por Celia Fenn

Traducción: Margarita López
Edición: El Manantial del Caduceo
http://www.manantialcaduceo.com.ar/libros.htm

Continuación de la 1er parte …

REZAR…. Bogotá, Colombia y Estambul, Turquía

De honrar la comida a través de la Gracia y la Oración pasamos al tema de la oración misma. La oración, hemos llegado a reconocer, no es una lista de peticiones dirigidas a la Divinidad, sino una celebración de Gratitud por lo que nos es dado por la Divinidad. Sabemos por nuestra lectura de la Física Cuántica que Dios y la Fuerza de Dios no está fuera de nosotros ni necesita que se la solicite, sino que es una Energía que se mueve a través de nosotros y es parte de nosotros. En la Nueva Realidad, honramos la Fuerza de Dios dentro de nosotros a través de la expresión de Amor y Gratitud. También sabemos por el trabajo de Masaru Emoto que el Amor y la Gratitud son las frecuencias más altas de sentimiento en el mundo cristalino de las formas de pensamiento y los patrones de creación consciente.

Hemos aprendido también, de las enseñanzas orientales, que la oración puede ser una actitud y una meditación diaria en la cual la Gratitud y el Amor se pueden expresar en las pequeñas acciones de la vida cotidiana como al barrer el piso, al cargar agua y preparar las comidas. Es en estos rituales, aparentemente mundanos, que esa conciencia puede celebrar con gratitud la provisión de un hogar y sustento físico para la forma física. La frecuencia de la Oración y Meditación combinada con el Amor y Gratitud, crea una energía de Profunda Paz y Compasión que nos permite experimentar la Conciencia de Unidad y la Conexión de Todos los Corazones en una Rejilla de Amor Incondicional que es la base del Paradigma de la Nueva Realidad.

Pero, en este momento nos encontramos entre las formas de la vieja energía donde la Oración y la Meditación se ven como experiencias individuales en que se piden o se "ordenan" cosas a la Divina Presencia; y la Nueva Realidad donde la Oración es una expresión de Gratitud y enfoque Colectivo en llevar Paz y Sanación adonde más se necesite. En años recientes, hemos aprendido cómo trabajar juntos colectivamente para enfocar las poderosas energías de la meditación en los lugares del Planeta que están en crisis. Yo creo que a medida que entramos más plenamente en la experiencia y comprensión del poder de la Oración y Gratitud como una Fuerza Sanadora, tanto individual como colectivamente, vamos a empezar a ver lo poderosos que podemos ser cuando enfocamos energía de esta manera. Creamos un espacio libre para el flujo de la Energía Divina y la manifestación de los Milagros.

Una de las fuerzas más perjudiciales en la Tierra hoy en día es la forma de vieja energía del fundamentalismo religioso y la intolerancia. Estas formas ven su propia expresión de Oración y "verdad" como la única, la única verdad, y están dispuestos a matar y morir por esa verdad y su percepción de esa verdad. Ésta es la vieja energía de tercera dimensión de dualidad, donde hasta la Energía Divina se divide en formas "buenas" y "malas", dando lugar al antagonismo y la agresión en el nombre de Dios.

En la Realidad de la Nueva Tierra, el poder de la Conciencia de Unidad y la experiencia de interconexión y de ser Una Familia en la Tierra puede llevarnos a través de intolerancias y divisiones hacia una celebración de los diversos caminos y tradiciones espirituales en su forma pura y clara, más allá de la manipulación y distorsión que ocurre cuando el poder político ve la religión como una herramienta para controlar a las personas y sus vidas. En este lugar más allá del miedo, la manipulación y el control, podemos comenzar a ver cómo el impulso de honrar el Espíritu Divino interior se ha expresado en muchas maneras diferentes y por muchas tradiciones diferentes. En la raíz de cada una está el deseo de "conocer" a Dios y de vivir en alineación con la Voluntad Divina tal como se la percibe y se la entiende.

