9

LOS MATERIALES DEL CÍRCULO CARMESÍ

La Serie e2012

Presentando a ADAMUS, canalizado por Geoffrey Hoppe

Continuación de la Parte 2

Ciudadanos Globales
Yo pasé mucho tiempo, esforzándome y divirtiéndome mucho en mi última vida como el Conde St. Germain, haciendo trabajo por toda Europa para tratar de unificar. Teníamos estos pequeños reinos y feudos y centros de control. Ni siquiera gobiernos en realidad; solo centros de control. Ellos estaban básicamente desperdiciando su tiempo peleando uno con otro. Y lo asombroso es que un año habría dos países guerreando entre sí; al año siguiente se juntarían para pelear contra otro país. Y esto continuaba y continuaba.
Muchas vidas fueron desperdiciadas. Mucha energía fue desperdiciada. Y más que nada, de hecho estaba teniendo implicaciones dramáticas en la conciencia, en la habilidad de la conciencia para expandirse. Estaba llegando al punto en que yo sentí que Europa estaba volviendo a deslizarse a las épocas oscuras, pero a una edad media más severa de lo que había experimentado. Se estaba deslizando fuera de la conciencia, quedando incluso más perdida.
De manera que hubo un esfuerzo para tratar de reunir a Europa como un faro de luz para el resto del mundo. Y, hasta cierto punto, funcionó. Hasta cierto punto, aún hay problemas, no por culpa de Europa, sino debido a la conciencia de masas, debido a la condición humana, porque la gente – estoy intentando decir esto abiertamente, Cauldre está intentando decirlo políticamente; así que estamos batallando – la gente peleará por un trozo de tierra, peleará por sus ancestros, peleará por cosas que realmente son más bien insignificantes, antes que abrir su conciencia y echarse una mirada ellos mismos como un ciudadano global, como un ciudadano universal, como un ser humano, como algo mucho más grande que la casa que les fue dejada en herencia desde su abuelo o el trozo de tierra que siempre ha estado en la familia o su nacionalidad. Ya ninguna de estas cosas hace una diferencia en realidad, y literalmente ellos están guardando a la conciencia de este planeta de expandirse.
Ellos literalmente los están conteniendo a ustedes, a causa de esta red de conciencia. Y todos están luchando por su trocito de tierra y por la manera en que siempre ha sido hecho; todos están luchando por algo que es viejo y está listo para cambiar y queriendo cambiar.
Ustedes no son un americano. No son – bueno, sí, eres francesa (a Veronique) – el resto de ustedes no son americanos, no son españoles, no son alemanes, no son holandeses. Son ciudadanos globales, y luego los franceses (Riendo).
Entonces, queridos Shaumbra, gracias por permitirme salir del tema un poquito. Pero la gente se agarra de cosas que ya no le sirven. ¿Por qué? Porque no quieren el cambio, porque tienen miedo del cambio, porque piensan que si vuelven a lo que se hacía hace 50 años, hace 100 años o hace 2,000 años, de alguna manera lo vamos a hacer mejor.
Era terrible en ese entonces. Realmente lo era. La energía era más densa. Había mucho más control, mucha más injusticia que nunca antes. Menos libertad. Las cosas eran mucho más crudas.

Siempre me sorprendo cuando hay aquellos que quieren volver a los tiempos de la Atlántida. Había unas cosas lindas respecto a la Atlántida, la comida era bastante buena, pero no era tan estupenda. Ellos no tenían poderes mágicos más grandes de los que ustedes tienen ahora.

Tenían algunas tecnologías diferentes, eso es todo.
Los Lemurianos. Tiempos interesantes, si les gusta vivir en la selva con apariencia mitad humana, mitad animal. Pero ha llegado la hora. Ha llegado la hora.

