Campos de Energía

Campos Físicos, Campos Emocionales, Campos Mentales ,
Tu Mente no es tu cerebro. El Sistema de Chakras
Campos de Energía 

Observen cuidadosamente el libro que están leyendo. Hay muchas clases de energía contribuyendo a la construcción de este objeto. En primer lugar, es necesario una envoltura de campo-espacio. Una onda estacionaria define este campo y literalmente hace que este espacio, en el cual existe, sea más conducente a la manifestación de la energía.

En el otro extremo de la escala, la onda estacionaria de cada átomo es un campo de aproximadamente una cien millonésima de centímetro. Millones de estos átomos constituyen las moléculas del papel y de la tinta, de nuevo conformando ondas estacionarias. Algunas quedan arregladas en forma de cadenas de celulosa y de otras substancias químicas orgánicas e inorgánicas. Sus campos, en verdad, se extienden hacia afuera hasta el infinito. Sin embargo, la envoltura en forma de libro es un área de espacio de mayor conductividad, mientras que el espacio afuera del campo del libro es menos conducente a esta energía y es así como, aunque la intensidad de la energía decae verticalmente en el límite del campo, no cesa por completo.

Dentro de la envoltura del campo generada para el libro, la energía es apoyada apenas irrumpe a través de la barrera para conformar las partículas sub-atómicas semi-físicas. Éstas se vuelven más densas para constituir los átomos del papel y de la tinta. Entonces billones de unidades de energía conscientes colaboran para manifestarse materialmente siguiendo lo visualizado por mí, por el canalizador, por el editor y, en últimas, por ti, el lector. Así pues, tú papel es tan vital como el mío para co-crear y mantener este libro. Tus ojos y tu cerebro descodifican los vibrantes patrones de la energía contenida en las distintas envolturas y, en medio de un milagro de organización, te encuentras a ti mismo leyendo este libro. Por supuesto, todo esto sucede bien lejos de tu mente consciente. ¿Cómo podrías concentrarte lo suficiente como para leer éste, o cualquier otro libro, si simultáneamente tuvieras que recordar que debes seguir pensando en su existencia?

Así pues, el libro que tienes en tus manos consiste de energía de una variedad de frecuencias que van desde aquellas que constituyen las partículas sub-atómicas hasta las ondas más grandes que definen el tamaño del papel. Y también contienen otra frecuencia: la mía. La tinta se organiza en símbolos (letras y palabras) que uso para llevarles lo que deseo decirles, y estos símbolos poseen una frecuencia característica que va mucho más allá de la misma tinta. Los procesos a través de los cuales el significado de lo que deseo decirles está codificado en estos símbolos, y los que usas para descodificarlo y extraerlo, son fenomenalmente complejos. Para ti puede ser sencillamente “leer” pero nos tomaría un volumen completo apenas comenzar a describir este proceso, suponiendo que tuviéramos un idioma para poderlo expresar. Por encima de ello, la muy alta frecuencia asociada con mi función usa la oportunidad de que estés sentado leyendo este libro para impartirte mucha más información en el interior de tus campos de la que tú conscientemente absorbes con su simple lectura.

Campos Físicos

Ahora, antes habíamos visto que sus cuerpos están compuestos de energía consciente que sabe que está fabricando las células de sus cuerpos. También hemos visto que esta energía posee un campo que se extiende hasta el infinito pero que su intensidad disminuye por fuera del campo de la onda estacionaria que lo contiene. Así pues, a pesar de que su nivel de energía es muy fuerte dentro de la envoltura de sus cuerpos físicos, sus campos personales se extienden mucho más lejos de la envoltura de sus pieles.

Este campo extendido es tanto un transmisor como un receptor. Con él puede usted presentir un daño potencial cercano antes de que le suceda. Lo que llamamos “instintos” son en realidad sus campos extendidos que detectan otro campo, trátese de un tigre hambriento o de un camión desbocado. De igual manera, ustedes transmiten señales de energía a través de sus campos extendidos para que las reciban los demás. De aquí nació el adagio de que el miedo es contagioso. Algunas personas son transmisores más poderosos y receptores más sensibles que otros, pero lo cierto es que todos ustedes hacen esto, sin excepción. Eso es lo que Ariel llama un “biotranductor”.