A principios de noviembre del 2010 viajé a Bogotá en Colombia para participar en una "Peregrinación de Paz" que fue organizada por la Fundación Grace de Tamera en Portugal, bajo la conducción de Sabine Lichtenfels. Tamera es una comunidad internacional de paz en el sur de Portugal, que se basa en la idea de crear una forma social que pueda expresar una sociedad más allá de la guerra y los conflictos. Sus peregrinaciones son oportunidades para llevar las energías germinales de la Paz y la Gracia a lugares de profundo conflicto y trauma en la tierra, tales como Israel/Palestina y Colombia. Abrirse paso a través de las energías oscuras y pesadas en estos lugares requiere compromiso, coraje y enfoque de quienes participan. Las peregrinaciones son desafiantes a nivel espiritual, mental, emocional y físico.

Mi experiencia en Bogotá fue del poder de la Gracia, Gratitud y Oración para ser un puente y fuente de sanación en una comunidad conflictiva y traumatizada como la de Colombia. La Peregrinación fue organizada en cooperación con la colombiana Comunidad de Paz de San José de Apartadó en Mulatos. La Comunidad de Paz ha sufrido por los conflictos en Colombia, y parte del propósito de la Peregrinación fue el dar a conocer la Paz como alternativa para los conflictos profundamente arraigados en la sociedad colombiana. Fue una alegría y un privilegio para mí caminar y trabajar codo a codo con los participantes de San José, así como aquellos de la comunidad internacional. Tengo que admitir que no pude completar toda la Peregrinación debido a un conflicto de horarios, jet lag, agotamiento y falta de sueño. Pero tuve la suerte de experimentar la caminata por la montaña, en Ciudad Bolívar, al sur de Bogotá, y nunca voy a olvidar ese día. Íbamos protegidos por la Brigada de Paz y los guardias de la organización Bogotá Activa, pero aun así fue una experiencia difícil y desafiante.

Lo que recuerdo como los mejores momentos en esa experiencia, después de la caminata en Ciudad Bolívar, fueron las dos misas católicas a las que asistí. Yo fui criada en una modalidad protestante del cristianismo, pero siempre he disfrutado de la Gracia y el Ritual de la Misa Católica. La primera misa fue en una pequeña iglesia en Bosa, también en el sur de Bogotá, en donde el Sacerdote local nos invitó a unirnos a la comunidad local en una misa en honor de la Peregrinación y sus objetivos. Fue una experiencia muy bonita en la que realmente sentí su gratitud y aceptación de quienes éramos y lo que queríamos lograr. Fue un encuentro de colombianos e internacionales en una Oración de Gratitud por la Paz y por quienes vinieron en nombre de la Paz y la Gracia.

Tengo que decir que también me impresionó profundamente el valor y el compromiso de quienes participaron en la Peregrinación. Nunca fue fácil, y sin embargo hubo momentos de alegría e intensidad en donde el Amor y la Compasión fueron las energías que crearon un sentido de Comunidad y Unidad. Sigo profundamente agradecida a una amable y hermosa mujer de Israel llamada Emma, quien sostuvo mi mano y me "llevó" por la montaña con su amor y apoyo. Cuando le dije a mi guía interior que me sentía inadecuada por necesitar apoyo, la respuesta que recibí fue que yo había apoyado a muchos, y ahora era mi turno de saber lo que se siente al ser apoyado a través de una difícil "ascensión". Sí, qué más puedo decir aparte de expresar la gratitud que sentí y decir que he llorado, y todavía se me salen las lágrimas cuando pienso en ese día.

