SHAUD 12: "Cruzando la Línea Atlante" 2da Parte

Zamek krzyżacki w Malborku, Malbork (Malbork Castle, Malbork)

LOS MATERIALES DEL CÍRCULO CARMESÍ

La Serie e2012

Presentando a ADAMUS, canalizado por Geoffrey Hoppe

TERRY: Pero nunca me sentiría tan amada.

ADAMUS: Nunca sentirte amada.

TERRY: Si fuera un ministro, nunca sentiría el amor de mi alma tan profundamente.

ADAMUS: Ya estamos progresando. Bien. Bien.

TERRY: Y no hay dinero que la pueda comprar.

ADAMUS: Lo hay. Hay 1,000 dólares. (Risas) ¡Pero tú eres una escéptica!

TERRY: Y nadie puede dármela.

LINDA: Mmmmm.

ADAMUS: Ohhh. Quizá…

TERRY: Pero puedo recibirla.

LINDA: Ohhhh.

ADAMUS: Bien. Bien. Perfectamente establecido. ¡¿Por qué no lo has hecho?!

TERRY: Lo he hecho.

ADAMUS: ¡Ah! ¡Ohh! Bien. Bien. ¿Eres iluminada?

TERRY: Sí.

ADAMUS: ¿Completamente, de lleno, a tu satisfacción?

TERRY: No. (Risas)

ADAMUS: Bien.

TERRY: Pero…

ADAMUS: Pero.

TERRY: … está a la distancia de un aliento, y hay un aliento.

ADAMUS: Por 1,000 dólares te enseñaré el aliento. (Risas)

TERRY: ¡No, tú no puedes hacerlo! ¡Es mi elección, dandi! (Risas)

ADAMUS: ¡Jo! ¡Arcángel Miguel voy a necesitar algo de ayuda por acá! (Risas) Tengo una difícil.

TERRY: Él está sobre mi hombro.

ADAMUS: Tú párate detrás de él, ¡yo lo empujaré! (Risas) Bien. Bien. Pero la iluminación, ¿por qué? ¿Por qué?

TERRY: Bueno, es lo que me mantiene aquí en el planeta. Es lo que me mantiene viva.

ADAMUS: ¿Pasión?

TERRY: No hay ninguna otra cosa que me hubiera mantenido viva.

ADAMUS: Ah, bien.

TERRY: Nada.

ADAMUS: Hm. Yo siento eso. Gracias.

TERRY: Sí.

ADAMUS: Gracias.

LINDA: Hmm.

ADAMUS: Y uno más. Gracias. Okey. La iluminación, ¿por qué? ¿Por qué? ¿Por qué? Linda está corriendo. ¿Por qué?

CHRISTY: Sabía que ibas a venir por mí.

LINDA: Ponte de pie por favor.

CHRISTY: (Suspirando). Porque es hora.

ADAMUS: Me gusta eso.

CHRISTY: Mm hmm.

ADAMUS: Es hora. Tienes un aplauso silencioso, un batir palmas detrás de ti. Sí. Porque es hora, bien.

CHRISTY: Sí.

ADAMUS: Pero ¿por qué?

CHRISTY: Porque ha pasado suficiente tiempo.

ADAMUS: ¿Haciendo?

CHRISTY: Ehhh, tú sabes, la pregunta “¿Quién soy yo?”.

ADAMUS: Exacto, exacto, exacto.

CHRISTY: Experimentando eso.

ADAMUS: Sí.

CHRISTY: Encontrando quién soy, quién no soy.

ADAMUS: Sí.

CHRISTY: Y ya es hora ¡carajo! (Risas)

ADAMUS: Ya es hora ¡carajo! Gracias, y este grupo es tan maravilloso cuando pienso en términos de camisetas y calcomanías. “Ya es hora ¡carajo!”. “La iluminación. Ya es hora ¡carajo!”. Es hermoso. Sacuden a algunas personas en el centro comercial. Bien. Gracias.

