stonehenge

LOS MATERIALES DEL CÍRCULO CARMESÍ

La Serie e2012
Presentando a ADAMUS, canalizado por Geoffrey Hoppe

Presentado al Círculo Carmesí
Agosto 4, 2012
www.crimsoncircle.com

www.crimsoncircle.com/co (español)

Nota: Las ilustraciones, fotos y diapositivas de Adamus pueden ser vistas en la versión PDF o en el video en inglés.

Traducción: Irma Sztabinski irmasz@yahoo.com

Pueden descargar todos los Shauds de todas las Series en archivo Word desde el sitio del Círculo Carmesí en el Manantial del Caduceo http://www.manantialcaduceo.com.ar/tobias/tobias.htm

Yo Soy el que Yo Soy,  Adamus de Dominio Soberano y energía elevada el día de hoy.

Bienvenidos Shaumbra. Un grupo duro el día de hoy. Yo soy Adamus de Dominio Soberano, pero hoy tuve que traer refuerzos – el Arcángel Miguel (canalizado por Robert Theiss). (Alguien dice “¡Bien!” y “¡Sí!”). ¿Bien? ¡¿No están satisfechos conmigo?! (Risas y aplausos).

¿Por qué? Porque hoy no vamos a dejarlos irse sin un cambio. Dije cambio, Linda. Cambio (risas de la audiencia y Adamus). Yo puedo leer su mente.

¿Por qué? Porque ustedes quieren uno. ¿Y cómo vamos a hacerlo? (Alguien dice “Merabh”, otro dice “Fácil”). De la manera fácil, espero. Espero. ¿Por qué no?

Hoy estamos aquí para una celebración. Hoy estamos aquí para algunas risas y comprensiones y, entiendo que comida, canciones, un día de celebración. Ah, mucho que celebrar. Entraremos en eso en un momento, pero tengo que mirar por encima a este buen, buen grupo de humanos de hoy, ¿hm? (Alguien dice “Hola”). Hola (Adamus le besa la mano). Gracias. Buen grupo de Shaumbra. ¡Ah!

Ustedes son un grupo interesante (risas). Casi siete billones de humanos en este planeta. Eso es un montón. Eso es un montón. Siete billones de humanos congestionando las energías de este planeta – mm, mm, mm, paso para Adamus (está caminando a través de una fila de sillas) – y hasta la fecha menos de, yo diría aproximadamente 150 millones que tienen alguna noción del despertar, una auténtica… (se para frente a Dave Schemel) ¿Crash? Oh, sí (posa para una foto).

CRASH: ¿Dandi ascendido? (Risas; la cámara relampaguea).

ADAMUS: ¡Estoy ciego! ¡Estoy como Tobías! No puedo ver (risas de la audiencia). Ciento cincuenta millones más o menos que siquiera tienen… (Adamus manda un beso a través de la cámara) un indicio del despertar. Quizá menos de un millón de humanos en este planeta que han elegido la iluminación, que incluso tienen un asomo de lo que es la iluminación. Oh, muchos humanos piensan que quieren ir al cielo; en realidad están temerosos de ir al infierno. Muchos humanos solo quieren tener una vida humana un poco mejor. Mm, mm, mm, sí, ahí vas, paso para Adamus (está empujando fuera del camino la silla de alguien). ¡Pensabas que solo te estaba abrazando, tío grandote! (Risas)

Pero ustedes, mis queridos amigos… ¡ah! (llega a la puerta abierta) ¡Puedo escapar! (Risas cuando sale por la puerta). Los arcángeles están ahí afuera. Menos que…

Ustedes, mis queridos Shaumbra, la iluminación. Han pedido la iluminación. La quieren en esta vida más de lo quieren respirar aire. Intentémoslo (Adamus aguanta la respiración). No pueden respirar. Más que el aire, la iluminación. (Adamus está aguantando la respiración). Ninguna respiración, solo iluminación.

(Pausa mientras Adamus continúa aguantando la respiración)

Yo puedo esperar un largo tiempo (risas). Estos son los pulmones de un fumador, pero la sabiduría de un Maestro Ascendido (muchas risas). Jahhh (suelta su respiración).

Iluminación. ¿Por qué? Linda, micrófono por favor.

LINDA: Es un placer.

¿Por qué la iluminación?

