EL ORO Y LA PLATA, EL MARFIL , LOS MONOS Y LOS PAVOS REALES.

image

Sabemos que la consciencia espiritual que todos edificamos, se conoce en la Biblia como el Templo de Salomón. El nombre Salomón significa literalmente pacífico, y en la Biblia simboliza sabiduría. Lo cual es lógico, pues la paz mental es el fundamento de toda edificación espiritual, de la felicidad y de todo éxito duradero en cualquier campo. Sin duda, a la paz mental se le puede llamar el sello del entendimiento. Buscar y perseguir la paz es la sabiduría suprema, ya que asegura la erección del templo.

La Biblia dice que en el Templo se encontraban cinco cosas; oro y plata, marfil, monos y pavorreales. Esa es la manera bíblica de decirnos que existen cinco tentaciones fundamentales que pueden asaltar al alma que lucha por se rlibre, por levantar el templo espiritual. La forma particular que adoptará cada tentación variará, naturalmente, según el temperamento y las circunstancias del sujeto, pero en esencia serán las mismas siempre.

Primero está el oro, que representa el deseo de tener poder personal sobre los demás, el deseo de regular sus vidas, de que obedezcan las reglas – nuestras reglas, claro – y hasta de utilizarlos. Muchas personas en el camino espiritualhan cedido ante esta tentación. Tienen que dominar las almas ajenas. Se dice que actúan así por el bien de las víctimas, por supuesto, pero se trata en realiad de un ansia de poder personal y glorificación. Noe s un pecado innoble como el relacionado con la plata, pero por esa misma razón es mortal y mucho ma’s peligroso, trascendental y duradero. De ese pecados e habla en la Biblia como “la roja mujer de Babilonia”.

El verdadero significado del oro, lo que simboliza el oro cuando se le entiende correctamente, es la omnipresencia y la disponibilidad de Dios, de lo cual la tiranía religiosa, por supuesto, es la negación. Uno debe hacer todo lo que pueda pro ayudar, iluminar e inspirar a los demás, hasta el punto en que el entendimiento de uno lo permita, pero nunca se debe tratar de coaccionar sus almas, de dictar sus convicciones o de atarlos a uno o a las opiniones de uno. La tiranía religiosa es un veneno para las víctimas, pero es absolutamente mortal para el tirano.

Lea:   Dalai Lama: "Ciencia y espiritualidad deben ir siempre de la mano"

Luego está la plata. La plata es la codicia del dinero, o del valor del dinero, de los objetos materiales que se puedan comprar, e incluso la ambición de la riqueza por la mera posesión de una gran fortuna. Puede ser también que el pecador no esté interesado en la riqueza, lo que quiere es ocupar un puesto honorable y digno a los ojos del mundo. Quiere ser “alguien” . Quiere que lo consideren importante, recibir la adulación o el aplauso.

Con frecuencia quiere ser un líder no porque tenga un mensaje que divulgar, – en casos así nunca lo tiene- sino para ser importante para que loa dmrien. Es como uan niña que quiere ser prima donna no porque tenga buena voz y anhele usarla, y esté dispuesta a trabajar duro y a prepararse, sino sencillamente porque quiere figurar en los periódicos y recibir el aplauso y las flores.

No le interesa el poder. No es tan profundo como para caer en ese pecado. Lo satisface la apariencia de poder y la distinción. Es la víctima de la vanidad y el egoísmo.

Concretamente, eso no es más que adorar al mundo en vez de a Dios, y el resultado natural es obvio. Este pecado es vil e innoble, y lo detectan rápidamente hasta las personas más ingenuas. Por lo tanto, no es muy peligroso, excepto para el propio culpable. Para él, es una barrera insalvable en la senda espiritual hasta que lo reconozca y elimine.

Después está el marfil, que representa un vínculo indebido a un maestro en particular, a un libro en particular, o a una iglesia u otra organización en particular. Se trata de una lealtad errada. Es un error desinteresado , pero mortal. Cualquier maestro o escritor religioso , por eminente que sea, cualquier iglesia u otro centro, por amado que sea, no es otra cosa que un medio para obtener un fin. El fin es el crecimiento espiritual.

Lea:   12 Síntomas que tienen las médiums ¿Tú podrías ser una?

Muchos estudiantes consiguen gran ayuda de un maestro determinado o de una iglesia determinada, y alcanzan un gran progreso por cierto tiempo. Luego descubren que han superado a su maestro, y que podrían obtener más ayuda por otra parte, pero se niegan a transladarse debido a un errado sentido de la lealtad.

Positivamente usted no le debe más lealtad a nadie ni a nada salvo a su propia alma, esa es la lealtad más sagrada que se puede mantener. Reconozca con gratitud toda la ayuda que recibe de cualquier fuente , pero recuerde que es Dios a quien le debe lealtad, a través de su desarrollo espiritual. Debe sentirse libre en cualquier momento de ir a donde pueda recibir mayor ayuda, sin tener en cuenta las consideraciones personales . Hacer otra cosa es pecar contra el Espíritu Santo.

Sígueme en Facebook

El mono representa las tentaciones carnales como la sensualidad, la adicción a las bebidas, a las drogas, etc. Esas cosas son tan obvias que la víctima no puede engañarse al respecto, así que al menos sabe lo que ocurre. Esas tentaciones , por supuesto, se pueden superar mediante la oración sistemática.

El pavorreal representa la vanidad. La vanidad puede adoptar forma de orgullo intelectual o de una idea presuntuosa que es lo único que puede ofrecer un grupo pequeño y obscuro, o del deseo de vincularse a lo que sea elegante y poderoso aunque sea erróneo.

También abarca el orgullo espiritual de parte de aquellos que realmente están en la verdad. Esta forma es peor que cualquier otra.

 

Emmet Fox

Menú de cierre

Comparte con un amigo