La iluminación. Por eso estoy yo aquí, por eso están ustedes aquí. Yo ya terminé. (A Linda)

La iluminación. Es un sentimiento. Difícil de describir. Difícil de poner en palabras. ¿Por qué? Porque en realidad no es una cosa mental, y no es una meta, y no solo es la próxima aventura humana, y no solo es para entretenerte. Totalmente lo opuesto. No solo es ocupar el tiempo. La iluminación es algo que es el fuego dentro de ustedes, una pasión dentro de ustedes, un deseo.

Y lo interesante acerca de la iluminación, es que no vino de la mente humana. Por eso es difícil de describir. No era algo que ustedes pensaron aquí arriba (cabeza), “¡Oye! voy a intentar la iluminación. ¿Por qué no?”. Es algo que vino de acá (corazón) y acá (todo alrededor) y todas partes, y la mente todavía está tratando de entenderla, definirla, quizá empujarla lejos, preguntándose qué tan serios están ustedes sobre ella. Pero la iluminación es una parte natural, natural de ti mismo. La respuesta a la pregunta “¿Quién soy?”.

La iluminación, como he dicho tantas veces, va a ocurrir de cualquier forma. Es natural. Tarde o temprano – probablemente tarde – el resto de los humanos en la Tierra van a pasar por un despertar, cuando estén listos, en su momento apropiado. Por alguna razón, ustedes, mis queridos amigos, ya la han elegido, y está ocurriendo.

Está ocurriendo todos los días. A veces es difícil pasar por ella, puesto que no hay un libro – un libro válido – sobre la iluminación, y casi no puede haber. Puede haber historias de gente y sus vidas y sus identidades, que han pasado por esto o dentro de ello, pero no es un proceso paso-a-paso. Uno no puede decir: “Aquí está cómo te haces iluminado”. Uno puede contar historias, y otros que leen sus historias pueden sentir dentro de esa pasión, dentro de la porción de tragedia humana, dentro de la eventual mezcla e integración. Pero la iluminación es un proceso natural que está ocurriendo.

Cruzando la Línea Atlante

Hoy planteo esto, porque hoy es una celebración – una verdadera celebración – de muchas maneras. Hoy el título de mi plática es “Cruzando la Línea Atlante”. Cruzando la Línea Atlante

He escuchado mucha plática dentro de este año del 2013 sobre los mayas y el calendario maya – muy cierto, por cierto, hasta cierto punto, hasta cierto punto de la humana comercialización, drama, y todo lo demás – pero hubo ciclos en el calendario maya. Pero… también había ciclos en la imaginación atlante. No era tanto un calendario, era una proyección o una comprensión de los ciclos.

Los atlantes – de los que todos ustedes fueron – los atlantes, particularmente en los templos de Tien, entendieron que habría trece ciclos que ocurrirían. No importa de cuánto tiempo eran puesto que estos no eran años calendario. Ustedes no pueden hacer que se definan por años, pero trece ciclos de desarrollo humano, de desarrollo espiritual ocurrirían en el planeta, el último ser cruzando la línea de la conciencia mental atlante.

No es coincidencia que ustedes estén es su 13avo año como Shaumbra. No es coincidencia que si suman el mes y el año ustedes aparezcan con un 13. El 13 es un número muy, muy sagrado.

Sé que mucha gente le teme al 13. Muchos edificios por todo el mundo no tienen un piso 13. Es como “Vamos a pretender que no está ahí”. De alguna manera al parecer es apropiado, porque el 13 también es llamado el número sagrado invisible de poder – ‘poder’ no es realmente la palabra correcta – sino número de potencial.

Trece, si echan una mirada a los apóstoles, 12 apóstoles más Yeshua, 13. ¿Cuántos caballeros en la Mesa Redonda? ¿Cuántos caballeros en la Mesa Redonda? Doce más Arturo es trece. Viernes 13, el número temible. De hecho, no lo era para nada. Era un número sagrado hasta que alguien, alguna organización repentinamente procedió a una cacería de brujas en un viernes 13 matando a muchos, muchos que estaban en las Escuelas de Misterio, partes de los Caballeros Templarios, partes del trabajo que tantos de ustedes hicieron. Pero el 13 – muy, muy sagrado, interesante número de cambio. De cambio.