Así que, nuevamente, hoy estoy discurseando un poco. Espero que no te importe, mi preciosa querida (besa a Linda).
LINDA: Todo está bien en toda la creación.
Más Sobre lo que Quieren los Humanos
ADAMUS: (Riendo). Sí, absolutamente. ¿Qué más? ¿Qué más quieren los humanos?
SHAUMBRA 4 (hombre): Un sentido de propósito.
ADAMUS: Propósito. Absolutamente, gracias. Propósito. ¿Por qué? ¿Por qué?
SHAUMBRA 4: Buena pregunta.
ADAMUS: Buena pregunta. Esta debe ser una relativamente fácil. ¿Por qué los humanos quieren un propósito?
SHAUMBRA 5 (mujer): Les da sentido.
ADAMUS: Les da sentido para la vida. Saben, les da sentido, y de alguna manera, es una distracción. Puede ser maravilloso, pero también puede ser una distracción.
Alguien dice: “Yo soy un piloto de una aerolínea”, por ejemplo. “Es mi propósito”. O “Soy un sanador espiritual o maestro”. Es un propósito. O son banqueros o lo que resulte ser. Es un propósito, y también puede ser una rutina. Pero los hace sentir como que tienen algo que hacer aquí en la Tierra.
Cuántos – y no necesito ver manos – pero cuántos están como, “Bueno, yo soy un progenitor. Para eso estoy aquí”. Bueno, no, en realidad no. “Bueno, no, eso es lo más importante para mí en la vida, mis hijos”. Bueno, pues, ¿quieres eso, ser lo más importante para sus hijos y para los hijos de sus hijos? Entonces ¿todo el propósito es solo tener hijos y transmitir esto? ¿No existe un propósito un poquito más elevado? Los hijos son maravillosos. Es una manera de continuar y expandirse. Pero no atascándose.
Así que los humanos se aferran al propósito. Se aferran al propósito en medio de la tormenta. Se cuelgan de ese propósito con toda su fuerza. Lo usan para justificar esta vida. Llegan al otro lado – y algún día haré un programa de comedia sobre eso; las cosas chistosas que suceden cuando la gente cruza al otro lado – tan a menudo dicen: “¡¿Desperdicié toda mi vida en eso?! ¡¿En eso?! Y frecuentemente, ni siquiera fue en regocijo. Y ellos se dan cuenta de que pusieron mucha energía en algo que en realidad no era tan importante.
Okey, una o dos más. ¿Qué quieren los humanos?
SHAUMBRA 6 (mujer): Salud.
ADAMUS: ¿Cómo dices?

SHAUMBRA 6: Salud.
ADAMUS: Salud. Salud. Absolutamente. Salud. Y, sabes, es interesante. Con tantas de las dinámicas ocurriendo, ellos quieren salud – obviamente, quieres sentirte bien. Por cierto, el dolor, el cual es lo que ellos en realidad no quieren, el dolor es totalmente de la mente. No está en el cuerpo.
LINDA: Literalmente.
ADAMUS: El cuerpo no sabe nada del dolor. Es solo la mente. Y ese no es solo un hecho Adamus; también es un hecho científico. Si yo pisara el pie de David aquí, aunque está usando zapatos muy pesados, el dolor no está en su pie. Está en su mente.
Los humanos no quieren dolor. Dicen que quieren salud, pero ahora mismo es tan esquiva. De veras lo es. Quiero decir, los humanos parecen estar contrayendo más y más afecciones, enfermedades. Parte de ello es a causa de la conciencia de masas. Ustedes lo lanzan allá afuera del cáncer. Lo lanzan allá afuera de todas estas enfermedades. “Si respiras el aire en Cincinnati, te va a dar cáncer”. Eso es lo que ellos dicen y luego entonces la gente se lo apropia. Repentinamente, tienes un montón de gente enfermiza.
Mi… (Hace una pausa). Esperaré para ese alegato. Entonces…
Okey, siguiente página, por favor. Eso es lo que los humanos quieren, y la lista podría seguir y seguir. Pero esa es una lista bastante buena.
Siguiente página. Nueva página.
LINDA: Pensé que querías una más.
¿Qué Quiere Shaumbra?
ADAMUS: Una página más. ¿Qué quiere Shaumbra? (La audiencia responde “¡Ahh!”).¡Ahh! Ustedes debían haberse imaginado que yo… (Alguien responde “Ascensión”). Ascensión. Esa es una buena. Ascensión. ¿Qué diablos es la ascensión? ¿Un boleto para salir de este planeta? ¿Qué es la ascensión?
KERRI: ¿Qué es la ascensión?
ADAMUS: ¿Qué es la ascensión?
KERRI: Uh…
ADAMUS: Habla hacia la cámara. Hay miles, millones observándote ahora mismo. ¿Qué es la ascensión?
KERRI: Es… es unirme a mi alma en esta vida.
ADAMUS: ¡Me encanta! Bien.
KERRI: Estar con mi alma.
ADAMUS: Bien. Bien. Sí. Gracias.