ADAMUS: ¿Por qué la iluminación? No “¿qué es la iluminación?”, sino ¿por qué? ¿Por qué eligen…

LINDA: ¿Estoy alistando voluntarios?

ADAMUS: ¿Escribirías en el rotafolio, querida (a un miembro de la audiencia)

LINDA: ¿Estoy alistando voluntarios?

ADAMUS: Sí, como siempre. ¿Por qué la iluminación? Antes de que contesten, yo estoy aquí para trabajar con ustedes, apoyarlos, amarlos, animarlos, empujarlos por el acantilado hacia la iluminación. Por eso están ustedes aquí, por eso estoy yo aquí.

La iluminación, ¿por qué? Solo podrían pretender que no está ahí. Podrían esperar otra vida. ¿Por qué, mi primorosa querida, por qué? Mejor vista de la cámara.

ELIZABETH: No tengo una…

ADAMUS: ¿Quieres ponerte de pie?

ELIZABETH: No tengo una explicación…

ADAMUS: ¡¿Puedes hablar como que lo dices de veras en serio?!

ELIZABETH: Yo puedo (hablando un poco más firme). No tengo una explicación mental.

ADAMUS: Sí.

ELIZABETH: Tengo un… no quiero llamarlo impulso, pero sencillamente es un núcleo… sencillamente es lo que estoy haciendo.

ADAMUS: ¿Dónde está? Lo extraeremos.

ELIZABETH: En ningún lugar en particular. Sencillamente es una pasión y más allá de esa palabra. No existen palabras. Sencillamente es un conocimiento de hacia dónde estoy yendo.

ADAMUS: ¿Tu mente alguna vez cuestiona toda esta cosa de la iluminación que tú quieres?

ELIZABETH: Oh cielos, no. Eso nunca viene… ¡por supuesto! (Risas)

ADAMUS: Incluso Aandrah iba a voltear a mirarte fijamente (más risas).

ELIZABETH: Por supuesto.

ADAMUS: Sí. Entonces dices que esta iluminación que buscas en más grande que la mente en sí misma.

ELIZABETH: Absolutamente.

ADAMUS: Bien. ¿Y si pudiéramos extraer esa iluminación, quitártela, ponerla en una bóveda para alguna otra vida, entonces qué? ¿Qué sentirías, pensarías, harías? ¿Entonces qué? ¿Dónde estarías sin esta pasión de la iluminación?

ELIZABETH: No puedo concebirlo.

ADAMUS: Bien. Excelente. Pero me estás diciendo que en realidad tampoco puedes definirlo.

ELIZABETH: No.

ADAMUS: Solo está ahí. Es una pasión. Es enorme.

ELIZABETH: Sencillamente es. Sencillamente es. Ha estado ahí. No puedo decirte mentalmente cuando comenzó. Comenzó con una vida muy extraña sabiendo que existe algo más.

ADAMUS: Sí, ¿y cómo ha ido esa vida desde entonces?

ELIZABETH: Oh, es tan bizarra. No puedo decirte (risas)

ADAMUS: Entonces ¿cómo definirías esto para nuestro rotafolio, “por qué la iluminación”, sencillamente es?

ELIZABETH: (Haciendo una pausa). ¿Por qué la iluminación? (Vuelve a hacer una pausa y toma una respiración profunda). Sencillamente es el único camino que estoy recorriendo. Es el único sendero. Es lo único que sé o quiero es este momento.

ADAMUS: ¿Puedes sentirlo justo…? Yo puedo sentirlo viniendo de ti. ¿Puedes sentirlo viniendo de ti?

ELIZABETH: Puedo. Sí puedo.

ADAMUS: Bien. Bien.

ELIZABETH: Me refiero a, Yo Soy la que Yo Soy (risas y aplausos de la audiencia y Adamus la hace subir al estrado)

LINDA: ¡No! ¡No!

ADAMUS: Tú lo empezaste. Pero cuando dices “Yo Soy la que Yo Soy” debería hacer temblar los ladrillos de esa chimenea. Debería erizar los vellos de los brazos o piernas de Shaumbra o lo que sea. Debería tener tal pasión, como la pasión que acabas de expresar. ¿Cómo va eso ahora, “Yo Soy la que Yo Soy?”. ¿Cómo va?