Celebración

Así que es un mes, día, tiempo de celebración aquí, yendo más allá de esta Línea Atlante. Por eso era difícil para ustedes realmente verbalizar lo que es esto, esta iluminación. Difícil verbalizar lo que es. (Alguien dice “Bar mitzvah”, Adamus ríe) No es una bar mitzvah. (Algunas risas) Gracias, Trece es la Bar mitzvah. Gracias. Sí. Bien. Crecer. Estás absolutamente acertado.

Así que hagamos una ceremonia. Hagamos una… (La audiencia dice “¡Merabh!”). Más tarde. ¡Merabh! ¡Merabh! Eso es todo lo que quieren ahora. ¿Qué tal un discurso? (Alguien grita “¡Jú!”) Qué tal… (riendo) todo lo que quieren es merabhs. Yo me puedo ir; tú hazte cargo (a Yoham). Tú haces merabhs. (Gerhard pregunta “¿Qué es merabh?”; risas). ¡No sé, pero todos tendremos trece de ellas para el momento en que acabemos! Hagamos una celebración.

Ahora bien, a fin de hacer esto, querida Linda, siento como que no estoy vestido apropiadamente. Así que por favor, sí. (Linda va al cuarto de atrás). Siento como que estoy vestido como un mal turista (risas). Así que le he pedido a Linda que consiga ropa más apropiada para la ocasión. Sí, sí.

Hagamos una celebración. Es una combinación de cosas. Al parecer esto es como un marcador o un hito – cruzar la Línea Atlante, entrar en algo nuevo, haciendo un enorme cambio ahora mismo, un cambio absoluto. Así que, sí. (Linda le trae una hermosa túnica). Un poquito más apropiado ahora (la audiencia responde con “¡Oooh!” y “¡Ahhh!). Si tan solo tuviera botas altas y los pantalones apropiados y una camisa que fuera con chorrera y una corona. (Alguien dice “Oh, esa es grandiosa”). Sí, ¿no es cierto? Sí. Sí. Sí. Por favor.

LINDA: Oh espera, ¿y una corona? (Linda pone un broche de cabello con flores púrpura sobre la cabeza de Adamus; muchas risas)

ADAMUS: Me estaba viendo dignificado aquí. Eh, ese no está tan mal. Aquí atrás (se pone el broche atrás de su cabeza). Oh (más risas) no estoy preocupado por mi – ejem – hombría. Entonces bien. Excelente. Excelente.

Ahora bien, siguiente paso. Entiendo que hoy hay una ceremonia de presentación, así que presentemos. (Dave McMasters y Robert Theiss sacan el nuevo atril de Adamus, construido por Robert Theiss)

LINDA: Okey. Hmmmm. ¡Ohhhh! ¡Ohhhh! (Algunos aplausos de la audiencia). ¡Guau!

ROBERT: Ha sido un placer.

ADAMUS: Pide y recibirás.

ROBERT: Absolutamente.

ADAMUS: Entonces ¿te gustaría explicar un poquito?

ROBERT: Bueno, la madera es una hermosa madera sepele de África, y si la miran, muestra diferentes aspectos de sí misma mientras es ella misma al mismo tiempo. (Está mostrando la veta de la madera en diferentes ángulos). Lo llamamos una tribuna de orador.

ADAMUS: Tribuna de orador.

ROBERT: Para los grandes oradores.

ADAMUS: Mmm, hermosa.

ROBERT: Y aquí puedes, por supuesto, adornarla con cualquier cosa que quieras, y entiendo ¿que tienes un logo para poner aquí?

ADAMUS: Saliendo a la luz.

ROBERT: Sí.

ADAMUS: Sí.

ROBERT: Sí.

ADAMUS: Hermosa.

ROBERT: Gracias.

ADAMUS: Eres un verdadero artesano.

ROBERT: Ah, gracias.

ADAMUS: Sí, y un Maestro.

ROBERT: Gracias.

ADAMUS: Aquí tengo que preguntar, ¿tú hiciste esto?

ROBERT: Tuve un poco de ayuda.

ADAMUS: ¿O mi amigo Miguel?

ROBERT: Bueno, los dos estamos capacitados para hacer esto. Él no tiene la misma sensibilidad, los serruchos de banda y ensambladores y mesas de aserrar que ustedes tienen.

