LA LUZ DE LA DIOSA: CREANDO EL DELICADO EQUILIBRIO

Maestro Guía Kirael a través de la mediumnidad de Kahu Fred Sterling

www.kirael.com

Traducción: Xitlalli Contreras – www.templodelsol.com

Edición: Anita Manasse – estrellam@sion.com

KIRAEL: Qué bendito evento. En la luz superior, mis amigos, haré todo dentro del poder de la luz para hacer este un ambiente muy admirable para que su ser superior se una a ustedes. Este hermoso patrón de luz llamado el ser superior, su esencia, esa parte de ustedes que eligió no estar fusionada en el cuerpo físico, es una energía siempre imperante que camina a través de la matriz del plano Terrestre. Su ser superior considera su energía, la parte física de ustedes, y siempre sonríe en gran reverencia, pues honra mucho esa parte de ustedes. Es como si experimentara a través de estas partículas, estas células que han llamado cuerpos, y en esa experiencia, obtiene la alegría, y el dominio del entendimiento.

En esa luz, mis amigos, cierren sus ojos por un momento. No tienen que mantenerlos cerrados. Dejen que su conciencia, o el ser, se funda en el fondo. Aquellos de ustedes alrededor del mundo, imaginen eso, como una reunión de uno, sentados alrededor de gigantes árboles. Ven que los troncos de los árboles son masivos. Sus ojos recorren el tronco de uno de los árboles hasta algunas ramas. En esas ramas, notan las hojas que nunca antes han visto. Son del púrpura brillante más hermoso, tan brillante que parecen como cristales amatista colgando de las ramas.

Miran el bosque de Lemuria, conocido por algunos como Ignon, que significa precioso en tradición lemuriana. Dejen que su mente vaya ahí. El bosque, precioso, los rodea. Ah, no saben, mi corazón va con aquellos que no pueden ir ahí con su mente o los que eligen no ir allá, pero mi corazón danza por aquellos que permiten que suceda.

Mis amigos, simplemente imaginen ser apoyados por un Creador que solamente conoce la esencia del amor, que es parte de esas hojas en los árboles, parte del tronco, parte del suelo en el que se sientan, y sí, incluso parte de ustedes en su conciencia. Imaginen un Dios Creador que se ama tanto que constantemente evoluciona su propia energía y, al hacerlo, une estas partículas de luz que un día se llamarán a sí mismas hombre color, o humano, como dirían ustedes. ¿Reconocen la belleza de la expresión? Una danza ocurre entre las partículas individualizadas del ser, la extrema belleza de la conciencia superior y el Creador, y en una danza armónica. Es como si estuvieran observando la orquesta sinfónica más grande del mundo. Es como si el tono siendo tocado fuera el latido de la Madre Tierra. Todos los que están sentados en el bosque en este momento pueden escuchar el piar de un ave o un insecto en el suelo y piensan, “Ah, Dios mío, puedo escuchar ese diminuto insecto caminar”. Verán, en esta expansión meditativa, no existe el espacio o el tiempo. Es la realidad del Amor del Creador.

Escuchan a un insecto caminar en el suelo. Escuchan dos briznas de pasto frotarse y hacer su parte de la sinfonía, pero mayormente, mis amigos, escuchan su latido del corazón, el sonido o el ritmo que los mantiene conectados a este nivel de conciencia. En mis palabras es una melodía de información. Ah, lo escucharán como una canción. Sí, así es. Es similar a cuando van a una sinfonía. Escuchan los instrumentos, pero no los escuchan individualmente como un violín, una tuba, o una campana sonando. Escuchan toda la orquesta. Escuchan la sinfonía como un sonido unificado. Hoy les ofrezco una oportunidad para enfocarse en muchos instrumentos diferentes de esa orquesta, enfocarse en el ser. Verán, hoy vinieron aquí para ser iluminados, y es, por supuesto, la oración de todo eso lo que ocurre.

Ilumínense a ustedes mismos en muchos niveles, y en eso, encontrarán la belleza de la existencia. Entonces, desde aquí, haré mi declaración de apertura y en alguna parte en medio de ella, un espíritu joven (joven para mí, pero antiguo para ustedes), conocido como el Canciller, fluirá a través de los universos de vida. Yo lo llamo amigo. En este maravilloso mundo de Lemuria, él no fue el primero en llegar, pero fue el primer elegido para traer la Luz de la Diosa. Este ser se paró ante el Amor del Creador rodeado por los Guardianes de Sociedades en Desarrollo. El Creador le dijo a este Canciller, “¿Está lista tu Luz de la Diosa?” El Canciller miró el Amor y la Luz del Creador y dijo la palabra, “Humildemente”. El Creador tomó eso como una señal de que el cambio era inminente. El Canciller hizo reverencia al Creador, no porque el Creador quiera que todos le hagan reverencia, sino porque el Canciller quería mostrar su reverencia a esta luz del ser toda envolvente.

El Canciller volteó a los Guardianes y dijo, “¿Cuánto tiempo me darán para sanar la Madre Tierra?” Nosotros, los Guardianes, hablamos en una sola voz y dijimos, “El cuánto tiempo no existe, pero la energía sí”. En eso, el hermoso Canciller desenergizó su marco físico. Pasó algún tiempo antes de que la energía se fusionara de nuevo. En la cima de una montaña en Lemuria, él unió de nuevo sus energías para hablarle a las personas.

Durante los primeros años de Lemuria, el Canciller alineó su Luz de la Diosa para que se mostrara a sí misma en cada árbol, cada hoja de pasto, y cada insecto y animal que caminara sobre el planeta. La Luz de la Diosa se volvió parte del océano y parte de la tierra. Cuidó a las grandiosas ballenas azules. Amó a los árboles por su expresión de belleza. Observó el desarrollo de la raza lemuriana, y bailó entre las estrellas. El Canciller observó a la Luz de la Diosa desarrollarse, y cuando el tiempo era el correcto, el Canciller volvió a reunir a sus partículas.

