sol

“Cada mañana, desde la aurora, el sol proyecta en el espacio una profusión de chispas de oro; y con estas chispas de oro, podemos llenar nuestro espíritu, nuestra alma, nuestro intelecto, nuestro corazón, y también nuestro cuerpo físico. Todo nuestro organismo puede beneficiarse de este oro, desde el cerebro hasta los pies.

Existen diferentes tipos de luz. La luz que nuestro sistema nervioso y todo nuestro organismo necesita más, es la luz del sol antes de amanecer. Es la luz más sutil, la más espiritual, y actúa en nuestros cuerpos psíquicos. Por esta razón, si sabemos cómo mirar el sol, una puerta se abre en nuestro plexo solar y empezamos a beber la luz. Es como un depósito que se llena de una quintaesencia preciosa. Cuando el depósito desborda, sólo sentimos la necesidad de distribuir este elixir a todas las criaturas vivas, y no hay alegría más grande que dar lo que hemos recibido del sol. “

Omraam Mikhaël Aïvanhov

Menú de cierre
error: Content is protected !!

Send this to a friend