ADAMUS: Aunque él es bueno con una espada.

ROBERT: Él es muy bueno con una espada, pero hoy aquí depone la espada en honor a ustedes.

ADAMUS: ¡Ah! Gracias.

ROBERT: Gracias a ti.

ADAMUS: Sí, gracias a ti. Ah, entonces… (Aplauso de la audiencia)

LINDA: Hermosa. ¡Guau! Siento como que estoy en la iglesia.

ADAMUS: Ah. Hermosa. Ahora me siento en casa. Sí. Mm.

Entonces ahora podemos continuar con nuestra ceremonia, sí, la de “Cruzar la Línea Atlante”.

Tomemos juntos una respiración profunda…

(Pausa)

…cruzando la Línea Atlante… moviéndonos hacia la realización de la iluminación. Realmente estoy disfrutando tanto este atril.

Queridos Shaumbra… siento como que estoy ante el advenimiento de un discurso.

Es hora de ir Más Allá.

Queridos Shaumbra, el viaje inició para todos nosotros en los Templos de Tien en la Atlántida. En los Templos de Tien nos reunimos. Visualizamos un tiempo precisamente como este, trece ciclos más tarde, un tiempo de cambio y un tiempo de evolución para todos nosotros. Empezó ahí.

No sabíamos qué giros y vueltas ocurrirían en el sendero. No teníamos idea, ninguna noción de las adversidades y los desafíos, las lágrimas y las risas. Ni siquiera podíamos posiblemente imaginar en ese punto cómo habrían días y vidas en que llegaríamos a estar completamente perdidos, completamente llenos de pérdida de esperanza, pérdida de visión, pérdida de identidad. Pero atrás en los Templos de Tien, imaginábamos un tiempo que vendría en que podríamos decir la palabra ‘iluminación’, en que podríamos aceptarla dentro de nosotros, en que literalmente podríamos introducir esa conciencia a esta realidad – una realidad que sabíamos sería densa y áspera, una realidad que casi trataría de barrerla de nosotros. Pero con una profunda pasión que todos volvimos a introducir en la Atlántida, sabíamos que ella se sostendría y sabíamos que florecería aquí en la Tierra.

La Atlántida fue un tiempo de lo mental, del desarrollo de la mente, la estandarización de nosotros mismo como seres humanos en este planeta que amamos tanto. Fue un tiempo para pensar, un tiempo para estructurar, fue un tiempo para diseñar, y eso hicimos. Diseñamos la plantilla entera del humano que ahora vemos en el planeta.

Y en la Atlántida también visualizamos un tiempo en que daríamos un paso al otro lado de esa línea de lo mental – lo mental que nos mantenía en nuestro sitio, nos mantenía juntos, nos reunía, nos permitía ver nuestro mundo a través de ojos humanos y mentales. Pero nos dijimos: “Llegará un tiempo en que crucemos esa línea, en que vayamos más allá de la era mental, en que entremos en la siguiente era de la Nueva Energía”, y aquí estamos. Aquí estamos hoy.

Después de la Atlántida, regresamos de debajo de la tierra donde vivíamos por protección, pero también simbólico de nuestra propia mirada interna; ir a la visión interna, conectar con nuestras almas y nuestro divino que hubiera sido difícil de hacer mientras aún estuviéramos ocupados con todas las actividades del exterior o el mundo de arriba.

Y de ahí fuimos hasta los tiempos de Egipto, surgiendo, literalmente, desde la tierra hacia lo que son los templos, las pirámides por todo el mundo. Emergimos. Tantos de ustedes en los tiempos de Egipto, en las grandiosas pirámides, en la Cámara de los Reyes, inhalando nuestra divinidad, inhalando nuestros potenciales para esta era de la humanidad.

Más tarde, uniéndose en cuerpo o espíritu en el tiempo de Yeshua como Esenios, como los que introdujeron los misterios a este planeta y al precursor de lo que muchos pensaban que sería el principio de un nuevo tiempo y una nueva era, pero todos ustedes sabían que ya había empezado. Caminando las tierras de Israel con el gran Maestro Yeshua, introduciendo esas energías, sembrando esta Tierra con la energía Crística, la energía del Cristo.

