Eran prácticamente las cuatro pm un lunes por la tarde en el momento en que me hallé chillando en mi auto. Estaba de camino a una clase de Orange Theory Fitness, y verdaderamente deseaba llegar a tiempo para seleccionar mi cinta de correr preferida. Elegí la senda que, imaginaba, tendría la menor cantidad de tráfico, mas, ¡uy!, allá estaba atrapada tras una legión de conductores resueltos a continuar el límite de velocidad.

“¿Qué haces? ¡Solo SIGUEEE! “, Chillé mientras que alguien entraba de manera cuidadosa en la vía de acceso y me imaginaba a otra persona tomando mi codiciado sitio en la sala de ejercicios. Mientras que estaba en un semáforo en colorado, agitadamente llamé al gimnasio y les pregunté si, solo por esta vez, podrían reservarme el sitio en tanto que estaba a solo dos cuadras de distancia.

Pedía favores singulares para acomodar mis demoras. Estaba frustrada con la gente por conducir seguramente. Sudaba y agobiada mientras que corría como una ida, mas francamente, no era la primera vez que sucedía en este día. En verdad, había estado combatiendo desde el instante en que me levanté de la cama.

Caso de que te lo estés preguntando, sí, logré una cinta de correr (mas no la que deseaba). Desafortunadamente, asimismo olvidé mi monitor de ritmo cardiaco en casa (que es preciso para esos adiestramientos) y debí ir a la recepción y solicitar prestado uno. Para cuando empecé a adiestrar, ya estaba agotada por todas y cada una de las estupideces que había debido hacer a lo largo del día.

¿Alguna vez has tenido un día de esta manera? ¿Suceden frecuentemente? Aunque estos días de perros pueden pasarle a cualquiera, hay cosas que podríamos estar haciendo para boicotear nuestros sacrificios, y de forma frecuente se derivan de de qué manera empezamos nuestra jornada.

Mejora la rutina de la mañana para mejorar tu vida
Mejora la rutina de la mañana para mejorar tu vida

Levántate ya antes.

Oh, lo sé. ¿Quién desea despertarse ya antes de lo deseado? Lo cierto es que muchos de nosotros establecemos una alarma por un tiempo concreto mas, tras presionar ese botón de reiteración dos veces, realmente nos levantamos después de lo que pensamos. Esa es parte del inconveniente. Mejora tu rutina de la mañana, y mejorarás tu vida.

Asimismo tendemos a planear nuestras mañanas dándonos la mínima cantidad de tiempo para estar verdaderamente listos para el día. Además de lo obvio, un inconveniente esencial con esto es que las cosas no siempre y en todo momento salen conforme lo planeado. Si derramas algo sobre tu ropa o bien si tu computadora precisa reiniciarse, abordar estos inconvenientes afectará tu jornada ya difícil, y deberás ponerte al día. Eso no es para nada ameno.

Por solo una semana, trata de levantarse treinta minutos ya antes de lo que en general lo haces, sin presionar el botón de reiteración. Di a ti que te mereces estos minutos auxiliares por tu cordura. Permítete despertar suavemente y gozar del día en vez de tener que empezar a trabajar corriendo. Vas a hacer gran diferencia.

Lea:   Portal 8:8 para abrir el tercer ojo

Asimismo te puede interesar: diez hábitos de dinero convenientes para emprendedores inteligentes

Alimenta tu cuerpo.

Si el ayuno por la mañana marcha para ti o bien sencillamente no puedes comer tan pronto como te despiertas, haz lo que pienses que es mejor para tu cuerpo. No obstante, si te hallas dando un camino en auto o bien buscando una máquina expendedora para aliviar tu apetito a media mañana, estoy acá para decirte que hay una mejor forma.

¿Te sirve ese extra de treinta minutos que te diste al despertar temprano? Utilízalo para preparar algo para el desayuno y, si todavía no lo has hecho, empieza a empaquetar tu almuerzo asimismo. No solo empezarás el día con el estómago lleno, sino tampoco vas a perder tiempo y dinero con comida dispuesta para el desayuno o bien el almuerzo. ¡Un centavo guardado es un centavo ganado!

