image
Quizás mis seres queridos y yo tengamos opiniones diferentes. Mas no importa lo diferente que nuestras perspectivas parezcan ser, tenemos algo en común —somos expresiones del amor de Dios.

Si surge alguna diferencia de opinión, veo más allá del desacuerdo para encontrar puntos en común. Escucho con respeto y amor, lo que me ayuda a lograr una comprensión mayor tanto de mí mismo como de mi ser querido. Al decidir expresar el amor de Dios, encuentro soluciones que son mutuamente satisfactorias. Con un espíritu generoso y un deseo por el bien común, me comprometo a expresar el amor de Dios en el mundo.

Sígueme en Facebook

Habléis todos una misma cosa, y que no haya entre vosotros divisiones, sino que estéis perfectamente unidos en una misma mente y un mismo parecer. —1 Corintios 1:10

Lea:   Si la música te pone la piel de gallina, tu cerebro podría ser especial
Menú de cierre

Comparte con un amigo