Consejos para cargarse de buena energía utilizando los cuatro elementos

La buena energía es el combustible que alimenta nuestra vida positiva, la necesitamos para estar bien con nosotros mismos y con los demás. Nuestro cuerpo está compuesto por partículas subatómicas formadas de luz y que se mueven a gran velocidad, para la física cuántica es energía pura. Sigue estos consejos para cargarse de buena energía utilizando los cuatros elementos.

Y no sólo es energía nuestro cuerpo físico, también los son nuestros pensamientos, sentimientos, emociones. Y las cosas que nos rodean: el aire que respiramos, la silla en la que nos sentamos, el móvil que estamos sosteniendo con nuestra mano, el piso, la casa, las personas que nos rodean, las mascotas. Todo es energía.

Consejos para cargarse de buena energía
Consejos para cargarse de buena energía

Esa energía que está allí fuera también afecta la vibración de nuestra luz. Y obviamente, nuestra radiante energía toca y modifica lo exterior a nosotros.

La energía positiva nos hace sentir felices, exultantes, nos provoca ganas de probar cosas nuevas, conocer personas, realizar nuestras tareas de manera alegre y liviana. Por el contrario,  la energía negativa, o la ausencia de energía de energía positiva, nos deja en un estado de apatía, enojo, cansancio, malhumor, queja.

Algunas personas nos absorben la energía, tan sólo cruzarnos con ellas nos modifican la frecuencia de nuestra vibración interna y la descargan completamente, como un artefacto que se queda sin batería. También están aquellas personas que nos animan y también cambian nuestra vibración, pero de una forma positiva y luminosa, con ellas debemos alinearnos.

Consejos para cargarse de buena energía usando los 4 elementos: 

  • Agua 

Los objetos y los elementos de la naturaleza también tienen la capacidad de cambiar nuestra vibración interna. El Agua es la fuente de la vida, no sólo debemos ingerirla, sino también liberarla. Y liberarla en forma de sudor es una de las maneras de cargarnos de energía.

También en soyespiritual.com:   Informe de astro-energía de noviembre del 2018

¡Sí! ¡Energizarnos! Mover el cuerpo hace que nuestras glándulas liberen endorfinas y también nos afecta energéticamente. Cuando ejercitamos el cuerpo, movemos nuestra energía, nuestro chi. El chi es la “fuerza vital” o “flujo de la energía” para la medicina china. Para la acupuntura y otras terapias holísticas, es fundamental mantener al chi fluyendo para desbloquear los puntos donde la energía se traba.

  • Tierra

Sal de casa. Ve al aire libre, conéctate con la naturaleza, la presencia de plantas, tierra, troncos, césped, aunque sea mínimo, es necesario para realizar la descarga a tierra de nuestra energía negativa. Si tienes la suerte de vivir junto al mar, el contacto de los pies con la arena, el agua del océano, es suficiente para que se equilibren los radicales libres, con energía positiva. Al absorber del suelo los electrones con carga negativa, se equilibra el flujo de energía del cuerpo.

Consejos para cargarse de buena energía utilizando los cuatro elementos 1

  • Fuego

Se puede realizar una limpieza energética quemando incienso, una ramita de palo santo, sándalo o alguna otra. Se debe encender y luego realizar círculos alrededor de nuestro cuerpo. Este sencillo movimiento es el equivalente energético a abrir las ventanas y dejar salir el aire estancado de la casa. El ritual del humo es un agente de limpieza que clarifica tu campo energético. Se disuelve la pesadez del cuerpo, también limpia los chakras.

  • Aire

El trabajo respiratorio es uno de los mejores para cargar de energía nuestro organismo. Si realizamos estos ejercicios por la mañana nos insuflarán de energía  para comenzar un día positivo. Por la noche, tienen la capacidad de liberar la tensión del día.

También en soyespiritual.com:   7 Cosas Que Es Probable que Bloqueen Tus Poderes Psíquicos

Haz este ejercicio de Pranayama que se denomina “Aliento o respiración de Fuego” en yoga:

Siéntate de manera confortable con las piernas cruzadas y una mano en el estómago. Inhala, luego exhala por completo. Inhala profundamente otra vez y libera el aire con cortos resoplidos por la nariz contrayendo los abdominales rápidamente. Hazlo unas ocho o diez veces. Es como si alguien estuviera presionando tu estómago.

Fuente: Gran Hermandad Blanca

Cerrar menú

Comparte con un amigo