278_maelstrom2_1600

¿Recuerdan que al principio les indiqué que les traigo un saludo de las Legiones de Luz, compuestas por Hermandades Superiores, quienes moran en regiones espaciales ignotas para la gran mayoría?

Bueno, pues en relación con ello les diré, para ilustrar eso, que el hogar, que en sí consiste el fundamento de la vida en la sociedad humana actual, se considera una especie de universo en pequeño, en el cual el padre de familia, siendo la cabeza de la misma, y autoridad tradicionalmente aceptada, viene a ser el sol, el centro de dicha agrupación familiar, a la vez que la madre viene a ser la luna, quien es igualmente importante aunque en otro ángulo, cumpliendo así cada uno por su parte el papel que le corresponde.

En ese universo familiar los hijos vienen a ser los planetas o electrones, quienes giran en dependencia alrededor del núcleo, el padre de familia.

Bien, de la misma forma que los hijos están supeditados a la autoridad del padre de familia, a su vez todos los padres de las familias que viven en una misma ciudad, lo están frente al Presidente municipal de su país.

Luego, todos y cada uno de los Presidentes municipales de un Estado, se encuentran supeditados a la autoridad del Gobernador de ese estado.

Y todos los Gobernadores de los distintos Estados que integran una República, lo están frente al Presidente de ese País.

Después, el Presidente de un País se encuentra subordinado, en el caso del Continente Americano, a lo que se conoció como la OEA, Organización de Estados Americanos.

Y los representantes de cada una de las Organizaciones que representan a cada uno de los distintos Continentes de este mundo, se supeditan a su vez a la ONU, Organización de las Naciones Unidas.

¿Y después qué? ¿Sigue alguna otra autoridad a la cual se supedite el Presidente de la ONU, o ahí termina la escala jerárquica?

Por supuesto que no, no termina ahí, y en cambio sí sigue la escala, pues de la misma forma en que existe un orden para vigilar, supervisar y garantizar la vida y convivencia de todos y cada uno de los pueblos que conforman los distintos Continentes, Países, Estados, Ciudades y Pueblos de la Tierra, existen otros Seres quienes son conocidos como la Agartha Shanga, o reunión de Sabios, quienes vienen a ser intermediarios entre los humanos de este lugar cósmico y Seres Superiores a esta humanidad, éstos últimos quienes moran en regiones del Espacio ignotas para la mayoría de ustedes, y quienes constituyen las Jerarquías Planetarias que tienen a su cargo el equilibrado y armonioso desarrollo de la vida en el Cosmos en general, y de este planeta en particular, de lo cual les hablé al inicio, ¿recuerdan?

De acuerdo con los distintos conocimientos que tratan de explicar el origen y destino del Cosmos, de la vida, y de la humanidad, se sabe que existen dos polaridades sobre la que descansa el propio Universo, que son, la corriente positiva y la corriente negativa, expansión y concentración, sístole y diástole cósmico base de la dinámica de la vida.

La Corriente positiva está representada o simbolizada por lo Blanco, lo Luminoso, lo Espiritual, el día, lo bueno, las virtudes, el amor, etc., mientras que la corriente negativa está representada o simbolizada por lo negro, lo mundano o material, la noche, lo malo, los vicios, el odio y las pasiones en general, etc.

En otras palabras la “J” y la “B” de las columnas del Templo de Salomón.

La columna de la benignidad y la columna de la severidad.

DIOS y el Diablo, éste último conocido también como Maya o el Engañador.

Aquí es bueno recordar que DIOS, en su infinitud se encuentra manifestado en cuanto a lo material, mediante la cadena de universos pequeños, que juntamente con miles y miles como ellos y los seres que los pueblan, constituyen y originan un universo mayor. (Véanse capítulos anteriores).

Pero también, debemos tener presente que existe otra forma o parte de DIOS que es inmanifestada o sutil.

En otras palabras, esa otra forma sería el mundo a priori y el mundo a posteriori, es decir, la existencia antes y después de la creación de este mundo y de este estado de cosas, a punto, no de extinguirse, como piensan muchos, sino en esa dinámica que constituye la vida, ubicado en la antesala de los cambios por venir, que si bien, para nosotros constituyen algo grave desde nuestro pequeño e ignorante punto de vista como humanos, porque nos mueve hacia otros derroteros, a lo desconocido, nos produce temor porque nos obliga a aprender y a hacer cosas que desconocemos, cuyos cambios, graves para nosotros, son en realidad prácticamente insignificantes por superficiales en el universo, solo una parte infinitesimalmente pequeña del cosmos, algo “de rutina”, pues no es mas que otro sístole o diástole en el universo, lo cual constituye la ESENCIA y la PRESENCIA de DIOS, integrantes de su POTENCIA,

Bueno, me voy a referir únicamente al mundo a posteriori o mundo material.

Cuando la humanidad llega a un punto que no comprende, y que por tanto reviste un misterio,  inmediatamente saca del cajón del escritorio la etiqueta que dice DIOS, y se la coloca a aquello que no se explica.

Mas cuando debido a su natural avance y evolución la humanidad logra irse explicando aquello que no entendía, quita esa etiqueta y la coloca a lo que en el nivel siguiente no se explica.

