leo¡Bienvenidos al mes de Leo! Para comenzar, quiero explicar un poco este signo. Primero que todo, los Leo generalmente tienen fuertes personalidades, incluso los silenciosos. Cuando un Leo entra a la habitación, la gente puede sentir su presencia. Magnánimos y generosos por naturaleza, a los Leo les gusta ser reconocidos y alabados.

Por ende, no es sorpresa que este mes en particular sea gobernado por el sol y ya que el sol es el poder preeminente en nuestro universo, los Leo por lo general nacen con este sentimiento de ser casi parecidos a Dios. Cuando los amigos o familiares enfrentan problemas, un Leo podría decir algo como esto: “sé exactamente cuál es tu problema y sé cómo solucionarlo. Sé lo que tienes que hacer para mejorar las cosas”.

Debido a que esta energía leonina impregna el cosmos en este momento, es apropiado que visitemos nuevamente un concepto importante que aprendemos en la Kabbalah: existen dos condiciones que deben ser atendidas antes de que le digamos a una persona qué debe hacer.

    Estamos seguros de que esa persona escuchará.
    Amamos a la persona.

No hay duda de que muchas veces creemos que sabemos más que todos los demás. Sin embargo, lo que olvidamos por lo general es que una persona verdaderamente espiritual se hace a un lado, escucha y ayuda a otros a conocer cuáles son sus problemas.

El mes de Leo es una época de prueba espiritual y para la mayoría de nosotros, estas pruebas pueden ser difíciles. Todos atravesamos un enorme cambio ya sea en nuestra conciencia, en nuestro estilo de vida o en nuestras relaciones. Gracias a Dios estamos madurando más y nos estamos volviendo más conscientes del mundo a nuestro alrededor. Incluso puede que nos encontremos envueltos en las cosas simples de la vida.

Lo que aprendemos, de hecho, es a escuchar y conectar con esa silenciosa voz de la Luz en nuestro interior.

El Zóhar dice que durante esta época, el Creador “nos refinará como el oro es refinado”. El Diccionario Webster dice que “refinar” significa “liberar (el metal, el azúcar o el aceite) de las impurezas y de los materiales no deseados”. Aunque tú y yo y todos nosotros probablemente preferiríamos tener un mes completamente abierto, brillante y hermoso, debemos recordar que esa no es la razón por la cual vinimos hasta acá abajo. Ese no es el juego. El juego es poder atravesar el laberinto que llamamos Vida y ver el final del túnel para transformar nuestra negatividad en Luz.

Se nos ofrece una enorme oportunidad espiritual en este mes y tenemos dos opciones: podemos aferrarnos a nuestra certeza, nuestras creencia y a nuestra razón de ser o podemos decir: “¡Qué rayos! Voy a probar un nuevo curso”. Sea cual sea la opción que escojas, te deseo suerte y espero que en el siguiente mes alguno de ustedes me diga: “Estabas en lo correcto, era difícil. Pero aún así fue una época maravillosa”.

Karen Berg

Menú de cierre

Send this to a friend