Los puntos de bonificación se darán a aquellos que hallan un instante para sentarse adormilado al lado de una ventana (¡o bien en un porche!) Con una buena bebida caliente gozando de la exquisitez de una mañana apacible y pacífica. Sí, cuenta aun si este instante solo dura veintisiete segundos.

Empaca todo cuanto precisas en el día.

¿Qué precisas llevar cuando sales de casa para hacer todas y cada una de las cosas? ¿Tu maleta está empacada y lista? ¿Precisas dejar algo en la oficina de correos? ¿Precisas devolver ese terrible regalo que alguien te dio por tu aniversario? ¡No salgas de casa sin eso!

No necesito decirte lo terrible que es correr hasta un sitio solo para descubrir que has dejado atrás el cable de nutrición de tu computadora portátil. ¿Ese informe que aplicadamente te quedaste hasta tarde para finalizar? No vale de nada si aún está en tu escritorio, en casa.

Aun si recuerdas que falta algo, puedes descartar todo cuanto tenías para el día, si debes devolverte para conseguirlo. Todos podemos ser desmemoriados ciertas veces; esto no siempre y en todo momento se puede eludir, con lo que es esencial que el proceso de empaquetamiento sea una parte de tu rutina diaria. Dedica unos minutos a pasear y meditar en todo cuanto hayas olvidado (y después guardarlo en tu bolsa inmediatamente).

La noche es la nueva mañana.

¿Por qué razón estoy a puntito de charlar sobre la hora de dormir cuando este artículo es sobre mañanas? ¿Qué sucede si se trata de vivir en el presente y no preocuparte por el futuro? Claramente es una filosofía fantástica que puede salvarte de preocupaciones superfluas, mas no olvidemos que “una onza de prevención vale una libra de curación”.

Sígueme en Facebook

Lea:   10 Comportamientos Extraños De Una Empática Auténtica

Si haces ciertas cosas pequeñas de noche ya antes de acostarte, la rutina de la mañana va a ser considerablemente más suave. Por poner un ejemplo, haz una lista de actividades que debes desarrollar tras levantarte. Es excelente por el hecho de que, mientras que tu cerebro se lúcida, vas a tener esta fantástica backup como referencia. Además de esto, contrastar las cosas de tu lista te va a hacer sentir productivo antes que el día verdaderamente haya empezado, a fin de que sientas que ganas en la vida.

Asimismo te puede interesar: seis hábitos poco conocidos de los EMPRENDEDORES de alto desempeño

Asimismo, establece tu ropa para el día después. Un importante beneficio acá es que descubrirás cualquier necesidad relacionada con la lavandería más temprano que tarde, dándote espacio para dejar algo en la lavadora (o bien secadora) con tiempo de más. Exactamente el mismo trato debes tener con tu almuerzo. Hazlo y tenlo listo para salir temprano por la mañana. Tu futuro te lo agradecerá.

Por último, y esta es una resolución bastante difícil, vete a la cama a una hora razonable. Reposar lo bastante claramente va a hacer que sea más simple proseguir esta nueva rutina de la mañana. Es bastante difícil dejar de desplazarse por medio de las redes sociales por enésima vez o bien decir no a un episodio más de tu seriado preferido, mas tan fuerte como eres, te vas a sentir todavía más robustecido con una buena noche de sueño.

Halla tu sitio feliz.
Mi tendencia natural es sencillamente separarlo mas, con sinceridad, mi vida es mucho mejor cuando logro ese equilibrio entre espontaneidad y previsibilidad. En el momento en que me limito a hacer mi lista y levantarme temprano, termino sintiéndome mejor dispuesta para mi día, y no me encuentro corriendo para hacer todo (aun lograr la buena cinta en el gimnasio). Siento que tengo el control y, cuando brota lo inopinado, es más simple para mí continuar adelante con los golpes.

Por tanto, aun si detestas la idea de tener una rutina diaria, pruébala por dos semanas y mira si hace alguna diferencia en de qué forma te sientes normalmente. Prueba ciertas estrategias que puedan marchar mejor para ti y tus horarios. Si no marcha, puedes decir que lo procuraste, mas si marcha, seguramente te vas a sentir más sosegado conforme avanzas en tu jornada y, verdaderamente, ¿quién no precisa sentir un tanto más de zen actualmente?.

Mejora tu rutina de la mañana, y mejorarás tu vida vía Forbes

Menú de cierre

Comparte con un amigo