LOS CAMBIOS COSMICOS

Image was created and presented by Spacewallpapers.net

Antes de continuar deseo hacer una aclaración:

Debido a que estamos acostumbrados a vivir de acuerdo a como hemos sido enseñados por nuestros padres, amigos, maestros y ancestros, es decir, para solo detentar o disfrutar de sexo, dinero, poder, salud, bienes materiales y lo que consideramos que es el amor, trabajo, vanidad, diversión, evasión y descanso, poco nos ocupamos de lo que pasa mas allá de este mundo, sus contornos y sus incidencias, y, por tanto, es claro que mirar hacia otras realidades, como lo es aquello de que se habla en este material, puede producirnos temor o desconcierto, más, no debemos temer, sino vivir el día con día de la vida en la forma mas plena posible pero con conciencia.

Todo puede suceder, y formando parte de ese todo, puede suceder que no suceda nada.

No alarmarse.

Aunque de todas formas, es aconsejable vivir cada día como si fuera el último, con amor hacia los semejantes, hacia uno mismo, hacia lo que nos rodea, con alegría, y pensar muy seriamente en que lo que empieza termina, pero que donde algo termina principia otra cosa, en, como dicen los religiosos, “ponerse a cuentas con DIOS”

Nada malo sucedería si no pasara nada y siguiéramos igual, pues viviendo con una conciencia renovada todo sería mejor para nosotros y para todos, pues crearíamos un mundo de amor, de comprensión, respeto, dignidad, de ayuda mutua y de crecimiento mundial, ¿no cree usted?

Así, pues, no habría nada que perder si nos condujéramos como si “el mundo se fuera a acabar”, en que por temor a lo desconocido cambiáramos nuestra mentalidad, proceder, conducta y demás, pues, si no pasara nada, habríamos cambiado la vida en la tierra.

Maravilloso, ¿no?

En fin.

Volviendo al tema, a las posibilidades de que seriamente se hace referencia por los distintos sectores de la humanidad, como son el religioso, el científico, etc., se habla mucho de que al salir la Tierra de este sistema solar, o al viajar todo el sistema junto con la Tierra por el cosmos, necesariamente habrá cambios, que pueden darse en las más insospechadas formas, que como resultado de cambio en la inclinación del eje terrestre podría ocasionar terremotos, maremotos, "armagedones" tal vez, etc. si es que no acaba antes la vida humana y de nuestros compañeros de los otros reinos con motivo de guerras fratricidas, en uso de energía atómica o de descubrimientos aún más peligrosos.

¿Quién lo sabe?

Como quiera, al arribar junto con la Tierra al siguiente destino, no ocuparemos mas tener cuerpo físico, si es que en base a los impulsos electromagnéticos que mueven al cosmos, ese salto cuántico nos conduce a un sitio no tridimensional, ya que se ha venido hablando insistentemente por distintos grupos que manejan conocimiento, y aún de científicos, que la Tierra irá a otra dimensión distinta.

Como ejemplo les digo que cuando se viaja al ártico o a lugares fríos, el cuerpo físico humano requiere de un abrigo que cubra y proteja al cuerpo.

Cuando se viaja al trópico ya no se requiere de un abrigo, sino más bien de despojarse del mismo.

Cuando se viene a esta tercera dimensión, debido a sus implicaciones y naturaleza, el ser, como ente espiritual existencial, requiere de un vestido o una cubierta de carne llamada cuerpo físico, que es lo que por atracción, condensación y sintonía le permite manifestarse en esta dimensión y en esta vida, y es lo que por desconocimiento las personas confunden con el ser al pensar que son el cuerpo.

Sin embargo, al salir de esta tercera dimensión debido al salto cuántico que se rumora dará, o está ya en proceso de dar este planeta, ocurrirá que en forma similar a ir al trópico, no necesitaremos ya mas un cuerpo físico, pues en dimensiones superiores a la tercera, a la dimensión material, no existen los contornos, ni los espacios son materiales como lo son aquí, por lo que viajaremos en espíritu y en verdad, dándonos cuenta que el cuerpo era solo una cubierta accidental, y que nosotros nunca fuimos cuerpo, sino alma, espíritu.

En el momento crucial o del paso de una dimensión a otra, seremos testigos de nuestra propia desencarnación, es decir, de cómo nuestro ser se despoja del abrigo de carne para continuar su trayecto, tal y como les sucede a las especies animales llamadas serpientes o víboras, que dejan la piel vieja cuando la renuevan, y de que al igual que ellas, que no mueren, sino continúan en otro cuerpo nuevo, no morirán, como erróneamente se ha creído, pues la realidad es que todos somos inmortales, y lo único que sucede es que dejaremos el cuerpo, ya que es lo único que perece.

Pero así como la Tierra será atraída por ley de sintonía y afinidad a otro sol, o todo el sistema solar a otro cuerpo más grande, solo los habitantes de este mundo que se identifiquen con aquella sintonía vibratoria podrán emigrar hacia ese nuevo destino, mientras que quienes por su carga eléctrica atómica negativa no sintonicen, tendrán otro destino distinto de acuerdo a la naturaleza de su vibración personal, por la ley de atracción y rechazo, de afinidad y de sintonía, de identidad, de longitud onda, según la densidad vibratoria que tengan llegado el momento, y que tenga la propia nueva dimensión.

Aunque quiero aclararles que en el Universo todo es Justo y Perfecto, que todo obedece a un plan preconcebido por la Mente Maestra, y que, aún, lo que vemos como “destrucción” de la humanidad, solo forma parte del proceso de eterno cambio, que para ustedes podría ser una tragedia, no así para los mundos superiores, pero que la humanidad jamás se extinguirá, sino al partir a estratos superiores por la razón que sea, por cataclismos, cambios cósmicos o lo que gusten, dejará su espacio a humanidades nuevas que vienen a ocupar el sitio que dejan, similarmente a como ocurre cuando se pasa de un ciclo escolar a otro, en que nuevos estudiantes vienen a ocupar los lugares que dejan quienes dejan sus pupitres al partir.

 

Autor: Lic. Raúl Reynoso Bucio.

Visita Wadie.com

**Bekram**

**Hombre De Las Estrellas**

Menú de cierre

Comparte con un amigo