No olvidar los tiempos de Tobías. Sí, Tobías. El querido Tobías, y tantos de ustedes estuvieron igualmente en esos tiempos. Tobías padre, también llamado Tobit – Tovius. Tobías hijo, Sara, el Arcángel Rafael. Una bella historia y tiempo cuando, otra vez, estuvimos todos juntos, todos reunidos por este propósito de realizar lo que habíamos imaginado atrás en los templos atlantes.

Y luego en las Escuelas de Misterio – ah, las Escuelas de Misterio – por toda Europa. Un lugar de diversión y estudio, un lugar de realmente entender cómo introducir lo divino. Pero, como saben, el mundo no estaba bastante preparado en ese tiempo. Las Escuelas de Misterio eran como islas, como islas en sí mismas, muchísima celebración, pero en el momento que ustedes – nosotros – caminábamos en el mundo exterior, era un impacto. Era traumático, ir de las hermosas energías en la Escuela de Misterio a la muy, muy densa, densa conciencia del mundo humano.

Y ahora, este tiempo. Hace trece años la verdadera energía de Shaumbra comenzó a manifestarse. Durante los años muchos de ustedes reunieron este nuevo llamado del Arcángel Gabriel, este nuevo llamado a juntarse, diciendo: “Es hora de tu iluminación”. Es hora. Ese llamado que nos ha reunido, mes tras mes, durante estos años. Un llamado que ha sacado a la luz algo dentro de ustedes, dándoles el coraje, dándoles la esperanza para su propia iluminación. No por el mundo, no por su familia, no por nadie excepto ustedes. Les ha dado el potencial traído a esta Tierra para que esté en su iluminación.

En este día vamos más allá. Cruzamos al otro lado de la Línea Atlante, cruzamos al otro lado fuera de lo mental, lo mental en el que han estado, casi atrapados adentro. Hemos hablado de ello tan frecuentemente durante nuestras reuniones, pero hoy podrían decir que las energías son adecuadas. Ellas están aquí para que ustedes vayan más allá. Más allá.

Este hermoso atril es más que algo en lo que me voy a apoyar y aporrear en los meses y unos años por venir. Es más que solo una pieza de mobiliario, más que solo la madera.

Este atril – y espero que todos ustedes lo tocarán antes de irse – este atril es verdaderamente un símbolo, un símbolo de dónde están todos ustedes. Es el símbolo de su sabiduría. Este no me fue dado a mí. Este les fue dado a ustedes. Es un símbolo de su sabiduría. Es un símbolo de lo tienen para ofrecer a otros como maestros de las energías espirituales. Es un símbolo de todo lo que han aprendido, hemos dicho juntos, durante estos trece años.

Es un símbolo de la iluminación. Es un símbolo de ustedes – tomando su lugar legítimo en su atril. Todos y cada uno de ustedes, no metafóricamente sentados en la audiencia, sino estando en su propio atril, hablando con su propia voz. Con la audiencia que puede ser nadie salvo ustedes, o una audiencia que podría llenar grandes salones.

Este es un símbolo del viaje, cuán lejos hemos llegado desde los Templos de Tien en la Atlántida, cuán lejos han legado ustedes en solo trece años. Sé que a veces parece un largo tiempo, trece años. Trece años dedicando su vida, y más, pero trece años como la energía Shaumbra. Pero cuando consideran cuán lejos atrás estaban los tiempos atlantes, los tiempos de Tobías, Yeshua, incluso las Escuelas de Misterio, trece años es un tiempo muy corto, ciertamente. Así que…

Lo único que nos falta es el champán. Pero entiendo que habrá un poco de consentimiento más adelante en el día.

Así que, queridos Shaumbra, tomemos una respiración profunda por el símbolo de su sabiduría, de sus enseñanzas, de su viaje. El atril – como sea que lo quieran llamar, tribuna del orador, podio – ese representa su sabiduría.

Ah, respiración profunda. Ah. Bien. Bien.