Muchos en la población lemuriana salieron de peregrinación a su gran montaña, hoy llamada Haleakala, uno de los elementos más importantes de sanación en la luz lemuriana. Las personas llegaron a la montaña desde muy lejos del continente lemuriano. Algunos habían pasado años haciendo el viaje, sin saber lo que estaban a punto de experimentar. Habían escuchado que el ser de la Luz de la Diosa estaba ahí, así que vinieron. Escalaron hasta arriba de la montaña. Una mañana, justo antes de que saliera el sol, una luz apareció en la cima de la montaña. Las personas se detuvieron en sus caminos. En un silencio, ellos vieron las partículas de luz venir de todos lados. Los sonidos llenaron sus cabezas, los pulsos llenaron sus cuerpos. Era como si las partículas dirigidas hacia la montaña vinieran también de las personas. Ellos observaron la energía generalizada, hasta que la luz no era nada más que una bola. Ellos observaron con los corazones bien abiertos mientras la bola tomaba forma. Las partículas seguían llegando. Las personas estaban atemorizadas. Parecía como si su respiración se hubiera detenido. Finalmente, observaron esta bola convertirse en forma de un hombre. El Canciller se paró en la cima del Haleakala.

La forma era tan hermosa que no podían llamarla varón. Era tan empoderante que ni siquiera la llamaron una persona. Un suspiro atravesó la multitud: “Este es el Canciller de Lemuria”. El Canciller se unió en una forma tan magnífica. Parecía cambiar de forma, momento a momento, pero cada momento era más atractivo, más hermoso, más embelesado con amor, y finalmente, en su brillante presencia, habló.

Ellos dicen, mis amigos, que cuando el Canciller habló, las personas del otro lado de Lemuria escucharon la misma voz que aquellos que estaban parados a los pies de él. Fue un sonido armónico que elevaba el alma. No era hombre ni mujer. Parecía ser la voz del amor, una voz que un día regresará al plano Terrestre, pero para nuestros propósitos de hoy era la voz de la Luz de la Diosa.

Esta energía equilibrante de la Diosa abrió la luz de su corazón y se esparció sobre aquellos que estaban presentes. Muchos tomaron pañuelos blancos de su chal y se limpiaron las lágrimas de alegría. Se dice, mis amigos, que aquellas lágrimas hicieron que los pañuelos cambiaran de color. Muchos sostuvieron su ropa con sus manos, por miedo a perderlas. Pensaron que lo que había sucedido cuando sus lágrimas tocaron la ropa era un milagro, pero no fue así, mis amigos. Fueron los colores de la Diosa dándose a conocer.

Algunos dicen, “Maestro Kirael, pensé que la Luz de la Diosa solamente llega en el tiempo de gran transición”. Si conocen su historia de Lemuria, entonces saben que Lemuria era transición. Una sociedad antes de Lemuria había destrozado a la Madre Tierra. El Creador llamó de vuelta al hogar a esa sociedad y después nutrió a la Madre Tierra hasta que estuviera lista para ser entregada a la población lemuriana para que finalizara la tarea de embellecer a la Madre Tierra, si así lo quieren.

Entonces sucedió, mis amigos. Los pañuelos fueron puestos sobre los hombros de los lemurianos como un regalo de la luz. Las lágrimas cesaron y la alegría tomó su lugar, una alegría que no se había conocido por mucho tiempo. Le pediré al Canciller que les de sus primeras palabras, pues él está presente en este momento, y ya sea que estén escuchando en Nueva York o Europa, sentirán algo que las personas aquí en el estudio también sentirán. Sentirán a la persona que está sentada a un lado de ustedes si tienen la voluntad de hacer a un lado su mente consciente, ponerla en la parte trasera de sus sistemas de pensamiento, y abrir su luz de amor consciente. Sentirán una presencia en la Belleza sin importar donde estén. Cuando el Canciller habla, mis amigos, es para el mundo, no para unos cuantos seleccionados. Entonces, encargo a aquellos que escuchen al Canciller este día que expandan estas hermosas palabras.

Le pido al Canciller algo que nunca antes le he pedido: que diga las palabras que dijo a los primeros lemurianos el día que fusionó sus partículas de luz de las estrellas, el océano, la Tierra y los árboles. Nosotros estamos en la forma de un hombre con color, hu-mano. Cierren sus ojos, abran sus corazones, y permítanse sentir esta nueva presencia. Reúnan su amor, calmen a su mente consciente, y sientan el amor. Respiren profundamente, pues, en un momento, el Canciller hablará en el idioma del corazón, justo como lo hizo cuando se paró ante esa multitud en las montañas y en todo Lemuria ese día y que todos entendieron. Entonces, respiren profundamente ahora y les presentaré la luz de la cuna de la vida, mis amigos, el Canciller.

CANCILLER: (Canta en un antiguo idioma lemuriano) Vengo ante ustedes y les pido que no vean el cuerpo que he formado, sino que vean la presencia de la luz. Les pido, mis amigos lemurianos, que miren sobre su propia vibración. Les pido que vean al Dios interno. Les pido que reconozcan que el más delicado equilibrio del lemuriano es dejar ir y dejar que la Luz del Creador muestre su Amor. Para aquellos de ustedes cuyas cabezas están tocando el suelo, elévenlas. Para aquellos que están arrodillados, párense; párense completamente. Para aquellos de ustedes que se encogen de miedo porque no pueden verme pero pueden escuchar mi voz, sean valientes, pues vengo con un simple mensaje lleno de amor.

En el tiempo de grandes cambios, las personas de todos los mundos sienten miedo en las primeras etapas de ese cambio. Ellos ven su mundo como si estuviera quebrándose y creen que es lo que pasa. Des un punto de vista de partícula, su mundo está separándose, pero se unirá y la delicada forma de la Luz de la Diosa ofrecerá equilibrio. Hoy digo, mis amigos lemurianos, que aunque llamen a su hogar Lemuria, solamente es el suelo sobre el cual han santificado su amor.

