Canalización en vivo de Kryon por Lee Carroll

Montevideo, Uruguay – 23 de abril de 2014

Saludos otra vez, queridos, Yo Soy Kryon del Servicio Magnético.

Esta noche me gustaría contarles una historia. No es larga, es informal, y en ella habrá enseñanza. Y la enseñanza es para todos ustedes: los que escuchan y los que están en el salón. En la historia habrá algunas enseñanzas que ya hemos dado antes, pero serán más claras porque las daremos en la forma metafórica de la parábola. De modo que vengan conmigo mientras examinamos la historia de un Ser Humano llamado Wo.

Este Ser Humano puede ser hombre o mujer. En idioma inglés hemos llamado a este Humano Wo porque puede ser Wo-man (woman= mujer; man=hombre), porque puede ser tanto masculino como femenino. En esta historia será ambas cosas. Nos juntamos con Wo un larguísimo tiempo atrás en la isla de Lemuria; allí era mujer. Quiero que imaginen por un momento esa vida porque -en este salón y entre los que escuchan- hay una lección que los representa a ustedes, las almas muy viejas. Ellas han pasado tiempo en Lemuria y ustedes tendrán una pista para saber si estuvieron allí a medida que se despliegue la historia.

Esta es la única vida de Wo en Lemuria porque ella tiene un linaje especial, fue de los primeros en tener la sabiduría de la semilla de la luz y la oscuridad. Es parte de la historia de la Creación. Lemuria era parte de un sistema que creaba almas sabias en un área aislada que no cambiaba con el tiempo. No había a dónde ir, ni ciudades que interrumpieran la enseñanza, y era un lugar puro. De modo que Wo, en su sabiduría, conocía a los Maestros de las Estrellas. Nunca los conoció en persona, pero las enseñanzas estaban en todas partes en Lemuria.

Les hemos hablado antes del sistema de reencarnación. Hace cincuenta mil años era diferente. En Lemuria, solo se vivía una vida, y luego se seguía adelante. Eso permitía que ingresaran nuevas almas todo el tiempo para que las preparasen los Maestros de las Estrellas.

Wo es una mujer durante esta época, pero ha llegado a Lemuria en un momento muy especial. Es el fin de una era. Algunos ya conocen las enseñanzas de Kryon: saben que Hawái es Lemuria. También saben que Hawái está en un lugar de gran actividad geotérmica y, como en otras zonas similares del planeta, el magma caliente del planeta se expandió empujando a la isla hacia arriba. Hubo una razón para eso que explicamos en otros mensajes: Los picos de las montañas tenían suficiente energía fría para crear los tipos de sanaciones que necesitaban eso. Pero Wo llegó en la época en que la isla empezaba a hundirse. La burbuja que la había elevado empezaba a descender y los lemurianos estaban asustados. ¿Pueden imaginarse cómo habrá sido eso? mundo

Aquí les digo algo que algunos ya saben; en un momento les diré qué les provoca esto. La isla no se hundió poco a poco con el tiempo. Había muchísima actividad volcánica, lava por todas partes, las montañas explotaban, las rocas se desplazaban. La isla cambiaba de forma a medida que la montaña se iba hundiendo en el mar. Ustedes saben que hoy Hawái es solo los picos de las más altas montañas del planeta, pero en esa época la montaña entera estaba en la superficie, de modo que los lemurianos pensaron que ese era el fin. Ellos no sabían lo que saben ustedes, que la montaña no se hundiría del todo, dejando afuera a las islas hawaianas. Parecía que todo se hundía. De modo que los lemurianos se subieron a sus barcos y trataron de escapar de la isla.

Todos saben cuán lejos está Hawái de cualquier otro territorio. Miles y miles de Seres Humanos de Lemuria estaban en canoas y lo que llamamos balsas – troncos de madera atados – a merced de las olas y del clima, esperando que las corrientes oceánicas los llevaran a algún otro lugar donde pudieran estar seguros. Muchos sobrevivieron; fueron los polinesios que eventualmente llegaron a las islas Cook y otras zonas del Pacífico, y finalmente al sur hasta Nueva Zelanda. Esa ha sido la historia, y algunos pueden verlo hoy en día. Las palabras que usaban los lemurianos se asemejan mucho hoy a las de lugares tan lejanos como Nueva Zelanda y los maoríes. Wo fue una de ellos. Sin embargo, no llegó en su canoa con los otros. Las corrientes y el clima no fueron propicios y su vida fue corta. Es muy importante que puedan escuchar estas cosas.