La Línea Atlante

Ahora bien, La Línea Atlante de la que estoy hablando es lo mental, y quizá es el mayor reto que cualquiera de ustedes tiene ahora mismo. Cauldre me está diciendo que me estoy quedando sin tiempo. Tengo siete minutos para hacer mis fascinantes declaraciones.

La Línea Atlante es mental. Quizá, yo diría, la más grande dinámica… (Alguien se levanta para ir al baño) Sí, iremos juntos.

JOANNE: Oh, okey.

ADAMUS: Sí, por favor. Yo te escoltaré.

La más grande dinámica ocurriendo en… ¿adónde vamos?

JOANNE: No sé adónde vayas tú. Yo estoy yendo al baño.

ADAMUS: ¡Oh, yo también! Ahí es exactamente a donde estaba yendo (risas cuando sale del salón con ella). Bien. Bien. Estoy contento. Sí, te ayudaré a lo largo del sendero. Es una de las cosas de la iluminación, tú sabes. Sí, caminar a lo largo del sendero. Sí (risas). ¿Y qué compartimento quieres? (Ella ríe)

JOANNE: Este es el de las chicas.

ADAMUS: ¿Quieres el de la izquierda o la derecha?

JOANNE: Las chicas pueden usar el interior y los chicos tienen que usar el orinal de afuera.

ADAMUS: Oh no, solo entraré aquí contigo.

JOANNE: ¡Oh!

ADAMUS: No, no, no. Esto está bien. Esto está bien. Sí. Aguanta un segundo (Linda está aclarando su garganta; Dave ha ido atrás con la cámara). Nos tienen que tomar una foto. Sí. Sabes, hoy siento que también traigo puesto mi vestido. ¿Cómo me levanto esta cosa para ir? Oh, bueno, okey. Buena suerte. Buena suerte. Si necesitas ayuda solo llama (risas cuando regresa al salón). Solo trataba de ayudar. ¿Estás bien ahí adentro?

Eso les enseñará a todos ustedes a no hacer pipí durante la charla (risas). Si sienten tantas ganas, aguántense (más risas)

Entonces en qué estábamos. Estábamos hablando del cambio más grande de todos ustedes teniendo lugar ahora mismo. El cambio más grande. De hecho, quizá sea el cambio planetario más grande ahora mismo, pero es el cambio más grande por el que ustedes están pasando. ¿Ella está pasando por un cambio allá atrás? (Risas)

El cambio más grande por el que ustedes están pasando es la libertad. Es lo que… si resumen todo lo que el planeta está atravesando ahora mismo – el conflicto y la turbulencia y todo lo demás – todo es acerca de la libertad. Todo acerca de la libertad. Y hemos hablado sobre esto. He irritado antes a algunos de ustedes, porque dije que no estaba realmente seguro que los humanos estén listos para la libertad. ¡De veras! Se han acostumbrado a no tenerla. Se han hecho complacientes. Al parecer han permitido que alguien los cuide, y luego se acostumbraron a quejarse de ello.

Pero lo que está sucediendo ahora mismo, si echan una mirada a algunas de las guerras, a algunas de las cosas ocurriendo en este planeta, el conflicto real, es acerca de la libertad, y todavía hay una enorme pregunta. ¿Están listos los humanos para la libertad? Sí, Poliana, sería lindo decir que de todo punto los humanos son seres hermosos y maravillosos, pero todavía están en la conciencia mental atlante, una conciencia que ha sido programada, que ha sido entrenada a no tener libertad. A pensar que tienen libertad, pretender que tienen libertad, pero en realidad no tenerla.

Ustedes, con su pasión por la iluminación, con su pasión por la soberanía, están pasando por un cambio hacia la libertad. Hacia la verdadera libertad, soberanía, el Yo Soy, no dependientes de ningún otro ser, no atrapados en los funcionamientos de la conciencia de masas, Esa es una difícil. Dejarse en libertad de las familias espirituales, sus familias angélicas. Dejarse en libertad de su familia biológica. Dios los ama a ellos. Ustedes déjenlos (risas). Déjenlos en términos de su propia libertad para no estar atados al karma ancestral, la bilogía ancestral. Ámenlos por el Yo Soy, por el Dios interior, pero no solo porque son su familia. Libertad de su propia expresión, para su propia expresión. Libertad de la mente.

