Combate la pereza con un minuto al día

La pereza es uno de los mayores obstáculos que tenemos para alcanzar los objetivos que nos proponemos en la vida. En un principio esta nos causa una leve sensación de bienestar y despreocupación pero, a largo plazo, es el motivo de fuertes episodios de estrés y frustración.

Es muy común que llegue algún momento de la vida en que queramos hacer cambios significativos, iniciar nuevos proyectos y adoptar hábitos para mejorar la salud; sin embargo, a la hora de llevarlos a cabo terminamos por postergarlos una y otra vez hasta hacer estas ideas a un lado.

También puede pasar que iniciamos lo que habíamos planeado y, de un momento a otro, aparece esa flojera que nos impide seguir con disciplina esas buenas costumbres.

Uno de los factores que más influyen en este tipo de resultados es que casi siempre queremos notar los cambios positivos de forma inmediata.

Esto repercute a nivel físico y mental, incrementando la sensación de cansancio y haciendo pensar que ningún esfuerzo merece la pena.

La fuerza de voluntad y la habilidad para alcanzar la concentración son dos claves principales para quitar este obstáculo del camino. Por suerte, existe un método muy interesante que puede ayudar a alcanzar esta meta.

pereza foto

Método Kaizen o regla del minuto para combatir la pereza

El método Kaizen o la regla del minuto japonesa nos invita a adoptar el hábito de llevar a cabo determinada tarea cada día exactamente a la misma hora. El término Kaizen se construye a partir de los significados de “kai” (cambio) y “zen” (sabiduría).

Un minuto es muy poco tiempo y la pereza no será un impedimento para aprovecharlo. De esta forma, esas tareas que, por lo general, nos llevan varios minutos se podrán ejecutar en cuestión de segundos.

Lea:   Las 10 Etapas de la Activación del Cuerpo de Luz

Su fundamento está basado en el hecho de que con pequeños pasos se pueden llegar a alcanzar esos resultados que parecen lejanos de conseguirse.

Saltar la cuerda, hacer sentadillas o avanzar con el capítulo de un libro son solo una mínima parte de las cosas que pueden tener un impacto positivo en nuestra vida con tan solo dedicarle disciplinadamente ese minuto del día.

Una de las ventajas principales de lograr adoptarlo como parte de la rutina es que poco a poco podremos vencer esa extraña sensación que nos hace sentir cansancio y que nos impide llegar a sentir la satisfacción del deber cumplido.

De hecho, una vez vencida la pereza de hacerlo, podemos aumentar el tiempo de manera gradual a tres o cinco minutos y así sucesivamente.

El creador de esta interesante regla se llama Masaaki Imai, quien considera que este concepto es una verdadera filosofía de vida que incluso puede ayudar a mejorar muchos aspectos del ámbito laboral y personal.

El mayor secreto de la regla del minuto reside en su simplicidad y la baja exigencia. No nos obliga a utilizar muchas energías, pudiendo cumplir cualquier meta sin sentir presión por el tiempo que se tiene que invertir en ello.

De esta manera es más fácil vencer el sentimiento de pereza y aquellos pensamientos negativos que nos convencen de que no podremos cumplir eso que tanto deseamos.

Podríamos decir que se trata de una trampa mental que le ponemos al cerebro para que no perciba las tareas como un reto imposible, sino más bien como un mínimo esfuerzo que no le costará mucho hacer cada día.

Sígueme en Facebook

Lea:   Cómo entrar en el mundo de los espíritus y recibir las respuestas que necesitas

¿Listos para asumir el reto?

No es extraño que muchos, en este mismo momento, se estén riendo o estén pensando que es una técnica absurda porque gran parte de las actividades con las que debemos cumplir requieren de más inversión de tiempo.

Sin embargo, la invitación es, por lo menos, a hacer el intento para comprobar que en verdad llega a ser bastante efectivo.

Si bien nos han enseñado que para obtener buenos resultados se requiere de mucho esfuerzo, también es cierto que en ocasiones esos proyectos que exigen muchas energías acaban por desmotivar a la persona sin permitir alcanzar los resultados que quería.

Como dice el creador de esta técnica, “un largo camino comienza con el primer paso, y no tiene nada de malo que sea corto”. Lo esencial es no dar un único paso y procurar caminar todos los días.

Ver también: Caminar como técnica terapéutica para pensar

Escoge una meta, aplícale la regla del minuto y, en cuestión de días, notarás que la pereza ha disminuido y estarás atrapada en un camino hacia la superación.

Menú de cierre

Comparte con un amigo