Wo reencarnó y continuó con el sistema de lo que llamamos expresión de vida en el planeta. Fue mujer otra vez y se encarnó con su grupo de familia kármica -los otros lemurianos que ella conocía de la isla- y poblaron algunas otras islas. Como ven, ella reencarnó en su grupo y siguió siendo mujer y fue a parar a otra isla. Eso sucedió durante muchas encarnaciones. Algunos lemurianos realmente llegaron a la costa oeste de Estados Unidos, entrando un poco en el territorio, y fueron responsables del Monte Shasta y trajeron consigo a los Maestros de las Estrellas. Otros fueron a otros lugares del planeta.

Ahora bien, en el mismo tiempo en que existió Lemuria, hubo otros asentamientos en todo el planeta que también tuvieron Maestros de las Estrellas. Ese fue el comienzo de la historia de la creación de la Tierra. Y pasaron miles de años.

Aquí se vuelve complicado. En una de las encarnaciones de Wo, ella reencarnó en Europa. Seguía siendo mujer, pero ahora tenemos un dilema. Hay dos tipos de herencia; los lectores del Akasha lo saben. Está la herencia química de los padres del Ser Humano corpóreo, y luego está la herencia akáshica basada en el grupo kármico y el plan para su alma. Aquí está el ejemplo. El hombre sentado frente a ustedes ahora tiene herencia irlandesa. Mi socio Lee, tiene la herencia química de sus padres y sus abuelos que se remonta a Irlanda. Pero su vida pasada, la inmediata anterior, fue en Australia. ¿Cómo se concilia eso? He aquí la respuesta: No necesitan hacerlo. Sólo comprendan la complejidad. Esto significa que su vida pasada en Australia es su herencia kármica, pero la de sus padres es la herencia química, llamémosla herencia celular.

Y así es como funciona, queridos. Ahora Wo es europea, pero tiene la herencia akáshica de la Polinesia. Déjenme contarle qué hizo ella: Miró a su alrededor la ciudad donde nació y cuando creció dejó la ciudad buscando una isla. (Kryon se ríe). Eso explicaría por qué ustedes pueden sentirse incómodos en el lugar donde nacieron. Esto también es importante al punto que cuando ella reencarnó de polinesia a europea, su grupo kármico fue con ella. Eso explica cómo la sincronicidad les permite conocer a personas que creen haber conocido antes, pero que no tienen nada que ver con el lugar donde nacieron. Pueden encontrar a un lemuriano en los lugares más extraños, hablando otro idioma, y ambos tuvieron el mismo Maestro de las Estrellas. Y no estoy hablando en metáforas. ¿Lo entienden? Esta es la complejidad de la forma en que se han movido ustedes por todo el planeta.

Wo encarnó por primera vez como hombre. Había pasado cientos de vidas como mujer. Entró al planeta como hombre y hubo un tiempo de adaptación, que suele requerir tres vidas cuando hay un cambio de género. El sistema es así: Continúan reencarnando en el mismo género una y otra vez porque su recuerdo akáshico está cómodo con eso. Las madres se sienten muy bien dando a luz a sus niños, una y otra vez. Y la herencia que traen dice: “Quiero hacerlo nuevamente. Amo esta sensación, la belleza de dar vida a estos niños. ”De modo que no es un sistema al azar, que crea cambio de género una y otra vez.Algunos creen que se toman turnos como hombre y como mujer sucesivamente. ¿De veras creen que eso funcionaría? Usen su sentido común.

De modo que aquí tenemos a Wo hombre, con la consciencia de una madre. Le requirió adaptación. Pasó otra vida. Siguió adaptándose. Otra vida transcurrió, y ya fue más fácil. En la cuarta vida, era un hombre y siguió siendo hombre, vida tras vida. Pero lo interesante es que se encontraba en islas. Esa era la herencia akáshica. Lo interesante de eso es que llegó a encontrarse en otras islas que tenían problemas. Hubo una, cerca de la costa de Grecia que se sumergió completamente, de repente, y lo mató. Ahora reencarnó en África con su grupo kármico y esta vez tiene miedo del as islas. (Kryon se ríe). ¿Empiezan a ver un patrón?