Campos Emocionales

Vimos anteriormente que el yo-espíritu de ustedes realmente manifiesta tres campos: físico, emocional y mental. El campo emocional de ustedes está compuesto de energía que no penetra a través de la barrera física a manera de partículas sub-atómicas tal y como sí lo hace la energía del campo físico. Obviamente, interacciona con sus campos físicos porque ustedes sienten las emociones en sus cuerpos y esas emociones directamente afectan el estado de sus cuerpos físicos, para bien o para mal. Es, no obstante, un campo completamente separado, con una envoltura más grande –digamos que entre 60 y 180 cm. por encima de la superficie del perímetro del cuerpo; pero puede ser mucho mayor en algunas personas.

El cuerpo emocional de ustedes es un campo a través del cual corren las energías de unas frecuencias particulares. Ustedes mismos generan algunas de éstas, y ustedes captan otras usando sus campos a manera de antena. Así pues, pueden comunicarse una emoción en particular. Es importante que ustedes sepan, primero, cuál es la energía que ustedes mismos generan y cuál es la que ustedes captan; y, segundo, que ustedes tienen control sobre la energía que permiten entrar a su campo emocional.

Supongamos que ustedes de repente se sienten furiosos. ¿De dónde provino esta furia? Por supuesto que algo adentro de ustedes mismos pudo haberla generado, como por ejemplo, tener la expectativa de que otra persona se comportaría de determinada manera y no lo hizo, o que algo nos iba a salir de una determinada manera y no fue así; o que una situación resultase de cierta forma y no fue así. El hecho de que sus planes no les salgan como lo deseaban los lleva a sentirse inválidos y la energía de entusiasmo, que antes existía en ustedes, se ve ahogada en su campo emocional. Y al sentimiento que ustedes tienen, lo llaman enojo o furia.

Pero también la furia puede provenir de la nada, aparentemente. En estos casos ustedes bien podrían estar percibiendo la furia de alguien que simplemente está en sus campos. Esa furia no es de ustedes y ustedes pueden librarse de ella muy fácilmente haciendo girar sus campos emocionales para que se deshagan de ella como si fueran una centrífuga, declarando que ustedes desean liberar esa energía de retorno al universo. Sientan como sale de ustedes.

Descargarse de sus propias furias interiores es casi igualmente fácil. Lo primero que deben hacer, es comprender que se trata de simple energía y que a la energía le fascina moverse. Aborrece quedarse quieta. Comprendan también que esta energía no es de ustedes sino que sencillamente la han tomado prestada por un momento. Hagan girar sus campos y declárense a si mismos: “Esta furia (o miedo, o celos, etc.) no son mías ni yo soy ellas. La libero y retorno al universo”.

La energía emocional no es ni buena ni mala; simplemente es. Sin embargo, ustedes pueden preferir no remover algunas frecuencias tales como el amor o la dicha de sus campos. Si una emoción se siente bien, es porque ustedes la están captando desde otra fuente: el Espíritu.

Campos Mentales

El tercer campo es el hogar del intelecto y opera inclusive en una banda de frecuencias aún más elevada que la emocional, con una relación de giro más alta. Cualquier pensamiento que ustedes tengan está constituido de energía organizada y tiene su realidad en esa energía. Los pensamientos, por lo tanto, son estructuras energéticas dentro de su campo mental constituyendo lo que llamamos su cuerpo mental. Éste también se deriva de un diseño oculto, la fuente de esas grandiosas ideas que simplemente “se les ocurren”. Un pensamiento es una cosa real pero sus científicos, sencillamente, aún no han sido capaces de medirlo, aun cuando hay varios proyectos que se están acercando. Muchos experimentos han detectado cambios en la conductividad de una hoja cuando el experimentador se aproxima a una planta viva con tijeras de podar y malas intenciones. Un pensamiento es una energía de alta frecuencia, organizada bajo una estructura coherente. Ustedes transmiten sus pensamientos a partir de su campo mental de manera similar a como lo hacen a partir de los demás campos; pero no mucha gente puede leer los pensamientos de los demás aunque si puedan captar las energías físicas y emocionales.

