan en el piso, o en el suelo. Algunos se sientan en agua, flotan en agua o están en las olas. Algunos se sientan, algunos flotan, algunos bailan. Algunos se sientan solos un poco lejos. Otros se sientan en medio de la multitud. Todo el mundo está sentado donde sea que estén cómodos, donde sea que se sienten en casa.
Así que permítanse sentir dónde están sentados. ¿Cómo es el asiento que ha traído? ¿Dónde está el lugar que ha elegido? Su asiento le queda como anillo al dedo, los sostiene exactamente como a usted le gusta ser sostenido. Su lugar no es ni muy caliente ni muy frío, ni muy grande ni muy pequeño. Es perfecto. ¡Perfecto!
Y permítanse a sí mismos percibir. No hay juicio en este espacio. Ningún juicio de si hay un lugar mejor o peor dónde sentarse. Si es cómodo o no, si está bien o mal. Su lugar es simplemente como es. Y así es como es aceptado – por usted y por todos aquellos que se reúnen aquí hoy.
Este es un espacio donde nos aceptamos unos a otros, donde nos reunimos en compasión y respeto. Un espacio donde nos detenemos por un momento, donde podemos soltar y regresar a nosotros mismos. Es un espacio donde compartimos lo que sabemos y quienes somos, lo que sentimos y lo que percibimos. Cada uno aporta las cosas que él o ella está enfrentando o está afectado por. Y nos observamos unos a otros, nos inspiramos unos a otros y apoyamos unos a otros con solo estar aquí. Ustedes apoyan a otros con solo estar aquí. Ustedes no están cambiándolos. Ellos no los están cambiando a ustedes tampoco. Ustedes simplemente están aquí. Ustedes están aquí en un espacio donde se sienten bien, donde se sienten cómodos. Esto es un regalo tal, un regalo tan maravilloso para todos los demás que compartan este espacio con ustedes. El simple hecho de que ustedes estén aquí es tal regalo.
Una presencia que no demanda o exige nada, ni que quiere cambiar nada, sino simplemente estar aquí. Tal presencia evoluciona por medio de profunda confianza. Una  confianza profunda que eso sabe que no tengo que hacer algo o cambiar algo, puedo estar aquí para mí y seguir siendo yo mismo.
Nosotros compartimos una presencia, una confianza, una quietud en este espacio hoy.
Y los invito a sentir cómo poco a poco están llegando a este espacio. A sentir cómo se vuelve más y más cómodo, más y más natural para ustedes estar aquí, aquí con ustedes, con nosotros, conmigo, Sofía. Me gustaría invitarlos a aquietarse por un momento, a compartir la quietud consigo mismos y con todos los demás que están aquí hoy.
(pausa más prolongada)