ELIZABETH: Es interesante que digas eso, porque…

ADAMUS: Bueno, siempre digo eso, Yo Soy el que Yo Soy. Esa es mi especialidad.

ELIZABETH: Y frecuentemente dices que no tiene que ser… no tiene que sacudir las vigas. No tiene que ser en voz alta.

ADAMUS: No, dije que no tiene que ser en voz alta.

ELIZABETH: Correcto. Bien.

ADAMUS: Correcto. Bien. Hagámoslo.

ELIZABETH: Yo Soy la que Yo Soy

ADAMUS: Eh, está bastante bien. Buena sensación. Buena sensación. Bien. ¿Qué tal ahora para ellos? (Algunos aplausos)

ELIZABETH: Yo Soy la que Yo Soy

ADAMUS: Un poco tembloroso.

ELIZABETH: ¡Sí, yo sé! Bueno ¡son ellos! (Risas)

ADAMUS: Intentemos de nuevo.

ELIZABETH: ¡Ellos me están mirando fijamente!

ADAMUS: Sí. ¿Pueden cerrar sus ojos por favor? (a la audiencia; más risas)

ELIZABETH: Yo Soy la que Yo Soy. (Adamus hace una mueca) ¿No?

ADAMUS: (Riendo) No dije una palabra.

ELIZABETH: Te vi. Bueno. Bueno. (Hace una pausa) ¿Norma? (Risas). Okey. Yo Soy la que Yo Soy

ADAMUS: Mucho más equilibrado.

ELIZABETH: Gracias.

ADAMUS: Gracias a ti.

ELIZABETH: Gracias a ti. Gracias.

ADAMUS: Gracias a ti.

ELIZABETH: ¿Ya puedo ir?

ADAMUS: Ya puedes ir.

ELIZABETH: Namaste.

ADAMUS: Sí, derecho afuera a la vuelta de la esquina. Es ese curioso edificito. Sí, ya puedes ir.

ELIZABETH: Gracias.

ADAMUS: ¿O ya fuiste? Oh, (Adamus ríe). La iluminación, ¿por qué? ¿Por qué? ¿Por qué?

¿Por qué? ¿Por qué?

SHAUMBRA 1 (mujer): No sé.

ADAMUS: ¡Adelante! Ponte de pie. Gracias.

SHAUMBRA 1: No sé por qué.

ADAMUS: ¿No sabes por qué?

SHAUMBRA 1: Sencillamente lo siento adentro.

ADAMUS: Sí.

SHAUMBRA 1: No existen palabras.

ADAMUS: Ningunas palabras.

SHAUMBRA 1: Sencillamente es un sentimiento.

ADAMUS: Pero, ¿es importante para ti?

SHAUMBRA 1: ¡Sí!

ADAMUS: ¿Existe algo más importante?

SHAUMBRA 1: En este momento, no.

ADAMUS: No. Pero no puedes ponerlo en palabras.

SHAUMBRA 1: No.

ADAMUS: Interesante. Interesante. Si fueras forzada a describir siquiera la sensación de ello, ¿cuál sería, la sensación de esta iluminación – anhelo?

SHAUMBRA 1: Sí.

ADAMUS: No quiero decir las palabras por ti.

SHAUMBRA 1: Excitación.

ADAMUS: Excitación.

SHAUMBRA 1: Anhelo, pasión.

ADAMUS: Pasión.

SHAUMBRA 1: Ehhh, oooh.

ADAMUS: Oooh, esa es una buena palabra. Sí (risas).

SHAUMBRA 1: Sí.

ADAMUS: Por cierto, la primera es “Sencillamente es” para la primera, para Elizabeth. Y ahora “No poder ponerlo en palabras, ooooh ah”, si puedes…

SHAUMBRA 1: Esa es una buena.

ADAMUS: Esa es una buena. No, de hecho, sí me gusta esa. Y podrías hacerlo…

SHAUMBRA 1: Es la carne de gallina que se me pone cuando lo digo.

ADAMUS: Sí.

SHAUMBRA 1: Y se me pone ahorita.

ADAMUS: Exactamente.

SHAUMBRA 1: Es como ¡jaah!

ADAMUS: ¿Cómo la dijiste antes? ¡Oooh ah!

SHAUMBRA 1: ¡Oooh ah!