La claridad de la estructura, de la forma, de un pensamiento depende completamente de la claridad de su concepción. Una estación de radio que esté tocando un disco viejo y rayado fielmente, va a transmitir música vieja y rayada. Esto es muy importante porque las formas de pensamiento que ustedes transmiten van a afectar directamente todos los demás campos alrededor de ustedes. Así pues, si ustedes están teniendo pensamientos claros, pero llenos de miedo, ustedes están transmitiendo una señal muy clara de que esperan que algo malo suceda y alentándolo con combustible emanado de las emociones temerosas que lo acompañan. El universo se acomoda muy fácilmente en ese sentido y se volverá a acomodar a sí mismo para entregar eso. Ustedes han literalmente cambiado los campos de energía que los rodean al transmitir formas de pensamiento de miedo adentro de ellos. Los demás van a captar sus formas de pensamiento temerosas, usualmente sin darse cuenta de ello, y los verán a ustedes como “una víctima que espera que eso le suceda”. Ustedes están literalmente invitándolos a reforzar la mentalidad de víctimas de ustedes y ellos podrían sentirse obligados a cumplirlo. Por el contrario, si ustedes se ven a sí mismos como protegidos por la divinidad, alguien que esté a la caza de una víctima, ni se dará cuenta de ustedes, debido a que ustedes dos no resuenan. Pero ustedes si serán percibidos por los demás que si resuenen con sus campos. Es de esa manera como ustedes crean su propia realidad. Todo se hace a través de la resonancia, la cual es imparcial frente a la energía “buena” o “mala”.

Así pues, de igual manera a cómo dijimos que sucedía con las dos cuerdas de la guitarra que intercambian energía de ondas estacionarias, los demás captarán los miedos de ustedes, los amplificarán y se los devolverán. Una persona temerosa en un grupo puede “amplificar” el miedo de todos los que lo rodean y pronto la persona temerosa va a lograr tener algo ¡de lo cual estar verdaderamente temerosa! Afortunadamente, la energía emocional del amor y las formas de pensamiento plenas de amor transmiten y resuenan de exactamente la misma manera, inclusive más aún, debido a que están en armonía con la naturaleza del universo. Todas las cosas salen mucho más fácilmente si van con ese fluir.

Agréguenle dos factores a lo anterior: ustedes se están convirtiendo en transmisores más poderosos y el universo se está volviendo cada vez más maleable y susceptible ante las formas de pensamiento de ustedes. Estos dos factores se combinan para acortar el lapso para manifestar los pensamientos de ustedes. Antes ustedes tenían que sostener una creencia durante años para que ella se manifestara en sus vidas, pero hoy, y cada vez más, solo se requieren unos días. Afortunadamente, las creencias que son coherentes con el fluir de la verdad universal se manifiestan más fácilmente que aquellas que van en contravía.
Tu Mente no es tu Cerebro

Hay muchos científicos buscando dentro del cerebro las funciones de la mente humana. Es lo mismo que mirar adentro de un aparato de radio en busca de la voz y preguntarse cómo es que los circuitos electrónicos son lo suficientemente inteligentes para conocer cuáles son los precios de la bolsa de valores, en dónde están las congestiones en las autopistas, cuál es el pronóstico del tiempo y las demás cosas que se escuchan en la radio.

Obviamente la radio realmente no sabe todas estas cosas pero lo que sí hace muy bien es detectar un campo electromagnético que se encuentra codificado con esta información –la señal de transmisión ¡en la cual se encuentra sintonizado! De una manera similar el cerebro detecta algo de lo que sucede en el campo mental. Está limitado solamente por el hábito de qué puede sintonizar pero ustedes podrían fácilmente ampliarlo un poco. Ustedes poseen una “estación favorita” a la cual le dedican todo su tiempo de audición, pero con un poco de práctica, podrían moverse fácilmente hacia arriba y hacia abajo del dial. Algunos de ustedes lo hacen sin saberlo y quedan muy confundidos con todos las extrañas emisiones y sonidos de estática que emiten las demás personas. El cerebro, en sí mismo, no sabe nada, por supuesto. Es un milagroso descodificador y traductor y una antena sorprendentemente compleja hacia los campos mental y físico. Procesa señales provenientes de los sentidos externos de ustedes y las correlaciona para brindarles un cuadro completo de la realidad física. Cuando sus ojos ven un patrón de energía, sus cerebros convierten la maraña de señales en imágenes de mesas, sillas, árboles, y así sucesivamente. Pero las funciones de la mente, per se, como por ejemplo, el acto del pensamiento, están ancladas en su campo mental, no en su cerebro.