Aunque llamen a Lemuria la paz y la luz del amor, Lemuria está en ustedes. Ustedes no están en Lemuria. He venido a ofrecerles un mensaje de gran esperanza, de gran alineación y, mayormente, de gran paz. Estoy humildemente ante ustedes. Yo soy uno de los que debería estar arrodillado. Yo soy uno que debería poner mi frente sobre la Madre Tierra. Yo soy uno de los que está honrado por su presencia, pues es a través de ustedes que yo veo, y veo a través de ustedes una vida segura y maravillosa. Miro a través de sus ojos y veo a los niños llorar. Veo las preguntas que surgen en su mente. Miro a través de sus ojos y veo al corazón conectado tomar su lugar. Mis amigos, miro a través de sus ojos y me veo a mí. Veo el “Yo”, pues yo soy la presencia de esos ojos por los cuales veo. Yo soy la voluntad de esos dedos que tocan las hojas de los árboles. Yo soy la esencia que hace que su nariz vuelva a la vida cuando huelen una de mis flores. Yo soy la pequeña membrana de carne que vibra en la oreja cuando escucho el sonido de una gran sinfonía. Yo soy la presencia del “Yo” y en la presencia del “Yo”, les ofrezco estas palabras.

Nunca más vean su vida como si estuvieran separados, pues “Yo estoy” en el interior y cuando lo dicen en su corazón – “Yo soy” – proyectan la misma esfera de luz que vieron fusionarse hoy en esta cima de la montaña. La ven. La respiran, la tocan, la huelen, la escuchan, la prueban. Se llama vida y es el regalo que percibo como la percepción del Creador. Escúchenme bien, mis amigos. La vida es un momento fugaz de expresión, pero en ese momento, está el regalo que nuestro Creador otorga al “Yo”. Entonces, estoy parado en esta montaña con un mensaje. No más equilibro de bien con mal. Solamente equilibren el bien y lo que equilibren solamente mejorará. Ustedes entenderán ese punto el día que entiendan quien “Soy Yo”.

El Maestro Kirael, quien por cierto, mis amigos, es un Guardián de las Sociedades en Desarrollo, me ha dado estos momento para hablar con ustedes y me ha pedido que toque su corazón. Entonces, sientan el momento, mientras llego por todo el mundo, por toda Lemuria, y toco el centro de su liz. Les pido que ya  no me vean más como el Canciller, sino que vean dentro de ustedes el “Yo” de Amor. Caminaré muchos días y noches sobre este plano llamado Lemuria, y reuniré a mi alrededor a aquellos que hayan descubierto el amor. Hoy les pido que choquen una mano con la otra y sientan la presencia de su latido del corazón en esas dos manos. Les pido que vean quien soy yo, pues en los dobleces de sus manos, “Yo soy”. En el latir de su corazón, “Yo soy”. Con todo el amor que está presente en mi realidad, les ofrezco solamente una partícula de mí este día. Por favor disfruten, por favor participen. Cuando miren el color de esa bufanda alrededor de su cuello, recuerden que las lágrimas de amor crearon el color. Cada vez que miren sus cielos y vean la belleza de un arcoiris, sepan que es la lágrima de su Creador, no una lágrima de tristeza, sino una lágrima de gran alegría de saber que en el “Yo”, el mundo del Creador es seguro. Busquen las lágrimas. No las sequen. Celébrenlas. Dejen que las lágrimas caigan y sabrán que “Yo”, el Canciller, estoy con ustedes también. Los regreso al amor de mi guía, el Gran Maestro Guía Kirael.

KIRAEL: ¿No es él un agradable hombre? Hoy en día están aquellos que a veces vislumbran a este Canciller y nunca pueden distinguir si es el joven Maestro Jesús, Buda, Lady Quan Yin, o la Diosa Pelé. Es un hermoso tiempo para estar vivos, el tiempo del Gran Cambio de Conciencia. Algunas personas leen el libro que mi médium y yo escribimos sobre Lemuria y dicen, “No entiendo este libro. A veces es como si el libro estuviera leyéndome”. Eso es porque el libro está leyéndolos. Para leer mi libro, tienen que dejar que su ser superior participe. Cuando el ser superior participa, se convierte en las páginas del libro. Los observa leer y le dice a su propia luz superior, “Dios mío, creo que están entendiendo”, y así es, mis amigos.

Este delicado equilibrio del que hablamos es un equilibrio de ustedes y el “Yo”. Por tanto, el equilibrio del “Yo” es delicado, no como el encaje de un pañuelo, sino como una oleada de percepción consciente. Como su hermoso Canciller acaba de decir, ustedes no son más que un hilo en el tejido. No son nada sin el resto del tejido. Sin el resto del tejido simplemente serían una partícula flotando sin rumbo en el amor de la luz.

Aquellos de ustedes que dijeron que vendrían a la Tierra y se convertirían en lemurianos fueron tocados por su Creador. He revisado de cerca, y hasta ahora, todavía tengo que encontrar a alguien que se llame a sí mismo espiritista y que no haya caminado sobre la tierra lemuriana. Con toda certeza es tiempo para un gran despertar.

El gran despertar se trata del delicado equilibrio del tejido. No tienen que ser parte de la energía de la matriz, o lo que perciben como tal. Momento a momento, elijan poner una sonrisa en su cara y no tendrán el deseo de equilibrar el bien con el mal. Se rehusarán a tomar el regalo de la vida y verlo como malo. Celebrarán la expresión momento a momento por estar vivos. Entonces habrán encontrado el delicado equilibrio de la Luz de la Diosa. Escuchen claramente. Las Diosas siempre están en el interior, pero en tiempos de grandes cambios, tales como el que su Tierra está experimentando en este tiempo y espacio, las Diosas son despertadas para comenzar un viaje de amor.

