8 simples leyes del karma que cambiarán tu forma de pensar

Recientemente mi hija me preguntó qué era el karma. Le expliqué que la vida era una especie de caja.

Cada vez que haces algo bueno, pones algo bueno en la caja y cada vez que haces algo malo, pones algo malo en la caja.

Cuando haces algo que es neutral y que no se considera ni bueno ni malo, eso va en la caja también. El trabajo del karma es devolverte las cosas de la caja.

Así que si hay más cosas malas en la caja que cosas buenas, es más probable que se te entregue algo malo, pero lo mismo ocurre con las cosas buenas.

Esta es una visión general muy simplista del concepto de karma, y funciona para un niño curioso, pero la verdad es que el karma es en realidad una fuerza compleja y detallada que incluye muchos criterios determinantes.

A continuación encontrarás una explicación de las 8 leyes del karma menos conocidas que cambiarán tu forma de actuar, pensar y vivir.

1. 1. La ley de la humildad.

La ley de la humildad plantea la idea de que si no puedes reconocer algo, no puedes cambiarlo. Debemos aprender a aceptar las cosas como son antes de intentar hacerlas diferentes.

2. La ley de la creación.

Esta ley trata de crear tu propia vida y realidad. Establece que la vida no nos sucede simplemente a nosotros, sino que requiere nuestra participación. Si enfocas tu energía en crear la vida y el mundo en el que quieres vivir, así será.

También en soyespiritual.com:   8 maneras de usar los cristales en su rutina diaria

3. La ley del crecimiento.

La ley de crecimiento nos dice que el potencial para el verdadero progreso y cambio viene de dentro de nosotros, no de fuentes externas.

Si queremos cambiar, no debemos mirar a la gente y a las cosas y circunstancias de nuestras vidas, sino a nuestros propios corazones y mentes.

4. La ley de la responsabilidad.

La ley de la responsabilidad establece que si sentimos una perturbación en nuestras vidas, como si algo estuviera mal o roto, no podemos culpar a nadie más que a nosotros mismos.

Tu propia vida es tu propia responsabilidad, nunca la de los demás, simple y llanamente.

5. La ley de la conexión.

Esta ley se refiere a la idea de que todo en el universo está conectado. No existe tal cosa como la desconexión.

Cada acción, cada persona, cada cosa en el universo está conectada a todas las otras cosas de alguna manera. Incluso el tiempo, nuestro pasado, presente y futuro están todos conectados y no pueden ser realmente separados unos de otros.

6. La ley de dar.

La ley de dar establece que todo lo que das en la vida es lo que recibirás de vuelta. Cierra la puerta y verás que todas las puertas que intentas abrir también están cerradas.

Encierra tus bienes en la palma de tu mano y nunca encontrarás una mano abierta extendida hacia ti.

7. La ley del enfoque.

La ley del enfoque establece que sólo somos capaces de pensar en una cosa a la vez. No puedes ocupar tu mente con más porque no puedes dividir tu enfoque de esta manera.

También en soyespiritual.com:   La perfección del plan divino ¡Tú lo Eres!

Verdaderamente sólo podemos pensar en una cosa y media a la vez, porque nuestra atención no puede ser duplicada, sólo dividida en partes una vez que pasas de un solo pensamiento.

8. La ley de la presencia.

La ley de la presencia es tal vez la más conmovedora de todas, llamando a la plena presencia mental, emocional y física en el momento actual.

No podemos detenernos en el pasado y progresar hacia adelante, y no podemos detenernos en el futuro porque no puede ser conocido.

Nuestro hogar más sano y feliz es simplemente el momento presente.

Compartir en Facebook

Coimpartir en Whatsapp

Canal de Telegram