La segunda experiencia fue la Misa de Celebración al final de la Peregrinación, en la zona de La Candelaria del centro de Bogotá. Esta fue una hermosa experiencia del sacramento del Pan y el Vino en una celebración comunitaria de lo que se había logrado juntos. El Sacerdote dio una hermosa ceremonia que fue seguida por la tradicional partición de una hogaza de pan mojado en el vino y recibido por cada persona que participó en el ritual. Fue una ceremonia de profunda alegría y gratitud por una comunidad de personas que habían compartido y trabajado juntos por un objetivo común – traer Paz y crear una sociedad más allá del miedo y los conflictos. Y sí, ¡ahí también lloré!

Las personas que asistieron a estos servicios religiosos no eran todos católicos, en absoluto. Había judíos de Israel y gente que no estaba familiarizada con la tradición católica. Pero, la energía era una de familia, de compartir en un ritual de Gratitud en la Oración, que iba más allá del dogma religioso y la historia hacia un ámbito de Luz y Amor Incondicional. La Oración es sin duda una fuerza poderosa para unir a una comunidad de personas en una energía común de Paz, Amor y Gratitud. En la Nueva Realidad, vamos a comprender realmente que la Oración y la Espiritualidad son un reflejo de lo que hay en nuestros Corazones, y si hay Paz en nuestros Corazones, entonces Paz es lo que vamos a experimentar en nuestras expresiones de Servicio y Amor, sin importar cuál "fe" o "ritual" usemos para expresar estas energías, porque la Gracia de la Divinidad fluye a través de todas las cosas y todas las formas donde hay Paz y Amor.

image001
Sabine Lichtenfels habla durante la Misa

image002
El Sacerdote dando Misa con la traductora Español/Inglés

image003
Participante colombiano de San José de Apartadó

image004
Europa y Latinoamérica como Uno…..

Después de Bogotá, volví a casa vía París y Estambul, y pasé dos días en Estambul conociendo la ciudad con amigos de la Familia de Luz. Era un mundo diferente y una cultura diferente. De Latinoamérica a Medio Oriente, de una cultura católica a una cultura musulmana. Yo siempre había querido ver la antigua y hermosa Iglesia Hagia Sophia (Santa Sofía) en Estambul, y por eso había elegido un hotel en la Ciudad Vieja cerca de Sultanahmet, donde está ubicada la Hagia Sophia con su "gemela", la famosa Mezquita Azul.

Y así pues, en una hermosa y tibia tarde y noche de otoño, tuve la oportunidad de explorar la energía de la Oración en estos dos hermosos y elegantes edificios. Primero, Hagia Sophia, que ahora es un museo. Debido a que primero se la convirtió en una Mezquita y luego un Museo, la energía de lo Sagrado ha sido fragmentada y es difícil de detectar en Hagia Sophia. Es una gran señora y uno puede imaginar lo hermosa que debe haber sido cuando servía su propósito original de ser una Iglesia de la Sabiduría Femenina Divina, la "Sofía". También fue construida para representar al Cosmos tal como se lo entendía en esa época, y para ser la Iglesia más impresionante de toda la Cristiandad y así atraer a los fieles a Constantinopla, como se conocía a Estambul cuando era el centro del Cristianismo Bizantino. Pero luego, la ciudad se hizo musulmana y la Hagia Sophia se convirtió en Mezquita.

Los susurros del pasado, de las energías pasadas de Fe y Amor siguen ahí, aunque ahora es un edificio secular. La energía de la Oración y Devoción a menudo permanece como un eco después de que un Espacio Sagrado ha sido secularizado. Aquí tienen una foto mía con mis amigas Mahasti y Nazli en el punto central bajo la Cúpula de la Hagia Sophia.

image005

Nazli y yo con la cúpula de Hagia Sophia en el fondo

image007
Salida de la luna sobre Hagia Sophia… dos antiguos símbolos de la Sabiduría Femenina Divina

Y así pues, luego, temprano por la noche fuimos a la Mezquita Azul, un edificio "gemelo" en un estilo similar que se encuentra cerca. Es un centro activo e importante de culto musulmán en una ciudad que es predominantemente musulmana. Es un edificio muy imponente y hermoso. Se permite la entrada de visitantes en la Mezquita, pero como mujer, eso significa cubrirse el cuerpo y la cabeza. Así pues, nos pusimos la pañoleta en la cabeza, y entramos en este centro de Oración y Devoción.