Ahora bien, no es por decir que la mente no tiene un lugar, sino que de hecho, si realmente sienten dentro de ello, la mente ya no quiere el lugar en el que ha estado. De veras no lo quiere. Es lo que los hace… al parecer lo que los hace dudar. De hecho, su mente en realidad no los hace dudar, sino que la mente procesa toda la conciencia acerca de la duda. Eres tú el que estás dudando de ti mismo, pero entonces la mente va a trabajar en servicio a ti, procesando todo ello, surgiendo con recuerdos del pasado, momentos en que has estado herido, momentos en has sido arrojado a los leones y los lobos y todo lo demás. Así que la mente al parecer es un colaborador en todo esto.

Llegamos aquí a este punto de la libertad, hoy, ahora mismo, en este salón con todos los Shaumbra de todo el mundo, y les planteo la pregunta, una vez más: ¿Están individualmente – no la contesten de inmediato, sientan dentro, porque hay algo de letra menuda – están listos para este cambio hacia la libertad? La letra menuda es, bueno, tendrán libertad, tendrán soberanía, pero cuando cambian hacia la libertad, liberan los apegos en todas las cosas que los han mantenido en una especie de prisión o lejos de la libertad.

Y ustedes dicen: “Bueno, no es eso una cosa buena?”. No sé. No sé, porque ¿cuáles son las cosas a las que todavía se están asiendo? ¿El dinero – o sus viejos conceptos sobre el dinero? ¿Amigos y familia? ¿Miedo a estar solos en el mundo? La soberanía es estar solo, por cierto, pero muchos de ustedes tienen miedo… oh, me gusta esto (el atril). Esto está tan bien (risas; Robert dice algo y Adamus ríe). ¡No cubre esto! Sí. Aunque estupendas fotos, para Crash. Sí. ¿Intentaste brincar arriba y abajo sobre él para asegurarte de que es macizo? Sí. Tú lo llamaste una tribuna de orador. Todavía no me paro sobre ella. (N. de T: juego de palabras en inglés: stand=tribuna; stand= estar parado) (Robert contesta y ambos ríen)

¿Entonces están listos para esta libertad? Porque significará soltar todos los apegos en una amplia variedad de cosas. ¿Y si mañana pierden su trabajo? “¡Aah! ¿Qué hice mal?” van a decir. No, es la libertad. Es verdadera libertad. Relaciones, todo lo demás, no entraremos en ello porque no quiero deprimirlos, pero es liberar hacia su soberanía, hacia su libertad. Pero a lo que realmente vamos a echarle una mirada hoy es a la libertad más allá de la mente. Libertad más allá de la mente

Nuevamente, la mente ha limitado su habilidad para ver los potenciales, y los potenciales son espléndidos. En nuestra próxima serie iniciando en oct… (Se frena de golpear el atril).

Iniciando en octubre – quizá algo de reforzamiento – nuestra próxima serie iniciando en octubre será sobre los potenciales. La titularemos “Los Nuevos Potenciales” o algo más ingenioso que eso.

La mente los ha estado conteniendo… ustedes han permitido que la mente los haga abstenerse de ver los potenciales, por lo tanto, en realidad no han sido libres. Los potenciales que están más allá de la mente son fenomenales, impresionantes, emocionantes, pero son tan cuánticos; cuánticamente diferentes de la manera que ustedes han estado pensado hasta ahora. Tan cuánticamente diferentes.

Está casi fuera de ser capaz de explicarlo ahora mismo, los potenciales que están surgiendo para que ustedes los realicen, que están en su vida, no están viniendo de mí, están viniendo de ustedes.

JOANNE: (Regresando del baño). Hola.

ADAMUS: ¿De regreso? Bien.

Los potenciales están más allá de la mente. Cosas en las que se considerarían locos de siquiera imaginar ahora mismo, que dicen: “Esto sencillamente es demencial. Eso es absolutamente demencial”, pero de hecho no lo es. Pero habrá cambios en su vida. Habrá cambios.

Continúa …

Cerrar menú

Comparte con un amigo