Cuando tenemos relaciones con una persona compartimos su energía y su karma, la unión energética amorosa logra que nos fusionemos, en una sola cosa.

Y esto se aplica no sólo para el cuerpo sino también para el espíritu.

Durante el acto amoroso nos “hacemos uno” con nuestra pareja y eso implica que también nos fusionamos con su karma.

Puede sonar romántico cuando planeamos quedarnos con esa pareja el resto de nuestras vidas, pero,…

¿qué ocurre con el karma de todas las parejas que hemos tenido y ya no están con nosotros?

¿Seguimos cargando su karma?

La respuesta es sí.

limpiar el karma

Por ello debemos hacer una limpieza energética profunda si deseamos continuar hacia delante con nuestro camino espiritual.

Para ello te proponemos un ritual de limpieza energética que te ayudara a liberar karmas que arrastras y que no son tuyos.

Éste es un pequeño ritual de meditación para limpiar nuestro karma y “devolver” la energía que nos han dejado nuestras ex parejas sexuales.

Necesitarás un trozo de hilo rojo grueso y una vela.

Como en todos los rituales, lo más importante es que pongas toda tu atención y tu intención en cada uno de los actos y palabras que realices.

Puedes encender un incienso para sentirte más cómodo o poner música suave que te permita relajarte.

Lo primero que debes hacer es un ejercicio de memoria: haz un recuento de todas las parejas con las que has tenido intercambios energéticos hasta ahora, pronuncia su nombre en voz alta y mientras lo haces realiza un nudo en el hilo rojo y repite la frase:

“Nada de ti en mí, nada de mí en ti. Gracias. Paz”.

> TAMBIÉN PUEDES LEER:   Brian Weiss: "Estamos empezando a entender el poder del amor"

Cuando termines de hacer los nudos (recuerda que debes repetir la frase cada vez que hagas uno, con la honesta intención de quedar en paz con esa persona), enciende la vela y siéntate frente a ella.

Ofrece un pensamiento generoso por la salud y liberación espiritual de todos los nombres que acabas de decir y quema el hilo en la vela.

Permanece meditando unos cuantos minutos de la forma en que más cómodo te sientas, apaga la vela y recoge los restos de hilo. No los guardes.

Al terminar esta pequeña meditación te sentirás mucho más ligero y en paz con tu pasado.

Realízala cada vez que desees separar tu energía kármica de la de alguien más, pero recuerda, el acto amoroso es una comunión sagrada, practícalo de forma segura y responsable.

via Evolución Consciente

Menú de cierre

Send this to a friend