No vayan a pensar que estoy minimizando al cerebro. En su calidad de componente “biotransductor” es uno de los transmisores y receptores de energía electro-química más complejos que existen en cualquier plano físico, en cualquier parte. Ustedes, como ESPÍRITU, lo desarrollaron en respuesta a la petición de la especie humana de enfocarse totalmente en el plano físico. Es único en el universo.

Así pues, aquello que ustedes creen que es “ustedes” es en realidad un cierto número de campos, cada uno de los cuales es un medio que sostiene una banda de energías sorprendentemente complejas, compuestas de un enorme número de frecuencias interactivas. Esta combinación de energías, o marca energética, define sus personalidades y es única en el universo. Estos patrones indescriptiblemente complejos que constituyen el ustedes que ustedes conocen, están variando constantemente, de acuerdo con los cambios que a cada momento se sucedan en las intenciones y funciones de sus yo-espirituales. Es urgente que se vuelvan sensibles a sus energías y que si se encuentran ocupados haciendo algo y de repente ya no les parece divertido, entonces deténganse y hagan algo distinto, o no hagan nada. El cambio que sintieron era la señal de un giro dimensional más elevado y la energía sencillamente se escapó de lo que fuera que estaban haciendo. De similar manera es posible que estén en un lugar y de repente sientan que deben salir de allí. Háganle honor a ese sentimiento y partan. No se disculpen, sencillamente digan: “Debo irme ahora”.

A pesar de que las energías en sus campos físico, emocional y mental no se sobreponen en frecuencia, sí se suceden unas resonancias extremadamente complejas entre ellos. Por ejemplo, la energía del miedo en su cuerpo emocional ahogará los pensamientos de optimismo de su cuerpo mental. La energía también interactúa dentro de un cuerpo en particular. Por ejemplo, una frecuencia de miedo automáticamente vela y posiblemente excluya la frecuencia del amor, debido a la manera en que ambas interactúan. El miedo –sea que se esté manifestando como sospecha, como celos, como arrogancia, como menosprecio por sí mismos o como cualquier otra cosa– consiste de una energía de baja frecuencia que bloquea la energía de frecuencia más elevada. No juzguen el miedo como algo malo –es un buen maestro para algunas lecciones– sino, y esto es urgente, véanlo como lo que en verdad es: sencillamente energía. Siempre se encuentra fundamentado en un sentimiento de no ser adecuado o de ser incapaz de lidiar con la vida o con algún aspecto de ella y, en últimas, en un sentimiento de estar separados del ESPÍRITU. Tomen nota que tan sólo es un sentimiento de separación, pues ustedes, en verdad, jamás están verdaderamente separados ni jamás lo estarán porque no es así cómo funciona el universo.

El miedo puede ser de una magnitud tal que puede inundar sus campos completamente y distorsionar todas sus emociones y pensamientos. Semejante percepción distorsionada los hará interpretar hasta los actos más gentiles de los demás como si estuvieran basados en el mero interés egoísta. Afortunadamente, tal y como lo veremos, la emoción del amor actúa de la misma manera y puede inundar todos los tres campos.

Probablemente lo que mejor determina cómo se sientan ustedes y cuán bien están funcionando, es el grado de alineación de estos cuerpos. Recuerden que un cuerpo es la combinación de un campo y de sus contenidos. Cuando están alineados, sus cuerpos están posicionados simétricamente alrededor de su cuerpo físico y giran en la proporción que les es mejor. Después de una gran querella con alguien, su cuerpo emocional puede quedar, literalmente, “torcido”; o después de algún trabajo cerebral intenso, su cuerpo mental podría parecer localizado sólo alrededor de su cabeza y girar de manera errática. Más tarde vamos a ver algunas técnicas para volver a alinear sus cuerpos, pero, por ahora, es suficiente que sepan que ustedes los tienen.

continua..

 

error: Content is protected !!

Send this to a friend