KERRI: ¡Más vale que esté sucediendo o vendré por ti! (Risas de la audiencia y de Adamus)
LINDA: ¿Ella recibe un premio por eso?
SART: ¡Sí!
LINDA: ¿Premiamos el mal comportamiento?
ADAMUS: Fue estupendo. Tienes que ser capaz de reír.
KERRI: ¡Sí!
ADAMUS: Absolutamente. Entonces…
KERRI: Pero yo soy seria.
ADAMUS: En serio. Okey, esa es buena. Ascensión. Shaumbra está empezando a entender la ascensión. Pero tengo que decirles, probablemente el único negativo que yo le daría a Tobías, fue que en realidad él nunca entró en lo que es la ascensión. Ella permaneció como este nebuloso término garapiñado. Pero él estaba tr…
SHAUMBRA 7 (mujer): Nos gustaba.
ADAMUS: Te gustaba. Sí. Sí, bueno. Ascensión. Así que Shaumbra está empezando a aprender sobre la ascensión.
Había un viejo concepto de que repentinamente ustedes resplandecen mucho y les crecen grandes alas y vuelan fuera de la Tierra hacia los reinos astrales. No funciona de esa manera. Toda esta bibli… sí, perdón por eso Aandrah. Toda esta descripción – descripción bíblica – de la ascensión de Yeshua; sumamente sobrevalorada. Sumamente sobrevalorada. Él llevó de regreso al otro lado su cuerpo físico con él, pero no hubo este gran resplandor y ángeles cantando y coros y todo el resto de eso. Suena muy romántico, supongo, pero sencillamente en realidad no sucede de esa manera.
Shaumbra está empezando a entender que la ascensión – la verdadera ascensión – es introducir tu divino, tu alma a esta experiencia contigo; ya no teniendo las barreras, ya no teniendo la separación, la ascensión en vida. Así que gracias. Bien.
¿Estás ahí?
KERRI: ¡Sí!
ADAMUS: Bien.
KERRI: ¿Quién, yo?
ADAMUS: Sí. ¿Puedes caminar sobre el agua?
KERRI: ¡No!
ADAMUS: ¡Sí puedes! Abre la puerta. Camina directo hacia la nieve. Absolutamente. “Sí, yo soy iluminada”, como dijo Kuthumi. Sí, yo soy iluminada.

KERRI: Okey.
ADAMUS: Absolutamente lo eres. De veras lo eres. Solo estás empezando a experimentarlo.
KERRI: Sí.
ADAMUS: Sí, gracias.
KERRI: Gracias a ti.
ADAMUS: Bien.
KERRI: Pero todavía vendré por ti.
ADAMUS: ¿La ascensión es tener mucho dinero?
KERRI: ¡Aparentemente no! (Muchas risas)
ADAMUS: ¡Okey! ¿Por qué elegiste eso?
KERRI: ¿Huh?
ADAMUS: ¿Por qué elegiste eso?
KERRI: No. ¿Dónde está la guía? Okey. ¿Dónde está mi manual?
ADAMUS: No, no. Tú estás escribiendo el manual.
LINDA: Uh, ju, ju.
ADAMUS: Tú estás… sí. Okey, hora del micrófono.
LINDA: Te mereces un mic.
ADAMUS: Sí, dónde… Okey, cuál era tu pregunta, para que todos puedan oírte, los millones allá afuera.
KERRI: Yo no tenía una pregunta. Tú tenías una pregunta.

