No atraigas los días malos…

 

Se cuenta que una anciana temía tanto a los ladrones que había decidido apartar una cierta suma de dinero por si tuviera una visita: esto le evitaría ciertamente ser maltratada. Evidentemente, un ladrón terminó llegando y la mujer le dijo: «¡Oh!, te estaba esperando. He preparado algo para tí…» Estupefacto por ser tan bien recibido, el ladrón, sin dudar, se fue muy contento. Respecto a ella, no sabía que esperando un ladrón, lo había atraído.

Pensáis que pocas personas tienen la extraña idea de apartar dinero en previsión de ladrones; en efecto, sin duda, pero muchos al contrario ahorran en previsión de días malos. Y esto viene a ser lo mismo, porque atraen los días malos. Esto es mágico: hacen una especie de magia negra inconsciente. No digáis pues nunca que ahorráis en previsión de días malos, porque los atraéis. Ahorrad más bien en previsión de los buenos días. Así, en el momento que se presente la princesa, tendréis dinero para casaros con ella. Evidentemente, la princesa es simbólica. La princesa que viene, son las ocasiones felices que pueden presentarse en la vida. Es útil tener dinero para beneficiarse de estas ocasiones.

Omraam Mikhaël Aïvanhov

Sígueme en Facebook

abstract_nko_22

Lea:   Experimente lo sagrado con el despertar del Kundalini
Menú de cierre

Comparte con un amigo