ADAMUS: ¡Oooh ah! (Risas) ¿Puedes hacerlo aquí mismo en esta cámara para que todo el mundo lo vea? El ¡oooh ah!

SHAUMBRA 1: ¡Oooh ah!

ADAMUS: ¡Ah!

SHAUMBRA 1: ¡Oooh ah!

ADAMUS: ¿Qué tal si todos lo hacemos? ¡Oooh ah!!

SHAUMBRA 1: Sí. Eso es.

ADAMUS: Gracias. ¡Oh, oooh!

SHAUMBRA 1: ¡Estoy en llamas! Eso es.

ADAMUS: Gracias. (Ella trata de darle el micrófono) No quiero esa cosa. La Iluminación. ¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué?

YVONNE: ¿Por qué no? (Linda dice “Ahhhh”)

ADAMUS: Yo diría que esa es una buena razón. ¿Por qué no? Has intentado todo lo demás, más vale que intentes la iluminación. (Risas) ¿Tienes una pasión por ella?

YVONNE: Eso es todo lo que importa. No existe nada más.

ADAMUS: No existe nada más.

YVONNE: No existe nada más.

ADAMUS: Bien. Te cambiaré 1,000 dólares ahora mismo, aquí mismo. Linda te hará un cheque por tu iluminación.

LINDA: Sí, especulador. (Risas)

ADAMUS: ¿No?! (Adamus ríe)

YVONNE: No lo tomaría.

ADAMUS: No lo tomarías.

YVONNE: No.

ADAMUS: No lo tomarías. ¿Me darías 1,000 dólares por tu iluminación?

YVONNE: Si los tuviera.

LINDA: ¡Lo gastó todo en nuestros eventos! ¡No le queda dinero para otro año!

ADAMUS: Huelo un dilema. (Risas) Esto es más importante que cualquier cosa, ‘por qué no’ en cualquier caso, y solo por escasos 1,000 dólares – el precio está subiendo – mil dólares y puedes tenerla. Pero ¿no tienes 1,000 dólares?

YVONNE: No conmigo. No los traje a propósito, tú sabes. (Adamus ríe)

ADAMUS: Pero la iluminación es importante.

YVONNE: Absolutamente.

ADAMUS: Quizá la próxima vida traerás 1,000 dólares a la clase. (Risas)

YVONNE: Quizá.

ADAMUS: Simples 1,000 dólares… Bien. Gracias. Gracias.

Iluminación. ¿Tienen 1,000 dólares?

LINDA: No lo escuchen.

BRIAN (esposo de Ivonne): En el banco.

ADAMUS: ¿En el banco? Todos los bancos van a colapsar. ¿Qué diablos están haciendo ahí?

(Adamus ríe). Estoy bromeando. No…

La iluminación, ¿por qué? ¿Por qué? ¿Por qué?

BRIAN: Como se dijo antes, es una pasión.

ADAMUS: Pasión, pero ¿por qué? ¿Te gusta la búsqueda de emociones? ¿Alguna vez has hecho libre paracaidismo?

BRIAN: No.

ADAMUS: ¿No? ¿Qué es lo más espeluznante que has hecho?

BRIAN: Caminé entre cables de alta tensión.

ADAMUS: ¿Hiciste qué?

BRIAN: Caminé entre cables de alta tensión, obrero siderúrgico.

ADAMUS: Eso es muy espeluznante.

BRIAN: Sí.

ADAMUS: Ah sí. Entonces ¿la iluminación sería la siguiente emoción, el siguiente acto de cables de alta tensión?

BRIAN: Veo una emoción en ello, sí.

ADAMUS: Sí, sí. ¿Y qué te dice tu mente de esta iluminación?

BRIAN: Ese es el problema, que me quedo en mi mente. Necesito salir de mi mente.

LINDA: ¡Ahhh!

ADAMUS: ¡Ah! Bueno, has venido al lugar apropiado en el día apropiado. (Risas)

BRIAN: Sí lo hice.

ADAMUS: ¡Lo único que te está haciendo falta son 1,000 dólares! (Más risas). Bien. Gracias. Gracias. Bien.

LINDA: Gracias, Brian.