ADAMUS: Sí. Entonces ¿dónde está tu abundancia?
KERRI: Bueno, está aquí. Yo estoy… no está. No está de ningún modo.
ADAMUS: Sí. Y ahora preguntas dónde está el manual.
KERRI: Sí, ¿dónde está el manual?
ADAMUS: Lo estamos escribiendo. Lo estamos escribiendo. ¿Recuerdas lo que escribimos la semana pasada? Lo que hemos escrito en los… por mucho tiempo ya. Lo estamos escribiendo. Todavía no está ahí… quiero decir, todavía no está ahí en forma física, así que lo estamos escribiendo.
Entonces ¿qué hay de esta cosa de la abundancia? Abundancia y ascensión; ¿pueden sobrevivir juntas?

KERRI: No sé. Yo me pregunto eso mucho, de hecho.
ADAMUS: Sí. Sí. ¿Y has tenido abundancia?
KERRI: He tenido gran abundancia, y yo decía ‘¿qué demonios? ¿Adónde se fue?’
ADAMUS: No importa adónde se fue.
KERRI: Sencillamente desapareció o la gasté.
ADAMUS: Lo que importa en principio es que la tuviste.
KERRI: Sí.
ADAMUS: Absolutamente. Entonces ¿cómo la manifestaste en principio?
KERRI: Bueno, no pensaba mucho en ella, para ser sincera.
ADAMUS: ¡Ah! ¡Ah! ¿Y cómo llegó a ti? ¿Fue la suerte?
KERRI: No, yo la creé.
ADAMUS: ¿Cómo la creaste?
KERRI: Bueno, el primer gran topetón, algunas personas murieron, y eso fue fácil (risas). Y luego el segundo topetón…
ADAMUS: Sí. Sí. ¡Fácil, pero verdadera!
KERRI: Y luego me hice más sabia. No me turbé tanto. La segunda vez la creé, sabes, solo llegó a mí. Y tuve un… creé algo.
ADAMUS: Okey. Lo que hiciste fue que cuando un grado de abundancia llegó a ti – no importa si alguien murió, si la encontraste en la calle, si la ganaste en el casino – te diste a ti misma esa apertura para algo de abundancia. Siguiente, y una de las cosas más importantes, y por favor óyeme, invertiste en ti misma.
KERRI: Sí, lo hice.
ADAMUS: Y no estás bien ahorita.
KERRI: Bueno…
ADAMUS: Estás atada… tu energía está atada a muchas cosas distintas. ¿Quién viene al último?
KERRI: Yo.
ADAMUS: Gracias. Sí, y no hay juicio de eso para nada. Es una observación. Eso es para tantos de ustedes, y tú te sientes tan culpable de hacer algo para ti misma. Antes, cuando tenías un poquito para invertir, invertías en ti misma, en tu futuro, dentro de tus probabilidades y tus potenciales, y florecía.
KERRI: Correcto.

ADAMUS: Ahora bien, ¿cuándo aparentemente se marchó o pareció desaparecer levemente de la realidad?
KERRI: Hice, tú sabes, me embaracé, y entonces mi mente brincó y me habló de ser como Dios manda y hacer lo correcto.
ADAMUS: Y poner tu energía en muchos otros lugares. Pero…
KERRI: Sí.
ADAMUS: … eso es ilógico, porque ¿no crees que tu hijo, al que le has dado mucho, no crees que tu hijo quiere que tú seas abundante, porque entonces quizá él no tenga que trabajar tan duro y quizá cuando mueras, podrías dejarle cosas, precisamente como otros han hecho por ti?
KERRI: Sí, sí. Él habla mucho de esto, de hecho.
ADAMUS: ¿Lo hace?
KERRI: Sí lo hace.
ADAMUS: Sí.
KERRI: Él no entiende este asunto de la carencia de abundancia que enfrentamos.
ADAMUS: Ah. Así que hablas con él, ¿recibes respuestas de él?
KERRI: Él solo me habla de por qué no tenemos todo lo que queremos al instante.
ADAMUS: Por supuesto. Pero el hecho es que lo hiciste una vez o lo hiciste dos veces; lo puedes hacer de nuevo.
KERRI: Sabes, lo hago, y ando ‘esto debiera ser fácil’. Tuve un gran cheque gordo en mi mano – Tecnología Estándar – puedo ir de nuevo a esa sensación.