Estaba platicando con el Canciller un día y dije, “Sabes, Canciller, debo inventar una mejor palabra para esta presencia llamada humildad. ¿Qué me harías decir a tus energías lemurianas?” Él dijo, “Humilde es bueno, Maestro Kirael. Si lo llamas humilde, lo llamaré humilde, pero si no estuvieras aquí, le diría a las personas que humilde es estar en amor con el ser”. Yo dije, “Ahora hay un pensamiento. ¿Por qué no lo seguimos?” Este es el delicado equilibrio: saber que son parte de un tejido, pero que no son la matriz. Imaginen un tejido de pequeños hilos de metal, como una pantalla para ventanas. Después imaginen que ustedes simplemente son un color y rápidamente pueden atravesar esa pantalla. Imaginen, por favor, si pudieran fluir entre las marcas de cruz en esa pantalla, cediendo a ustedes y abriéndose más. Esa es la humilde luz del Amor del Creador llamada Diosa. Ahí está, mis amigos, una declaración de apertura, una hermosa visita en la que escucharon las palabras exactas dichas por el Canciller. Ah, fue un tiempo animado, el tiempo de Lemuria, así como es un tiempo animado aquí en su nueva década de conciencia. Ustedes cambiarán, disfrutarán y estarán en amor, porque ustedes son el “Yo”.

Recuerden, como el “Yo”, ustedes son humildes y están aquí para servir. Hubo un tiempo en el que una Diosa se paró frente al resto y dijo, “Les serviré”, y el trabajo de esa Diosa era usar todos los colores, y el servicio hizo. En el tiempo y pensamiento de hoy en día, ustedes pensarían, “Ah, eso la haría la Diosa principal”, bueno, eso es hoy, pero entonces, habrían pensado, “Ah Dios mío, qué regalo ella tomaría en toda esa luz y sería el rayo de fuerza entre los mundos”. Les digo a cada uno de ustedes, es tiempo de sentir su amor. Ahora tomaré sus preguntas.

Preguntas y Respuestas
P: En el libro, Kirael: El Gran Cambio, dice que mi ser superior seleccionó experiencias dolorosas para que pueda aprender a confiar, a perdonar y a amar. Si los así llamados “seres humanos malos” trajeron ese dolor, quizá haya una forma de perdonarlos, pero ¿cómo confío en ellos y los amo? ¿Cómo respondo con la Luz de la Diosa?

KIRAEL: Tienes que recordar que si alguien te ha lastimado a cualquier nivel, es un espejo del dolor dentro de ti. Si no tienes la voluntad de deshacerte del dolor, entonces tu ser superior crea un espejo para que veas el dolor. Mira a  esa persona que te lastimó y recuerda que él o ella te ha dado un gran regalo. Dices, “Tienes que detenerlo, Maestro Kirael. Ellos lastimaron mis sentimientos en verdad”. Para que tus sentimientos sean lastimados, debes tener un dolor idéntico dentro de ti. Dices, “Bien, Maestro Kirael, ¿qué hay sobre el hombre o la mujer que me bofeteó en la cara? Eso duele, sabes. No me digas que pedí eso”. Yo no dije que pediste algo. Estoy diciendo que eres una partícula del Dios Creador. Para que estés en este plano de conciencia, tienes que tener la voluntad de llenarte con tanto amor que experimentarás todo, y si tu ser superior siente que no estás obteniendo lo que viniste a obtener aquí, crea espejo tras espejo tras espejo para ti.

Si la persona te lastima lenguaje ofensivo contra ti, entiende que la palabra estaba en algún lado dentro del “Yo”, y la enterraste con el tiempo. Ahora tienes una oportunidad de verla otra vez. No te estoy pidiendo que abraces físicamente a esa persona. Estoy pidiéndote que recuerdes el dolor. No podrías haber visto el dolor si el dolor no estuviera dentro. No puedes ver la ira a menos que la ira esté dentro y no puedes ver la pasión a menos que la pasión estuviera en el interior. Si quieres sanar, mi amigo, debes tener la pasión para hacerlo. A veces la pasión para sanar es revestida por el dolor y la pena y los recuerdos que te impiden ver tu belleza. Mira dentro de tu corazón – no tienes que decírselo al individuo que acaba de ser un espejo para ti – y di, “Sabes, me perdono por tener que buscar tan lejos y profundo dentro de los espejos de la vida. Estoy en el amor y surgiré por encima del dolor ahora. Ahora sentiré. Amaré nuevamente”. Cuando amen nuevamente, la sanación se llevará a cabo.

Si escuchas esa respuesta, mi amigo, tu vida puede comenzar como nueva, y puedes liberar a todos aquellos que vinieron ante ti como espejos. Ya no necesitas espejos. Has despertado al amor.

P: Con frecuencia la energía masculina es amenazada por la verdadera divinidad de lo femenino en este plano de conciencia. ¿Qué podemos hacer como mujeres para tratar de ayudar a la energía masculina a ver que no nos sentimos superiores y que no podemos traer el Cambio por completo sin los hombres honrando el camino de la mujer?

KIRAEL: No hagas nada por nadie fuera de ti. Encuentra la verdad de tu Luz de la Diosa dentro de ti. El Canciller dijo que ser humilde en la presencia del Creador es estar en amor, y estar en amor es reconocer a la Diosa interior. Entonces, no convenzas o persuadas al hombre para que te de espacio para respirar. En cambio, enfócate en tu amor. No digas una palabra a la energía masculina que se pregunta qué haces como una Diosa. Siéntate tranquilamente. Retrae tu conciencia de pensamiento que conjura un pensamiento tras otro, haz respiración prana, y llénate con las partículas doradas hasta que sientas la presencia de la luz. Después mira otra vez a tu contraparte masculina y él se derretirá ante tus ojos.

Verás, ese es el Cambio. Allá afuera en la matriz algunos hombre y mujeres piensan que tu en el Mundo de la Diosa eres bastante extraña, pero si piensas en eso en la presencia del “Yo”, nunca te importará otra vez lo que cualquier piense sobre el mundo de la Diosa. Ya no midas los pensamientos de los demás. Eres responsable solamente por tus propios pensamientos, y, como Diosa, tus pensamientos serán de amor. En esa luz, entenderás que el hombre que no puede ver la Luz de la Diosa no tiene la voluntad de verla; en cambio, él ha suprimido la luz interna. Si continúas iluminándote, si continúas siendo la presencia de la Luz de la Diosa, entonces ese hombre cambiará y tu te reclinarás y dirás, “Ah, Dios mío, mira ese cambio”.