Porque vean, yo, Sofía, conoce el poder sanador de la quietud. Y hoy me gustaría hablarles de la quietud, para acercarlos más a esta quietud.
A través del tiempo ha habido personas aquí en la tierra y también en otras dimensiones que han buscado quietud. Y trataron de hallarla retirándose de la vida y de las experiencias de la vida cotidiana. Las personas se instalaban en cuevas, iban al Himalaya o se adentraban en los bosques lejos de cualquier civilización, y se establecían donde pudieran simplemente meditar y sumirse en sí mismos.
Y hoy me gustaría invitarlos a sentir cuáles aspectos de ustedes todavía buscan quietud de esta manera, todavía tratan de encontrar quietud retirándose de la vida, dejando todo atrás – todavía tratan de lograr quietud soltando cualquier tipo de participación terrestre.
Los invito a percibir dónde es que ustedes creen que tienen que luchar contra los sonidos que los rodean, el ruido de la cuidad en que viven, el ruido de su familia o de su lugar de trabajo, para finalmente lograr la quietud que han estado buscando.
Porque vean, esta ha sido la manera vieja. Es el camino que tantos buscadores espirituales han puesto en práctica, sin realmente conducirlos a ningún lado. Vean, cuando alguien finalmente llegaba a esa cueva en el Himalaya y vivían ahí durante uno, dos o incluso siete años – en algún momento había un pájaro que entraba volando, que hacía un ruido. O quizás otra persona pasaba, otro viajero que empezaba a molestarlos. Así que incluso ahí, al final del mundo, todavía habría algo o alguien destruyendo esa quietud.
Así que me gustaría invitarlos a sentir. Siempre que ustedes se retiran para buscar paz, siempre que dicen: Este es mí tiempo. Me pertenece a mí. ¿Con qué frecuencia suena el teléfono? ¿Con qué frecuencia es este el momento exacto cuando sus hijos quieren que ustedes jueguen con ellos? ¿Con qué frecuencia alguien toca el timbre en ese preciso momento? Quizás el cartero le está trayendo un paquete, o su vecino está haciéndole una visita. Algo siempre pasa. Las ventanas están vibrando debido a una repentina tormenta, o un vecino está escuchando alguna música ruidosa – de alguna manera algo pasa y esa paz que había logrado crear para usted está siendo interrumpida.
Así que hoy me gustaría invitarlos a percibir una nueva manera de alcanzar y aceptar esa quietud. Porque vean, esa quietud no significa nada ruido, nada actividad, nada de otras personas. Quietud ni siquiera estar solo, retirados, encerrados. Porque la quietud que es forzada o lograda a través de esfuerzo en realidad solo traerá ruido, solo traerá resistencia, solo traerá la energía contraria que entonces empieza a interrumpir esa mismísima quietud.
Siempre que intentan lograr algo por medio del esfuerzo y la separación, ustedes crean justamente la energía contraria, ustedes crean justamente la energía polar.
Cuando ustedes quieren lograr obtener riqueza, ustedes crean pobreza al mismo tiempo, la cual altera su riqueza. Cuando hacen un esfuerzo por obtener una hora libre todos los días para alejarse y relajarse, al mismo tiempo están creando ruido y disturbio del exterior. Y cada vez que ustedes están en esa quietud pueden sentir que hay algo más allí también. Hay algo que los separa de la quietud, algo que mantiene a esa quietud alejada de ustedes.
Permítanse a sí mismos sentir eso, entre más ustedes tratan de estar en esa quietud, más se enfocan en los disturbios y el ruido. Entonces existe temor y tensión. ¿Qué pasa si alguien me interrumpe? ¿Y si el timbre suena? ¿Y si los vecinos tienen ganas de escuchar música ruidosa ahora mismo? Y este estado en que se encuentran no es quietud. Incluso si nadie los interrumpe, incluso si el timbre no suena, incluso si todo a su alrededor está silencioso – hay tanta actividad en su interior, hay tanto ruido y tanto temor de perder esa quietud de nuevo.
Ustedes intentan alcanzar cosas haciendo un esfuerzo, porque en lo más profundo ustedes creen que esa quietud no les pertenece. Ustedes tratan de enriquecerse haciendo un esfuerzo porque en lo más profundo ustedes creen que esas riquezas no les pertenecen.