Ejemplo:

Cuando no entendía porqué caía agua del cielo, inmediatamente creó la figura del dios de la lluvia, pero una vez que el meteorológico comenzó a dar sus primeras respiraciones en la vida de la humanidad, y ésta comenzó a entender los anteriormente inexplicados fenómenos naturales, sacó un paraguas, un impermeable, e inmediatamente le quitó dicha etiqueta para colocársela a aquello que en orden ascendente se salía de su dominio.

Lo mismo pasó con el fuego, la fertilidad, y tantas cosas más, como es de su conocimiento.

Así, lo último que no se explica la gente, es en qué consiste el misterio del Señor JESUCRISTO y del SER a quien se denomina DIOS.

Sin embargo, lo que ocurre es que El Altísimo, nuestro amado y dulcísimo Padre Espiritual, DIOS, es nada mas y nada menos que EL PRESIDENTE de una vastísima región del Universo, la cual tiene a su cargo, y con ella, la vida y el destino de muchos miles y miles de millones de mas millones de galaxias, constelaciones, sistemas planetarios y planetas, y de la vida de sus habitantes, y el Señor JESUCRISTO viene a ser EL GOBERNADOR de una región más pequeña de todo aquello que a su vez EL PADRE tiene a su cargo.

Esto, así de sencillamente explicado, seguramente que constituirá un quebradero de cabeza para muchos que me tacharán de extraterrestre o de diabólico o  irreverente.

Pero lejos de ser yo eso, les comento que esto es así, no les quepa la menor duda.

Sígueme en Facebook

Y así como el Señor JESUCRISTO le responde, obedece y da cuenta de sus actos como Gobernador de esa región a EL PADRE, el propio PADRE tiene un SUPERIOR, y ESTE tiene a su vez otro mas arriba, y así, ad infinitum, otro y otro mas sucesivamente, integrando la interminable y eterna cadena y escala infinita de HERMANDADES PLANETARIAS DE LUZ Y DE AMOR que cuidan, oran, velan y garantizan la vida en todo el UNIVERSO, las cuales se ubican en estratos cada vez mas altos, respectivamente.

Hay quienes ubican el lugar en donde viven el llamado Dios y El Señor JESUCRISTO, en el Sol.

Otros los asocian en Las Pléyades, o en Orión, etc.

¿Han escuchado o leído alguna vez algo de esto?

Esto es menos árido de comprender si recordamos lo expuesto en los capítulos DOS y TRES de este libro, aclarando que no me refiero a los sub capitulitos de dos o tres páginas expuestos en forma de mensajes en que he dividido este libro para su fácil lectura, en el que vimos que los distintos planetas, nebulosas y vías lácteas solo vienen a ser parte de los miles y millones de partículas, átomos, moléculas y células cósmicas, que a su vez, y en conjunto, forman y conforman un cuerpo mas grande, en forma similar a cuando éramos un espermatozoide de nuestro padre biológico, para luego darnos cuenta que por muy grande e incomprensible que nos parecía ese universo sin forma que veíamos, tenía pies, cabeza, ojos etc., y si, de ese modo, este universo en el cual estamos metidos, en el cual vivimos, nos movemos y tenemos nuestro ser, solo es parte de otro mucho mayor, y ese de otro, ad infinitum, entonces cabe preguntarnos:

Bueno, ¿si El Señor JESUCRISTO vive en un lugar del universo, y EL ALTISIMO SER a quien consideramos nuestro DIOS también, y ese lugar en que moran es solo una parte mas del universo en que se ubica nuestro sistema solar, en el que juntamente con nuestro mundo y demás sistemas solares, galaxias etc., no son mas que una parte inimaginablemente pequeña de otra mas y mas grande cada vez, en relación con el SER en el que estamos todos metidos existiendo, entonces son o no son DIOS? o, qué es DIOS? en donde se encuentra? qué está pasando?.

En respuesta, en verdad, en verdad les digo, que ELLOS representan, enarbolan, cuidan y propagan la Columna Blanca, Positiva, Luminosa, Espiritual, de Bondad, Amor y Luz, la cual se encuentra presente en todos los universos que existen, gigantes, grandes y pequeños, y que a su vez se repite y existe en todas y cada una de las distintas regiones cósmicas de que se compone el enorme SER en que nos encontramos existiendo, cuyo enorme ser para nosotros sería DIOS con todas mayúsculas, que es diferente a dios, Dios y D.I.O.S.

Y que ellos son parte de una especie de Confederación Luminosa, portadores de la Luz, en la cual se encuentra depositado el avance de los mundos y el funcionamiento armonioso de los antedichos Universos, quienes al garantizar mediante esa Luz una armónica vida plena de Amor, libre de lo que llamamos pecado,  visto hacia lo grande, hacia lo alto, constituyen la salud e higiene de tales Universos, ya que las cosas cambian de significado y de objetivo dependiendo de la dimensión y del panorama visual.

Y para finalizar con este tema tan difícil de comprender, les digo que EL VERDADERO D.I.O.S, ES LA CAUSA O ESENCIA QUE SUBYACE DETRÁS DE TODO CUANTO EXISTE.

Pero no olviden que todo ello, con lo difícil de entender y comprender, solo pertenece al mundo material, ya que falta aún de analizarse la contraparte de DIOS mismo que no vemos, que es su parte inmaterial, de la cual me abstengo de hablar en esta obra, ya que mientras que no alcance el razonamiento para entender esto, no tiene caso abordarla.

Ustedes tienen la palabra.

Bekram.

Menú de cierre

Comparte con un amigo