No le digas una palabra, ninguna; simplemente estate en amor. Otros despertarán en la presencia del amor, en la presencia del “Yo”, y cuando lo hagan, ellos preguntarán, “¿Qué es el amor?” La respuesta es “Yo”.

P: Si la energía de la Diosa es la alineación de los cuatro cuerpos, ¿también es uno de nuestros hilos de ADN y podemos activarla a través de la Sanación de la Célula de la Signatura?

KIRAEL: Nadie en realidad entiende el ADN. Tienes más hilos de ADN de lo que tu doctor sabría. El mundo de tus doctores te dicen que tienes un ADN de doble cadena. De hecho, tienes todo un tejido de cadenas de ADN, mi amiga. No es concebible pensar que podrías activar las doce cadenas de ADN a al vez. La mayoría de tus doctores sabe que hay cuatro cadenas activas, dos que pueden ver y dos que saben que están ahí pero que no pueden tocar aún, entonces tienen que decir que dos no existen. Si están en la alineación de la Diosa, si estás despertando a tu Luz de la Diosa, tienes la quinta y sexta cadenas. ¿Puedes iluminarlas? ¿Puedes tratar con ellas? Ah, sí, mis amigos.

En una meditación, imagina sostener una de tus manos arriba frente a ti y dejarla que disuelva sus partículas. Irías abajo a la vibración celular. Entonces las células se abrirían como una flor, como una rosa, y verías estas cadenas giratorias de ADN. Cuando liberaras una de ellas, verías lo que parecen ser sombras detrás de ella. Estas son las siguientes cuatro cadenas, las dos que sus doctores conocen pero que no pueden tocar aún, las cadenas tres y cuatro, y las dos del Tejido de la Diosa, cadenas cinco y seis, las cuales están tejidas dentro de cada patrón energético masculino/femenino en el mundo. No obstante lo femenino será tejido con cadenas extra.

Te digo con gran reverencia, reconoce tu belleza. Sabes que dentro de ti están la cadena cinco y seis. Cadena cinco tiene la letra “L” en ella, que significa Love (Amor en español). La cadena seis tiene una “I”. L-I suena a “lie” (mentir). Una de las peores cosas que un humano hace es mentir, porque cuando dice una mentira, entierra estas dos cadenas de ADN, el Amor al “Yo”. Cuando mientes, o entierras el amor al “Yo”, detienes tu evolución en ese momento. ¿No es interesante cómo la palabra comienza con cuatro letras, E-V-O-L, y cuando las volteas tienes L-O-V-E (AMOR)?

P: ¿Cómo descubrimos nuestro color de la Diosa y lo tejemos en nuestras vidas?

KIRAEL: Nunca hay duda sobre su color de la Diosa. Los colores de la Diosa cambian en encarnaciones a cada momento. Puedes despertar un día y encontrar que resuenas con el más hermoso verde y estarás tan enamorada de ser una Diosa verde; otro día resonarás con el violeta y pensarás, “Espera un momento, soy una Diosa verde, bendita sea”. Yo diría que quizá eras una Diosa verde, pero si miras el Tejido de la Diosa, encontrarás que estás vibrando a lo que sea que necesite en ese momento. Sabrás tu verdadero color. Ves muchos verdes (amor) y azules (verdad) despertando por todo el planeta para decir la verdad del corazón, para ver el “Yo” del Yo.

Cierra tu mente a todas las distracciones tiridimensionales a tu alrededor. Siéntate lo suficiente y el color de la Diosa aparecerá. Cuando el color aparezca, ve a las cadenas “L” e “I”, cinco y seis, y sabrás que es tu color. Si el Maestro Kirael llega y te dice no, no lo es, tú dices, “Sí, lo es”. Siempre será tu color y sabrás cómo entretejerte dentro del tejido de la Diosa.

P: ¿Cómo puede la Luz de la Diosa ayudarme a sanar después de una cirugía?

KIRAEL: Hay personas escuchando en Japón, Austria, Australia, Inglaterra, Francia, México y Canadá, y muchas de ellas saber que ya son de la Luz de la Diosa. Le pido a todas las Diosas del mundo dentro del sonido de mi voz – y hay miles de ellas – que vengan a su ayuda. Haz tu mente a un lado, por un rato; haz tu pensamiento consciente a un lado. Las Diosas, van dentro de su corazón y, antes de que la cirugía comience, vuelan sobre ella y vierten una partícula de tu valor y una partícula de tu conocimiento. Después envían tus cadenas “L” e “I” a ella, y colectivamente formaremos una energía a su alrededor, y les hablarán a su conciencia celular.

Entonces, las Diosas del mundo se unen en una cadena de amor – L-I. Viaja conmigo y aterriza dentro de la presencia de esta hermosa a quien hablo. Cada fibra en tu cuerpo ahora está poniendo atención a la Luz de la Diosa viniendo de alrededor del mundo. Cada Diosa ha abierto su corazón. Algunas de ellas en el estudio ya están llorando, porque sintieron tus miedos y ellas quieren intercambiar tu miedo por amor. Algunas de ellas volarán dentro de tu rango y le pedirán a tu ser superior, “Por favor, toma una partícula de su miedo y dámela. Volaré hacia la tela etérea y la liberaré en el amor”.

Otra Diosa volará al alcance de tu amor y pondrá partículas doradas dentro del área de tu cuerpo en la que la cirugía tendrá lugar. Cuando el doctor comience la cirugía, él dirá algo como, “Nunca he visto algo como esto anteriormente”, porque él va a despertar su propia Luz de la Diosa, y esa cirugía va a ser un éxito en cada nivel posible.

