Las bendiciones salen de mí y llegan a mí en este día

Vivo gracias a la fe, una fe en Dios que es como un puente sobre aguas turbulentas. Con seguridad y confianza, me levanto en pensamiento y acción sobre cualquier reto que se presente ante mí. Vivo la plenitud de la vida.

Para superar un problema no sólo basta conocer los detalles sobre cómo llegarán a mí las bendiciones. Con fe, sé con certeza que las recibiré. Al vivir en el momento con Dios, comprendo que el cambio trae consigo un momento de renovación y descubrimiento.

La fe me hace sentir la confianza de aceptar todo cambio por lo que es: un nuevo comienzo. Éste es un momento para estar consciente de mi fortaleza y expresarla, para que mayores bendiciones salgan de mí y lleguen a mí, para que acepte y comparta mayores logros.

“Al oírlo Jesús, se maravilló y dijo a los que lo seguían: —De cierto os digo que ni aun en Israel he hallado tanta fe.”—Mateo 8:10

Sígueme en Facebook

La Palabra Diaria © por Unity®

brenkee / Pixabay
Menú de cierre

Comparte con un amigo