Golpes, pruebas, tormentas, obstáculos, como quieras llamarlos, todos los hemos experimentado en un momento u otro.

Una vida sin dolor es una vida sin vida, y el dolor es sólo el desafortunado subproducto de vivir una vida plena.

Pero por mucho que debamos aceptar que el dolor emocional es inevitable, también debemos aceptar que la forma en que manejamos este dolor puede ser mejorada e incluso perfeccionada.

No tienes que dejar que te derrumbes y te desmorones cada vez que sientas que esa ola de negatividad viene sobre ti de nuevo.

La manera más saludable de vivir la vida es aprender a lidiar con este dolor y esta lesión emocional, o a encontrar la mejor manera de ser nosotros mismos cuando todo el mundo parece estar golpeando contra nosotros.

Dolor emocional

A continuación, se enumeran siete fuentes comunes de dolor emocional y lo que puede hacer para ayudar a superarlos, según el psicólogo Guy Winch, autor de Emotional First Aid:

1) Recuerdos inolvidables

Hay ciertos recuerdos que nos persiguen a todos, y a diferencia de otros recuerdos, estos recuerdos regresan de vez en cuando para abrir esa herida y herirnos de nuevo.

En muchos casos, estos recuerdos son embarazosos o vergonzosos, e involucran el juicio de otras personas.

Nos persigue la forma en que la gente nos veía, y nos preguntamos si todavía lo ven de la misma manera.

Para superar estas reflexiones, tienes que aceptar que tu mundo no es el mismo que el de los demás.

Aunque usted puede ser el centro de su atención, la simple verdad es que otras personas no se preocupan o piensan en usted tanto como usted.

Todo se reduce a darse cuenta de una cosa: no es gran cosa.

2) Angustia y Trauma

La pérdida, el trauma y la angustia pueden hacer añicos nuestras vidas y hacernos retroceder en versiones más pequeñas de nosotros mismos durante un período prolongado de tiempo.

Cuando pierdes a alguien cercano a ti a través de la muerte u otros medios, o experimentas algo traumático por tu cuenta, tu conexión con el mundo cambia; ya no ves la realidad de la forma en que la veías antes. Ya no es seguro, ya no está abierto.

También en soyespiritual.com:   Los distintos tipos de sueños

Para contrarrestar esto, usted debe aliviar el dolor inmediatamente después de que haya ocurrido el trauma.

Encuentra tu manera de llorar y de sobrellevar el dolor, y acéptala.

Necesitas darte tiempo para adaptarte a esta nueva visión del mundo, y debes sentirte cómodo con esta transición.

Si se retira demasiado rápido, nunca tendrá la oportunidad de crecer.

Según el «Buda de los Negocios» Srikumar Rao, la clave para enfrentar la adversidad es enfrentarla y aceptarla. Una vez que lo hayas hecho, podrás liberarte más fácilmente de cualquier dolor emocional. Lo explica brillantemente en esta clase magistral gratuita. Tiene una duración de 90 minutos y cualquiera puede acceder a ella.

3) Rechazo social

Romper con tu pareja, perder a un amigo, darse cuenta de que las personas cercanas a ti no son tan cercanas como pensabas que eran; incluso los ejemplos más pequeños de rechazo social pueden arder como el fuego.

Según Winch, debemos emplear una estrategia de cuatro niveles:

No te critiques a ti mismo
Reconstruye tu imagen de ti mismo
Encontrar nuevas conexiones
Aceptar el dolor

4) Baja autoestima

La baja autoestima es un problema que puede durar toda la vida si nunca se trata adecuadamente.

Este proceso es un ciclo que se alimenta de sí mismo, empeorando en cada ronda. Cuanto más cuestionas tu valía, más razón te das para dudar, y más difíciles y dolorosas se vuelven esas preguntas.

Los comentarios inocentes de extraños pueden parecer críticas punzantes, y tratar con cualquier tipo de rechazo se sentirá imposible.

Para tratar esto, Winch sugiere que usted debe aprender a ser más amable consigo mismo. Aprende a tener compasión de ti mismo y verás que has pasado por mucho, simplemente debido a tu propia ansiedad. Debes estar atento y construir tu fuerza de voluntad, para combatir la negatividad en tu cabeza.

5) Culpa

Con muchas emociones negativas, las causas de raíz vienen de las acciones de otros sobre nosotros, pero con la culpa, viene de nuestra propia comprensión de las situaciones que experimentamos.

También en soyespiritual.com:   Actualización actual de las energías de ascensión: Convertirnos en nuestro auténtico yo

La culpa puede describirse en tres tipos: no resuelta (sin cierre), sobreviviente (otros muriendo antes que usted), o separación (deslealtad).

Para superar todo tipo de culpabilidad, debes mirar en el acto de disculparte.

Discúlpate ante los demás y ante ti mismo -acepta que lo que ha sucedido ha sucedido, y convéncete de que la única manera de seguir adelante es perdonándote a ti mismo.

6) Soledad

La soledad puede aparecer poco a poco, hasta que un día te encuentras transformado de una mariposa social a un ermitaño solitario, incapaz de arreglar la situación sin salir de tu zona de confort.

Pierdes conexiones una por una hasta que te sientes completamente aislado y solo, y la única solución -realizar esas conexiones- se siente imposible.

La clave aquí es la empatía. Debes aprender a llegar a las personas emocionalmente, sentir el dolor de los demás y darte cuenta de que el dolor que sientes no es tan único como podrías pensar que es.

Todos nos sentimos solos, porque todos necesitamos conexiones; alcanzar a los que nos rodean no es sólo para ayudarnos a nosotros mismos, sino también para ayudar a los demás.

7) Fracaso

Fracaso. Quizás la peor fuente de dolor emocional de todas. Experimentamos el fracaso cuando ponemos todo nuestro corazón en algo, sólo para que la realidad nos golpee con la verdad: no somos lo suficientemente buenos.

Cuestiona toda tu autoestima, tus pasiones y tus ideas, y te hace preguntarte: ¿lo lograré alguna vez?

Winch cree que el camino para superar los sentimientos de fracaso es una combinación de muchas de las técnicas mencionadas anteriormente. Compasión por uno mismo, y alcanzar a otros, y estar atento y practicar la fuerza de voluntad.

Requiere una reconstrucción completa de la mente y de tu autoestima, y sólo después puedes aceptar que podrías no ser, y quizás nunca serás, la persona en la que sueñas convertirte. Y eso está bien.

Cerrar menú

Comparte con un amigo