Si seguimos las encarnaciones de Wo en todo su trayecto hasta los tiempos modernos, ¿pueden imaginar todo lo que experimentó? Perteneció a muchas razas, tuvo muchos colores de piel, estuvo en muchas batallas como hombre y también como mujer; mató a otros Seres Humanos y lo mataron a él. Pasó por los cambios de la consciencia planetaria; murió con su familia en plagas, en duelo, participó en las guerras mundiales. Este fue Wo.

Veamos a Wo en la época actual. Una de las cosas que le pasaron a Wo fue que hace tiempo empezó a recordar las enseñanzas de las Estrellas. Podríamos decir que despertó a la sabiduría espiritual. Su herencia akáshica contenía toda la sabiduría de lo que él sabía de los Maestros de las Estrellas y eso empezó a despertar dentro de él. Después de tantas vidas, tenía que ser así. Y le trajo problemas. Él podía ver cosas que otros no veían. Mientras estaba en África, se las arregló para trabajar con eso: Fue el sanador de la aldea y esto de convertirse en chamán le requirió vivir solo. A él recurrían para su sanación, su consejo y su profecía. Cuando despertaba en su próxima vida, hacía lo mismo. Sus herramientas chamánicas no disminuían, en realidad se fortalecían.

Eventualmente, esto le causó problemas, porque cuando volvió a encarnar en Europa, vieron sus herramientas y dijeron que era brujo. Tuvo que escapar. Sus herramientas chamánicas eran difíciles de ocultar, y eso también estaba en su Akasha: que sería perseguido por lo que sabía hacer. Y aquí está hoy, sentado, él está aquí. No es Lee. Está en el planeta. Está en el salón escuchando.

Quiero decirles algo que explicará lo que llamamos “el efecto Atlántida.” Algunos de ustedes sienten que fueron destruidos en Atlántida. Tienen esos sueños, esas visiones, esas sensaciones, y piensan y dicen: “Ese fui yo.” Déjenme decirles algo muy gracioso: ustedes no pueden hacer esto, pero yo sí. Si hicieran una encuesta de cuántos Trabajadores de la Luz creen haber estado en Atlántida, son demasiados; hubieran hundido la isla. Entonces, ¿qué pasa realmente? Es miedo a las islas que explotan y se hunden. (Kryon se ríe). Así es como se dan cuenta si fueron lemurianos. ¿Sienten que son parte del efecto Atlántida? Tal vez no hayan estado nunca cerca de ella. Pero piensan que sí, por este efecto de Lemuria. Entonces ahora saben que está en su Akasha. Si quieren saber más, tal vez un lector del Akasha pueda ayudarlos.

Wo está aquí. Ahora les digo algo para concluir: Esta es una parábola, y si quieren llegar a saber lo que significa, acabo de describir un camino, un linaje, de casi todos lo que están en el salón. ¿Pueden identificarlo? ¿Pueden llegar a creer que son tan antiguos, que han pasado por tantas cosas? Algunos de ustedes son lemurianos y otros no. No importa, todos ustedes son Wo, el alma vieja. ¡Hay tanta experiencia en su Akasha!

Solo expliqué algunas cosas de cómo funciona esto y cómo pueden tener la química de un linaje y la vida pasada de otro. No dejen que eso los confunda; estos linajes son perfectos. Ustedes y su grupo kármico eligen a dónde van. Dios no los empuja a ningún lado; ustedes tienen libre albedrío espiritual y van y vienen a zonas distintas para compartir la sabiduría de los Maestros de las Estrellas. Cada uno de ustedes posee esa sabiduría. Así que se trata de descubrir más, ¿verdad? más de quiénes son. Busquen en el Akasha porque todo lo que han hecho alguna vez está allí. Esto es lo grandioso del Ser Humano; esto es lo que veo cuando los miro. ¡No hay nada como esto!

Sígueme en Facebook

Almas viejas, salgan de este lugar diferentes de como entraron. Vean la magnificencia de quiénes son, no lo que les dijeron que son, no lo que ven en el espejo, sino lo que ven con los ojos de Dios.

Y así es.

Kryon

http://www.kryon.com/cartprodimages/2014%20downloads/download_URUGUAY_14.html

Título en inglés: Wo, the old soul

Traducción del audio en inglés: María Cristina Cáffaro

Edición: Susana Peralta

Sitio autorizado de Kryon por Lee Carroll: <www.manantialcaduceo.com.ar/libros.htm>

Menú de cierre

Comparte con un amigo