Entonces, las Diosas alrededor del mundo, hacen su viaje. Algunos de ustedes son lo suficientemente valientes para tomar sus miedos. Tomen las partículas de sus miedos. Ella no tiene miedo en realidad. Son pequeñas partículas de miedo las que le dan duda. Tomen tantas de ellas como ella entregue. El resto de ustedes deposite la Luz dorada del Creador en el área de su cuerpo en donde será la cirugía. Le pediré a mis Diosas personales, aquellas que he conocido, que envuelvan como enjambre su corazón. Dejen que vea el “Yo” del Yo. Háganle saber que ella es una hija del Dios Creador. No sabes, pequeña, que tus ángeles están diciéndome que están agradecidos por la ayuda. Ellos dicen que podían haber llegado a ti a través de nosotros, pero siempre están tan bendecidos por Dios por nuestra ayuda con tu salud y tu luz, y hay un pequeño querubín llamado Kasinsen, que quiere estar aquí contigo.

Recuerda el nombre de Kansinsen cuando los doctores te anestesien. Dile a Kansinsen que esté contigo. Ella es una pequeña querubín, como de tres pulgadas de alto. Ella se sentará contigo en toda la cirugía. De hecho, te encontraré en la tela etérea. Simplemente ven con Kansinsen, y te encontraremos ahí, y mientras ellos estén haciendo cosas a tu cuerpo, las Diosas ya habrán sacado todas las partículas de miedo y las habrán reemplazado con la Luz de Dios, la energía dorada, y pasarás esto más allá de tus expectativas.

Sé libre, mi amiga. Se libre en la elección del amor, sabiendo que tus Diosas están contigo. Oro porque sea hecho en el nombre del Dios Creador, la Conciencia de Paz de Cristo, y el duradero Amor de la Luz de la Diosa, amén.

P: Hace alrededor de cuatro días mientras me preparaba para mi viaje para visitar las islas, de repente tuve una visión de todas las islas de Hawai luciendo brillantemente doradas. ¿De qué manera puedo estar en servicio para traer más de la conciencia de la Diosa lemuriana a la comunidad mundial?

KIRAEL: Mientras tomo tu mano, te enviaré a través del médium algo de información nueva para ti, algo de información que quiero que me ayudes a difundir alrededor del mundo. No te pediré ningún crédito. No quiero ningún crédito. La información llegará a ti. Te la daré para que recuerdes la cosa que Lemuria sabía mejor, el mundo del “Yo”. Los lemurianos conocían el mundo del “Yo” más allá de toda presencia, porque el “Yo” es la presencia del Todo Lo Que Es.

¿Qué puedes hacer, mi alegre joven amiga? Puedes abrir tu corazón de la forma en que los has hecho, para sentir la presencia del amor interno, así como puedo verlo en tus ojos. Puedo sentir el latir de tu asombro. Puedo sentir la oleada de tu fuerza. También siento el mundo del escolar, del maestro y del presentador. Aún más, siento tu deseo de estar en servicio. Todo lo que alguna vez podías pedir es servir. Toma las partículas que te doy este día, y párate ante las multitudes y di, “Estoy despierta, estoy viva, estoy en amor. Vengan únanse a mí”. Las personas nunca desearán nuevamente, porque los habrás presentado con el “Yo”, y tú serás ese “Yo”.

Háblales sobre el amor de Lemuria. Háblales sobre el amor dentro de tu corazón. Mi amiga, nunca podrías tener más que lo que está en tu corazón. Estoy orgulloso de saber que te he conmovido este día, pero estoy más orgulloso de saber que tú conmoverás al “Yo”.

P: Lemuria parece haber sido un continente con un idioma y personas que se entendían unas a otras. ¿Puedes decir algo sobre el significado y propósito de la existencia de tantos idiomas en el mundo?

KIRAEL: Primeramente, los idiomas son la brocha de pintura de su alma. El idioma se vierte a través de ustedes para pintar imágenes, el escenario, a su alrededor. Tantas partículas diferentes de luz están abiertas en diferentes partes de la Tierra. La conciencia del Creador eligió no causar separación, sino proyectar la vibración de la pintura que usó para colorear al mundo. El Creador usó muchas brochas diferentes, si así lo quieres. Esas brochas fueron mojadas en muchas pinturas diferentes, o colores.

Cuando escuchas un idioma lo suficiente, no tienes que aprenderlo, porque automáticamente lo entiendes. Estos idiomas suenan como si fueran barreras para ustedes, un medio de separación, pero de hecho, son invitaciones a unirse, a permitir que un idioma se mezcle con el otro. Los idiomas son una cosa duradera. Cuando el médium estaba en Europa – Alemania, Suiza, Austria – y las personas decían, “Por favor perdona. Mi inglés no es muy bueno”, el médium sonreía, porque él sabe que el idioma de amor siempre es entendido.

Si tienes el valor para usar tu brocha con pinceladas anchas, entonces los diferentes idiomas se disolverán y la comunicación ocurrirá en otro nivel. El idioma, ya sea inglés, o alemán, o español, o el que sea, ya no será la fuerza dominante.

Cuando aprendes el idioma de esa otra persona es su regalo del “Yo”, significando que eres tú en ese momento, cuando puedes escuchar a la persona y decir, “Ah Dios mío, escucha los hermosos sonidos que hace ella”, entonces una imagen se forma y una barrera más se aparta. El amor es un idioma. Es universal y solamente puede sentirse. Entonces, sin importar que brocha de pintura uses, sin importar qué imagen dibujes, si sigues los trazos de la brocha lo suficientemente hacia atrás, encontrarás la luz universal del amor.

A veces, cuando el idioma es una barrera y no pueden entenderse mutuamente, mírense profundamente a los ojos y al corazón para ver el alma. Dejen que el amor fluya a través de ustedes, y les prometo, que se entenderán. Un día, habrá un idioma, el idioma del amor. El amor es el idioma del Gran Cambio. Un día hablarás tu idioma a alguien más que no lo hable, y cuando mires los ojos de esa persona, él o ella dirá, “Wow, entendí todo lo que dijiste”. Ese será el día en el que el Gran Cambio esté sobre nosotros.