ADAMUS: Sí, la mente. ¡Oh! Hm. La iluminación, ¿por qué? ¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué? Solo porque sí. Tenemos aquí unas respuestas extrañas – “Ninguna otra cosa importa” – ¿cómo te gustaría definir la tuya para el rotafolio? ¿Alguna otra palabra para ello?

BRIAN: Yo diría búsqueda de la emoción.

ADAMUS: ¡La emoción! Bien. Emoción de la iluminación, ¡vaya! Bien. Siguiente.

LINDA: Sé amable.

SHAUMBRA 2 (mujer): Gracias, Linda.

ADAMUS: Siempre soy amable.

SHAUMBRA 2: Sí, estoy segura.

ADAMUS: Sí. (Adamus ríe) La iluminación, ¿por qué? Hoy tienes una espléndida gran sonrisa. Sí, estás entre amigos. Estás aquí en esta aula de la ascensión en vivo. ¡La iluminación!

SHAUMBRA 2: Y sin parpadear, es hora, es el camino. Sencillamente está cerrando…

ADAMUS: Es el camino en el que estás.

SHAUMBRA 2: Sí.

ADAMUS: ¿No hay otros caminos?

SHAUMBRA 2: Bueno, en esta vida.

ADAMUS: Sí. Hay algunos otros caminos, yo puedo enseñarte el camino. No tiene que ser la iluminación. Pero la iluminación, ¿cómo se siente dentro de ti?

SHAUMBRA 2: Sencillamente…

ADAMUS: (Yendo hacia donde está la comida) Voy a comer mientras estás pensando en esto.

SHAUMBRA 2: Okey. Deleite del café. Quizá. ¿Hay café aquí?

ADAMUS: ¡Adelante! La iluminación.

SHAUMBRA 2: Culminación total.

LINDA: (Viendo que Adamus come directo de un platón) ¡Ohhhh!

ADAMUS: ¡¿Qué?!

SHAUMBRA 2: Y alegría.

ADAMUS: La iluminación.

SHAUMBRA 2: Solo eso. Diversión, regocijo.

ADAMUS: Diversión, regocijo.

SHAUMBRA 2: Solo completa…

ADAMUS: Completa.

SHAUMBRA 2: Culminación, realización.

ADAMUS: Ser, sí, sí.

SHAUMBRA 2: ¡Vamos! (Los dos ríen)

ADAMUS: ¿Alguna vez dudas de todo esto de la iluminación? ¿Alguna vez piensas en qué tonto es todo?

SHAUMBRA 2: No.

ADAMUS: ¿No?

SHAUMBRA 2: No. Solo la manera de llegar ahí es la parte tonta.

ADAMUS: La manera – oh sí. ¡Sí, sí! Bien. Así que todavía tenemos otra… ¿cómo definirías “no sé” o “sencillamente estoy atascado en este sendero”?. Esa es una buena.

SHAUMBRA 2: No, no, no atascado. Solo, solo…

ADAMUS: Estaba manejando, mi coche se averió, las llantas se desinflaron, ahora estoy atascado en este sendero de la iluminación.

SHAUMBRA 2: No, no, no. No atascado, No, no atascado.

ADAMUS: No atascado. No, no.

SHAUMBRA 2: Sencillamente es el fin del sendero. Me refiero a cuando llegas a dónde estabas yendo. Quiero decir, solo el fin del camino, cuando finalmente llegas…

ADAMUS: Sencillamente es hacia dónde estás yendo.

SHAUMBRA 2: … al hogar.

ADAMUS: Sencillamente es hacia dónde estás yendo.

SHAUMBRA 2: Así creo.

ADAMUS: Okey, “Sencillamente donde resulte que esté yendo”.

SHAUMBRA 2: El final del camino.

ADAMUS: ¡Un viajecito del camino hacia la iluminación! Noto que hoy no estamos llegando muy lejos. El Arcángel Miguel quiere entrar y hablar, y nosotros tenemos mucho que discutir aquí. Oh Dios mío, el tiempo se está acabando.

Dos más. Iluminación. La iluminación, ¿por qué? Ustedes podrían estar haciendo alguna otra cosa. Podrían estar acostados en la playa en alguna parte. Podrían estar haciendo cualquier cosa. ¿Por qué la iluminación? Podrían ser un ministro en una iglesia. Serían un buen ministro en una iglesia.

Continúa …

Menú de cierre
error: Content is protected !!

Send this to a friend