En los más profundo de ustedes, ustedes están convencidos de que esa quietud, las riquezas, esa relación, lo que sea que quieren – ustedes están convencidos de que no está destinado a que sea suyo, que no les pertenece, que está separado de ustedes. Y este temor los lleva a hacer un esfuerzo, a forzar las cosas. Y ustedes pueden observar esto a todo su alrededor en esta tierra: una raza entera o un estado entero está a veces convencido: esta paz no nos pertenece. La riqueza y la seguridad no nos pertenecen. Debemos luchar por ellas.
Permítanse a sí mismos sentir, se trata realmente de ese temor profundo, esa creencia: La paz no me pertenece. La prosperidad, riquezas, quietud, ellas no me pertenecen, no debería tenerlas. Creencias como esa los llevan a hacer un esfuerzo, un gran esfuerzo por tratar y separarse a sí mismos, para contenerse. Y a través de esto ustedes logran exactamente lo que creen en lo profundo. Alcanzar la quietud se dificulta más y más, ustedes gradualmente pierden sus riquezas, y la prosperidad se convierte en algo que ustedes simplemente no pueden alcanzar aunque está justo en frente de sus narices.
Y yo, Sofía, los invito hoy a sentir esto en un profundo, profundo nivel. Sientan esa profunda creencia, la cual es tan antigua como la tierra misma, incluso más antigua. No me pertenece. No es para mí. ¡Permítanse a sí mismos percibir! Permitan que su atención esté en ese pensamiento por un minuto. Este pensamiento que les dice: Simplemente no es suyo. Este pensamiento que les está diciendo que usted es un huérfano, que usted no tiene nada ni a nadie. Y que usted debe luchar por todo lo que desea. Usted debe hacer un esfuerzo por conseguir cualquier cosa porque eso no le pertenece. Usted simplemente no nació solvente. Las riquezas no son para usted.
Permítanse a sí mismos sentir como esta vieja creencia los tiene correteando en círculos durante toda su vida, y cómo toca todo y cambia todo lo que ustedes experimentan.
Todo es construido sobre esta creencia. Todo es tocado por ello. Y ni siquiera los agota. Ustedes no necesitan mucho esfuerzo o concentración para creer que nada les pertenece. Simplemente pasa, todo por sí solo, y cada nuevo día refuerza esa mismísima creencia. Vean, simplemente no es suyo. No les pertenece. Su éxito no les pertenece. Su cuerpo no les pertenece. Nada en absoluto les pertenece. Y el temor surge cuando ustedes creen que nada en absoluto les pertenece, y ese vacío que sienten cuando nada les pertenece es el motor que genera la lucha, es lo que nos tiene luchando y separándonos a nosotros mismos, lo que nos convierte en codiciosos, lo que nos convierte en temerosos, haciéndonos cerrar nuestros corazones y bloquear nuestros sentimientos.
Y me gustaría invitarlos a percibir esto, a darse cuenta de nuevo. A darse cuenta de que existe esta creencia que dice “no me pertenece”. Y si pienso que esa quietud no me pertenece, no puedo experimentarla, no puedo vivir en quietud, no importa lo mucho que lo intente, no importa lo mucho que me esfuerce. Ven, incluso si las personas han luchado por paz y todas sus bombas hayan sido lanzadas y todas sus luchas han sido peleadas, incluso si esa persona que nos había estado molestando, esa persona que odiábamos no está aquí ya – ¿es esa la paz que realmente hemos estado anhelando?
¿Es esta realmente la quietud que hemos estado buscando, cuando tienen que cerrar todas sus puertas, separarse a sí mismos de su familia, desconectar el teléfono e ignorar el timbre? Cuando siempre tienen que temerle a sus vecinos y al ruido que hacen – ¿es esa la quietud que anhelan? ¿Es esa la quietud que en realidad persiguen?
La riqueza por la que se precisa abogar, la riqueza que tiene que ser lograda a través de trabajo arduo y prescindiendo de todo su tiempo libre, ignorando lo que realmente les encanta hacer – ¿es esta realmente la riqueza que les gustaría tener? ¿La riqueza que necesitan defender? ¿La riqueza que en cualquier momento se las puede robar un ladrón, el recaudador de impuestos, las personas a las que les deben algo? ¿Es esta realmente la riqueza que desean llamar suya? ¿Es esta la riqueza que su corazón ha estado anhelando? ¿Es esta la riqueza que los haría feliz? ¿La riqueza que realmente no poseen sino que han logrado a través del azar o esfuerzo o lucha sin fin?
A mí, Sofía, me gustaría invitarlos hoy a sentir en su interior en este profundo nivel: Junto a ese mismísimo pensamiento de “no me pertenece”, justo al lado de ello,  existe el pensamiento “me pertenece”.
Justo al lado del pensamiento “no me pertenece” está el pensamiento “me pertenece”.
Y usted es el que decide, ve, cuál de estos dos pensamientos será verdad en su vida. Hasta ahora ustedes han experimentado el pensamiento “no me pertenece”. Ustedes han tenido las experiencias que son el resultado de ese mismísimo pensamiento. Y yo, Sofía, los invito a sentir. Una parte de esta Nueva Era que está despertando actualmente dentro de ustedes tanto como en todo a su alrededor, una parte de este cambio es encontrar una nueva creencia dentro de ustedes mismos, a comenzar un nuevo programa, a hacer una nueva elección. Y esta elección es:

Me pertenece.
Me pertenece.