No tienes que aprender otro idioma. Tienes que poseer el idioma del amor, y después todas las brochas pintarán la misma imagen, y tú tendrás libertad de luz.

P: Si venimos a este mundo con una chispa de la Luz de la Diosa, y se aparta mientras hacemos nuestro viaje, ¿es posible re-despertar esa Luz de la Diosa?

KIRAEL: Primeramente, cualquier niño en el plano Terrestre bajo la edad de dos años solamente tiene una brocha disponible. El niño no ha aprendido a formular palabras. No puede decir, “¿Te importaría hacerme una botella de leche?” El niño no tiene una gran brocha de amor, sin embargo, y dependiendo de las energías que lo influencien – significando los padres – el niño ya sea que estalle en risa y obtenga el biberón, o llore y lo obtenga. Verán, estas influencias que llamamos padres están sintonizados con ese bebé en cada momento. La madre, por su cromosoma X, está un poco más sintonizada con el bebé que el padre.

A la edad de dos años aproximadamente, el idioma crea barreras entre el mundo del espíritu y el mundo de la Tierra. Se les enseña el idioma para calmar el crecimiento de la luz. El idioma hace que se enfoquen y entiendan más sobre la Tierra manejada por el ego. Antes de que todo eso suceda, el niño tiene una hermosa vibración, una comunicación de amor. Esa comunicación no es solamente entre el iluminador y el niño, la influencia y el niño. A veces es entre el niño y completos extraños que emanan amor. En esos casos, la comunicación es a una escala mucho mayor.

Cuando el médium enseña la Sanación de la Célula de la Signatura, habla sobre la sanación del timo, esa pequeña glándula debajo de su pecho. Cuando está enseñando, él dice que dibujen la respiración prana a través de la corona hasta que llegue al timo. El timo es el tamaño de una perla dentro de su pecho, y contiene todos los poderes de sanación que un niño de dos años necesita.

Alguien de dos años no necesita un doctor tanto como lo necesita ese timo. Después de que el niño alcanza la edad de dos años y aprende el idioma, construye las barreras asociadas con ser humano. El idioma es una barrera, un velo en el que el hombre se esconde por detrás de él para procesar el mundo sin el “Yo”. Cuando eso sucede, el timo se contrae, pero no se puede contraer su memoria. Las células que viven en ese timo son implementos de sanación disponibles para todos. Entonces, ya sea que tengan tres, treinta y tres, setenta y tres, o ciento tres años, hagan respiraciones prana. Reconozcan que lo que el médium enseña en la Sanación de la Célula de la Signatura no solamente trata de conmover. Se trata de despertar el amor interno, y en ese timo hay dos cadenas – la cadena “L-I” – que mantienen a ese bebé unido.

Si quieres sanar  a la siguiente persona a la que le hablas, rompe las barreras del idioma. Activa esas dos cadenas dentro del timo, y la comunicación abrirá tu corazón. Pronto, estarás hablando a los niveles que otros no entienden, pero que pueden sentir. Entenderás. Hay muchas energías de amor en este planeta ahora. Su amor ha sido cubierto y retraído, pero como la rosa, no puedes mantener ese amor abajo para siempre. Se expande, y ese niño de dos, o tres o de cualquier edad – ese perfecto pequeño ser – vivirá nuevamente. Ustedes son nacidos libres para amar a su Creador, y por un período de tiempo, los que les dan lecciones les enseñan cómo no estar en el amor. Ellos les enseñan sobre los peligros de la vida, y cuando lo hacen, ese timo se marchita. Un día, mientras estés sentada frente al médium, él dirá, “Expandamos el timo”, y ah, Dios mío, se encuentran viviendo la vida con alegría otra vez.

Si todos pudieran recordar cómo era la vida antes de tener memoria, entonces la alegría y el amor y la luz serían el camino. Recuerden cómo era antes de que tuvieran memoria y regresarán más allá de los dos años de edad, al Amor del Creador. Sabrás que viniste a este planeta a experimentar. Te observarás puesto en los velos. Simplemente recuerda que puedes quitarte el velo que alguna vez pusieron. Entonces, un día, así como el niño de dos años, abrazarás al médium y dirás, “Te quiero”, y lo sabrás, él lo sabrá, y todos a tu alrededor lo sabrán, y una chispa más será encendida para que el Creador vea su camino claro en su planeta.

P: Cuando el centro de la Madre Tierra se derrite, como en un volcán, ¿la sanación ocurre y Pelé figura de alguna manera?

KIRAEL: Cuando hablamos sobre el derretimiento del centro de la Madre Tierra, significa la calientan profundamente en el interior que se expande y se energiza a sí misma y construye la belleza interna. Cuando Pelé mira sobre esta Tierra, en toda su galante belleza, y ve el reflejo de la belleza, cómo respondería a estas preguntas: ¿Puede el amor fluir en algo y encender la flama interna hasta que se convierta en amor y fluya a los demás? ¿Es posible estar en amor en el momento que pensaste que no era posible? ¿Es posible sentir amor cuando te has dado por vencida en el amor? ¿Es posible sentir cuando pensaste que no podrías? ¿Qué diría Pelé a eso? Ella diría, “Absolutamente”.

Reconoce que cuando el amor fluye dentro de ti, eres nutrido por ese amor, y puedes despertar a un nuevo nivel de amor. En ese mismo momento, Pelé sería la primera en decir que cualquier cosa puede ser fundida, sin importar cuán dura pueda parecer o cuán irregular pueda parecer el borde. En algún punto, todo fluye de vuelta al amor. Traerás el amor que veo en ti ahora a las personas, algún día. La gente te espera.

P: En una de las lecturas akáshicas cósmicas que hiciste de los registros de la Diosa, tres frases al final de esa lectura me conmovieron muchísimo y me gustaría que explicaras más sobre ellas.

KIRAEL: ¿Cuáles son las tres frases?