ADAMUS: Sí.
KERRI: Y esto se ha vuelto tan esquivo. Noto que puedo crear miedo. Puedo ir al miedo muy fácil, así, pero volviendo a esa sensación de abundancia, ando eh-eh-eh-eh. Así.
ADAMUS: Sí, sí.
KERRI: Me echo la zancadilla.
ADAMUS: Algo está frenándote, bloqueándote. Entonces, solo otra vez, regresa a la sensación. Si lo hiciste una vez, puedes hacerlo otra vez. Si lo hiciste sin pensar, como dijiste en tus propias palabras, lo puedes hacer otra vez al no pensar en ello.
KERRI: Okey.
ADAMUS: Así que, toma una respiración profunda con eso (ella toma una respiración profunda). El hecho es – el hecho gracioso es, que todos nos vamos a reír de esto algún día – tú vas a ser abundantísima. Yo sé eso (ella ríe tontamente). Y te diré por qué más tarde.

KERRI: Okey.
ADAMUS: Pero yo sé eso. Entonces la pregunta es, ¿lo quieres ahorita o quieres esperar un rato?
KERRI: (En voz alta) ¡Lo quiero ahorita!
ADAMUS: Bueno, ¿qué vas a hacer con todo ese dinero?
KERRI: ¡¿Qué?!
ADAMUS: Qué vas a… (Adamus ríe)
KERRI: ¡Eso nunca es el problema! Soy mujer, sé cómo gastar (risas). No es qué voy a hacer con él.
ADAMUS: ¿Qué vas a hacer con todo ese dinero?
KERRI: ¿Qué voy a hacer con todo mi dinero?
ADAMUS: Yo ya di la respuesta.
KERRI: ¿Qué? Um…
ADAMUS: Yo ya te di la respuesta. Vas a invertir…
KERRI: ¡En mí misma! ¡Sí!
ADAMUS: ¡Gracias! ¡Gracias! (Algunos aplausos y aprobación de la audiencia).
KERRI: Invertiré en mí.
ADAMUS: ¡Oh! ¡Ah!
Bien. Okey. ¿Qué más quiere Shaumbra? Solo anotemos abundancia. Abundancia.
GAIL: Dormir.
ADAMUS: Dormir.
GAIL: Sueño descansado.
ADAMUS: ¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué?
GAIL: Me refiero a que sería lindo ser capaz de despertar sintiéndome menos cansada que cuando me voy a dormir en la noche, o intentar dormir y luego, tú sabes. Ha estado ocurriendo por años.
ADAMUS: Sí, y tantos…
GAIL: Agitándome, volteándome.
ADAMUS: … ahora mismo tantos otros allá afuera están asintiendo con la cabeza…
GAIL: Sí. Es como ser capaz de…
ADAMUS: … y diciendo: “Sí, sí”. ¿Qué es eso de dormir?
GAIL: … bueno, ser capaz de presentarnos en esto físico con nuestra divinidad con nosotros queriendo experimentar todo, y estamos caminando por ahí en un coma de sueño pobre tratando de, tú sabes, transmutar las energías de lo viejo a lo nuevo. Tú sabes, al parecer es…