Y por un momento me gustaría invitarlos a sentir, a sentir esta creencia, a sentir esta verdad. Les pertenece a ustedes. “Les pertenece a ustedes” es tan poderoso, transforma todo lo que ustedes son y todo lo que ustedes experimentan. La dinámica de “les pertenece a ustedes” les permite realmente y verdaderamente experimentar esta Nueva Era, esta Nueva Era que está despertando ahora mismo, y experimentar y disfrutar el siguiente paso en el viaje de su propia alma.
Cuando saben: “Me pertenece”, entonces el temor que los ha conducido tan lejos morirá. Cuando saben: “Me pertenece”, entonces pueden empezar a recibir y aceptar lo que sea que desean. Cuando ustedes saben que les pertenece, que ya está ahí para ustedes, entonces pueden empezar a suavizarse otra vez, a abrirse otra vez. Pueden empezar a dejar que la energía fluya hacia su vida y hacia su realidad otra vez.
Hoy hemos invitado a la energía de la quietud, ya que tantos de ustedes la necesitan ahora mismo porque hay semejante cambio ocurriendo, dentro de ustedes también como a todo su alrededor en esta tierra. Hemos invitado a la energía de la quietud para que puedan experimentar un poco con esta energía que es tan familiar a ustedes y tan preciada. Observen lo que pasa cuando ustedes saben: La quietud me pertenece. La quietud me pertenece.  Dejen que su atención se dirija hacia adentro, en lo más profundo de ustedes, y observen. Observen lo que pasa cuando ustedes saben: La quietud me pertenece. La quietud me pertenece y está aquí. Y puedo empezar a inhalarla y a aceptarla.
Entre menos tengan miedo, menos luchan – más quietud, riqueza, amor, lo que sea que desean, puede entrar a su vida. Entre más piensan que no les pertenece, más miedo tienen de que podría no estar ahí para ustedes, entre más luchan – más lejos esa quietud, riqueza, o lo que sea que es, estará de ustedes. Al igual que la historia del burro y la zanahoria. Entre más rápido corre el burro, más se aleja la zanahoria de él. Hasta que se detienen. Se detienen y hacen una elección para ustedes. Y la nueva elección es: Me pertenece.
Algunos de ustedes todavía creen firmemente que es normal luchar, y esforzarse, y que si despejan sus asuntos personales y bloqueos mentales, si tan solo logran un nivel elevado de conciencia, si tan solo suben lo suficientemente alto en la escalera espiritual, entonces un día todo lo que han estado anhelando se les dará. Su iluminación les dará todo. Algo allá afuera vendrá y les dará todo lo que han estado anhelando, se les dará desde algún lugar o desde alguien separado de ustedes. Quizás una nueva pareja, una nueva relación, un cambio de política, una mejoría física en su cuerpo. Entonces colocan sus esperanzas en algo separado de ustedes, hacia el futuro o en alguna otra persona, en algo separado de ustedes. Vean:
La esperanza no es ninguna herramienta para un verdadero creador.
La esperanza es algo que hacer o tener si se definen a sí mismos como víctima. Si ustedes piensan que son débiles e indefensos, entonces comienzan a tener esperanza. Comienzan a esperar. Comienzan a esconderse. Y yo los invito: Es tiempo de que hagan una elección, de que se den cuenta de que todo ya es suyo, siempre lo ha sido y siempre lo será. Todas sus creaciones les pertenecen. Todo lo que necesitan les pertenece.
Algunos de ustedes empezaron a recortar cosas. Empezaron a sentirse más seguros cuando no necesitan ciertas cosas: “Oh, qué bonito, ya no necesito comida. Oh, fantástico, ya no necesito dónde vivir. Oh, qué maravilloso, ya no necesito un auto. Miren lo independiente que soy. Miren cuán poco necesito de este mundo, de esta tierra.” Esto es solamente un juego. Un juego de temor, un temor de que todas esas cosas – la comida, el bonito apartamento, su cuerpo – realmente no les pertenece, y que están mucho mejor al no contar con ellos, de lo contrario solo habrá desilusión una vez más.