La energía dentro de la Mezquita sólo se la puede describir como Pacífica y Hermosa. La energía de mucha gente rezando se siente como una profunda Paz y Amor. Pasé un rato en la zona para "turistas", pero como mujeres no se nos permitía entrar en el área principal de oración. Por lo tanto, nosotras fuimos a la sección de mujeres. Sí. Fue una experiencia hermosa para mí. La energía de mujeres meditando y orando juntas era muy especial. Además, era mucho más relajada e informal, había niños jugando en silencio, así como mujeres en profunda oración y devoción. Nosotras tres nos sentamos en silencio en la alfombra a meditar, y luego Mahasti nos leyó del Corán. No tengo idea de lo que leyó ya que estaba en árabe, pero la energía era tranquila y hermosa. Fue una experiencia que también voy a recordar, lo que se siente participar en un centro Musulmán de Devoción.

Por supuesto, surgió la cuestión de la separación de hombres y mujeres en el culto, como por supuesto debe surgir. Esta forma de "separación" es una de las cosas que serán eliminadas a medida que la Nueva Energía se haga más fuerte. Nazli sugirió que deberíamos simplemente entrar en la sección de hombres como una forma de romper barreras y hacer una declaración. Dado que ya me habían maltratado para sacarme de un Espacio Sagrado en el Complejo de la Mezquita de Al Aqsa en Jerusalén, yo no tenía ninguna prisa por repetir la experiencia. Me pareció correcto sugerirle que debíamos esperar hasta que nos invitaran a ese espacio.

Y va a suceder. El Arcángel Miguel me mostró una visión futura de esta zona de Sultanahmet. Los dos edificios son como Llamas Gemelas, la Hagia Sophia contiene la Femenina Divina y la Mezquita Azul contiene el Masculino Divino. Es parte del Plan Divino de Transformación que estos dos edificios, un día formen un solo complejo donde ellos representen la energía del Corazón Sagrado y la Unión Divina. Habrá amplios jardines creados alrededor de los edificios, todo el camino hasta el Bósforo, y la gente llegará por mar para caminar hacia los Templos del Corazón Sagrado y entregarse a la Oración y Meditación en esta antigua ciudad que une Europa y Asia, Oriente y Occidente. Estambul será el "Corazón" del Medio Oriente.

Es bueno recordar que hay un Plan Divino para nuestra Evolución, y que según el Arcángel Miguel muchos de los Edificios Sagrados que existen ahora se prevé que se convertirán en centros de la Luz Dorada y Templos Solares para la Nueva Sabiduría y la Nueva Tierra. Llegará un momento en el futuro cuando la Familia Humana se convierta en Uno, cuando miren hacia atrás a esta época y piensen en lo bárbaros que éramos en nuestras formas de fe y de expresión, y van a celebrar la energía del Corazón Único y de la Familia Única en estos hermosos edificios. Llegará un momento en que hombres y mujeres caminen y oren libremente en esta área, y se va a honrar al Espíritu Divino que guió a los humanos a crear Espacios Sagrados para expresar la Esencia Divina.

image008
Mirando hacia la Mezquita Azul desde las puertas de Hagia Sophia

image009
El interior de la Cúpula de la Mezquita Azul

image010
Mahasti y yo afuera de la Mezquita Azul

Fin de la 2da Parte …

Continúa ….

Pueden descargar las canalizaciones y las bitácoras de Celia Fenn en español, en archivo Word, en http://manantialcaduceo.com.ar/libros.htm

© 2009-10 Celia Fenn y Starchild Global
Creative Commons License

Menú de cierre
error: Content is protected !!

Send this to a friend