ADAMUS: Parte de eso es algo bueno.
GAIL: … realmente es terrible. Hombre, maldición, de veras me estoy hartando de no ser capaz de dormir.
ADAMUS: Parte de eso es algo bueno, porque cuando verdaderamente te cansas, tus defensas, tus barreras bajan y de hecho puedes aprender más. Y parte de ello es, por diseño – no mi diseño, el tuyo, para todo Shaumbra – hacen esta privación de sueño para que estén un poquito más abiertos a algunos conceptos más elevados.
La mente piensa que necesita el sueño. Tu cuerpo no necesita mucho. Tu sí mismo espíritu no necesita mucho.
GAIL: Dile eso a mi cuerpo.
ADAMUS: Lo acabo de hacer (Adamus ríe). ¡Tu cuerpo no necesita mucho! (Ella está riendo)
Okey, aquí está… voy a regalar un secretito. Tenemos esto llamado Keahak que está ocurriendo ahora mismo. Estupendo grupo, estamos en nuestro octavo mes de Keahak. No hemos hablado mucho de ello, pero hay mucho ocurriendo. Los miércoles en la noche hacemos una reunión de sueño en Keahak, Cada miércoles en la noche reunimos a todos, y la mayor parte, piensan que estamos en alguna sesión secreta en otra dimensión o fuera en otro universo. Por lo regular no. Oh, hablamos un poquito, solo poniéndolos a dormir.
De manera que ellos logran como una hora de sueño real. Sueño real. Los ponemos a dormir. Solo duermen en la Casa de Keahak.
GAIL: Yo logro unos de mis sueños más descansados sentada en estas sillas.
ADAMUS: Por supuesto. Sí. Absolutamente. Sí, sí.
GAIL: Sí, es estupendo. Sí, le dije a ella. Le dije: “Por favor no me dejes quedarme dormida babeando con mi cabeza caída”.
ADAMUS: Oh eso está okey. No nos importará. No te alumbraremos con las cámaras y verteremos agua sobre tu cabeza.
GAIL: Oh sí lo harás. Te conozco.
ADAMUS: Sí, solo pues, dormir. Dormir es un asunto. Existe una razón para todos los cambios del sueño. No me sumergiré profundamente en ello, pero lo discutiré más tarde. ¿Y cómo nos va? Oh dios mío, el tiempo se está acabando. Pero tenemos bastante tiempo.
Entonces, bien. Esa es una buena. Verás, ojalá, dentro de poquito, no necesites ocho horas de sueño. Esa es una cubierta de la conciencia de masas. En realidad solo necesitas alrededor de un buen par de horas de sueño profundo, ininterrumpido, no mental, y el problema es que ahorita tanto de tu sueño, para todos ustedes, es muy mental, muy mental. Se despiertan exhaustos. Están tratando de comprender cosas en estos otros reinos. Parte del problema es que incluso si lo hicieron, están teniendo tiempos difíciles para traer esa sabiduría de regreso aquí.
Así que en realidad es una cuestión de solo comprendámoslo aquí afuera, antes que allá afuera. Usen ese tiempo en la noche para realmente dormir o para algunas nuevas aventuras, más que solo tratar de solucionar todos los detalles mentales. Sí.
SHAUMBRA 8 (mujer): ¿Qué significa si duermes realmente bien? Y yo lo hago. Yo…
ADAMUS: Eso es excelente. Eso es excelente (risas). Tú has…
SHAUMBRA 8: ¿Eso es un problema?
ADAMUS: Significa que la gente en la fila de atrás te va a arrojar cosas (risas). Significa que has aprendido a equilibrar esa parte de ti. En esta realidad humana, sí necesitas dormir, y nuevamente es más de calidad antes que de cantidad. Y si puedes permitirte en tu estado de sueño no estar teniendo un montón de sueños.
SHAUMBRA 8: No los tengo.
ADAMUS: Y no hay nada malo con los sueños. El hecho es que en cualquier momento dado, incluso como ahora mismo, estás teniendo docenas de sueños de los que ni siquiera estás consciente. Cuando tú vas a dormir, frecuentemente entras en un estado de sueño muy profundo. Eso es diferente del estado de dormir.
Así que todavía puede que estés teniendo algunos sueños, pero la concentración está sobre el sueño – rejuvenecimiento físico, tranquilidad mental por un ratito.

Menú de cierre
error: Content is protected !!

Send this to a friend