Los invito a percibir. Ustedes pueden elegir y pueden permitir: Sí, me pertenece. Me pertenece. Y entre más ustedes puedan aceptar esto dentro de ustedes, más reconocen que la comida, la casa, todas esas cosas ya los están esperando – entre más ustedes pueden abrirse a su vida y a sí mismos, más pueden abrirse a todo lo que ustedes son y a la experiencia de estar vivos en esta tierra.
El pensamiento “Me pertenece” crea paz en la tierra y dentro de ustedes, crea paz y libertad para ustedes. El pensamiento “Ya es mío” les permite expandirse y aceptar lo que ya es suyo, y disfrutar de lo que está aquí para ustedes, para disfrutar de su tiempo aquí en la tierra.
Tantas personas temen disfrutar de esta vida, porque eso querría decir que esta vida los toca, que esta vida es algo especial, algo único, algo hermoso. Y siempre y cuando ustedes piensen que no les pertenece y que una ráfaga de viento podría llevárselo todo, ustedes no pueden permitirse a sí mismo ser tocados por la vida. Ustedes no pueden permitir que una nueva creación entre a su vida.
Muchos de ustedes entran aquí hoy, portando creaciones con ustedes que están listas para nacer en esta tierra. Ustedes traen esas semillas, esas pequeñas plantas, esta energía que está lista y dispuesta a crecer y a florecer en su vida. Pero ustedes no se atreven a realmente y verdaderamente dejar que crezcan, debido a lo que están acostumbrados a pensar: ¿Me pertenece esta vida? ¿Me pertenece está creación? ¿Quién me gobierna a mí y a mis creaciones? ¿Vendrá alguien algún día y quizás destruya mis creaciones o me las arrebate todas?
Tantísimas personas temen que sus creaciones podrían serles arrebatadas. Y entonces se defienden a sí mismas e intentan proteger sus creaciones, haciéndolas verse más pequeñas de lo que realmente son, para que no llamen la atención, para que nadie pueda verlas. Es como si ustedes estuvieran colocando cadenas de hierro alrededor de ellas para que nadie pueda arrebatárselas.
Vean, lo que realmente pasa es: Ustedes sofocan sus creaciones. Sus creaciones están muriendo porque ellas ya no pueden respirar. Ustedes no las liberan porque ustedes no tienen confianza alguna, porque ustedes no comprenden que ellas ya les pertenecen. Para aquellos de ustedes que están portando tales creaciones con ustedes hoy – se les invita a sentir: Esta creación les pertenece a ustedes, les pertenece con todo lo que contiene. Entre más ustedes puedan aceptar esto, más pueden ustedes sentir el amor que está ahí cuando ustedes saben que su creación les pertenece – más seguros se sentirán de dejar que esa creación crezca y se expanda, para dejarla irradiar. Y entre más ustedes permitan que otros vean y experimenten su creación y compartan su gozo con ustedes.
Mis creaciones me pertenecen.

