Con frecuencia la interacción con nuestros familiares, amigos, compañeros de estudios o trabajo, deben plantearse en un terreno armónico y sano. En este artículo aprende a soltar relaciones tóxicas y a manejar la culpa tras dejar ir ese tipo de amistades.

Seguramente, ya has escuchado sobre la relevancia de alejarnos de personas tóxicas, que sólo absorben nuestra energía o que la alteran mediante sus dobles intenciones o sus envidias. Por lo general, no es fácil, porque resultamos con sentimientos de culpa. Acá te brindaremos algunos consejos para un manejo efectivo del sentimiento de culpa.

Aprende a soltar relaciones tóxicas
Aprende a soltar relaciones tóxicas

¿Por qué tenemos sentimientos de culpa? 

Crecemos con valores tales como la bondad, la empatía y el amor al prójimo. Pero al convertirnos en adultos, nos capacitamos en la facultad de reconocer a aquellas personas que deterioran nuestra esencia y eventualmente nos alejaremos de ellas. Lamentablemente, en muchas ocasiones caemos en la culpa, cuando aquella persona tóxica nos busca o nos cuestiona el por qué dimos por terminada la relación.

Por lo general, las personas tóxicas son dependientes de la personalidad segura y magnética de otros. Intentan por todos los medios permanecer en cercanía de quien brilla con luz propia y a veces consiguen opacar y hasta apagar dicha luz.

Una vez que decides alejarte de una personalidad tóxica, es importante prepararte mental y emocionalmente para manejar adecuadamente la eventual aparición del sentimiento de culpa. Por lo general, este fenómeno, se presenta con mucha frecuencia entre personas que se conocen desde la infancia o de muchos años atrás.

Aprende a soltar relaciones tóxicas y el sentimiento de culpa

  • Evalúa el sentimiento de culpa: Comienza por evaluar de forma integral la relación con esa persona tóxica. Esto significa que necesitamos concientizarnos de que dicha persona, no realizaba aportaciones valiosas a nuestra experiencia de vida. Por el contrario, muchas veces restaba en lugar de sumar.
> TAMBIÉN PUEDES LEER:   El pensamiento de la madre durante el embarazo

Toma en cuneta que muchas veces, amigos en común o terceras personas, son quienes nos comunican lo mal que la está pasando, esa persona que alejamos de nuestra vida. O dicha persona nos busca solicitando que retomemos la relación, asegurándonos que nos necesita y que incluso también le necesitamos. Es entonces cuando la culpa puede atacarnos al recordar los años y el cariño compartidos.

Pero necesitamos entender que la culpa no nos sirve y que cada uno es responsable de asumir las consecuencias de sus decisiones de vida. Al final, el sentimiento de culpa no aporta nada a tus relaciones y sí puede restar armonía a tu energía.

  • Es muy importante nunca sentirte culpable por alejarte de quien o quienes intoxican tu entorno. Por el contrario, debes razonar que se necesita ser muy valiente y congruente para tomar una decisión como esa. La distancia no significa que no desees sentimientos armónicos y auténticos hacia la persona tóxica. Desearle felicidad y bendiciones y esperar que la vida le sea muy dichosa es suficiente. Aprende a soltar relaciones tóxicas para no perder energía.

Fuente: Gran Hermandad Blanca

Menú de cierre

Send this to a friend