P: “Siempre actúen en la forma de color, siempre actúen en la forma del sonidos, y siempre actúen en amor”. Quiero aprender más sobre la forma del sonido mientras se entreteje con el color, porque hemos aprendido mucho sobre el color y menos sobre el sonido.

KIRAEL: Imagina una hermosa pizarra frente a ti. Tienes una hermosa pieza de tiza en tu mano, y le pides a uno de los grandes maestros de la luz que interprete a través de ti qué significan esas tres frases, los sonidos, los colores y la vibración de amor. Después imagina que la tiza fluye libre de tu mano y flota hacia esta pizarra. En un momento escribirá la respuesta a tu pregunta. Antes de hacerlo, te recuerda que para formular una pregunta en una mente tridimensional, ya debes tener la respuesta, porque la tercera dimensión es un mundo de equilibrio.

Entonces, escucha mientras la escritura se desarrolla para responder tu hermosa pregunta. La tiza ahora dibuja una línea en el centro de la pizarra, después va a la parte de arriba de esa línea y dibuja una pequeña línea atravesada. Después va a la parte de abajo de esa línea de tiza y dibuja otra línea atravesada. Después la tiza desaparece. Solamente una cosa queda en la pizarra: “I” (Yo). “Yo” es la respuesta que buscas este día. “Yo” es donde encontrarás los colores. “Yo” es donde encontrarás los sonidos. Imagina que el “Yo”, esta hermosa línea, con el hilo cruzado en la parte de arriba y en la parte de abajo, son las cadenas “L” e “I” del ADN. Entonces ve si puedes encontrar el amor entre ellas. Ese es el “Yo”. El “Yo” se trata del amor, el sonido del amor, el color del amor, la vibración del amor. El “Yo” es como ven lo que quieres ver. El “Yo” es cómo sigues tu destino. Ten el valor de desarrollar tu mundo. Nunca te inclines ante nada, en cambio, levántate y míralo en el “Yo”, el “Yo” de Todo Lo Que Es. Nunca más desearás nada que no puedas tener, pues es ti, yo veo el “Yo” de mi luz, y en el “Yo” de mi luz, veo el amor, y te siento. Si no puedes sentirlo ahora, entonces estás en otra dirección. Mira el “Yo” en la pizarra y verás el “Yo” del amor. Cada palabra en los registros cósmicos akáshicos en un momento fue pensada, en algún nivel de conciencia, y si alguna vez quieres leer los akáshicos, los pondrás en la pizarra como lo hicimos. Verás el amor del “Yo Soy”.

P: ¿Podrías compartir un ejemplo de cómo los lemurianos usaban la ceremonia para traer una sanación o una celebración o algún evento que haría una diferencia en su mundo?

KIRAEL: La Diosa vino, si quieres, para tejer Lemuria en un sabor más completo, invocando ceremonia y amor. Nada sucedía en el mundo de Lemuria sin la ceremonia. No tendrías desayuno sin una ceremonia, no porque alguien estuviera viéndote, sino porque no harías nada sin invocar al amor.

Aquellos que unen este programa están bajo el refuerzo de mi luz para tener una ceremonia al inicio. Algunos lo llaman oración, pero en verdad es una ceremonia, ¿no es así?

Si quieres conectar más amor a una sanación, haz una ceremonia primero. Ahora, si hiciste una ceremonia y dijiste, “Bien, Dios Creador, voy a hacer una sanación. Enséñame algunas cosas y yo las pasaré a otras personas y ellos serán mejores otra vez”, eso no es tanto una ceremonia. La verdadera ceremonia debe verse y sonar algo así: “Creador, hazme el envase de tu luz. Hazme la copa que de prosperidad a mi amigo humano. Permíteme ofrecer mi amor tan profundamente a ella para que encuentre sanación y sin importar cuánta sanación elija, esa sanación será porque compartimos este amor hoy. Dios Creador, puedes sentirme, porque si no puedes sentirme, sé que ella tampoco, y quiero que me sientan en mi ceremonia de apertura”. Después enciende una vela y mira la flama, ve a la gran Dama Pelé, y pregunta, “¿Estoy comprometido hasta ahora? ¿Estoy completamente despierto en mi amor?” Después llama a María, apaga la vea y mira al humo elevarse.

Ves, la ceremonia es la única respuesta a la sanación. Eres una hermosa rama del Creador, una partícula de sanación del Creador, y si quieres pasar tu sanación a otra persona, debes comenzar con la ceremonia. No puedo imaginar comenzar tu día sin ceremonia. No puedo imaginarte dejar la Tierra para irte al estado de sueño sin ceremonia. Las palabras no necesariamente hacen una ceremonia. Los sentimientos son la sangre de vida de la ceremonia.

Ábrete al amor dentro de ti. Ámate lo suficiente para sanar mientras facilitar la sanación, y ambas partes se conectarán y sentirán la sanación.

KIRAEL: En mi declaración de cierre, responderé preguntas no hechas. Tengo una respuesta general que conmoverá sus corazones. La respuesta no está en el tejido de la Diosa, sino en la cadena de ustedes que es el entretejido de la Diosa. Todo lo que buscan ya está sobre ustedes. Solamente necesitan tener el valor para abrir su corazón y amarse lo suficiente para sentir la belleza de la luz. Miren el corazón del otro, vean la belleza. Solamente cuando el espejo del amor refleje ustedes se pueden llamar despertados. En ese momento, nunca buscarán a Dios Creador, porque sabrás que vive en el interior. Entonces cuando digas “Yo”, tú eres el “Yo”.

Vine aquí hoy para compartir mi amor, y han abierto su corazón a mí. Regresaré a mi dimensión y le diré a todos los que escucharán, “La Tierra está lista. Qué comience el Cambio. Las personas me amaron, no por mis respuestas, sino que me amaron por mi amor”. Cada guía y ángel celebrará este día, y desde este día en adelante, la Diosa estará despierta. Digo todo en la luz superior de lo que Yo Soy, pues me he convertido en el “Yo”. En el “Yo”, estaré.

Amén y buenas noches.

Tags: , , , , , , , , ,

Menú de cierre

Send this to a friend