Y ellas siempre lo harán, desde la semilla, la idea, al árbol que da fruto, a la realización. Sus creaciones les pertenecen. Su creación es suya, es con certeza tan suya que no tienen que temer más. Es con certeza tan suya que no tienen que luchar más, no tienen que ser celosos ya, y no tienen que esconderla.
Permítanse a sí mismos percibir. Es un regalo y un día tan maravillosos para esta tierra cuando un grupo de personas pueden comenzar a sentir esto.
Todo lo que es ya me pertenece. Todo lo que es entra a mi vida, toda posibilidad, todo potencial, todos me pertenecen. Me están esperando. Me pertenecen.
Es el amor de su alma haciéndose visible. El amor de su alma, diciéndoles: “¿Cómo podría alguna vez dejarlos caminar esta tierra sin amor, sin las cosas que les pertenece?” Su alma los está mirando y dice: ¿Cómo podrían ustedes alguna vez creer que los envié a esta vida como un huérfano, totalmente solos, sin amor, sin las creaciones que les pertenecen, sin proporcionarles todo lo que ustedes necesitan?”
Y si gustan, pueden sentir este amor y las cosas que están aquí para ustedes y siempre estarán y pueden aceptar estas cosas como su posesión, pueden empezar a sentir que les pertenece, que siempre estarán allí para ustedes. Ya no tienen que guardarlas. Ya no tienen que protegerlas o esconderlas. Su luz puede brillar. Su alegría por sus creaciones puede ser visible ahora. Sus creaciones pueden ser visibles ahora. Su bonito auto, su hermosa casa nueva, su nuevo gran trabajo, su página web, su canción, su pintura – puede ser visible.  Puede brillar hacia este mundo y ustedes pueden sentir: Les pertenece. Y siempre lo hará.
Conforme finalizamos este tiempo que compartimos aquí hoy, los invito a aceptar la quietud que está aquí para ustedes, a darse cuenta de que esta quietud les pertenece, y a notar qué estimulante puede ser la quietud para ustedes – especialmente en estos tiempos actuales. Permítanse a sí mismos sentir: Esta quietud mora en su cuerpo. Esta quietud mora en sus pensamientos, en sus acciones, en todo lo que ustedes hacen. Esta quietud mora en su sueño tanto como cuando están despiertos. A esta quietud le gustaría acompañarlos y recordarles que les pertenece a ustedes.
Siempre que ustedes tienen la sensación de que las cosas están  excediéndose o existe demasiado movimiento, demasiadas nuevas cosas para ustedes de manejar, ustedes pueden inhalar su quietud. Acéptenla y permítanse a sí mismos percibir cómo todo se aquieta, cómo todo se tranquiliza dentro de ustedes y a todo su alrededor; qué suave y pura esta quietud es, qué verdadera, qué confiable, qué increíblemente confortante esta quietud puede ser para ustedes.
Esta quietud les pertenece a ustedes. Es su elección si la toman o no, es su elección si creen que es suya o no.
Y con esto hemos llegado al final de nuestra reunión por hoy.
Después de un corto descanso regresaremos para responder sus preguntas y aquellas que se han suscitado mientras aquí en este espacio.
Les agradecemos por este tiempo que compartimos juntos.
Y así comenzamos…

Editado por Eva Smarda Carney
newenergyexpression@…

Cuando enriquecemos el interior, todos estamos bien en el interior y en el exterior.

“CREAMOS NUESTRAS EXPERIENCIAS CON NUESTRA PERCEPCIÓN.”……

***********************

TE INVITO A QUE ESCUCHES

(FUNCIONA LAS 24 HS. DEL DÍA)
WWW.RADIOSAINTGERMAIN.COM.AR
…..

“Que Todos Juntos en Unión y Armonía de Pensamientos
podamos Difundir Verdad”

Solicitamos que cada comunidad, grupo o individuo comprometido con la búsqueda de la verdad realicen meditaciones, afirmaciones, decretos y enviar sus energías positivas al resto del planeta generando de esta manera una onda que dará la vuelta a nuestra tierra cubriéndola en su totalidad. Esta forma de recrear energía estimulara a otros que están en la búsqueda; establezcamos una suave brisa refrescante que renueve la paz en los corazones y despierte las mentes de todos en el Planeta.
Unidos hagamos fluir la Llama Violeta al Planeta Entero. ENVIEMOS pensamientos del Rayo Violeta, decretando simplemente:


“LA LLAMA VIOLETA ARDE EN TODO EL PLANETA”

AFIRMACIÓN: “YO SOY UN SER ASCENDIDO DE LUZ Y
AMOR ILIMITADO”
….


¡¡¡Que tenga un Divino día En Amor Incondicional!!!


»»Amor Incondicional««

–~–~———~–~—-~————~——-~–~—-~

¡¡¡Hoy es el primer día, del resto de nuestra vida!!!

A VIVIRLO, exprimirlo, amarlo, hacerlo…

-~———-~—-~—-~—-~——~—-~——~–~—

Yo Soy Perfectamente Plena; y totalmente amada, digna, y completa.


36-stantonbury-hill-somerset-07-07-2007-wheat-oh1

Luz y Sombra = YO-HAM

Bendiciones para todos Namasté

!Solo por hoy YO SOY feliz!

“La Espiritualidad más expandida es el

AMOR en VERDAD Iluminado”

anangelofliteblessedassurance

♥ Ángeles Amor Ilimitado e Incondicional ♥


Menú de cierre
error: Content is protected !!

Send this to a friend